Sima de San Pedro de los Griegos, Oliete, Teruel


Situada en la sierra de los Arcos, del Sistema Ibérico, y en las inmediaciones de Oliete, Teruel, la sima de San Pedro de los Griegos fue antaño considerada por los habitantes de la región un lugar inquietante y maléfico.

Recientes estudios han mostrado que se trata de un verdadero paraíso de la naturaleza, en una región caracterizada por la aridez y las temperaturas extremas en verano y en invierno. La cavidad constituye un refugio de biodiversidad sin precedentes en Europa.

La cavidad tiene unas dimensiones notables, con un volumen de unos 560.000 metros cúbicos. La espectacular boca, de unos 70 m de diámetro, permite la iluminación de toda la sima a pesar de sus 100 metros de profundidad. Una laguna alimentada por aguas subterráneas ocupa gran parte del fondo. Sus aguas son extremadamente ricas en materia orgánica, procedente en buena parte de los excrementos de aves y murciélagos, lo que explica la gran proliferación de plancton.

«El origen de los Amantes de Teruel es un códice mandado escribir a finales del s.XV por la familia Marcilla»


ABC.es

  • El historiador Fernando López Rajadel sospecha que las momias halladas en 1553 son en realidad madre e hijo

    abc Mausoleo de los Amantes de Teruel

    abc | Mausoleo de los Amantes de Teruel

Juan Martínez de Marcilla no cayó muerto porque Isabel de Segura se hubiera casado en su larga ausencia y se negara a darle un beso. Tampoco la joven cayó desplomada sobre el cadáver del caballero cuando en su funeral le mostró finalmente su amor. Así al menos lo cree el historiador Fernando López Rajadel, quien asegura que la historia de los Amantes de Teruel forma parte de un códice muy mutilado que conserva la Biblioteca de Cataluña, el manuscrito 353, que mandó escribir la familia Marcilla a finales del siglo XV para ensalzar su linaje. Se trata, según el experto, de un relato de ficción y no de una narración histórica.

«La leyenda de los Amantes de Teruel, con su amor romántico, y la de la Enterrada Viva de Alfambra, sobre un adulterio, son leyendas complementarias que formaban parte del manuscrito que hoy se conserva en Barcelona», afirma López Rajadel.

Las tres hojas originales del códice con el relato de los amantes se perdieron. Sin embargo, el notario, secretario y archivero del Concejo de la ciudad de Teruel Yagüe de Salas pudo copiarlas a principios del s. XVII.

«Yagüe de Salas había publicado en 1616 un libro muy pesado para el gusto de ahora llamado “Epopeya trágica”, que fue prologado por Cervantes y Lope de Vega, en el que recogió la historia de los amantes», explica el investigador turolense. El cronista oficial de Aragón Vicencio Blasco de Lanuza puso en duda que el relato hubiera existido realmente y Yagüe de Salas, ofendido, buscó en los archivos de Teruel. Allí encontró el famoso libro de linaje de la familia Marcilla, que ya estaba bastante deteriorado y al que se le habían desprendido varias hojas, entre ellas las de la historia de los amantes que copió.

Los Marcilla, que fueron señores de Escriche, al quedar sin descendencia habían legado sus bienes a la institución de la Santa Limosna fundada por Francés de Aranda, cuya administración tutelaba el concejo de Teruel. De ahí que Yagüe encontrara el manuscrito en los archivos.

Al escrito original se le habían añadido, sin embargo, notas adicionales como una fecha, la que sitúa los hechos en 1217, que Yagüe copió fielmente como el resto del documento. «Todas las fechas aparecen en el libro en números romanos, menos ésa», cuenta López Rajadel.

¿Madre e hijo?

El historiador especializado en la Edad Media turolense sospecha que fue el procurador de la Santa Limosna quien añadió esta fecha. Juan Pérez Arnal, un rico burgués que había comprado la casa de los Marcilla, era además el dueño de la capilla de la iglesia de San Pedro donde en 1553, siendo su hijo juez de Teruel, se descubrieron las famosas momias. No fue casualidad el hallazgo, considera López Rajadel. «Suena todo a un montaje de esta familia».

