Templo Kukulkán Chichen Itzá, México


Es una de las grandes ciudades de la cultura maya, en la actualidad yacimiento arqueológico, a 29 km al suroeste de Valladolid (México) en el norte de la península del Yucatán. El nombre, que significa ‘La boca de los Cenotes de Itzá’, deriva de la tribu itzá que ocupaba el territorio y de los dos pozos o cenotes naturales que suministraban agua a la ciudad y en torno a los cuales estaba centrada la vida religiosa y cultural. Chichén Itzá fue fundada a inicios del siglo VI d.C. por la presencia de numerosas peregrinaciones al gran Cenote Sagrado, donde se ofrecían sacrificios al dios de la lluvia Chac, y abandonada hacia el año 670. Reconstruida unos trescientos años más tarde, cuando los itzaes regresaron a la región, se convirtió en la ciudad más importante de todo el norte de Yucatán y en el centro de la cultura maya. En torno al año 1200 la ciudad fue conquistada por los toltecas, invasores procedentes del norte de México, quienes promovieron su desarrollo aún más. Fue abandonada un siglo antes de la llegada de los españoles.


Chichén Itzá (maya: Chi’ch’èen Ìitsha’ ) es uno de los principales sitios arqueológicos de la península de Yucatán, en México, ubicado en el municipio de Tinum, en el estado de Yucatán. Vestigio importante y renombrado de la civilización maya, las edificaciones principales que ahí perduran corresponden a la época de la declinación de la propia cultura maya denominada por los arqueólogos como el período posclásico.

La arquitectura masiva que ha llegado hasta nuestros días y que hoy es emblemática del yacimiento, tiene una clara influencia tolteca. El dios que preside el sitio, según la mitología maya, es Kukulcán, representación maya de Quetzalcóatl, dios tomado del panteón de la cultura tolteca. Dicho esto, hay que considerar que Chichén Itzá fue una ciudad o un centro ceremonial, que pasó por diversas épocas constructivas e influencias de los distintos pueblos que la ocuparon y que la impulsaron desde su fundación.

La zona arqueológica de Chichén Itzá fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1988. El 7 de julio de 2007, fue reconocida como una de las Nuevas Maravillas del Mundo, por una iniciativa privada sin el apoyo de la Unesco, pero con el reconocimiento de millones de votantes alrededor del mundo.

Desde el 29 de marzo de 2010, el sitio arqueológico de Chichén Itzá es propiedad federal del estado de Yucatán y es administrado por el Patronato Cultur.Con dicha compra, de 83 hectáreas, se inicia el macroproyecto denominado Central Park Chichén 2020 en donde se planea construir 12 hoteles de cinco estrellas, un centro de convenciones, parques acuáticos, lagos artificiales, un campo de golf y centros comerciales.

Hiram Bingham y el Machu Picchu


Escuchando el gran programa de la Cadena Ser (Ser Historia) de Nacho Ares descubrimos a este aventurero sobre el cuál se inspiraron en la creación de Indiana Jones.

Hiram Bingham, formalmente Hiram Bingham III (19 de noviembre de 1875 – 6 de junio de 1956) fue un explorador y político de los Estados Unidos. Se le conoce debido a que redescubrió el asentamiento inca de Machu Picchu en 1911. Más tarde, fue gobernador de Connecticut y miembro del Senado de los Estados Unidos.

Comienzos

Bingham nació en Honolulu, Hawaii y era hijo y nieto de los primeros misioneros protestantes del Reino de Hawaii. Cuando era adolescente se estableció en los Estados Unidos con el propósito de completar sus estudios. Entró en la Phillips Academy en Andover, Massachusetts donde se graduó en 1894. Obtuvo la licenciatura en Adminisitracion de Empresas por la Universidad de Yale en 1898, un Titulo de Grado de la Universidad de California, Berkeley en 1900, y el Titulo de Doctor en la Universidad de Harvard en 1905. Trabajó como profesor de historia en Harvard y luego en la Universidad de Princeton.

Arqueología

Era profesor en Yale cuando encabezó una exploración por América del Sur en donde gracias a las indicaciones de un indígena, redescubrió las ruinas incaicas de Machu Picchu desde donde sustrajo cincuenta mil piezas arqueológicas que hoy se encuentran ilegalmente en la Universidad de Yale siendo reclamadas desde hace décadas por el gobierno peruano..

Actualmente, crece la opinión de que Bingham debiera ser considerado como uno de los mayores ejemplos de expoliación del patrimonio cultural que ha sufrido el Perú.

Su descubrimiento le costó mucho tiempo y dinero, pero tras dos expediciones, logró encontrar las ruinas. En 1908 se desempeñó como delegado del Primer Congreso Panamericano Científico en Santiago de Chile. Un artículo del semanario Los Angeles Times manifestó que la vida de Bingham como profesor y explorador fue usada como inspiración para los fundamentos del personaje de Indiana Jones como hemos comentado antes.
El 24 de julio de 1911 Hiram Bingham, un político y aventrurero norteamericano llegó, sin saberlo, a las ruinas de la “Ciudad Perdida de los Incas”: Machu Picchu. 100 años después se le menciona como el descubridor de la “Ciudad Sagrada”. Afirmación cuestionable en la medida que el lugar era habitado por algunos agricultores que seguían utilizando las terrazas de cultivos. Bingham no solo logró la fama, sino depredó la riqueza arqueológica del lugar y todo fue a dar a la Universidad Norteamericana de Yale.


