Un estudio sugiere que la primera escritura de textos bíblicos se produjo 600 años a.C.


ABC.es

  • Se basa en fragmentos encontrados en una fortaleza del desierto de Judea, y sugiere que de aquella época pudieron haberse escrito textos como el Libro de Josué, Jueces, Samuel o Reyes

 

 Fragmentos conocidos como ostraca encontrados en la fortaleza de la Edad de Hierro de Arad, al sur de Israel - EFE

Fragmentos conocidos como ostraca encontrados en la fortaleza de la Edad de Hierro de Arad, al sur de Israel – EFE

El análisis de inscripciones de fragmentos excavados en una fortaleza del desierto de Judea arrojan luz sobre el alto nivel de alfabetización seis siglos antes de nuestra era y la posibilidad de que algunos textos bíblicos fueran escritos incluso antes de la caída de Jerusalén en el 586 a.C.

Así lo apunta un estudio elaborado por un equipo interdisciplinar de la Universidad de Tel Aviv y que publica hoy la revista científica «PNAS», que analizó los fragmentos de cerámica con inscripciones encontrados en la fortaleza de la antigua ciudad cananea de Arad, en el desierto del Neguev, en el sur de Israel.

Los investigadores y expertos en textos bíblicos se preguntan desde hace décadas cuál fue la extensión de la Biblia hebrea elaborada antes de la caída del reino de Judá -y con él de Jerusalén- en manos del monarca babilonio Nabocodonosor II en el 586 a.C.

«Muchos estudios aseguran que en el período del Primer Templo (de Salomón, destruido por esa dinastía babilonia) había un nivel muy bajo de alfabetización, por lo que no hubo razón para transcribir textos bíblicos», explica Arie Shaus, doctor de la Universidad de Tel Aviv y uno de los principales autores de la investigación.

Sin embargo, a fin de contrastar esas teorías, el equipo analizó las inscripciones aparecidas en los fragmentos de cerámica conocidos en el argot arqueológico como ostracón, que habían sido hallados previamente en la fortaleza de Arad por la propia Universidad, en excavaciones que comenzaron en los años 60 del siglo pasado.

Dicha fortaleza, de pequeñas dimensiones, con apenas 2.000 metros cuadrados, y que según lo expertos albergaba en la antigüedad entre 20 y 40 soldados, estaba situada en los confines del reino de Judá con el reino de Edom, más al sur.

Los investigadores la datan unos 600 años a.C., un turbulento período que precedió al Primer Exilio de los judíos en la entonces Babilonia. «Se trata de un período muy cercano a la destrucción del Templo de Jerusalén», subrayó el investigador.

Allí, en la fortaleza, se hallaron un centenar de estos fragmentos, probablemente escritos por escribas profesionales. Sus inscripciones reflejan normas y directrices cotidianas de la fortaleza como «tráeme aceite, harina o marcha para tal sitio», explica Shaus.

El equipo elaboró un modelo basado en algoritmos que analizó 16 inscripciones y permitió deducir con un alto nivel de probabilidad que pertenecían a 18 textos diferentes, escritos al menos por seis autores. Pero los escritos mostraban también instrucciones más sofisticadas para el movimiento de tropas y el registro de gastos de avituallamiento, lo que según los autores refleja que existía en ese período un alto nivel de escritura en toda la cadena de mando -desde los comandantes hasta los administradores del regimiento- y señalan la existencia de profesionales de la escritura.

«Si analizas los textos con detenimiento llegas a la conclusión de que todo el aparato del Ejército era ilustrado y podemos presumir que en el reino había un sistema educativo que permitió no sólo a los sacerdotes y escribas, sino a muchas otras personas poder leer y escribir», subraya Shaus.

La existencia de un elevado nivel de alfabetización unos 600 años a.C. llevó a los autores a preguntarse si este hecho se puede relacionar con una posible primera versión escrita del Pentateuco e incluso de otros libros tempraneros de la Biblia.

