Hallada ‘La educación de la Virgen’ en el sótano del museo de la Universidad de Yale


El Pais

La cuestión de la autoría y sus atribuciones en el mundo del arte no para de dar disgustos. A nadie se le escapa que las recurrentes revisiones científicas de los fondos de los museos están mermando de forma inesperada los tesoros de alguna que otra pinacoteca… Pero lo cierto es que el hallazgo de la obra La educación de la Virgen en los almacenes del museo de la Universidad de Yale constituye un bombazo en toda regla, tratándose de una pintura a la que algunos expertos de indudable prestigio ya han colocado el marchamo de Velázquez. Y más concretamente, de un velázquez perteneciente a la etapa sevillana del artista. A la espera de los pronunciamientos oficiales de la comunidad científica, La educación…, atribuida hasta ahora a un pintor indeterminado de la escuela española del XVII, tiene todas las papeletas para pasar a disfrutar de un cartel con el nombre del genio sevillano. Expertos consultados por este periódico ratificaban ayer el descubrimiento.

John Marciari, conservador jefe de arte europeo del Museo de Bellas Artes de San Diego, es el autor de este hallazgo, del que dará cuenta pormenorizadamente en el próximo número de la revista Ars Magazine. En un detallado análisis del estilo, la técnica y la composición de la tabla, Marciari concluye que el óleo fue pintado durante los primeros años de la carrera del pintor, en torno a 1617, y que es el descubrimiento más significativo que se ha hecho sobre la obra del artista en el último siglo.

El tema del cuadro es el aprendizaje de lectura de la Virgen niña, pero el artista incluye -y este es uno de los grandes puntos de interés de esta obra- el tema del bodegón, en el que se consumaría como un genio. San Joaquín está al fondo. Arriba, los ángeles.

La educación de la Virgen se encuentra actualmente en el taller de restauración del museo de Yale, ya que en su largo peregrinaje desde meduiados del XVII hasta hoy sufrió, sucesivamente, las inclemencias del agua, del fuego y de un almacenamiento a todas luces inadecuado. Marciari explica que faltan al menos 25 centímetros de la parte superior y una cantidad sin determinar de los bordes izquierdo e inferior. Hay zonas afectadas por una potente abrasión y en otras la capa de pintura ha desaparecido casi por completo, de manera que solo queda un fondo de color pardo.

Pero los trabajos de recuperación no podrán comenzar hasta que los expertos avalen la autoría de Velázquez, ya que, como suele ocurrir con el escenario de un crimen, el magnífico lienzo está lleno de pistas sobre su vida pasada.

En el trabajo de análisis del estilo, el experto en pintura española e italiana hace primero una relación de las similitudes de esta obra con El almuerzo, un cuadro de Velázquez que se encuentra en el museo del Hermitage y que está fechado en torno a 1617. Es una composición tabernaria en la que las figuras, texturas y colorido son muy similares. La forma en la que las figuras emergen de la oscuridad, con la proyección heterogénea de sombras que hacen destacar la luz de los objetos, se aproxima a la de La educación de la Virgen.

El tipo de soporte utilizado como lienzo es otra de las pruebas a las que alude Marciari, quien señala que es exactamente del mismo tipo que el usado en La Adoración de los Magos, La madre Jerónima de la Fuente, La imposición de la casulla a San Ildefonso o La cena en Emaús.

Marciari recuerda en su estudio que existe muy escasa documentación sobre las obras sevillanas de Velázquez. Está seguro de que la mayoría de sus primeras pinturas religiosas debieron de haberse realizado por encargo, aunque no se ha encontrado ningún contrato en relación con ellas. Sin embargo, el conservador cree más que probable que el convento carmelita de Santa Ana dedicara su altar mayor a La educación de la Virgen y que allí permaceciera hasta 1626, año en el que el edificio fue anegado por unas graves inundaciones. Las obras que se salvaron fueron almacenadas después en algún lugar seguro del convento y, de esta manera, se salvaron también de las desamortizaciones del siglo XIX. De cómo pasa la obra a manos privadas se sabe muy poco.