Controversia de descubrimiento

El hacendado cusqueño Agustín Lizárraga descubrió la llamada “ciudad perdida de los Incas” en un viaje que realizó a la zona selvática del departamento sureño del Cusco el 14 de julio de 1902, nueve años antes que Bingham, reveló el diario limeño “La República”. La historiadora peruana Mariana Mould de Pease mantuvo, por su parte, que el propio Bingham aceptó que el hacendado cusqueño fue el primero en visitar la ciudadela Inca.

Mould señaló que el testimonio se puede encontrar en la biografía del investigador que escribió su tercer hijo, Alfred M. Bingham, titulada “Retrato de un explorador: Hiram Bingham descubridor de Machu Picchu”.

Según esa versión, Alfred M. Bingham descubrió en la libreta de su padre una inscripción que decía “Agustín Lizárraga es el descubridor de Machu Picchu y vive en el pueblo de San Miguel”. Según esa versión, Alfred M. Bingham descubrió en la libreta de su padre una inscripción que decía “Agustín Lizárraga es el descubridor de Machu Picchu y vive en el pueblo de San Miguel”.

Además, señaló que en una de las paredes del templo de las Tres Ventanas de la ciudadela figuraba una inscripción hecha a carbón que decía “Lizárraga 14 de julio de 1902”.

La historiadora añadió que años después de su primer viaje, Lizárraga intentó retornar a Machu Picchu por el mismo trayecto de la expedición de 1902.

“Esta vez lo hizo durante la temporada de lluvias y cuando pretendió cruzar el río Urubamba para trepar hasta las alturas de Machu Picchu, las turbulentas aguas lo arrastraron y nunca se pudo encontrar su cuerpo”, afirmó.

El propio hijo de Bingham remarcó que su padre fue “modificando” su historia del descubrimiento hasta eliminar totalmente la mención a Lizárraga en su libro “La ciudad perdida de los Incas”.

Bingham alcanzó el rango de capitán dentro de la Guardia Nacional de Connecticut en 1916 . En 1917 se convirtió en aviador y organizó la Escuela Militar de Aeronáutica de los Estados Unidos. Estuvo al servicio de la sección aeronáutica de la Armada de los Estados Unidos en donde alcanzó el rango de coronel lugarteniente. En Issoudun, Francia comandó una escuela de aviación.

Desempeño en política

En 1922 fue electo gobernador lugarteniente de Connecticut, un cargo que mantuvo hasta 1924. En noviembre de 1924 fue elegido gobernador. El 16 de diciembre fue elegido como representate republicano del Senado para completar una vacante debido al suicidio de Frank Bosworth Brandegee. Debido a esto, Bingham estuvo sólo un día como gobernador, el período más corto que cualquier otro gobernante de Connecticut, pero estuvo en el Senado hasta 1933. No ganó la reelección. En 1929 fue censurado por el Senado con los cargos de poner un cabildero en su nómina.

El presidente de los Estados Unidos Calvin Coolidge designó a Bingham Presidente del Cuerpo de Aviación. Durante la Segunda Guerra Mundial impartió conferencias en muchas escuelas de entrenamiento navales.

El 6 de junio de 1956 falleció en su casa de Washington. Fue enterrado en el Cementerio Nacional Arlington en Virginia, Estados Unidos. Su hijo Hiram Bingham IV fue un diplomático y héroe de la Segunda Guerra Mundial, mientras que su otro hijo Jonathan Brewster Bingham fue miembro del Congreso de los Estados Unidos dentro del partido demócrata.

Bingham publicó varios libros sobre sus expediciones:

  • The Journal of an expedition across Venezuela and Colombia, 1906-1907; and exploration of the route of Bolivar’s celebrated march of 1819 ad of the batlefields of Boyaca and Carabobo by Hiram Bingham … with map and 133 illustraions from photographs taken by the Author. New Haven, Conn. Yale publishing association; [etc., etc.] 1909.
  • “Across South América: an account of a journey from Buenos Aires to Lima by way of Potosí, with notes on Brazil, Argentina, Bolivia, Chile, and Peru”, Houghton Mifflin Company, Boston, 1911;
  • “Inca land, Explorations in the Highlands of Peru”, Boston, 1922;
  • “Machu Picchu, a Citadel of the Incas”, New Haven, 1930
  • “In the Wonderland of Peru; Further Explorations in the Land of the Incas; The Story of Machu Picchu, the Peruvian Expeditions of the National Geographic Society and Yale University”, see below for full list. Washington, The National Geographic Society, 1913-1919,
  • “Lost City of the Incas”, NY, 1948, de la que hay traducciones en castellano (La ciudad perdida de los incas, Zig-Zag, Chile, 1948)

Controversia

Bingham es considerado culpable de extraer de manera ilegal 46.332 piezas arqueológicas incas, propiedad del pueblo peruano, llevándoselas a la Universidad de Yale, en Estados Unidos, país que todavía de manera unilateral retiene.1 El 16 de septiembre de 2007, los diarios informan la devolución de lo solicitado por Perú. Dice Página 12 de Buenos Aires: “Tomó años de reclamos y meses de negociaciones. Pero el día 15 de septiembre, el ministro de Vivienda peruano, Hernán Garrido Lecca, pudo anunciar en Lima que la Universidad de Yale va a devolver casi 50000 piezas retiradas de Machu Picchu hace casi un siglo. Los artefactos fueron excavados por Hiram Bingham, que descubrió la ciudad perdida de los incas, y llevados a la prestigiosa universidad norteamericana. “Nos tomó catorce horas hablar, pero lo logramos”, dijo el ministro”.