A su juicio, las momias seguramente sean de antepasados de los dueños de la capilla que fueron allí enterrados y cuyos cuerpos, con el clima seco y frío de Teruel, se momificaron. «Si en Teruel hubiera voluntad de aclarar las cosas, se sabría con certeza», se lamenta el historiador.

Los resultados de las pruebas con carbono 14 dados a conocer en 2004 probaron que los restos que reposan en los sarcófagos labrados por Juan de Ávalos corresponden a un hombre y una mujer que murieron a principios del s. XIV. Sin embargo, si se encargara un análisis más detallado López Rajadel está convencido de que «se descubriría que esa señora fue madre y que, por tanto, no fue Isabel de Segura».

El pormenorizado escrito de Yagüe de Salas sobre la exhumación de los cuerpos ya describe a la mujer «con caderas anchas» propias de haber tenido hijos, apunta. «Por los datos históricos y la documentación que se conoce», el historiador turolense sospecha que las momias corresponden en realidad «a una madre y un hijo».

Conrado Guardiola, autor de «La verdad actual sobre los Amantes de Teruel», ve posible la historicidad del relato. «Guardiola, que es profesor de Literatura y con el que tengo una relación cordial, está convencido de que hay una cita en la obra del s. XV “Triste deleytaçión” que se refiere a los amantes de Teruel», comenta Fernando López. Este experto añade, no obstante, que Vicenta Blay Manzanera, de la Universidad de Valencia, «ve claro que no es una alusión».

López Rajadel, que expuso su argumentación en el libro «Amor falso, amor verdadero» editado por Trafford en 2010, está a punto de publicar de la mano del Instituto de Estudios Turolenses una reconstrucción del manuscrito de la Biblioteca de Cataluña. El investigador, que ha comparado el «papel de letra antigua» con el resto del códice, confirma que «sí pertenece» al manuscrito. «El origen queda claro con esta publicación que saldrá antes de final de año», asegura.

«Interesante debate histórico abierto»

La Fundación de los Amantes de Teruel señala, por su parte, que «la tradición en torno a los Amantes parece remontar su origen al siglo XIII, en plena Edad Media». Esta referencia cronológica «ha sido generalmente defendida y aceptada por la historiografía más tradicional», aunque admite que «es un dato que todavía hoy continúa sin confirmar», y que ha dado lugar a «un interesante debate histórico que permanece abierto en la actualidad».

En cualquier caso, subraya la institución que mantiene y difunde la tradición, «el paso de los años ha convertido a los Amantes de Teruel en parte de la historia de la ciudad» de tal modo que «son uno de los elementos distintivos que la hacen reconocible y símbolo de identidad entre sus habitantes».

«Generación tras generación, ha sido conservada a través de los siglos hasta llegar hasta nuestros días, siendo considerada una de las tradiciones más importantes y antiguas de la ciudad», subraya.

Los Amantes de Teruel

Los últimos hallazgos paleontológicos abren las XXX Jornadas de Paleontología en Teruel


web

  • Unos 150 paleontólogos se han dado cita en Teruel donde se celebrarán las XXX Jornadas de Paleontología. Los últimos hallazgos paleontológicos españoles abrirán este encuentro organizado por la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis inaugurado por Dolores Serrat quien ha destacado la labor divulgativa de Dinópolis.
Los últimos hallazgos paleontológicos han centrado la jornada de apertura

Los últimos hallazgos paleontológicos han centrado la jornada de apertura

Teruel.- Casi 150 asistentes se darán cita en la XXX edición de las Jornadas de Paleontología organizadas por la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis (FCPTD) y que este jueves ha inaugurado la presidenta de la FCPTD y consejera de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Dolores Serrat, acompañada del alcalde de la ciudad, Manuel Blasco y de la presidenta de la Diputación Provincial de Teruel, Carmen Pobo.

Durante la primera jornada ha tenido lugar el debate “Iconografía de los dinosaurios” que ha contado como ponentes con José Luis Sanz, catedrático de paleontología de la Universidad Autónoma de Madrid y Francisco Javier Millán, periodista, escritor y redactor de Diario de Teruel, moderados por el artista Pascual Bérniz. Durante éste, ambos han conversado sobre las diferentes maneras de plasmar la imagen de los dinosaurios a lo largo del tiempo.

