Descubren un sorprendente laberinto subterráneo de tumbas


web

México, D.F.- Una nueva exploración realizada en la tumba de Anfípolis, en el norte de Grecia, sugiere la existencia de una sorprendente red de tumbas y corredores subterráneos que están interconectados y se asemejan a un laberinto.

La investigación, que consistió en hacer un escáner geofísico de la zona donde se localiza el túmulo de Kasta —como también es conocido—, es dirigida por arqueólogos de la Universidad Nacional de Salónica, que se mostraron sorprendidos por la increíble magnitud del hallazgo, informa el portal Ancient Origins.

Según Gregory Tsokas, profesor de geofísica en dicha universidad y director de la exploración, los resultados obtenidos por los escáneres utilizados en los recientes trabajos pueden verse alterados por distintos factores, entre los que destacan la densidad de los estratos y rocas que componen el montículo y el ruido natural de la zona, los cuales pueden generar una imagen distorsionada del interior de la tumba.

No obstante, en caso de que se confirme la información preliminar arrojada por las primeras imágenes, se sugiere que la zona puede albergar una necrópolis con cientos de tumbas conectadas entre sí, refutando la creencia de que la tumba de Anfípolis era simplemente individual.

Se espera que los resultados completos se hagan públicos en las próximas dos semanas, luego de que la información sea analizada por especialistas en laboratorios.

La tumba de Anfípolis fue descubierta en 2012 y es el mayor monumento funerario que hasta el momento se haya descubierto en Grecia. Por su magnitud, se ha especulado sobre la posibilidad de que sea la tumba que alberga los restos de Alejandro Magno.

Arqueólogos alemanes descubren un nuevo dios


web

México, D.F.- Los arqueólogos alemanes desenterraron en un antiguo santuario de la ciudad de Doliche, en el sudeste de Turquía, un relieve romano único que representa a un dios desconocido relacionada con el culto de Júpiter Doliqueno, informa el sitio de la Universidad de Münster. Fuente: RT

Según el estudio, el relieve está esculpido en una estela de basalto de un metro y medio de altura que fue utilizada como contrafuerte de la pared del santuario. En él está representado un dios de la fertilidad o de la vegetación, según dijo el arqueólogo que encabeza la excavación, el profesor Engelbert Winter.

“La imagen está muy bien conservada. Proporciona valiosa información sobre las creencias de los romanos y sobre la persistencia de las antiguas tradiciones de Oriente Próximo. Sin embargo, es necesaria una amplia investigación para poder identificar con precisión a la deidad”, afirmó profesor Michael Blömer.

“La estela de basalto muestra a una deidad que emerge de un cáliz de hojas. Su largo tallo se eleva desde un cono adornado con símbolos astrales. De cada uno de los extremos del cono salen un cuerno largo y un árbol, que la deidad agarra con la mano derecha. Los elementos pictóricos sugieren que es un dios de la fertilidad”, añadió Blömer.

Los expertos indican que el relieve contiene sorprendentes detalles iconográficos, como la composición de la barba o la postura de los brazos, que permiten pensar que la imagen fue esculpida a principios del siglo I antes de Cristo.

Júpiter Doliqueno fue un dios romano creado a partir de la sincretización del Júpiter romano, “el rey de los dioses”, y el culto a Baal en la antigua ciudad grecorromana de Doliche, situada a pocos kilómetros al norte de la moderna ciudad turca de Gaziantep.