Los Ultimos Años del Descubridor

La política fue para Bingham una actividad dominante en los últimos 30 años, su éxito como explorador, descubridor de Machu picchu, así como por su participación en la primera guerra mundial le facilitó el éxito en la política de su país; pero descuidando sus relaciones familiares.

El proceso de divorcio se había iniciado hacía algunos años, la preferencia de Alfreda su esposa fue siempre la música clásica y eventualmente contrató a Henry Gregor, un profesor de órgano y piano. En 1936 Alfreda estableció su residencia legal en La Florida y pidió la sentencia de divorcio, siendo uno de sus argumentos, la crueldad mental a la que era sometida, así como las muchas discusiones. Dos de sus hijos testificarón en favor de su madre y en marzo de 1937 La Corte de Florida otorgó el divorcio. Un mes después Hiran Bingham contraería matrimonio con Suzanne Carro quien también obtuvo su divorcio esos meses, un mes después Alfreda y el profesor de piano contraerían matrimonio. Ambos, Alfreda y Hiram fueron felices en sus nuevos matrimonios. Hiram fijó su residencia en Washington. Después de la segunda guerra mundial Hiram Bingham escribió su líbro “La Ciudad Perdida de los Incas”, dedicado a su esposa Suzanne, transcurridos 37 años después del descubrimiento de esta Ciudad, a los 73 años de edad en 1948, el historiador volvió por última vez a Machu picchu e inauguró la carretera Hiram Bingham entre el llamado Puente Ruinas sobre el río Vilcanota y la entrada a ciudad de Machupicchu, Bingham fue escuchado y aplaudido.

Ocho años más tarde, el 6 de junio de 1956, se extinguió la vida de este magnifico explorador, enterrado con honores militares en el cementerio de Arlington. El hombre de acción y letras al que el Cusco y el Perú estarán siempre agradecidos por su decidido interés en dar a conocer la ciudad de Machupicchu al mundo.


RUINAS DE MACHU PICCHU

Este reducto del Imperio inca, acerca de cuya historia se desconocen muchos datos, pervivió aislado tras la invasión española gracias a la inaccesibilidad que le proporcionaban las altas cotas de la cordillera andina en las que estaba ubicado. La foto muestra la distribución urbanística de esta antigua ciudad, de la que han pervivido restos de más de 150 edificios que incluyen desde viviendas hasta centros religiosos en los que sus habitantes adorarían a las distintas divinidades incaicas.

LA MONTAÑA VIEJA. En sus primeras expediciones por los Andes, Hiram Bingham, oyó hablar de una ciudad perdida, al noroeste de Cuzco, que los conquistadores nunca habían conseguido encontrar. Bingham siguió muchos senderos, pero al final de ellos sólo encontró chozas en ruinas. Durante tres días, mientras los indios iban abriendo un camino por la selva, fueron subiendo trabajosamente por sendas casi impracticables. Una mañana apareció en su campamento un campesino que les refirió un relato sobre ciertas ruinas que yacían en la cima de la montaña al otro lado del río. El 24 de julio era un día frío y lluvioso, y los compañeros de Bingham estaban exhaustos, sin ánimos de continuar la ascensión. Bingham, que no tenía muchas esperanzas, logró convencer al campesino Melchor Arteaga y al sargento Carrasco para que le acompañaran. Primero cruzaron el río, mediante un frágil puente construido por los indios y atado con ramas. Después, subieron la ladera a gatas. Por fin, después de una ascensión agotadora de más de 700 metros, llegaron a una choza de paja, donde dos indios que allí había les ofrecieron agua fresca y patatas hervidas, y les dijeron que justo a la vuelta había unas viejas casas y muros. Bingham dio la vuelta a la colina y se quedó maravillado con el espectáculo que tenía ante sus ojos. Primero vio cerca de cien terrazas de piedra escalonadas, admirablemente construidas, que medían centenares de metros: Una especie de granja gigantesca que cubría la ladera y se alzaba hacia el cielo.