La hipótesis de Marciari señala 1925 como el año de llegada de la obra a Estados Unidos y alude a que el viaje lo hizo a bordo de un barco de la compañía naviera propiedad de Charles Townshend, cuyo destino habitual eran los países mediterráneos. En los archivos de Yale consta que los hermanos Henry y Raynham Townshend donaron a la Universidad “dos pinturas al óleo sobre lienzo, enmarcadas, españolas, del estilo de Murillo, de tema religioso”. Una de estas dos obras podría ser La educación de la Virgen. Los marcos de ambas piezas eran americanos, pero parece demostrado que fueron una aportación de sus penúltimos propietarios.

El cuadro figura en el registro de Yale con el número 1.900.43. Los números precedidos con un 1.900 fueron colocados a muchas de las piezas que llegaron a los almacenes de forma desconocida. Los inventarios más recientes de los almacenes aportan la primera fotografía que se conoce del cuadro y tiene la fecha de 1946.

El tema de las autorías del arte está lleno de sorpresas y este no es el primer caso en el que el creador de Las meninas se ve afectado. Las últimas noticias que han concernido a Velázquez han sido buenas y malas. Se le descabalgó de la autoría de El soldado muerto, pero Retrato de un hombre, que durante décadas colgó en las paredes del Metropolitan como de la escuela de Velázquez, fue confirmado finalmente como obra directa del artista sevillano.

La revisión de la autoría apasiona de tal manera que la gran exposición del verano de la National Gallery de Londres está dedicada a señalar las obras que, dentro de su propia colección, eran falsas o estaban mal atribuidas. Maestros como Holbein, Botticelli o el propio Rembrandt se han visto afectados en la revisión.

La publicación de la investigación de Marciari dará pie a un período durante el que se oirá a expertos en todo el mundo. Hasta entonces, el Museo del Prado, máxima autoridad en un tema de esta envergadura, guardará oficialmente un prudente silencio.

Las pistas

La educación de la Virgen

pertenece, de confirmarse la atribución,

a la etapa sevillana del pintor, centrada en obras religiosas.

Durante décadas ha estado en el sótano del Museo de la Universidad de Yale.

Pendiente de restauración, la parte superior ha perdido 25 centímetros de tela.

La referencia más inmediata es El almuerzo, propiedad del Hermitage.

Fue fotografiado por primera vez en 1946.

Salió de Europa en un barco de la familia Townshend.

Su confirmación por parte de los expertos revolucionaría los conocimientos sobre

los comienzos del pintor.

El Museo del Prado tendrá la última palabra.

El faraón egipcio Akenaton pudo haber sido hermafrodita


CET – El Mundo

  • CONCLUYEN MÉDICOS ESTADOUNIDENSES
Busto del faraón Akenaton en el Museo de El Cairo. (Foto: Wikipedia Commons)

Busto del faraón Akenaton en el Museo de El Cairo. (Foto: Wikipedia Commons)

MADRID.- A pesar de no haber sido el más varonil de los faraones al poseer formas claramente femeninas, Akenaton engendró al menos media docena de hijos. La presencia de rasgos combinados hace pensar a los investigadores que el faraón, esposo de Nefertiti y padre de Tutancamon, pudo haber sido hermafrodita.

Estas son las conclusiones del Irwin Braverman, médico de la Universidad de Yale quien presentó los resultados de sus análisis a las figuras del faraón en una conferencia en la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

La forma femenina de Akenaton se debía a una mutación genética que causó que su cuerpo convirtiera más hormas masculinas en hormonas femeninas de las necesarias, cree Braverman. Además, supone que la cabeza del faraón era deforme por una condición que produce que los huesos del cráneo culminan su desarrollo a temprana edad.

El faraón tenía “un aspecto andrógino. A pesar de poseer un físico femenino con amplias caderas y pechos, era hombre y era muy fértil, tanto que llegó a tener más de seis hijos, entre ellos Tutankamon” explica Braveman, quien utilizó estatuas y talladuras para completar sus estudios de Akenaton.

