Tratado de Anexión de Gulistan y El Kanato de Karabaj


El kanato de Karabaj fue un kanato semi-independiente ubicado en los territorios de la actual Azerbaiyán y Armenia que vio la luz alrededor de 1750 bajo la soberanía persa. Este kanato sobrevivió hasta 1806, cuando el Imperio Ruso obtuvo el control del mismo al arrebatárselo a Persia.

La anexión rusa de Karabaj no se formalizó hasta el tratado de Gulistan, en 1813, cuando, como resultado de la guerra ruso-persa (1804-1813), el soberano de Persia, Fat’h Ali Shah Qajar, cedió oficialmente Karabaj al zar Alejandro I de Rusia.

 

Finalmente el kanato sería fue abolido en 1822, después de algunos años de tolerancia de Rusia hacia sus gobernantes musulmanes, pasando a formar una provincia de Rusia con una administración militar.