Las comunicaciones científicas han continuado sobre temas tan variados como la aplicación de la morfometría geométrica al estudio de las icnitas de terópodos, la diversidad de dinosaurios titanosaurios en el Cretácico Superior de la Península Ibérica, el ámbar de España como fuente de información paleoecológica, entre otros.

Asimismo, se celebrará un homenaje al científico recientemente fallecido Adolf Seilacher, por sus aportaciones a la biomorfodinámica (estudio del cambio de forma en la evolución) y también tendrá lugar, como cierre, la Asamblea General de la Sociedad Española de Paleontología y la cena de confraternización.

Momentos antes de la inauguración, Dolores Serrat ha destacado la importante labor que realiza al Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis “todos los días del año”. Serrat ha resaltado el trabajo de investigación y conservación de los hallazgos que se realizan desde la fundación así como “la labor divulgativa que llevan a cabo”, ya que, según ha proseguido, es muy importante conocer el pasado “para avanzar en el futuro”.

Por otro lado, la presidenta de la Sociedad Española de Paleontología, Ana Márquez, ha comentado que “en el mundo de la paleontología, Dinópolis es todo un referente, un emblema”. Por ese motivo, se ha mostrado muy satisfecha por celebrar la trigésima edición de las jornadas en la ciudad de Teruel, las que ha calificado como de auténtico éxito por la cantidad de participantes que asistirán.

Ana Márquez ha subrayado que la paleontología “goza de buena salud”, que cada vez se avanza más en el conocimiento del pasado y que, a pesar de los recortes, los investigadores son muy vocacionales, “son gente muy apasionada, y si es necesario, pone su propio dinero para poder trabajar”.

Expolio

Sobre los expolios que han sufrido algunos yacimientos paleontológicos en la provincia de Teruel, Ana Márquez ha recordado que el robo de fósiles y restos paleontológicos “está totalmente prohibido”. “Cualquiera que encuentre restos debe depositarlos en un museo o en cualquier otra institución científica, ya que se trata de patrimonio natural, y es de todos”, ha subrayado Márquez, quien ha apuntado que en Europa esta práctica esta prohibida, mientras que en Marruecos, “sí se pueden vender estos restos”.

“Evitamos dar mucha información sobre dónde se ubican los yacimientos para evitar este tipo de prácticas”, ha matizado Márquez.

En este aspecto, Dolores Serrat ha comentado que se están haciendo importantes esfuerzos para evitar el expolio de yacimientos paleontológicos porque es una forma de defender el patrimonio. “La gente tiene que ser consciente de que este patrimonio natural también tiene mucho valor y hay que cuidarlo”, ha afirmado Serrat

Programa

Este viernes 17 de octubre, la jornada estará protagonizada por el debate “Extinciones”, a cargo de Laia Alegret, profesora de la Universidad de Zaragoza y Asier Hilario, director científico del Geoparque de la Costa Vasca, moderados por Mariano Moles, director del Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón. Esta tercera jornada concluirá con la celebración de una sesión especial con motivo del trigésimo aniversario de las Jornadas de Paleontología.

En total se presentarán 78 comunicaciones científicas acerca de diversas investigaciones y cuestiones de actualidad paleontológica. Al mismo tiempo, los asistentes también han tenido la oportunidad de comprobar la riqueza paleontológica de la provincia de Teruel, a través de las salidas de campo programadas, como ha sido el caso de la visita este miércoles pasado a los afloramientos de mamíferos miocenos de Concud, o gracias a la visita prevista para este sábado 18 de octubre, en la que se visitarán yacimientos de dinosaurios de Galve, Ababuj y El Castellar. Una salida de campo que estará guiada por los paleontólogos de la FCPTD Rafael Royo-Torres y Alberto Cobos, quienes explicarán los ecosistemas con dinosaurios del tránsito Jurásico-Cretácico turolense.

