Dentro de los restos oxidados de los trenes nazis de Auschwitz


ABC.es

  • El fotógrafo Mathew Growcoot cree haber encontrado los despojos de los ferrocarriles que transportaron a cientos de miles de judíos hasta las cámaras de gas

Durante años fueron el terror de los enemigos de Adolf Hitler, pues entrar en sus vagones significaba partir hacia una muerte segura en el campo de exterminio de Auschwitz (ubicado en Polonia). Sin embargo, de los que en su día fueron los trenes usados por los nazis para transportar a miles de judíos hasta las cámara de gas, hoy ya solo quedan despojos oxidados y abandonados en una vieja estación de Hungría.

Al menos, así lo cree el fotógrafo británico Mathew Growcoot quien, tras investigar el paradero de los conocidos como «trenes de la muerte», afirma haberlos hallado en un taller de reparación de maquinaria ferroviaria que abrió sus puertas en el año 1900 y ha sido testigo de más de 80 años de Historia ferroviaria húngara.

Enlace: Auschwitz, el campo de exterminio que enorgullecía al nazismo

El lugar en cuestión es conocido como Istvántelek, está ubicado al norte de Budapest y forma parte de un complejo mucho más grande utilizado por el ferrocarril del país. Al parecer, esta parte olvidada y descuidada de la estación no era desconocida, pero –hasta ahora- nadie se había percatado de que las convoys que albergaba en su interior eran idénticos a los utilizados por los nazis hace más de 60 años.

Según publica la versión digital del diario «Daily Mail» -donde se ha hecho hincapié en que aún no se ha corroborado su procedencia, aunque son exactamente iguales- los grandes vagones se encuentran hoy en día abandonados y en pleno estado de descomposición.

Dentro de los restos oxidados de los trenes nazis de Auschwitz

DAILY MAIL

A su vez, y siempre según Growcoot, los vagones en los que un día se apelotonaron más de 440.000 judíos húngaros (algunos historiadores elevan la cifra a muchísimos más) se encuentran bajo una estructura maltratada por el paso del tiempo. «El techo se cae a pedazos, aunque, que el sol lo atraviese, le da un aire dramático perfecto».

Por otro lado, el fotógrafo también ha expresado su sorpresa tras encontrar lo que puede ser todo un tesoro histórico: «Había leído sobre los vagones que habían sido utilizados por los nazis, y algunos de ellos son iguales a los que se pueden ver en las fotografías tomadas en Auschwitz… Fue impactante pensar en los horrores que pudieron haber tenido lugar en los vagones que estaba fotografiando».

Puedes ver el resto de fotografías pinchando aquí

Dentro de los restos oxidados de los trenes nazis de Auschwitz

Diez trenes para recorrer el mundo


El Pais

Entre glaciares en Suiza y nevados en Perú. Canadá (casi) de costa a costa y Australia de norte a sur. Diez recorridos a bordo de trenes panorámicos para contemplar sin esfuerzo alguno de los escenarios más sobrecogedores del planeta.

01 ‘El tren del cielo’

2.000 kilómetros de altiplano con montañas nevadas de fondo, durante los que las temperaturas pueden descender hasta los 45 grados bajo cero. La línea férrea que conecta Pekín y Lhasa (4.062 km, 48 horas de viaje), capital del Tíbet, es el tren más alto del mundo, galardón que ostenta gracias al paso de la cordillera Tanggula, a 5.072 metros. El perfil de las montañas del Himalaya tiene, seguramente, parte de culpa en el éxito de viajeros que ha cosechado desde su inauguración. La distancia que salva y el precio del pasaje, quizá también: de 35 a 115 euros, según se escoja asiento, cama dura o cama blanda.

www.chinatibettrain.com

02 Australia de punta a punta

La enorme Australia se puede recorrer entera en tren. De este a oeste, el Indian Pacific cubre el trayecto Sydney – Perth. The Ghan cubre de Adelaide a Darwin, es decir, cruza el país de norte a sur. Además, hay dos trenes de trayectos más cortos: The Overland va de Melbourne a Adelaide y, el más exclusivo de todos, The Southern Spirit, con varios itinerarios por el sur del país. Trenes cómodos con todos los servicios que requiere el turista. Y no son muy caros: desde 300 euros hasta 1.300 euros.

www.gsr.com.au/index.php

03 El tren azul

“Un hotel de cinco estrellas en movimiento”. La web oficial de The Blue Train no miente, permite recorrer el interior de Suráfrica sin quitarse el esmoquin. Suites de lujo (o superlujo), elegantes salones lounge para un martini mezclado (no agitado) y cenas de gala en un refinado coche-restaurante con música en directo a cargo del Soweto String Quartet. Opulencia sobre raíles para un recorrido de 27 horas y 1.600 kilómetros desde Ciudad del Cabo a Pretoria. Los precios, algo prohibitivos: entre 1.000 y 1.800 euros, en función de la temporada y tipo de suite que escojamos.