«Tenemos razones para creer que esta habilidad implicó la existencia de textos bíblicos puesto que hubo un público que podía apreciar estos escritos», argumenta.

Y sin adentrarse demasiado en el terreno de los expertos en la Biblia, concluye que por aquella época pudieron haberse escrito textos como el Libro de Josué, Jueces, Samuel o Reyes, algunas de las composiciones bíblicas que configuraron la piedra angular de la teología de este reino israelita.

 

Las Cuevas de Hércules y la Mesa del rey Salomón


ABC.es

  • Dicen que el sabio monarca grabó el nombre secreto de Dios en un mítico objeto del Templo de Jerusalén y aún hay quien lo busca en tierras españolas. He aquí su leyenda
Salomon-mesa-Cerezo-Moreno--644x500

Imagen cedida por juan eslava galán «El rey Salomón y su mesa», óleo de Cerezo Moreno

Don Rodrigo debía saber el trágico destino que le aguardaba con la entrada de los musulmanes en la Península y no sólo por las consecuencias que hubiera podido intuir de sus relaciones con La Cava legendaria. Otra de las leyendas que le atañen cuenta que nada más llegar al trono osó entrar en las Cuevas de Hércules desafiando la inscripción disuasoria de su formidable puerta que venía a decir «Rey, abrirás estas puertas para tu mal», según narra el escritor José María Merino en su obra «Leyendas españolas de todos los tiempos: Una memoria soñada» (Siruela).

En una enorme cueva en Toledo se cuenta que Hércules guardó sus tesoros y cerró su boca con un torreón o palacio que aseguró con una gigantesca cerradura. Hasta la llegada al trono de Rodrigo, cada rey había ordenado colocar una cerradura más en la puerta, convirtiéndose el acto en un rito más de la coronación. Se dice que el último rey godo rompió 27 cerrojos antes de abrir las puertas junto a sus hombres.

En el interior del torreón, Rodrigo encontró un arca que guardaba un lienzo muy fino cuidadosamente plegado, según el relato de Merino. Al extenderlo, contempló la escena de una batalla entre «guerreros a caballo, vestidos con los ropajes propios de los pueblos que vivían al sur, en la otra orilla del mar» y figuras con sayales que parecían huir, mientras al pie de una fortaleza yacían muchos guerreros cristianos muertos. En el centro, abatidos y rotos, se representaban «las banderas del ejército de Rodrigo, el blasón de su escudo de armas y la bandera y el blasón del propio reino de España», señala el escritor antes de añadir que al ver aquella representación tan elocuente, «Rodrigo ordenó a todos retirarse, sin que nadie dijese una sola palabra».

El relato del historiador árabe Ahmed al Razi (s.IX-X) fue el primero en dar cuenta de la decisión de Don Rodrigo de entrar en el palacio construido por Hércules. Según Al Razi, conocido como el moro Rasis, la casa guardaba los secretos de un antiguo rey griego dominador de Al Andalus. Allí encontró «una arca de plata e con piedras preciosas» con dibujos de árabes y un escrito que decía: «Cuando sea abierta esta casa y se entre en ella, gentes cuya figura y aspecto sea como los que aquí están representados invadirán este país, se apoderarán de él y lo vencerán».

En esta casa o cueva de Hércules, otros relatos sitúan la legendaria Mesa del Rey Salomón donde el sucesor del rey David habría plasmado todo su conocimiento del universo y la formulación del nombre verdadero de Dios que no puede ser pronunciado ni escrito, el Shem Shemaforash, la llave de la sabiduría y el poder. La mesa de oro que el tercer rey de Israel ordenó colocar en el Templo de Jerusalén, según el I Libro de los Reyes (7,48), fue descrita posteriormente por algunos autores andalusíes como una pieza (mesa o espejo) tallada en una única esmeralda con 365 patas como días del año.