Todo ello se encontraba medio oculto por un espeso entramado de árboles y matorrales, infestado de serpientes. Uno de los descubrimientos más importantes realizado por Hiram Bingham, fue el hallazgo de los muros de una mansión, primorosamente tallados, que tienen tres ventanas que miran hacia el sol naciente, tal como la legendaria casa real de donde se dice que partió el primer inca para fundar su dinastía No se sabe cuántos siglos antes, ejércitos de albañiles habían construido estos muros, cortando las rocas y transportándolas a mano. Otros tantos obreros habrían llevado hasta allí, quizás desde el valle inferior, toneladas de tierra, para convertir aquel lugar, que aún hoy es fértil, en cultivable. Detrás de las terrazas, parcialmente escondidas por la maleza, había más maravillas. Tal vez la mayor joya arquitectónica que encierra Machu Picchu, sea su conjunto de muros inclinados. En lo alto de la ciudad, donde se cree que los incas rendían culto al Sol, los distintos templos, que constituyen uno de los ejemplos más admirables de sillería primitiva que existe en el mundo, representan el trabajo de generaciones de maestros artesanos. No hay dos piedras iguales; cada una fue tallada para ocupar un determinado lugar, con ángulos caprichosos y protuberancias meticulosamente labradas que encajan unas con otras, como si se tratara de las piezas de un rompecabezas. En diversos puntos arrancan escalinatas laterales. Algunas escaleras de seis, ocho y diez peldaños, que conducen a un palacio, fueron talladas con su balaustrada de un solo bloque de granito.  Nuestros únicos conocimientos sobre su civilización nos llegan a través de las crónicas escritas durante la conquista de Perú, pero en ninguna de ellas se menciona nada sobre esta fortaleza Inca, lo cual demuestra que los conquistadores nunca llegaron a descubrirla.

Como diría Indiana : “FORTUNA Y GLORIA”

La Ciudad de Petra, Jordania


La ciudad de piedra , la roja , encrucijada en el desierto , la joya rosa de Jordania , Petra, antigua ciudad de Arabia, en lo que actualmente es el suroeste de Jordania, al sur del mar Muerto. Entre el siglo IV a.C. y el II d.C., fue la capital de los nabateos. Estaba situada en la tierra de Edom, entre el mar Muerto y el golfo de Aqaba, cerca del cruce de importantes rutas de caravanas desde Gaza en el Mediterráneo, Damasco y el golfo Pérsico. Los romanos la conquistaron en el 106 d.C. y formó parte de la provincia romana de Arabia Petraea. La ciudad continuó prosperando en los siglos II y III, pero después, cuando la ciudad rival de Palmira le arrebató la mayoría del comercio, la importancia de Petra declinó. Fue conquistada por los musulmanes en el siglo VII y capturada por los cruzados en el siglo XII; paulatinamente la ciudad acabó por convertirse en ruinas.

El emplazamiento de la ciudad fue redescubierto en 1812 por el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt ya que estuvo escondida durante siglos entre las montañas del sur del país . Fortaleza impenetrable, notable tanto por su gran belleza natural como por la magnificencia de sus monumentos, se accede a ella a través de una abertura, o grieta, que en algunos lugares tiene sólo 3,7 m de ancho y posee paredes de piedra muy elevadas. A lo largo de esta grieta hay antiguos monumentos tallados en la piedra, entre los cuales el más famoso es el de Jazna Firaoun, templo también conocido como Tesoro de los Faraones, y un teatro semicircular con una capacidad para unos 3.000 espectadores sentados. A lo largo de las colinas que dominan el valle hay filas de tumbas excavadas en piedra rosa. Los restos de Petra suponen un testimonio elocuente de su antiguo poder, riqueza y cultura. En 1985 fue declarada Patrimonio cultural de la Humanidad.

La Gran Muralla China


Es una antigua fortificación china construida para proteger el imperio de China desde el siglo III adC de los ataques de los nómadas xiongnu de Mongolia y Manchuria. El principal propósito del muro no era impedir que fuera atravesado, sino más bien impedir que los invasores trajeran caballerías con ellos.

La muralla es extraordinariamente larga, con 7.300 km de este a oeste, desde el paso de Shanghai, cerca de Bohai (Golfo de Zhili) hasta el Paso de Jiayu (en la actual provincia de Gansu). Sin contar sus ramificaciones y construcciones secundarias, cubre 6.400 km desde la frontera con Corea al borde del río Yalu hasta el desierto de Gobi, cruzando siete provincias.

La Gran Muralla está formada por una serie de murallas construidas y reconstruidas por diferentes dinastías durante más de 1.000 años.

El mayor trecho de la muralla fue construido bajo el reinado de Qin Shi Huangdi, primer emperador de la dinastía Ch’in (Qin), como defensa contra los ataques de los pueblos nómadas de las estepas del norte. El trabajo sistemático de construcción de la muralla comenzó hacia el año 221 a.C., después de que Qin Shi Huangdi unificara China bajo su dominio, y finalizó hacia el 204 a.C. Es probable que ya existieran pequeñas secciones de la muralla, pero se cree que Qin Shi Huangdi edificó 1.900 kilómetros durante su reinado. Sin embargo, se sigue especulando sobre si la primera muralla fue alguna vez una fortificación única y uniforme. En los siglos posteriores, sobre todo durante el periodo de la dinastía Ming (1368-1644 d.C.), la Gran Muralla fue reparada y ampliada, reemplazando con mampostería los terraplenes originales.

Tiene una anchura de 4,6 a 9,1 metros en su base y se estrecha hasta 3,7 metros en la parte más alta. La altura media es de 7,6 metros sin tener en cuenta el parapeto almenado. Hay atalayas de casi doce metros de altura situadas a intervalos de casi 180 metros. Varios cientos de kilómetros de la Gran Muralla permanecen intactos en los tramos orientales, y al parecer es la única estructura construida por el hombre que es visible desde el espacio. A pesar de su tamaño, nunca fue una defensa segura contra la amenaza nómada, con la que sólo pudieron acabar las graduales campañas de los emperadores Qing, descendientes de los invasores del norte.

