La Línea Kammhuber: Los Radares Wurzburg y Freya


La Linen Kammhuber consistió en una serie de estaciones de radar con cobertura desde Dinamarca al centro de Francia, iba dividida en sectores y cada sector llevaba dos radar Wurzburg complementadas con los radar Freya, baterías antiaéreas y un caza tanto diurno como nocturno por cada sector.
Por ejemplo el Wurzburg, El Wurzburg A encargado por la Luftwaffe sale de las fábricas de Telefunken para ser probado por primera vez el 9 de abril de 1940. Es un radar de identificación ligero, de tamaño medio. Podía detectar y perseguir aviones a 25 km.

Será en verano de 1941 cuando comience a asociarse con los radares tradicionales: los Freya, similares a los ingenios aliados, y destinados a vigilar un vasto espacio aéreo. Al aproximarse los aviones enemigos, es alertado. El Wurzburg elige entonces su presa y dirige hacia ella los disparos de la Flak.

Su particularidad es que se trata del primer radar móvil y al mismo tiempo miniaturizado, y orientable 360º por su sistema de rotación sobre dos ejes. Se complementaba con el sistema Freya y así siempre tenían localizadas las formaciones de bombarderos que partían desde Inglaterra.

El único medio para desbaratar este sistema era, a parte del bombardeo puro y duro, las tiras “window”.

Fuente: http://www.militar.org.ua

Diseño de armamento histórico del que probablemente jamás habías oído


La utilización de gallinas, pollos, murciélagos o incluso palomas como armas de guerra son solo algunas de las ideas que ha tenido el hombre para desarrollar armamento y generar ventaja en el campo de batalla. Estas es una selección de esos diseños estrambóticos o inusuales que posiblemente nunca escuchaste.

dou6zugn3cmgzxsfy0hvLa lista es interminable y da para varios episodios. En cualquier caso se trata de inventos donde en muchos casos da la sensación de que se pensaba antes en el qué que en el cómo. Empezamos:

Project Pigeon

O lo que es lo mismo, el Proyecto Pelícano, un intento del psicólogo Frederic Skinner, defensor del conductismo, por utilizar a las palomas como proyectiles suicidadas en la Segunda Guerra Mundial. Desde luego, estamos ante un trabajo como mínimo curioso donde Skinner buscaba condicionar a las palomas de forma que estas pudieran mantener orientado un proyectil en dirección al objetivo.

Un trabajo donde se llegó a crear un aparato preciso donde introducir a las palomas mientras adiestraban a estas para reconocer los objetivos. Al final el proyecto pelícano fue cancelado por falta de dinero y por considerarse “grotesco”.

zqh4gxeoq3nrezvefddv

Gallinas y pollos para calentar minas nucleares

La guerra no es una broma, pero ciertamente existieron ideas que no sabríamos donde encajarlas. Dentro de este tipo de “proyectos” debemos destacar la propuesta que desarrollaron varios científicos en la Guerra Fría. Nada más y nada menos que utilizar a pollos y gallinas como medio para calentar las minas nucleares con las que Europa se defendería de una posible entrada soviética.

Los físicos estaban preocupados por la forma en la que podrían mantener las minas a una temperatura correcta sin que estas se congelaran. Las gallinas serían la solución, se introduciría viva a cada una en el interior de las bombas junto a un cuenco con agua y comida para 1 semana. Estas producirían el calor suficiente para que las detonaciones no se congelaran. El proyecto se canceló y no se supo de él hasta el año 2004, momento en el que se desclasificó.

pysrfpreykfapzdmvfb4

Clase I-400, el submarino portaaviones

Se trata de un diseño japonés de la Segunda Guerra Mundial que, obviamente, tenía unas dimensiones enormes, mucho mayores que ningún otro submarino anterior.

En su gigantesco hangar cilíndrico podía transportar hasta tres hidroaviones de ataque Aichi M6A Seiran, aviones diseñados específicamente para el submarino que se podían plegar y desmontar con facilidad.

an64kjkzhezpumg6gqte vq0uxxxcg0f0c3aihnzx

Bomba murciélago

No hay trampa ni cartón, se trata de murciélagos utilizados como bombas, aunque no pasaron del campo de pruebas estadounidense. La idea, enmarcados en la Segunda Guerra Mundial, era adjuntar a los murciélagos una bomba incendiaria.

En esencia esta idea descabellada trataba de armar a cientos de murciélagos con napalm. Un proyecto, si así se le puede llamar, que acabo en un sonoro fracaso tras las primeras pruebas donde los murciélagos, después de echarse a volar, acabaron incendiando parte de la base militar de las pruebas.

fpmoggolpfmcjaduujsi

Tanque del Zar

Lo que vemos también tiene el nombre de Netopyr, un vehículo ruso extraño que se desarrolló a comienzos del siglo pasado por Nikolai Zhukovsky, Boris Stechkin, Alexander Mikulin y Nikolai Lebedenko. Un acorazado terrestre que pesaba 40 toneladas y podía alcanzar los 17 km/h.

if1imoplr8de2t0sbqga

Un tanque cuya principal “virtud” debía ser su diseño triciclo, destacando sus dos ruedas de radio delanteras que medían 9 metros de diámetro. El problema es que debido a errores de cálculo del peso, la rueda trasera se atascaba con facilidad en ciertos terrenos, razón por la que el proyecto fue desechado tras las pruebas iniciales y se detuvo la producción en masa.

Proyecto Pluto

Se trata de uno de los diseños de guerra que afortunadamente no vieron la luz. En esencia fue un estudio con la idea de crear un nuevo tipo (y devastador) misil SLAM (Supersonic Low-Altitude Missile o misil supersónico de baja cota).