De Jerusalén a Roma y Toledo

Tras la destrucción del Templo en el 70 d.C., los romanos se habrían llevado la Mesa de Salomón a Roma. Así lo contó Flavio Josefo: «Entre la gran cantidad de despojos, los más notables eran los del Templo de Jerusalén: la mesa de oro, que pesaba varios talentos, y el candelabro de oro». De la exhibición de Tito con los tesoros da fe un relieve en el arco triunfal que erigió Roma a su general victorioso.

arco-tito--478x270

wikimedia Relieve del arco de Tito que representa la entrada triunfal en Roma con los tesoros del Templo de Jerusalén

Los godos se hicieron hecho con el tesoro del Templo de Jerusalén tras el saqueo de Roma en el 410 d.C. El historiador Procopio lo menciona expresamente entre las riquezas depositadas en Tolosa, la capital del reino entonces. Un siglo después, éste acabaría siendo trasladado a Toledo ante el avance de los francos, tras pasar por Carcassone, Rávena y Barcelona. Otras leyendas hacen llegar la mesa a la capital del reino visigodo desde el norte de África a través de reyes míticos que habrían participado en campañas contra Jerusalén.

Ningún autor cristiano de la época, como Isidoro de Sevilla, menciona sin embargo la mesa ni su presencia en Toledo, según señaló el escritor y catedrático Jon Juaristi en una conferencia sobre «La leyenda de la Mesa del Rey Salomón» en 2006. «El tesoro sagrado de los godos, entre el que se encontraría la mesa, no se tocaba, ni siquiera se veía en aquel tiempo porque se creía que en él residía la fuerza de la tribu. Eso justificaría que no se haga ninguna mención», considera el historiador Juan Eslava Galán. El hecho es que la primera noticia que se tiene de la Mesa de Salomón en la Península aparece en las narraciones árabes de la toma de Toledo por Tariq, aunque otras leyendas sitúan el hallazgo en Complutum (Alcalá de Henares).

«La Mesa estaba hecha de oro puro, incrustado de perlas, rubíes y esmeraldas, de tal suerte que no se había visto otra semejante», escribió el historiador Al Maqqari, que coincidía con el cronista Aben Al Hakam: «Tenía tanto oro y aljófar como jamás se vio nada igual».

Existe la creencia de que Tariq habría llevado la Mesa de Salomón a Medinaceli, probablemente por el topónimo. La localidad fue llamada Medina Talmeida (Ciudad de la Mesa) y Madinat Salim (ciudad fundada por Salim ibn Waramad), que sería una deformación de Madinat Shelim, Ciudad de Salomón.

Tras desembarcar en la Península, Musa reclamó a Tariq la famosa Mesa de Salomón junto al resto del tesoro real godo. Se cuenta que Musa le humilló y maltrató para conseguirla y éste, antes de cedérsela, le arrancó una pata y la hizo sustituir por una falsa. Ambos fueron llamados a Damasco por el califa Suleimán y dicen que cuando Musa le entregó la mesa presentándose como el conquistador de España, Tariq mostró la pieza que faltaba desautorizándole.

En este punto se pierde la pista de la Mesa de Salomón. Unos dicen que fue desmontada por orden del califa en Damasco, otros que acabó en Roma, otros que fue despiezada y sus gemas adornan la Kabba de la Meca…

Otros sostienen, sin embargo, que no llegó a salir de España y aún lo sitúan en Toledo y en Jaén, donde se cree que pudo extraviarse de camino a los puertos andaluces.

El investigador toledano y escritor toledano, José Ignacio Carmona, cree que los tesoros visigodos fueron ocultados ante la llegada del invasor musulmán, como se constata con el tesoro de Guarrazar, en la localidad de Guadamur .«Obviamente, si las coronas aparecen en Guarrazar, no es disparatado pensar, por proximidad, en su complejo gemelo, Melque, para ocultar el tesoro de Salomón», manifestaba a ABC el autor del libro «Santa María de Melque y el tesoro de Salomón». Ambos lugares están unidos por un antiguo camino secundario romano, la vieja Alpuébriga.