El día 7/7/2007 la muralla china fue nombrada como una de las ganadoras en la lista de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. La votación partió de una iniciativa privada, no necesitando el aval de ninguna institución o gobierno para proseguir con sus fines electorales y permitir seleccionar las maravillas clasificadas por la votación de más de cien millones de electores.

Las puertas más importantes incluyen:

  • Paso Shanghai
  • Paso Juyong
  • Paso Niángzi

El Mausoleo del Taj Mahal en Agra, India


Corría el año 1607, cuando el príncipe Shah Jahan , heredero del Gran Imperio Mongol, de 20 años de edad, conoció a Mumtaz Mahal , de quien se enamoró perdidamente.

La Ciudad de Agra -La India-, celebró la coronación de esta princesa persa-musulmana de 19 años que se transformó en la segunda esposa y la Favorita de su emperador. Y vivieron un gran amor…pero Mumtaz murió mientras acompañaba a su marido en Berhanpur en una campaña que el Emperador realizó para sofocar una rebelión y luego de dar a luz a su 14º hijo. Pero antes de morir le pidió a su esposo que cumpliera estas cuatro promesas:

Que construyera su tumba;

Que se casara otra vez;

Que fuera bueno con sus hijos;

Que visitara su tumba cada año en el aniversario de su muerte.

Shah Jahan comenzó la construcción del Rauza (tumba), y emplazó la construcción en los bancos del río Yamuna en 1631. Veinte mil personas trabajaron en la obra durante 22 años (hasta 1653) dando forma en mármol blanco a una arquitectura que fusiona la tradición hindú con la persa-musulmana. Los materiales fueron transportados desde Makrana a 300 kilómetros de distancia mediante 1000 elefantes. Las piedras preciosas fueron traídas desde Bagdag, China, Afganistán, Tibet, Egipto, Persia, Yemen, Rusia y Ceylán para adornar el interior y el exterior de esta tumba. Sin embargo, este esfuerzo monstruoso tuvo un alto costo para Shah Jahan que vivía enloquecido por su homenaje de amor. La ruina económica provocada por la elocuente obra originó la pérdida de su trono. Uno de sus hijos, Aurangzeb , derrocó a Shah Jahan y encerró a su padre en el Fuerte del Agra. Allí pasó Shah Jahan el resto de su vida, contemplando desde las rejas la maravillosa obra a la cual dedicó su vida y su imperio y que es aún hoy el monumento más impactante de la India. Este descomunal mausoleo, construído como tributo a la memoria de la amada esposa del emperador, es en realidad el regalo de Shah Jahan a toda la raza humana.

Las historias de la Corte señalan que el nombre de ” Taj Mahal “, traducido generalmente como ” Palacio de la Corona ” o ” Corona del Palacio ” no es más que la versión abreviada del nombre de la emperatriz Mumtaz Mahal . El jardín que precede a la tumba mide 300 m de anchura, está dominado por un gran estanque central y se abre al exterior por una puerta monumental. Cerca de él se agrupan otras mezquitas y las tumbas del resto de las esposas. Los cenotafios de Mumtaz Mahal y de Sha Jahan, que murió en 1666, se yerguen en el centro de una sala octogonal, rodeados por una pantalla perforada de mármol y piedras semipreciosas. Se desconoce la identidad del arquitecto del Taj Mahal, pero algunos estudiosos han sugerido que pudo participar algún maestro turco o persa. En 1983 fue declarado, por la UNESCO, Patrimonio cultural de la Humanidad, desde el 7 de Julio de 2007 es tambien una de las Nuevas Maravillas del Mundo.

El Cristo Redentor en Rio de Janeiro, Brasil


La estatua de Cristo Redentor está situada a 709 metros sobre el nivel del mar, y se localiza en la ciudad de Río de Janeiro, en la cima del Cerro del Corcovado. Tiene una altura total de 55 m, pero 6 m pertenecen al pedestal. Fue inaugurado el 12 de octubre de 1931, después de cerca de cinco años de obras.

Fue encargada al escultor francés Paul Landowski en 1921 para conmemorar el centenario de la independencia de Brasil . La primera piedra de la estatua fue colocada el 4 de abril de 1922 y las obras fueron iniciadas en 1926.

La construcción de cemento armado, de más de 1.000 toneladas, combina ingeniería, arquitectura y escultura, y tiene entre sus logros el hecho de que nadie muriera en accidente durante las obras, algo que no era normal en la época y con proyectos de esa dimensión.

El sistema de iluminación fue sustituido dos veces: en 1932 y en 2000. Restaurado en 1980, con motivo de la visita del papa Juan Pablo II, y nuevamente en 1990. En 2003 fue inaugurado un sistema de escaleras mecánicas para facilitar el acceso a la plataforma donde se eleva la estatua.

 

Las 7 Maravillas del Mundo – Seven Wonders of the World


Como siempre tenemos los mismos propósitos a principio de un nuevo año, os damos unos cuantos lugares que si no conocéis debéis conocer.

El 7 de Julio de 2007 en el Estadio de la Luz en Lisboa, y después del largo periodo de votación que ha tenido la organización de la elección de las 7 nuevas maravillas del mundo, se dieron a conocer los ganadores.

El despliegue del evento fue digna de la ceremonia de apertura de unos juegos olímpicos, e hicieron que la presentación de cada uno de los monumentos candidatos fuera memorable, aunque bien es cierto que diversas organizaciones como la UNESCO no apoyan esta votación.