Braverman, que mide la salud de los individuos basado en retratos, dicta una clase en la facultad de medicina de Yale utilizando pinturas del Centro para el Arte Británico con las que enseña habilidades de observación a estudiantes de primer año.

Por su parte el arqueólogo especialista en Egipto, Donald B. Redford, ha afirmado que Akenaton pudo haber sufrido del síndrome de Marfan, un desorden genético que se caracteriza por producir formas alargadas, incluyendo en los dedos y en el rostro. “Aunque esto es posible aún es una teoría muy subjetiva” afirmó el profesor de estudios mediterráneos clásicos y antiguos de la Universidad Penn State a la cadena estadounidense de noticias Fox.

Además de ser el esposo de Nefertiti y el posible padre de Tutankamon, Akenaton es conocido por introducir una revolucionara forma de monoteísmo en el antiguo Egipto, donde reinó a mediados del año 1.300 a.C.

Descubren un dinosaurio ‘momificado’ con restos de piel intactos


EFE – ADN

El hadrosaurio, de casi ocho metros y con 67 millones de años, es “uno de los hallazgos más importantes de los últimos tiempos”, según National Geographic 

actualidad-071204.jpgUn equipo de científicos asociado al National Geographic anunciaron ayer un descubrimiento poco habitual: un dinosaurio momificado , el mejor conservado del mundo, cuyos restos incluyen huesos y piel fosilizados y, probablemente, también músculos y órganos internos parcialmente intactos.

Conservado de manera natural y por casualidad a lo largo de los siglos, este hadrosaurio momificado , un ejemplar herbívoro de cuatro toneladas de peso, casi ocho metros de largo y 67 millones de años que vivió en Norteamérica, es “uno de los hallazgos más importantes de los últimos tiempos”, según informó ayer la institución en un comunicado.

“Decir que estamos emocionados sería insuficiente”, ha reconocido Phil Manning, un paleontólogo de la Universidad inglesa de Manchester y miembro del Consejo de Expediciones del National Geographic que dirige la investigación. “Cuando lo vi por primera vez pensé: esto sí que es un dinosaurio bien conservado'”.

Descubierto por un joven de 16 años

El hallazgo se remonta a 1999 y se debe a Tyler Lyson, un estudiante de geología de la Universidad de Yale que entonces tenía sólo 16 años. Cinco años después volvió a la zona de Dakota del Norte (Estados Unidos) donde encontró los fósiles e inició la excavación, sin saber todavía que iba a hallar restos de piel.

Al percatarse de la magnitud de su descubrimiento, un amigo que estudiaba en la Universidad de Machester alertó a Manning, quien, con su experiencia y recursos, pudo organizar una excavación en consecuencia, en la que participaron docenas de científicos e ingenieros de diversas disciplinas, desde la informática hasta la física o la química orgánica.

Aunque los expertos lo califican de dinosaurio momificado , sus restos se encuentran fosilizados en piedra. “La piel se ha mineralizado”, ha explicado Manning, “y ahora es como una estructura en tres dimensiones rellena de sedimentos”. La excelente conservación del exterior, ha añadido, aumenta la posibilidad de que Dakota , como se ha llamado al hadrosaurio por el lugar en el que se encontraron sus restos, pueda albergar en su interior otros tejidos blandos, como músculos y órganos.

“Una mezcla perfecta”

Manning cree que el dinosaurio pudo morir en el lecho de un río a finales del Cretácico, donde rápidamente lo sepultó el lodo, muy rico en minerales, lo que impidió que el cuerpo se descompusiera y que otros animales devorasen sus tejidos. “Había activos químicos en los sedimentos suficientes para que la descomposición no se produjese tan rápido como la mineralización”, ha apuntado el paleontólogo. “Una mezcla perfecta”.

Después de examinar el dinosaurio en un laboratorio local, los científicos lo llevaron al Centro de Investigación de Boeing en California, donde lo pudieron observar con el mayor escáner de tomografía computerizada, construido en un principio para la NASA, para buscar desperfectos en los trasbordadores espaciales.

