El papiro del ‘Evangelio de la esposa de Jesús’ podría ser verdadero


La Vanguardia

  • Los científicos creen que la tinta y la composición muestran que no se trata de una falsificación moderna
El papiro del 'Evangelio de la esposa de Jesús' podría ser verdadero

Fragmento del papiro ‘Evangelio de la esposa de Jesús’ Harvard

Barcelona (Redacción). – El papiro conocido como Evangelio de la esposa de Jesús podría ser verdadero. Los científicos que lo han analizado creen que la tinta y la composición muestran que no se trata de una falsificación moderna.

Según explica The New York Times, el fragmento que se conserva, y que fue descubierto por Harvard en 2012, podría tener una procedencia “muy probablemente” antigua, pese al escepticismo del hallazgo. Sorprendía, sobre todo, la frase que se puede leer en él: “Jesús les dijo: Mi esposa …”.

El fragmento de papiro ahora ha sido analizado por profesores de ingeniería, química y biología de la Universidad de Columbia, de la Universidad de Harvard y del Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Los resultados de las pruebas no demuestran que Jesús tuviera una esposa, o discípulos mujeres, sólo que es más probable que sea el fragmento de un manuscrito antiguo que una falsificación.

James T. Yardley, experto en ingeniería, afirma que el carbono negro es “perfectamente compatible” con otros manuscritos que datan del 400 aC al 800 dC.

Un astrofísico de Harvard sugiere que pudo existir vida justo después del Big Bang


ABC.es

  • Cree que durante un breve período de tiempo pudieron formarse planetas rocosos capaces de albergar agua líquida
Un astrofísico de Harvard sugiere que pudo existir vida justo después del Big Bang

Archivo | La vida pudo haberse formado en planetas rocosos solo 15 millones de años después del Big Bang

Abraham Loeb, astrofísico de la Universidad de Harvard en Cambridge, Massachussetts (EE.UU.) sugiere en una investigación teórica publicada en arXiv que la vida podría haber existido justo después del Big Bang, la gran explosión que, según la teoría generalmente aceptada, dio origen al Universo. Los cálculos del científico apuntan a que el agua líquida, un requisito indispensable para la vida tal y como la conocemos, pudo haberse formado en planetas rocosos solo 15 millones de años después del estallido.

Hoy en día, la temperatura del fondo cósmico de microondas, el resplandor del Big Bang, es de solo 2,7º kelvin , pero en sus comienzos, apunta Loeb, podría haberse mantenido mucho más caliente, a unos 300ºkelvin. En ese momento, en los lugares del Universo donde la materia es excepcionalmente densa, podrían haberse formado estrellas masivas, de corta vida, que habrían enriquecido el ambiente con elementos más pesados necesarios para hacer planetas. Según el astrofísico, durante 2 millones o 3 millones de años todos los planetas rocosos habrían sido capaces de mantener agua líquida, independientemente de la distancia a la que se encontraran de su estrella. «Todo el Universo fue una vez una incubadora para la vida», afirma Loeb en la web de la revista Nature. Lo llama «la época habitable».

Según Loeb, en esa época la materia era tan densa que incluso si la energía del vacío hubiera sido un millón de veces más fuerte, no habría impedido la formación de estrellas y planetas rocosos, y el surgimiento de la vida.

Nature ha preguntado a varios científicos qué les parece la propuesta de su colega de Harvard, y las respuestas varían. Christopher Jarzynski, biofísico de la Universidad de Maryland, pone en duda que la vida hubiera podido existir en una forma uniforme en un Universo cálido. Alexander Vilenkin cosmólogo de la Universidad de Tufts en Medford, Massachusetts, asegura que unos pocos millones de años es un tiempo demasiado corto para producir vida inteligente. Sin embargo, Freeman Dyson, físico en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, Nueva Jersey, apunta que la vida podría ser más adaptable de lo que pensamos.