Finalmente los monumentos ganadores, que desde esa fecha son las 7 nuevas maravillas del mundo son:

La Gran Muralla China

La Ciudad de Petra, Jordania

El Cristo Redentor en Rio de Janeiro, Brasil

La ciudadela de Machu Picchu en Cusco, Perú

El Templo de Kukulkán en Chichen Itzá, México.

El Anfiteatro Flavio, Coliseo Romano, en Roma, Italia

El Mausoleo del Taj Mahal en Agra, India

Se quedaron en las puertas:

La Acropolis, Grecia

La Alhambra, Spain

Angkor, Camboya

Estatuas Isla de Pascua, Chile

Torre Eiffel, Francia

Hagia Sophia, Turquia

Templo Kiyomizu, Japón

Kremlin/St. Basil, Rusia

Castillo Neuschwanstein , Alemania

Piramides de Giza, Egipto

Estatua de la Libertad, USA
Stonehenge, Reino Unido

Opera de Sydney , Australia

Timbuktu, Mali

La ciudadela de Machu Picchu, Perú


Machu Picchu, bastión inca en los Andes, situado a unos 130 km al noroeste de Cuzco, en Perú. Está emplazado a gran altitud en una cima entre dos picos, a 600 m aproximadamente sobre el río Urubamba, a unos 2.045 m de altitud. Los restos de la ciudad cubren unos 13 km2 de terrazas construidas en torno a una plaza central y conectadas entre sí mediante numerosas escaleras. La mayoría de los edificios, se calcula un total de más de 150 viviendas, son casas de una sola habitación (en la actualidad sin su correspondiente techo), dispuestas en torno a patios interiores. Algunas de las estructuras más grandes fueron utilizadas para ceremonias religiosas.

Dos de los edificios más destacados son la Casa de la Ñusta, que pudo ser una zona de baños y de la que se conservan varias puertas trapezoidales con enormes dinteles; por otro lado, es famoso el intihuatana, u observatorio astronómico que se levantó en uno de los lugares más estratégicos, desde donde los incas pudieron estudiar los movimientos del Sol. Todas esas estructuras se caracterizan por una gran habilidad constructiva y una hermosa artesanía. Construida seguramente después de 1450, la ciudad fue descubierta en 1911 por el explorador estadounidense Hiram Bingham.

Machu Picchu no aparece mencionada por las crónicas de los conquistadores españoles del Perú y la época de su ocupación es incierta. Bingham creyó, erróneamente, que podría haber sido Vilcabamba, el último refugio de los altos dignatarios incas de Cuzco que huían de los invasores españoles, pero no se conoce realmente nada de su historia. El santuario histórico de Machu Picchu, símbolo de la cultura andina, está rodeado de impresionantes montañas, con abundante flora y fauna; considerado uno de los monumentos arqueológicos más importantes del mundo, fue declarado, en 1983, Patrimonio de la Humanidad.


Martes 18/09/2007 15:27 CET-El Mundo

LLEVA CON ELLAS 90 AÑOS

La Universidad de Yale devolverá a Perú piezas del Machu Picchu

LIMA .- La universidad estadounidense de Yale ha anunciado que devolverá a Perú piezas arqueológicas de la ciudadela inca de Machu Picchu que se quedó hace 90 años aprovechando un préstamo. Así, ha reconocido a Perú como dueño de la colección. Perú reclamaba a Yale la devolución de más de 4.000 piezas de cerámica, piedra y fragmentos óseos que prestó a la universidad estadounidense en 1916 por un periodo de 18 meses.

Machu Picchu significa “montaña mayor” . Se sitúa a una altura de 2.350 metros por encima del nivel del mar y fue construido por los incas en el siglo XV. Se trata de una ciudadela y un santuario de rango superior en el que se guardaba la momia del fundador del imperio inca, Pachacútec. Es un conjunto de palacios y templos, algunos de los cuales estaban recubiertos con oro, que llegó a albergar hasta 750 personas. En lo alto del área urbana se sitúa la llamada intihuatana, una columna de piedra que muestra exactamente cuando se producen los equinoccios. Los expertos opinan que fue desocupada en el año 1540 con la llegada de los españoles . El 24 de julio de 1911 fue descubierta por el explorador americano Hiram Bingham . Se encuentra a unos 1.100 kilómetros al sureste de Lima. El sábado, el ministro de Vivienda y representante de Perú ante Yale, Hernán Garrido Lecca, había dicho que la universidad reconoció a Perú como el dueño de la colección .

“Nosotros buscamos crear un nuevo modelo para resolver un conflicto de intereses en una propiedad cultural” , dijo el presidente de Yale, Richard C. Levin, en un comunicado. Según el acuerdo, Yale y Perú realizaran una gira internacional para exhibir unas 350 piezas de la colección y construir un nuevo museo en la zona, donde serán ubicadas las piezas que serán devueltas a Perú a fines del 2009.