Además, los participantes de estas jornadas, tendrán la posibilidad de visitar las instalaciones del parque paleontológico de Dinópolis-Teruel durante todo este fin de semana.

Hallan en Teruel una huella de dinosaurio única en el mundo


ABC.es

  • Tiene 145 millones de años de antigüedad y las pisadas miden más de medio metro de longitud
Hallan en Teruel una huella de dinosaurio única en el mundo

FRANCISCO GASCÓ
Infografía de un dinosaurio carnívoro megalosáurido alimentándose del saurópodo Turiasaurus riodevensis

La provincia de Teruel ha vuelto a dar una sorpresa en el mundo de los dinosuarios. Un grupo de científicos de la Fundación Dinópolis (Teruel) y de la Universidad estadounidense de Colorado Denver han identificado un tipo de huella único en el mundo.

Se trata de un grupo de huellas fosilizadas que se encontraron en el yacimiento turolense de El Castellar y que, tras ser analizadas meticulosamente, han sido identificadas con el nombre de Iberosauripus grandis (pie del lagarto ibérico grande).

Según ha informado el Gobierno aragonés, estas huellas tridáctilas «poseen características únicas en comparación con otras producidas por grandes terópodos en cualquier parte del mundo».

Estas huellas miden más de medio metro de longitud y quedaron fosilizadas tras pisar sobre terrenos húmedos unos ejemplares de mega-dinosaurios carnívoros.

Los resultados del estudio ha sido publicado por la revista científica «Paleogeography, Palaeclimatology, Palaeocology», en la que también se habla de otro hallazgo que se ha producido en Teruel, en este caso un gran diente de dinosaurio, el cuarto de estas características que ha aparecido hasta la fecha en España, junto a los encontrados años atrás en los yacimientos de Riodeva y Galve (Teruel) y de Alpuente (Valencia).

Este nuevo diente ha sido encontrado en Formiche Alto (Teruel) y correspondía a un ejemplar de dinosaurio terópodo megalosáurido, unos animales que llegaban a medir 12 metros de longitud y que poseían dientes de hasta 10 centímetros de corona.

Cuando Teruel era un paraíso tropical para los dinosaurios


El Mundo

  • PALEONTOLOGÍA | El hábitat del nuevo dinosaurio hallado en el yacimiento aragonés

Hubo un tiempo en que Teruel tenía salida a mar. En realidad, la esa zona era un delta en la desembocadura de un río tropical, bastante más grande que el del actual Ebro. La región estaba bañada por el Mar de Tetis -que luego se convertiría en el Mediterráneo-. Ya existían plantas con flores. Era un hábitat ideal para palmeras, helechos y otros vegetales en abundancia que alimentaban a una gran variedad de herbívoros.

Entre sus cenagales, habitaban dinosaurios que, desde ese Teruel tropical, en teoría podían caminar hasta lo que es hoy Norteámerica. El nuevo dinosaurio presentado ayer y bautizado como Europelta Carbonensis marca el punto en que empezó a ser más difícil ese recorrido euroamericano. Este reptil acorazado,de hace más de 110 millones de años, es el primero que se diferencia de sus parientes hallados en el norte de Estados Unidos.

“Encontrar un nuevo dinosaurio es una gran noticia”, explica Luis Alalá, director de la Fundación Dinópolís-Teruel, que halló e investigó hasta cuatro ejemplares del nuevo dinosaurio. “Éste nos permite saber el momento en que su grupo, los nodosáuridos, se separaron por motivo del aislamiento que hubo entre las Tierras Ibéricas y el continente norteamericano, de modo que evolucionaron de manera distinta”.

Cráneo, pelvis y cola presentan diferencias respecto a sus parientes. “Podemos ver como el ilion, el pubis y el isquion están fusionados”, apunta Luis Mampel, paleontólogo de la Fundación Dinópolis-Teruel. “Algo muy curioso es que recuperamos la cola de uno de los ejemplares. No tenemos presencia de una maza caudal para defenderse”, a diferencia de sus primos los anquilosáuridos.

