‘Nasutoceratops’: el nuevo dinosaurio narigón y cornudo


El Mundo

FÓSIL | Vivió hace 76 millones de años

Cráneo del 'Nasutoceratops titusi'. | Rob Gaston

Cráneo del ‘Nasutoceratops titusi’. | Rob Gaston

Medía cinco metros de largo, tenía un nariz inmensa y lucía una espectacular cornamenta. Así era el imponente ‘Nasutoceratops titusi’ (que significa ‘narigón de cara cornuda’), el nuevo dinosaurio de la familia de los triceratops que se ha encontrado en el desierto de Utah.

El hallazgo ha sorprendido a sus descubridores, que nunca habían visto un especimen con estos rasgos. “Este dinosaurio nos impresionó por completo. Nunca imaginamos que sería así, hemos encontrado un animal con unas características tan insólitas para este grupo de dinosaurios“, ha explicado el doctor Mark Loewen, paleontólogo de la Universidad de Utah y del Museo de Historia Natural de Utah, en declaraciones a la BBC.

El dinosaurio fue descubierto en 2006, pero se han necesitado varios años para estudiar el fósil con detenimiento. A partir de este detallado análisis, recién publicado en la revista ‘Proceedings of the Royal Society B’, se ha estimado que los restos datan de hace unos 76 millones de años aproximadamente, lo que indica que vivió en la Tierra durante el período Cretácico.

Mina de fósiles

“Los cuernos del ‘Nasutoceratops titusi’ son los más grandes de entre el grupo de los triceratops, con diferencia. Estos se curvan hacia delante y hacia los lados. También sería el dinosaurio de su grupo con la nariz más grande”, asegura el doctor Loewen.

El especimen hervíboro de 2,5 toneladas se encontró en una zona que formaba parte de un continente llamado Laramidia en el territorio que hoy es Norteamérica, una zona que se ha convertido en una auténtica mina para encontrar fósiles de dinosaurio en los últimos años.

El ‘Nasutoceratops’ no se encontró solo, sino que también se hallaron restos de otros tipos de dinosaurios con cuernos y carnívoros, lo que indica que convivían todos juntos en un mismo ecosistema.

Eric Laund, investigador y descubridor de la nueva especie considera que “el ‘Nasutoceratops’ es un ejemplo maravilloso de lo mucho que tenemos que aprender con el mundo de los dinosaurios. Quedan muchos fósiles emocionantes por descubrir en este desierto de Utah”.

El impresionante cráneo del nuevo dinosaurio se expondrá de manera permanente en el Museo de Historia Natural de Utah.

Un dinosaurio herido


El Pais

Los científicos observan daños en la garra de un nuevo raptor hallado en Estados Unidos

Fósiles hallados recientemente en un rico yacimiento de Utah (EE UU) han permitido identificar un nuevo dinosaurio del mismo grupo del velocirráptor que habitaba el continente de Laramidia (ahora el oeste de América del Norte) en el Cretácico Tardío. El ejemplar hallado muestra una herida antigua en el talón, donde estos dinosaurios tienen una garra que les da la imagen de agresividad por la que son conocidos.

En la pata izquierda del esqueleto hallado los científicos observaron una deformación que pensaron que derivaba de una antigua fractura o mordisco. Para confirmarlo realizaron un estudio con un escáner médico y vieron que el daño se limitaba al dedo del pie que tiene la garra, que sufrió después una infección. Sin embargo, el animal sobrevivió un largo periodo después de la herida. “Se ha pensado que los dinosaurios raptores utilizaban el talón del pie para luchar con miembros de su misma especie o defenderse de ataques”, indica Lindsay Zanno, que ha dirigido la investigación, cuyos resultados se publican en Plos One. “Nuestra interpretación apoya la idea de que estos animales utilizaban esa parte de la anatomía de forma arriesgada”.

Talos sampsoni es el nombre de este terópodo troóntido. Son dinosaurios con plumas relacionados con las aves actuales, algunos de los cuales pesaban solo 100 gramos. El recién bautizado pesaba unos 38 kilogramos y es el tercer tipo de este grupo hallado en América del Norte. En Asia se han encontrado muchos más, incluidos huevos y embriones, que han servido para confirmar las distintas fases de transición en la evolución de las aves.

El hallazgo se añade a una lista creciente de nuevas especies de dinosaurio, en algunas de las cuales se han conservado tejidos blandos, descubiertas en el extenso parque natural de Escalante, en Utah, creado por el presidente Clinton en 1996, en parte para proteger su patrimonio paleontológico. Los restos ahora estudiados fueron encontrados en 2008 por el estudiante Michael Knell mientras buscaba fósiles de tortugas y van a ser mostrados públicamente en el nuevo Museo de Historia Natural en Salt Lake City.