A Yale se le garantizó el acceso a gran parte de las piezas de la colección para investigación y muchas piezas continuarán en manos de la universidad para su cuidado y mantenimiento. Perú ha sufrido durante años el saqueo de su patrimonio cultural, que incluye valiosas joyas en metales preciosos pertenecientes a sus culturas nativas, además de diversas obras de arte de los periodos colonial y republicano de su historia. Por eso, Perú, Egipto o Grecia son países que han emprendido demandas para recuperar sus tesoros ancestrales. En septiembre del año pasado, la policía británica entregó a las autoridades culturales del país andino un tocado peruano de oro de al menos 1.300 años de antigüedad, tras ser localizado en una oficina en Londres.

Adjuntamos dos increibles infografías:

Coliseo Romano, Roma, Italia


Fue edificado dentro del enorme complejo del palacio de Nerón, la Domus Aurea, construida tras el incendio de Roma. Precisamente ocupó un espacio llano donde existía una laguna artificial, la Stagnum Neronis. Con esta y otras actuaciones se restituyeron a la hacienda pública los terrenos apropiados por Nerón. Se desconoce la identidad del arquitecto del edificio, como ocurría en general con la mayoría de las obras romanas: las edificaciones públicas se erigían para mayor gloria de los emperadores. a lo largo de los años se han barajado los nombres de Rabirio, Severo, Gaudencio o incluso Apolodoro de Damasco, aunque se sabe que este útimo llegó a Roma en el año 105. Lo cierto es que su identidad sigue siendo un misterio. Algunos historiadores creen que pudo haberse financiado gracias a la toma de Jerusalén en el año 70. Dio Casio afirma que se sacrificaron 5000 animales durante los 100 días que duraron los festejos de inauguración.

Procedencia del nombre

En cuanto a la procedencia de su nombre hay tres posibles soluciones. La teoría más aceptada es que se lo debe al coloso, una estatua de 40 metros de altura representando a Nerón. Siempre se ha creído que el nombre popular de coloseum provenía de esta estatua, aunque existen dudas al respecto. En la Edad media derivó en la forma coliseum, de la que proviene el nombre en castellano y otras lenguas romances.

Uso del edificio

El Coliseo albergó espectáculos como las venationes (peleas de animales) o los noxii (ejecuciones de prisioneros por animales), así como las munera: peleas de gladiadores. Se calcula que en estos juegos murieron entre 500.000 y 1.000.000 de personas. Siempre se ha especulado con que albergara la naumachiae, espectaculares batallas navales que requerían inundar la arena de agua, aunque de ser cierto, es probable que fuera en los primeros años, antes de construirse los sótanos bajo la arena.

Los juegos continuaron celebrándose hasta el año 404, en el que está documentada la última pelea de gladiadores. El ascenso del cristianismo como religión oficial puso fin gradualmente a los actos más sangrientos, manteniéndose los sacrificios de animales hasta el 523.

Descripción

El Anfiteatro Flavio es un enorme edificio ovalado de 189 metros de largo por 156 de ancho, y de 48 metros de altura, con un perímetro de la elíptica de 524 metros. Se suele decir que este edificio ha sido un modelo para los recintos deportivos modernos, ya que tiene un diseño ingenioso y soluciones eficaces a problemas actuales.

La arena

El terreno de juego propiamente dicho era un óvalo de 75 por 44 metros, y en realidad era una plataforma construida en madera y cubierta de arena. Todo el subsuelo era un complejo de túneles y mazmorras (el hipogeo) en el que se alojaba a los gladiadores, a los condenados y a los animales. El suelo disponía de varias trampillas y montacargas que comunicaban con el sótano y que podían ser usadas durante el espectáculo.

El plano de la arena tenía un completo sistema de drenaje, conectado a cuatro imponentes cloacas. Se ha sugerido que obedecen a la necesidad de evacuar el agua tras los espectáculos navales. Sin embargo parece ser que ya Domiciano, abandonando la idea de la naumaquia, pavimentó las cloacas y colocó en la arena los montacargas para los combates de gladiadores. La cubierta de madera ya no se conserva, con lo que todo el laberinto subterráneo permanece hoy al aire libre.

La estructura

El Coliseo fue la obra más grandiosa de la arquitectura romana, y en él se utilizaron las más variadas técnicas de construcción. Las pilastras y los arcos son de travertino colocado sin argamasa. En las partes inferiores y en los sótanos se empleó la toba del mismo modo. Muchos de estos sillares iban sujetos con grapas metálicas. Las bóvedas que sostienen la cávea se hicieron vertiendo argamasa de cemento directamente sobre cimbras de madera, una innovación que aligeraba la fábrica.

El hecho de que el edificio se ubicase sobre una laguna obligó a excavar hasta 14 metros de limos inservibles y realizar una cimentación de casi 13 metros de opus cementicium (hiladas de argamasa de cal y piedras alternadas).

La cávea

El amplio graderío interior estaba diferenciado en gradus, pisos reservados para las diferentes clases sociales:

En el podium,el primero de ellos, se sentaban los romanos más ilustres: los senadores, magistrados, sacerdotes y quizá las vestales. En ambos extremos del eje menor había sendos palcos: la tribuna imperial (pulvinar), y otra reservada para el magistrado que en ocasiones presidía los juegos. Dado que este piso era el más próximo a las fieras, había una red metálica de protección y arqueros apostados regularmente.

El maenianum primum, para los aristócratas que no pertenecían al senado,

El maenianum secundum, dividido en el imum para los ciudadanos ricos y el summum para los pobres.