Estos animales se alimentaban fundamentalmente de plantas. El equipo ya anticipa novedades en cuanto a descubrimientos. Porque allá donde hay abundancia de herbívoros, aparece un depredador. Los científicos van a la búsqueda de un carnívoro gigantesco que debió de habitar la zona”.

Descubren los restos fósiles de una nutria terrestre de hace 9 millones de años


El Mundo

Vista lateral de la hemimandíbula derecha. | EM

Vista lateral de la hemimandíbula derecha. | EM

El yacimiento mioceno de La Roma 2 (con una antigüedad de unos 9 millones de años), situado en el término municipal de Alfambra (Teruel), se está excavando e investigando por un equipo de paleontólogos de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis y del Museo Nacional de Ciencias Naturales-CSIC desde el año 2005. Dichas excavaciones han proporcionado desde su inicio un sinfín de nuevos hallazgos, entre ellos una nueva especie de équido, Hipparion laromae, o el hallazgo de miles de coprolitos (excrementos fósiles) de hienas que contenían restos de polen con los que se ha podido inferir la vegetación que existía entonces en la zona.

Sin embargo, La Roma 2 sigue proporcionando sorpresas increíbles: durante las campañas de 2010 y 2011 se recuperó más de un centenar de huesos fósiles de un carnívoro desconocido hasta entonces, que ha resultado ser una nutria terrestre a la que el equipo de paleontólogos, liderado por el especialista en carnívoros Manuel Salesa, ha bautizado como Teruelictis riparius.

Entre los restos recuperados se encuentran el cráneo, la mandíbula, varios huesos de las patas e incluso el báculo (el hueso que poseen en el pene muchos grupos de mamíferos y que ha permitido saber que los restos corresponden a un macho). Pero lo más extraordinario de todo es que Teruelictis, a pesar de ser una nutria, no poseía ninguna adaptación para desplazarse por el agua y su esqueleto es más parecido al de otros mustélidos como las martas, que al de las nutrias actuales.

Por ello los paleontólogos infieren que Teruelictis viviría cerca de la orilla, alimentándose de crustáceos, insectos, etc., pero que carecería de las capacidades buceadoras de sus primas, las nutrias actuales.

El trabajo aparece publicado en el número de octubre de la prestigiosa revista inglesa Zoological Journal of the Linnean Society y lo firman Manuel Salesa, Mauricio Antón, Gema Siliceo, María Dolores Pesquero, Jorge Morales y Luis Alcalá.

El material más representativo de esta nueva nutria se expondrá temporalmente en la vitrina denominada “Museo Aragonés de Paleontología” de Dinópolis, creada a principios de esta temporada para mostrar los resultados más recientes e impactantes de las investigaciones realizadas con los fósiles aragoneses.

Dinópolis, el escaparate científico del Jurásico


El Mundo

Aunar la ciencia, la cultura y el ocio. Este ha sido el ambicioso objetivo con el que hace ahora 10 años se creó en Teruel el Territorio Dinópolis, un parque temático que ha aprovechado el potencial paleontológico de la provincia para arrastrar desde entonces a más de un millón y medio de visitantes hasta las mayores instalaciones de Europa dedicadas al mundo del Jurásico.

En esta década, Dinópolis se ha convertido en un importante motor económico para la ciudad y ha cobijado a la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel, en la que trabajan nueve paleontólogos, bajo la dirección de Luis Alcalá, y un restaurador. Para ello cuentan con más de 500 metros cuadrados de laboratorios, en donde también se realizan talleres de formación en restauración de fósiles.

El equipo ha descubierto, en 2003, el ‘Turiasaurio riodevensis’, el dinosaurio más grande de Europa, que llegó a pesar unas 40 toneladas y medir más de 30 metros de longitud. En septiembre presentaron los restos fosilizados de otro dinosaurio de grandes dimensiones, cuya especie aún está por determinar.

En los 3.000 metros cuadrados del Museo no sólo se pueden ver los fósiles originales de este ejemplar, sino que hay recreaciones de grandes ejemplares de saurios encontrados en otro lugares, así como de otros muchos seres vivos primitivos, desde los estromatolitos (bacterias) que se consideran los microorganismos más antiguos, hasta mamuts y osos cavernarios.