Empieza la carrera para encontrar ADN en Marte


  • Craig Venter y Jonathan Rothberg, dos auténticos magnates de la biotecnología, desarrollan máquinas secuenciadoras para probar, de una vez por todas, que el Planeta Rojo es capaz de albergar vida

NASA, El planeta Marte

NASA, El planeta Marte

Según detalla Technology Review, podríamos estar ante una auténtica carrera por conseguir el primer genoma extraterrestre. Ambos magnates, en efecto, están convencidos de que en Marte sigue habiendo vida en la actualidad. Y la única forma de detectarla es llevar hasta el planeta rojo un secuenciador de ADN, algo que no se ha hecho hasta ahora.

Por eso Craig Venter, el hombre que estuvo a punto de adelantarse al consorcio internacional que secuenció el genoma humano, y el mismo que en 2010 sorprendió al mundo con el anuncio en Science de la creación de una célula viva con un genoma artificial, se ha empeñado ahora en ser el primero en conseguir una muestra de material genético extraterrestre.

Y por eso, Jonathan Rothberg, fundador de Ion Torrent y uno de los “padres” de los métodos actuales de secuenciación genética, se ha empeñado también en conseguir lo mismo. “Queremos estar seguros -dijo Rothberg a Technology Review- de que Ion Torrent vaya a Marte”.

Venter asegura que los investigadores de su equipo ya han empezado a hacer pruebas en terrenos muy parecidos a Marte, en el desierto californiano de Mojave, uno de los lugares donde la NASA testea sus futuros vehículos y experimentos en el planeta rojo. Y que está a punto de conseguir el objetivo de poner a punto una máquina que sea capaz, de manera completamente autónoma, de aislar microbios de las muestras de terreno, secuenciar su ADN y enviar después los datos a un ordenador lejano.

Por su parte, la “Máquina Personal de Genoma” de Rothberg ya está siendo adaptada a las condiciones de trabajo en Marte, como parte del programa SET-G (Search for Extraterrestrial Genomes) del MIT y la Universidad de Harvard y financiado por la propia NASA.

Ahora bien, cómo llevarán los dos magnates (o uno de ellos) sus máquinas hasta el planeta rojo? Tras el aterrizaje del Curiosity el pasado mes de agosto, no está prevista otra misión a Marte por lo menos hasta 2018, y por ahora nadie ha dicho que en ella vaya a viajar también un secuenciador de ADN. Al contrario, las intenciones de la agencia parecen orientarse a la posibilidad de llevar a cabo una misión de “ida y vuelta”. Es decir, una que sea capaz de obtener muestras de Marte y de traerlas después a la Tierra para analizarlas a fondo en las grandes instalaciones científicas.

Pero Venter y Rothberg están convencidos de que ese no es el mejor método, ya que existe el riesgo de que esas muestras se contaminen con material biológico terrestre e invaliden los resultados. En caso de ser positivos, las dudas de contaminación suscitarían una polémica interminable y la cuestión de si hay o no vida en Marte seguiría estando abierta. Por eso, ambos creen que lo mejor es analizar ese posible ADN “in situ”, sobre el propio terreno marciano, lo que despejaría todas (o casi todas) las dudas sobre los resultados.

Los detractores de la idea, por su parte, subrayan las limitaciones de estas máquinas. Por un lado, deberían ser capaces de realizar una tarea muy compleja de forma totalmente autónoma, algo que aún no está plenamente conseguido. Pero por otro, y esto es lo importante, sólo tendrían éxito en su cometido si el ADN marciano fuera exactamente igual al de la Tierra. Un material genético diferente no podría ser detectado.

Vida resistente

La apuesta, pues, es arriesgada y no tiene garantías de éxito. Pero muchos piensan que vale la pena intentarlo, ya que el premio, si se produce, sería enorme. Además, otras evidencias apuntan a que el ADN marciano, de existir, tiene muchas posibilidades de ser el mismo que hay en nuestro planeta. Se ha calculado, por ejemplo, que durante los últimos cuatro mil millones de años y gracias a un gran número de colisiones e impactos de meteoritos, ambos mundos han intercambiado, por lo menos, mil millones de toneladas de rocas. Y la Ciencia sabe que la vida puede viajar en esas rocas y desplazarse así de un planeta a otro.