El estudio fue iniciado por Estados Unidos en 1957 y para hacernos una idea de la destrucción que hubiera supuesto SLAM basta con observar su maquinaria de guerra: Tenía una onda de choque que arrasaría lo que se encontraba a su paso (podía volar a baja altura), además, contaba con la radiación de su motor (un reactor nuclear desnudo que expulsaba pedazos de plutonio altamente radioactivo). Por si esto no fuera poco, también contaría con 16 cabezas termonucleares de un megatón en cada una.

r1bizvef1qjkctycizab gdohzw0093dibgjfmzdn

Fuego griego

Volvemos atrás en el tiempo para hablar del fuego griego, o posiblemente el primer lanzallamas del que se tienen documentos. Se trataba de un arma incendiaria utilizada por el Imperio bizantino y creada en el siglo VI, aunque luego se utilizaría masivamente tras las primeras cruzadas en el siglo XIII.

Los bizantinos lo empleaban en batallas navales y sus componentes son aún hoy motivo de debate. Se cree que podrían ser nafta, cal viva, azufre y nitrato. Luego habría que darle a los bizantinos la distinción en el uso de las mezclas utilizando sifones presurizados para lanzar el líquido al enemigo. Líquido que además era de gran eficacia porque incluso ardía en el agua, lo que supuso una gran ventaja en el campo de batalla.

klpepqod77mqe6qccejy wdah5ygmg3jc9khh3hal

Espejo ustorio

Estamos ante un espejo cóncavo de gran tamaño que se utilizaba para concentrar en su foco los rayos solares o de un cuerpo en combustión y utilizarlo con fines bélicos. En cuanto a quién o quienes fueron los primeros en utilizarlo no hay consenso.

De entre las sugerencias de usos en la Antigüedad se dice que el mismo Arquímedes incendió en Siracusa los bajeles romanos de la flota de Marcelo usando el espejo ustorio.

rbdstbpkpjqr1cet0nyc qwpvictq0h7pzztlwqws

Helépolis

Maquinaria de la Antigüedad para el campo de batalla que fue desarrollada durante el reinado de Alejandro Magno. Se trata de maquinaria de asedio de grandes proporciones con las que conquistar ciudades del período helenístico.

Dispositivos tremendamente útiles para el campo de batalla, ya que en su interior se podía concentrar la artillería. La primera Helépolis de la que se tiene constancia fue la de Demetrio Poliorcetes, una máquina en forma de torre cuadrada dividida en nueve pisos.

vuiiguuc05hjlgtwufab

La garra de Arquímedes

Aunque su forma no está del todo clara, nos encontramos ante otra arma de asedio que fue diseñada por Arquímedes para defender la ciudad de Siracusa, concretamente la parte de la muralla de lindaba con el mar.

El consenso general habla de una especie de grúa de la antigüedad que estaba equipada con un gancho de metal, lo que la hacía capaz de elevar barcos y navíos del enemigo por encima del agua, para luego dejarlos caer causando la escoración o el hundimiento.

e1kpiolroouoc0gesekofyyx4751ojm7l67wv2oi

Así era el cañón que Rusia disparó desde una estación espacial en medio de la Guerra Fría


Durante varias décadas la Guerra Fría desató un nivel de rivalidad tan alto entre los Estados Unidos y Rusia (además de la tensión evidente) que incluso los llevó al espacio. Ambos querían ser los mejores en materia espacial, incluyendo la posibilidad de enfrentamientos fuera de la atmósfera. Esta era la arma rusa con la que esperaban defender sus estaciones espaciales de una “invasión”.

Sí, los rusos tenían el temor y la certeza de que los Estados Unidos tarde o temprano atacarían sus satélites y estaciones espaciales, esas que supuestamente no existían (dado que eran secretas). Por ello desarrollaron un cañón especial para defender sus bases espaciales de una posible invasión o ataque por parte de sus eternos rivales en la Guerra Fría, e incluso llegaron a dispararlo.

De este cañón se ha hablado mucho durante muchos años, pero recientemente en un programa de televisión ruso lo mostraron por primera vez. Fue entonces cuando Anatoly Zak (RussianSpaceWeb), un experto y apasionado por la tecnología espacial rusa, se dedicó a hacer un modelo virtual del cañón, que vemos sobre estas líneas.

Su nombre es “R-23M Kartech” y básicamente era un cañón de 23 mm diseñado para esta ubicado en la estación espacial “Almaz”, cuya existencia era negada por los rusos en aquel momento. Esta es una versión de un cañón similar ruso que fue usado en un avión bombardero, y después modificado para operar en el espacio.

Por supuesto, este cañón estaba muy limitado en el espacio. Aunque los cosmonautas podrían operarlo perfectamente desde el interior de la estación espacial, tenían que girar la estación Almaz por completo para apuntar el cañón, y hablamos de una estación de 20 toneladas en el espacio.

El R-23M Kartech fue instalado en la Estación Espacial Almaz a mediados de la década de 1970, y se mantuvo en secreto hasta hace poco tiempo. El 24 de junio de 1975 el cañón fue disparado por primera (y única) vez en el espacio; todas las balas se desintegraron al entrar en órbita y la estación espacial tenía que encender sus propulsores para poder contrarrestar el rebufo del cañón al disparar.

Es, sin duda, una de las historias más curiosas de la ambición espacial rusa durante la Guerra Fría, y como querían prepararse para tener enfrentamientos bélicos incluso a gravedad cero. [vía Popular Mechanics]

 

Todas las imágenes: Anatoly Zak (RussianSpaceWeb) vía Popular Mechanics.