La lápida templaria de Arjona

Otra vía de investigación conduce a la provincia de Jaén, donde en 1924 un labriego encontró en Torredonjimeno otro tesoro visigodo del que solo se conservan hoy unas pocas piezas menores, y donde fue hallada en 1956 una lápida templaria que, según el cabalista Álvaro Rendón, reproduce los símbolos grabados en la Mesa de Salomón. La lápida de mármol, que actualmente se encuentra en el Ayuntamiento de Arjona, se encontró en una extraña cripta de estilo bizantino que se había hecho construir el barón de Velasco en la localidad jienense. «Es un libro mudo, una especie de mandala para que quien sepa interpretarlo lo descifre», señala el historiador Juan Eslava Galán, coautor junto a Rendón de «La lápida templaria descifrada» (2008).

Lapida-templaria-de-Arjona--478x270

imagen cedida por juan eslava galán Lápida templaria de Arjona, supuesta reproducción de la Mesa de Salomón

El barón de Velasco era miembro de la sociedad secreta de los «Doce Apóstoles», cuya existencia fue descubierta casualmente por el joven funcionario Joaquín Morales en 1937 durante el inventario de los tesoros artítiscos de la catedral de Jaén. El objetivo de esta sociedad a la que habrían pertenecido destacadas personalidades de finales del siglo XIX y principios del XX habría sido la búsqueda de la Mesa del Rey Salomón, que se creía oculta en Jaén. «Los miembros de esta logia pseudo-masónica no la buscan por su valor material, sino por ser un tesoro iniciático al tener el sello salomónico», apunta Eslava Galán. La cripta del barón de Velasco, añade, «fue construida para albergar una reproducción de la Mesa de Salomón».

Para Juaristi, sin embargo, la Mesa del Rey Salomón «es un símbolo de España» y lo fue siempre desde la conquista. De ahí el interés de Musa por arrebatársela a Tariq.


En busca de las cuevas de Hércules

Hallan una moneda acuñada hace dos mil años en el Templo de Jerusalén


EFE – ADN

La moneda, de medio siclo, fue descubierta por un voluntario de 14 años que participaba en la revisión de toneladas de escombros extraídos del Monte del Templo

Arqueólogos israelíes y voluntarios han hallado una desconocida moneda de medio siclo, acuñada hace dos mil años en el Templo de Jerusalén, entre unos escombros extraídos de la ciudad intramuros hace una década.

La moneda, que data del 66 o 67 de la era común, fue descubierta por un voluntario de 14 años que participaba en la revisión de cientos de toneladas de escombros extraídos del Monte del Templo o Explanada de las Mezquitas, según el diario Haaretz.

Acuñada durante la Gran Revuelta contra los romanos, en una de sus caras la moneda tiene grabada una rama con tres granadas y la leyenda Jerusalén sagrada. Del otro lado cuantifica su valor en medio siclo.

El siclo, o shékel en hebreo, es el nombre que también recibe la moneda en curso del moderno Estado de Israel.

Según el equipo de arqueólogos que dirigen Gabriel Barkay y Yitzhak Zweig, el hallazgo muestra indicios de un incendio, y creen que probablemente se trate del que acabó con el Segundo Templo de Jerusalén en el año 70.

Flores en el vertedero

Los arqueólogos han hallado unas 3.500 monedas de distintos períodos en el proyecto de rescate que realizan desde hace cuatro años con los restos extraídos de la zona donde se hallaba el Templo de Jerusalén, hoy sede de las mezquitas de Al-Aksa y de la Cúpula de la Roca.

A finales de la década pasada el Wakf Islámico, organismo encargado de los lugares sagrados musulmanes, remodeló la zona para acondicionar una nueva sala de rezos en el lugar conocido como los Establos del Rey Salomón. La obra se realizó sin el acompañamiento de los arqueólogos, y los escombros trasladados a un vertedero.

De allí los recogieron un grupo de expertos israelíes, que desde entonces, y con la ayuda de más 40.000 voluntarios adolescentes, se dedican a buscar entre ellos restos históricos.