En lo más alto estaba el maenianum summum in ligneis, hecho de madera, probablemente sin asientos y reservado para mujeres pobres.

Además, algunos órdenes sociales, como los tribunos, sacerdotes o la milicia, tenían sectores reservados.

El acceso desde los pasillos internos hasta las gradas se producía a través de los vomitorios, llamados así porque permitían salir una enorme cantidad de gente en poco tiempo. Estaba tan bien diseñado que los 50.000 espectadores podían ser evacuados en un poco más que cinco minutos.

La fachada

La fachada se articula en cuatro órdenes, cuyas alturas no se corresponden con los pisos interiores. Los tres órdenes inferiores los forman 80 arcos sobre pilastras, y con semicolumnas adosadas que soportan un entablamento puramente decorativo. El cuarto lo forma una pared ciega, con pilastras adosadas, y ventanas en uno de cada dos vanos.

Los órdenes de cada piso son sucesivamente toscano, jónico y corintio. El último piso tiene un estilo indefinido que fue catalogado en el siglo XVI como compuesto. Era corriente superponer estilos diferentes en pisos sucesivos, pero no era habitual hacer edificios con cuatro órdenes superpuestos. Las comunicaciones entre cada piso se realizaban a través de escaleras y galerías concéntricas.

El velario

El Coliseo contaba con una cubierta de tela desplegable accionada mediante poleas. Esta cubierta, hecha primero con tela de vela y luego sustituida por lino (más ligero), se apoyaba en un entramado de cuerdas del que poco se sabe. Cada sector de tela podía moverse por separado de los de alrededor, y eran accionados por un destacamento de marineros de la flota romana.

En la parte superior de la fachada se han identificado los huecos en los que se colocaban los 250 mástiles de madera que soportaban los cables. Al parecer las cuerdas se anclaban en el suelo, pues de otro modo los mástiles soportarían demasiado peso. A tal efecto había un anillo concéntrico de piedras o cipos situados a 18 metros de la fachada en la explanada exterior, y que también permitían el control del público para evitar aglomeraciones. La franja entre la fachada y los cipos estaba pavimentada con travertino.

Historia

La inauguración del Coliseo a cargo de Tito se realizó mediante la celebración de unos festejos que duraron cien días en los que murieron cerca de dos mil gladiadores.

Decadencia

Durante el papado de Gregorio I Magno muchos de los monumentos antiguos pasaron a manos de la Iglesia, que era la única autoridad efectiva. Sin embargo carecía de recursos para mantenerlos, por lo que cayeron en el abandono y el expolio. Durante la Edad Media, la decadencia de la ciudad afectó a todos los monumentos imperiales. Los terremotos de 801 y 847 provocaron grandes destrozos en un edificio prácticamente abandonado en las afueras de la ciudad medieval.

Cuando en 1084 el papa Gregorio VII fue expulsado de la ciudad, muchos monumentos cayeron en manos de familias nobles romanas, que los usaron como fortalezas. Es el caso del Coliseo, ocupado por los Frangipane, que lo convirtieron en el centro de su área de influencia. El Coliseo fue cambiando de manos hasta 1312, en que volvió a la Iglesia.

Durante la Edad Media se creía equivocadamente que el Coliseo había sido un templo dedicado a diversos dioses, como el Sol. La confusión podía provenir del coloso de Nerón, al que Vespasiano había cambiado la cabeza por la del dios Sol.

A lo largo de los siglos XV y XVI, el travertino que lo recubría fue arrancado para reutilizarlo en otras construcciones. Entre otras, se utilizó para el Palacio Barberini y para el Puerto de Ripetta. Un conocido dicho latino reza Quod non fecerunt Barbari, fecerunt Barberini (lo que no se atrevieron a hacer los bárbaros, lo hicieron los Barberini). También se utilizó para quemarlo y obtener cal. El expolio de piedras continuó hasta 1749, en que Benedicto XIV consagró los monumentos como iglesia pública en memoria de los mártires allí ejecutados (si bien se cree que la mayoría de éstos fueron martirizados en el Circo Máximo). Una de las últimas barbaridades que sufrió el Coliseo fue ser objeto de simbolizar el borrador de la historia de Italia por parte de los militares. La parte del edificio que falta en la primera foto fue una bomba caída en el mismo durante la segunda guerra mundial.

En el siglo XIX, por el contrario, comenzaron una serie de obras para estabilizar muchos monumentos antiguos. En 1820 se terminaron varios contrafuertes que son claramente distinguibles hoy día, y sin los cuales el edificio probablemente se habría derrumbado. Durante todo el siglo se sucedieron obras de consolidación y mejora, en un proceso que aún continúa.

El Coliseo en la actualidad

El Coliseo es sin duda uno de los grandes atractivos turísticos de Roma. Ha sido llevado al cine en múltiples ocasiones, destacando la increíble reconstrucción digital, poco fiel al original, que podíamos ver en Gladiator. En 1980, la UNESCO declaró el centro histórico de Roma, incluido el Coliseo, Patrimonio de la Humanidad . Desde 2000, las autoridades mantienen el edificio iluminado durante 48 horas cada vez que en algún lugar del mundo se le conmuta o aplaza una sentencia de muerte a un condenado. Es una de las 7 nuevas Maravillas del mundo. Millones de personas la han votado a través de internet.

Puedes ver mas información en nuestro siguiente link