www.bluetrain.co.za

04 Perú a cámara lenta

Hay que atreverse: 10 horas de viaje a una velocidad máxima de 35 kilómetros por hora. La recompensa, eso sí, resulta espectacular, y asequible: 157 euros por trayecto, cena y té de media tarde incluidos. El tren que recorre el altiplano de Perú, desde Cuzco hasta Puno, permite contemplar con detenimiento una región mágica del país andino. Pueblitos de adobe en medio de valles inmensos, nevados que superan los 5.000 metros y amarillentos pastos contra el azul más intenso posible. La Raya, punto más alto del recorrido, supera los 4.000 metros de altitud e inicia un lento descenso hasta las orillas del lago navegable más alto del mundo, el Titicaca.

www.perurail.com

05 Las Barrancas del Cobre

Un empresario americano afincado en el estado mexicano de Chihuahua, ávido de agilizar el transporte de mercancías hacia Estados Unidos, alumbró la idea a mediados del XIX. Cien años después, el Chepe, como se conoce al tren de las barrancas del Cobre, que recorre los verdes parajes de la Sierra Madre, echó a rodar desde el Pacífico hacia el corazón del desierto mexicano. Actualmente es el único tren turístico del país charro (4 horas de trayecto, entre 55 y 110 euros), junto al más espirituoso tren del tequila, allá en Jalisco.

www.chepe.com.mx

06 Hacia rutas (menos) salvajes

Sin llegar a los indómitos parajes del Yukón, ni a la intratable Alaska de la novela de Jon Krakauer, el sólido tren Canadian serpentea entre las Rocosas canadienses en su divagar ferroviario de Toronto a Vancouver. El recorrido deslumbra y agota: tres días sobre raíles (1.900 euros con litera, 330 sin ella) sazonado (a veces) con generosos retrasos de unas horas. Provincias de Ontario, Manitoba, Saskatchewan y parada en Jasper, el corazón de las Rookies, un parque de atracciones para amantes de la naturaleza en estado puro: lagos glaciales, ciervos blancos y densos bosques verdes donde no se descarta un impensable encuentro con un grizzli, el oso más grande del planeta. Todo es posible en el Parque Nacional de Jasper. El trayecto final hacia el oeste, a través de la Columbia Británica, reporta el enésimo paisaje sobrecogedor.

http://es.viarail.ca

07 Escocia en círculo

The Royal Scotsman ofrece hasta seis posibles itinerarios por Escocia. Trenes de lujo con los que recorrer las Highlands, de Edimburgo a Elgin, Dundee, Tain… Kilómetros de verde y lagos en vagones exclusivos. Comidas, excursiones y barra libre incluidas en el precio. Esta compañía, parte del Orient Express, ofrece además un viaje de una semana por todo el Reino Unido. Precios altos: de 3000 euros por dos noches a 10.000 por el tour de siete días.

www.royalscotsman.com

08 Un tren entre glaciares

Rojo sobre blanco. El Glacier Express recorre el corazón de los Alpes suizos, de Zermatt hasta St. Moritz, con la puntualidad característica de los trenes helvéticos. De cómodo interior y restaurante a bordo, este tren panorámico atraviesa 291 puentes, 91 túneles y una altitud máxima de 2033 metros en el paso de Oberalp, durante las siete horas y media de recorrido. Por sus amplias cristaleras desfilan panorámicas de la región de Graubünden y paisajes glaciares al atravesar el soleado Valais suizo. El programa especial de tres días (incluye estancias en St. Moritz y Zermatt antes y después del trayecto) oscila entre los 380 euros de enero a marzo y los 337 de abril a octubre (hotel de tres estrellas, con desayuno).

www.glacierexpress.ch

09 Europa de lujo

El Venice Simplon de Orient – Express es una pieza de arte que cubre diversos trayectos por Europa. Londres – Venecia o París – Budapest – Bucarest – Estambul son algunos de sus recorridos más atractivos. Trenes de lujo con aire de vieja Europa, cubertería fina y Dom Pérignon. Los precios, como el champán francés…

www.orient-express.com

10 España: clásicos y novedades

El Transcantábrico (www.transcantabrico.feve.es) es una apuesta segura. Sale de León o de Donosti y termina trayecto en Santiago, y viceversa. En medio, paradas en Bilbao, Llanes, Oviedo, Ribadesella, Santillana del Mar, Santander… Suites amplias, cuatro impresionantes coches salón, bar, pista de baile y excursiones programadas. Los precios van desde 3.500 hasta 6.000 euros por una suite privilege.

El Expreso de la Robla apenas se acaba de inaugurar. Ofrece tres itinerarios: el que le da el nombre hace Bilbao- León, el Itinerario Taller del Románico va de León a Cervera de Pisuerga y, finalmente, el Itinerario Xacobeo, que va de Gijón a Santiago. Todos regresan al punto de partida. En medio, excursiones guiadas, charlas, talleres, cenas en Paradores, restaurantes bien puestos… Tres itinerarios muy completos a precios que rondan los 700 euros por persona.

www.elexpresodelarobla.com