Santuario inca por vía satélite


El Pais

  • Exploradores españoles descubren restos de 55 edificios y donde se realizaban presumiblemente sacrificios humanos
Restos óseos en una de las tumbas descubiertas. / RAFA GUTIÉRREZ

Restos óseos en una de las tumbas descubiertas. / RAFA GUTIÉRREZ

Cuatro expediciones, una corazonada y un minucioso trabajo de rastreo de imágenes por satélite han culminado en el importante hallazgo de un santuario inca en las montañas de Vilcabamba, en Perú, a unos 150 kilómetros en línea recta al noroeste de la ciudad del Cusco. El equipo de científicos e investigadores españoles dirigidos por el escritor y explorador Miguel Gutiérrez Garitano acaba de regresar a Vitoria, aún sorprendido por la “importancia” del hallazgo, que contempla al menos 55 recintos emplazados en la montaña más “elevada de la zona, en un lugar que sólo podía descubrirse mediante imágenes por satélite”. El discurso de Miguel Gutiérrez apenas puede disimular la ilusión y la sorpresa: “Las ruinas, desconocidas hasta ahora para la ciencia y localizadas mediante una investigación que incluyó el recurso a técnicas de teledetección, estarían relacionadas con el reino incaico de Vilcabamba. Puede que las evidencias que hemos recogido demuestren la existencia del rito de la Capacocha, o sacrificios humanos en la zona alta del santuario, lo que según los expertos sería un hallazgo revolucionario. Pero es que, además, y con gran fortuna, localizamos una necrópolis inca con decenas de tumbas en cuevas”, dice emocionado Miguel Gutiérrez.

Todo empezó con una imagen obtenida vía satélite. La geóloga del equipo, Rut Jiménez, apreció una serie de recintos rectangulares que podrían corresponderse con edificios. “Pensé casi con total seguridad que era la clásica distribución adoptada por algunos centros ceremoniales”. Faltaba dar con los vestigios.

Trabajo sobre el terreno

El trabajo sobre el terreno, patrocinado, entre otros, por la empresa Mars Gaming, se llevó a cabo a mediados del pasado mes de septiembre. “Ascendimos a la montaña, hasta la cima, y recorrimos los puntos más importantes que habíamos fijado mediante técnicas de detección a distancia (descubrieron así de 30 a 50 recintos); los resultados dejaron cortas nuestras estimaciones. Pudimos fotografiar numerosos recintos rectangulares correspondientes a edificios probablemente dedicados al culto o asociados a él (como tambos o posadas destinadas al alojamiento de los participantes en los ritos), además de carreteras incas, escaleras y gradas, cuevas acondicionadas, huacas (reliquias en forma de piedra tallada) usnus (plataformas), y numerosas tumbas en la base de la montaña”, relata Miguel. El arqueólogo Iñigo Orue considera que “toda la montaña se organiza como un enorme yacimiento cuyo alcance no podemos conocer hasta un trabajo arqueológico de mayores proporciones”.

Los expertos consideran que en la montaña se llevaban a cabo rituales muy importantes y que se trataba de uno de los principales complejos sagrados del reino neoinca de Vilcabamba, aunque el lugar tal vez tuviera su origen en épocas anteriores; entre los ritos que se podían haber dado estaría el rito de los sacrificios humanos o Capacocha; “Normalmente este tipo de ritual —donde se sacrificaban preferiblemente aunque no únicamente doncellas vírgenes— se llevaba a cabo para prevenir hambrunas, o desastres naturales, en algunos festivales señalados o ante la muerte del Inca, por ejemplo—”, opina Miguel Gutiérrez.

“Hemos encontrado indicios de que en esta montaña pudo darse el ritual de Capacocha, pues tenemos documentadas dos construcciones adosadas cercanas a la cima, que son idénticas a las aparecidas en el volcán Llullaillaco y que sirvieron supuestamente para preparar a los niños antes del último ritual del sacrificio. Cerca existe una plataforma de rocas donde podrían estar enterrados estos niños sacrificados”. En verano del 2016, el equipo espera regresar a Perú para profundizar en lo aprendido.

Vilcabamba, el valle de la longevidad


ABC.es

  • La ciudad más austral de Ecuador cobró fama en la década de los setenta, cuando científicos se interesaron en estudiar por qué los habitantes de esa comunidad vivían más de 100 años
Vilcabamba, el valle de la longevidad

wikipedia Plaza de Vilcabamba

Apenas se empieza a caminar por las calles de Vilcabamba un ambiente de curiosidad atrapa al visitante ansioso por mirar a los ancianos, los emblemáticos habitantes de esta bucólica localidad, ubicada a 50 kilómetros al sur de Loja, la ciudad más austral de Ecuador.

Con un primaveral clima que promedia los 24 grados centígrados todo el año, Vilcabamba cobró fama en la década de los setenta, cuando científicos se interesaron en estudiar por qué los habitantes de esa comunidad vivían más de 100 años. A partir de allí se le denomina también el «valle de la longevidad».

De distintas partes del mundo llegan personas con diferentes afecciones, sobre todo cardíacas, unas para permanecer cortos períodos y, no pocas, para extender sus estancia, por años. El clima benigno, su apacible atmósfera, la sana alimentación con frutos de la tierra y, en especial, el agua de los ríos Chamba y Uchima y de los múltiples arroyos, son los secretos revelados para la larga y saludable vida de sus moradores.

Estudios científicos dan cuenta de que el agua de sus vertientes contiene magnesio y otros minerales, por lo que consumirla propiciaría la quema de grasa y ayudaría también a prevenir el reumatismo.

Pero en los últimos tiempos se habla de una disminución del número de longevos. «En verdad, parece que ha decrecido los años de vida de nuestros viejos», dice un habitante de Vilcabamba, que considera que el auge del turismo habría mermado la calidad de vida de los nativos.

Algo de esto anticipó, años atrás, un médico japonés que se quedó impresionado por la exhuberante vegetación, el entorno armonioso y la suerte de mimetismo de la gente con el terruño; eso sí, dejó sentada su inquietud de que el número de visitantes y el ingreso de nuevas costumbres podrían llegar alterar la vida en este «valle sagrado», que es lo que significa en quichua Vilcabamba, ubicado a 1 500 metros de altura y habitado por 3 800 personas.