Por otra parte Venter y Rothberg, cada uno por su lado, creen firmemente que la vida puede haber resistido en Marte después de que el planeta perdiera las condiciones favorables que se dieron en él al principio de su existencia. Y si bien es cierto que la intensa radiación a la que está sometida la superficie de Marte hace inviable cualquier forma de vida, también lo es que ésta podría haberse refugiado a varios metros bajo tierra. En nuestro planeta, por ejemplo, se han llegado a encontrar organismos vivos a varios kilómetros de profundidad.

Si su idea se demostrara acertada y efectivamente consiguiera algún material genético marciano, Venter intentaría después reconstruir en sus laboratorios organismos vivos de Marte. Eso sí, en un laboratorio de alta seguridad, para evitar que esos organismos queden libres y puedan causar algún daño a los seres vivientes de la Tierra.

¿La mujer de Jesús?


El Mundo

  • Un documento copto del siglo IV en el que Cristo se referiría a su esposa

¿Estuvo casado Jesús de Nazaret? Un clásico de la investigación exegética, que resucita cada cierto tiempo. Una pregunta a la que los investigadores del Nuevo Testamento llevan siglos tratando de responder. El último conato es el de la profesora Karen King. Avalada por el prestigio de la Universidad de Harvard y “por el hallazgo de un papiro copto del siglo IV, en el que puede leerse: ‘Jesús les dijo: mi esposa…'”.

La profesora Karen King de la Harvard Divinity School, en Massachusetts, presentó su hallazgo en el Congreso Internacional de Estudios Coptos en Roma: Una lámina, escrita por ambas caras, aunque sólo una de ellas contiene líneas claramente legibles. Las ocho líneas visibles del fragmento de cuatro por ocho centímetros escritas con tinta negra en copto aportan, según la profesora de Harvard, “la primera prueba de que algunos de los primeros cristianos creían que Jesús había estado casado”.

La lámina es propiedad de un coleccionista anónimo que contactó con King en 2010, para que investigase lo que consideraba una prueba de que Jesús estuvo casado. Tras hacerlo, la profesora concluye que lo más probable es que las ocho líneas formasen parte de un evangelio perdido, el llamado ‘Evangelio de la esposa de Jesús’, posiblemente escrito en griego en la segunda mitad del siglo II y traducido posteriormente al copto.

La opinión de Xabier Pikaza, el mejor biblista español

¿Se puede deducir de ahí que Jesús estuvo casado? La tradición cristiana sostiene que Jesús no contrajo matrimonio y se mantuvo siempre célibe “por el reino de los cielos”. El exegeta español Xabier Pikaza acaba de publicar ‘Evangelio de Marcos. La Buena Noticia de Jesús’ (Editorial Verbo Divino), una investigación de 1.200 páginas. Profundo conocedor del tema, asegura que la profesora King es “una autoridad en la materia” y que, además, la autenticidad del papiro viene avalada por un gran experto, Roger Bagnell, director del Instituto para los Estudios del Mundo Antiguo.

“Todo parece indicar, pues, que el papiro es auténtico, pero el hallazgo sólo demuestra eso: que, entre los gnósticos, se creía que Jesús había estado casado”. Ahora bien, cuando esta corriente habla de matrimonio, se refiere a un “matrimonio místico”, explica el exegeta español. Al estilo de la Carta a los Efesios de Pablo, que “presenta a la Iglesia como esposa de Cristo”. O al estilo de San Juan de la Cruz o Santa Teresa de Ávila, que hablan de Cristo como de su esposa u esposo.

Según Pikaza, “lo más probable es que, como sostiene la doctrina de la Iglesia, Jesús haya sido célibe por el ‘reino de los cielos’, una opción escandalosa en su tiempo”. Y añade: “El matrimonio era un hecho público en aquella época y, por lo tanto, si Jesús hubiese estado casado, hubiese sido algo imposible de ocultar. Y los Evangelios nunca hablan de una posible esposa de Jesús”.