Diferentes enclaves

Con el tiempo, además, Dinópolis se fue desgajando en nuevos enclaves, repartidos por la provincia: en lugares donde se han encontrados piezas especialmente valiosas se han abierto pequeños museos que forman parte del Territorio. En Galvez, por ejemplo, se pueden ver rastros de huellas de dinosarios (icnitas) y en Rubielos de Mora hay interesantes piezas de ámbar con insectos de hace 100 millones de años.

Y en el mismo parque, el museo se completa con atracciones que acercan, especialmente a los niños, al misterioso mundo del pasado del planeta y de la especie humana. La última que se ha añadido, este año, con motivo del especial aniversario es un simulador en cuatro dimensiones, que introduce a los espectadores en el Jurásico durante un breve viaje en el tiempo.

Cientos de turolenses se acercaron esta semana hasta su emblemática Plaza del Torico para celebrar el aniversario de Dinópolis con sus gestores. “Estamos muy contentos del apoyo de toda la ciudad a este proyecto”, destacaba su gerente, Higinia Navarro.

El ‘Tiranosaurio rex’ de Teruel


El Mundo

PALEONTOLOGÍA | Vivió hace 145 millones de años

 

  • Descubierto el diente de un gran dinosaurio carnívoro en el yacimiento turolense
  • El animal medía nueve metros de largo y pesaba unas seis toneladas
  • El hallazgo confirma la riqueza paleontológica de la provincia aragonesa

De momento, sólo es un diente, pero basta para hacerse una idea de lo impresionante que debía ser la criatura. Teniendo en cuenta las espectaculares dimensiones del fósil, se calcula que el animal medía unos nueve metros de largo y pesaba unas seis toneladas. En su época, hace aproximadamente 145 millones de años, debía ser un depredador casi tan temible como el mítico Tiranosaurio rex.

El diente de este gran dinosaurio carnívoro se acaba de encontrar en Teruel, la provincia española que en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los yacimientos paleontológicos más importantes del mundo.

Hace tres años, la revista Science publicó el descubrimiento en la misma zona del ‘Turiasaurus riodevensis’, un descomunal herbívoro que se considera el dinosaurio más grande hallado en Europa. Ahora, los investigadores de la Fundación Dinópolis han logrado encontrar la primera prueba de que en el mismo territorio, este gigantesco saurópodo padecía los ataques de un terrorífico depredador carnívoro con una afiladísima dentadura.

«Desde que encontramos al dinosaurio más grande de Europa en Teruel, nuestro siguiente reto era encontrar un gran carnívoro. Al fin y al cabo, si los herbívoros eran tan inmensos, parecía lógico que sus depredadores también lo fueran», explica a elmundo.es Luis Alcalá, el director de la investigación.

«Con el descubrimiento de este diente, hemos dado el primer paso crucial, pero ahora el desafío será encontrar todo el esqueleto», recalca el científico.

Excavaciones futuras

La búsqueda de más restos de este gran carnívoro será, por lo tanto, una de las prioridades de Alcalá y su equipo de paleontólogos cuando reinicien la campaña de excavaciones en mayo. El diente, que mide nueve centímetros de alto, es el más grande que se ha hallado en España, y en el resto de Europa sólo es superado por otro fósil similar de 11 centímetros hallado en Portugal.

De momento, es imposible deducir a partir de este resto dental si el ejemplar pertenecía a una nueva especie, aunque los investigadores sí tienen claro que era un miembro del grupo de los llamados carnosaurios. Todos los detalles del descubrimiento serán publicados próximamente por una revista especializada de referencia.

La aparición de este impactante fósil de un gran carnívoro vuelve a poner de manifiesto la riqueza paleontológica de Teruel, una zona que cada vez está adquiriendo más relevancia en el escenario científico internacional.

«Somos un grupo pequeño, pero estamos estableciendo contactos con los grupos de investigación más relevantes del mundo, y no cabe duda de que ya hemos recorrido un trecho inimaginable para un equipo de reciente creación, y más aún desde una ciudad sin tradición científica como Teruel», asegura Alcalá.

