Un mapa de la NASA muestra cómo se dispararán las temperaturas en la Tierra


ABC.es

  • El mapa, creado con 11 terabytes de información registrados por la agencia estadounidense, revela que grandes zonas del planeta superarán los 45 grados centígrados en 2100
nasa Los zona en rojo intenso son las que superarán los 42 grados de temperatura

NASA | Los zona en rojo intenso son las que superarán los 42 grados de temperatura

En las redes sociales se pueden leer cientos de predicciones sobre cómo será la Tierra en unos años, pero la que aporta la agencia estadounidense puede ser la más cercana a la realidad. Una realidad preocupante.

De acuerdo al mapa que ha difundido la NASA, en 2100 las temperaturas habrán aumentado drásticamente en todo el mundo. En algunas zonas como India o América Latina se llegará a un promedio 45 grados centígrados. Ciudades como Madrid, Nueva York, Los Ángeles y Mumbai llegarían a esta temperatura.

Según ha informado la NASA,«para 2100, el cambio climático global modificará las grandes comunidades vegetales que cubren prácticamente la mitad de la superficie terrestre e impulsará la conversión de casi 40% de los ecosistemas de la Tierra».

Además, los investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y del Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, concluyeron que para entonces «se alterará el equilibrio ecológico entre las especies de animales en peligro de extinción, lo cual marcará una tendencia a reducir la biodiversidad y a afectar negativamente a la Tierra».

Predicciones como esta, realizadas en 2013 por la NASA, sobre las previsiones climáticas en Estados Unidos están siendo utilizadas actualmente para prevenir riesgos en ríos, ciudades y cultivos. El Doctor Ramakrishna Nemani, científico del proyecto «NASA Earth Exchange», ha destacado la importancia de los datos aportados: «Esta base de datos es fundamental para la investigación del clima, con un gran rango de aplicaciones.»

El observatorio Herschel ‘cierra los ojos’ tras tres años de exploraciones


El Mundo

Recreación artística del observatorio Herschel. | ESA

Recreación artística del observatorio Herschel. | ESA

La Agencia Espacial Europea (ESA) ha informado del agotamiento del suministro de refrigerante de helio líquido en su observatorio espacial Herschel, que pone fin a tres años de “observaciones pioneras” del Universo.

En un comunicado, la ESA explicó que el refrigerante de helio líquido era “esencial para enfriar los instrumentos a cerca del cero absoluto” en este ingenio espacial, que ha permitido unas observaciones “altamente sensibles” del Universo desde su lanzamiento el 14 de mayo de 2009.

La reserva de 2.300 litros de helio de Herschel ha ido evaporándose lentamente hasta su agotamiento, se ha revelado en una sesión diaria de comunicación entre la nave espacial y la base, en Australia Occidental, al registrar una “clara subida de las temperaturas” en todos los instrumentos del observatorio.

El director de Exploración Científica y Robótica de la ESA, Álvaro Giménez Cañete, expresó en el comunicado que Herschel “ha sobrepasado las espectativas, proveyendo un increíble tesoro oculto de información que mantendrá a los astrónomos ocupados en los próximos años”.

Desde su lanzamiento, el aparato espacial ha llevado a cabo cerca de 35.000 observaciones y reunido más de 25.000 horas de información científica, contribuyendo además al enriquecimiento del conjunto de datos de esta Agencia en su Centro Europeo de Astronomía Espacial, en Madrid.

Gracias a los datos recogidos, la ESA espera realizar “incluso más descubrimientos” a partir de ahora con las informaciones obtenidas durante los tres años que ha durado la misión del observatorio.

Göran Pilbratt, científico de este proyecto, anunció que Herschel les ha ofrecido “un nuevo punto de vista del desconocido Universo, señalando un proceso previamente inadvertido del nacimiento de las estrellas y la formación de las galaxias”.

Pilbratt también explicó que el observatorio espacial les ha permitido “seguir la pista del agua a través del Universo, desde nubes moleculares a estrellas recién nacidas”.

El responsable de este programa de la ESA, Thomas Passvogel, por su parte, subrayó el “excelente trabajo de la industria europea, las instituciones y el mundo académico en el desarrollo, la construcción y el funcionamiento del observatorio y sus instrumentos”.

Herschel ha permitido captar, entre otras, imágenes “impresionantes de las intrincadas redes de filamentos de polvo y gas” dentro de la Vía Láctea y ha ayudado a “ilustrar la historia de la formación de las estrellas”, según reconoció la ESA.