Los investigadores utilizan la información obtenida para sondear el interior del cuerpo antes de profundizar más. “El escáner es como un mapa de carreteras”, ha afirmado Manning, “y nos ayudará a recuperar el resto del animal de manera más fácil y eficiente”.

Más rápido que el tiranosaurio

Los resultados de la investigación permitirán conocer con más certeza cómo era la piel de estos seres y cómo se desplazaban. Hasta ahora, los científicos han podido saber que este hadrosaurio podía correr a unos 45 kilómetros por hora, por lo que era más rápido que el tiranousario rex, el gran depredador de la época, y que era un 25% más grande de lo que se pensaba.

Además, las investigaciones podrían arrojar luz sobre la evolución de estos seres y de sus descendientes, ya que el fósil es, aparentemente, el más completo y mejor conservado de la media docena de dinosaurios momificados descubiertos en el último siglo.

Para Manning, las pruebas que aporta Dakota son “mucho más completas en comparación con los restos desarticulados sobre los que normalmente debemos basar nuestras conclusiones”. Casi todo lo que actualmente se conoce sobre los dinosaurios se debe al estudio de los huesos y los dientes encontrados, que son generalmente los únicos tejidos que logran perdurar hasta su fosilización.

La Universidad de Yale devolverá a Perú piezas del Machu Picchu


Martes 18/09/2007 15:27 CET-El Mundo

LLEVA CON ELLAS 90 AÑOS

univ-yaleLIMA .- La universidad estadounidense de Yale ha anunciado que devolverá a Perú piezas arqueológicas de la ciudadela inca de Machu Picchu que se quedó hace 90 años aprovechando un préstamo. Así, ha reconocido a Perú como dueño de la colección.

Perú reclamaba a Yale la devolución de más de 4.000 piezas de cerámica, piedra y fragmentos óseos que prestó a la universidad estadounidense en 1916 por un periodo de 18 meses.

Machu Picchu significa “montaña mayor” . Se sitúa a una altura de 2.350 metros por encima del nivel del mar y fue construido por los incas en el siglo XV. Se trata de una ciudadela y un santuario de rango superior en el que se guardaba la momia del fundador del imperio inca, Pachacútec. Es un conjunto de palacios y templos, algunos de los cuales estaban recubiertos con oro, que llegó a albergar hasta 750 personas.

En lo alto del área urbana se sitúa la llamada intihuatana, una columna de piedra que muestra exactamente cuando se producen los equinoccios. Los expertos opinan que fue desocupada en el año 1540 con la llegada de los españoles . El 24 de julio de 1911 fue descubierta por el explorador americano Hiram Bingham . Se encuentra a unos 1.100 kilómetros al sureste de Lima.

El sábado, el ministro de Vivienda y representante de Perú ante Yale, Hernán Garrido Lecca, había dicho que la universidad reconoció a Perú como el dueño de la colección .

“Nosotros buscamos crear un nuevo modelo para resolver un conflicto de intereses en una propiedad cultural” , dijo el presidente de Yale, Richard C. Levin, en un comunicado. Según el acuerdo, Yale y Perú realizaran una gira internacional para exhibir unas 350 piezas de la colección y construir un nuevo museo en la zona, donde serán ubicadas las piezas que serán devueltas a Perú a fines del 2009.

A Yale se le garantizó el acceso a gran parte de las piezas de la colección para investigación y muchas piezas continuarán en manos de la universidad para su cuidado y mantenimiento.

Perú ha sufrido durante años el saqueo de su patrimonio cultural, que incluye valiosas joyas en metales preciosos pertenecientes a sus culturas nativas, además de diversas obras de arte de los periodos colonial y republicano de su historia. Por eso, Perú, Egipto o Grecia son países que han emprendido demandas para recuperar sus tesoros ancestrales.

En septiembre del año pasado, la policía britanica entregó a las autoridades culturales del país andino un tocado peruano de oro de al menos 1.300 años de antigüedad, tras ser localizado en una oficina en Londres.