Las mayores sorpresas paleontológicas de esta tierra aragonesa probablemente aún están por llegar, ya que en los últimos años los investigadores han recopilado miles de huesos que de momento aún están en sus cajones, pendientes de clasificación.

«Ahora mismo la colección que tenemos es tan grande que da para toda una generación de científicos, y ya estamos atesorando novedades para los investigadores del futuro. Éste es el sueño que hemos alcanzado: la creación de un nucleo científico dedicado a los dinosaurios en Teruel que tendrá continuidad», concluye Alcalá.

Parque Jurásico, en versión española

Las investigaciones de los paleontólogos que trabajan en los yacimientos de Teruel se financian fundamentalmente gracias a los beneficios que se obtienen de Dinópolis, el espectacular parque temático que se ha construido en las afueras de la ciudad.

En este recinto, todas las atracciones están concebidas para que los niños (y sus padres) no sólo disfruten de emociones fuertes -como el encuentro con un Tiranosaurio rex a tamaño real, películas jurásicas en tres dimensiones y viajes virtuales en el tiempo a la época en la que estos animales dominaban la Tierra-, sino también para intentar despertar en ellos la chispa de la curiosidad científica.

Desde su inauguración en 2001, Dinópolis ha sido visitado por 1.300.000 personas, una cifra que demuestra claramente que al menos en este terreno, Teruel no sólo existe, sino que se ha convertido en una referencia.

España tendrá el único telescopio europeo destinado a investigar la energía oscura


EFE – El Mundo

ESTARÁ EN LA SIERRA TUROLENSE DE JAVALAMBRE

Un telescopio de 2,5 metros de diámetro que se ubicará en el Pico del Buitre en la sierra de Javalambre (Teruel) será el único de Europa construido específicamente para investigar la energía oscura, que constituye el 70% del Universo.

La existencia de la energía oscura es uno de los problemas científicos más importantes de todos los campos. De hecho, la prestigiosa revista ‘Science’ colocó recientemente el enigma de la energía oscura como el asunto número 1 entre los 125 más interesantes que tiene por resolver la ciencia actual.

La puesta en marcha de este proyecto científico de alto nivel correrá a cargo de una fundación creada por el Gobierno aragonés y que se acaba de presentar, el Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón, que será dirigido por Mariano Moles, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) del Instituto Astrofísico de Andalucía en Granada.

El telescopio, ha explicado Moles, trazará una cartografía celeste visible desde el Hemisferio norte y cuyo campo de visión permite aumentar 36 veces el tamaño de la luna llena, un mapa que generará el Javalambre Astronomic Survey a partir “de la extraordinaria cantidad de datos” de las observaciones.

Las mediciones que se realicen ofrecerán una información diaria de 500 a 1.000 gigas que serán transmitidas por radiofrecuencia a una línea de fibra óptica para transportarlas a un centro de datos ubicado en la ciudad de Teruel con capacidad para manejar 1,5 millones de gigas de información.

La elección del Pico del Buitre, situado a algo menos de 2.000 metros sobre el nivel del mar, es la calidad del aire, por su transparencia, y la oscuridad del cielo en este punto, “uno de los de menor contaminación lumínica de Europa”, ha añadido.

Además, por el número de días despejados, la transparencia del cielo y la ausencia de vapor y polvo, “es ideal para la observación”, según Moles, que lo ha comparado con un pico de la isla de Hawaii a más de 4.200 metros sobre el nivel del mar. Consideró que este proyecto es “único” tanto por el diseño específico del telescopio, la técnica de observación y su campo de visión para el estudio de la energía oscura, como por las condiciones del lugar elegido.

La Fundación Centro de Estudios de Física del Cosmos de Aragón está presidida por el consejero de Presidencia del Gobierno de Aragón, Javier Velasco, quien ha señalado que se cuenta con 12 millones de euros para la puesta en marcha del telescopio y centro de tratamiento de datos. Unos recursos financieros procedentes del Fondo de Inversiones de Teruel incluido en el Plan de Actuación específico para Teruel promovido por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde la fundación se llevará adelante el proyecto científico que convertirá a Teruel en “punto de referencia mundial en el estudio del cosmos”.