Confirmado: Encelado tiene un océano subterráneo global


ABC.es

  • La sonda Cassini ha aportado nuevos datos que muestran que existe una gran masa líquida bajo la capa de hielo del satélite de Saturno
encelado-oceano-subterraneo--644x362

NASA/JPL | Ilustración que muestra la estructura interna de Encelado. El tirón gravitarorio de Saturno deforma su superficie

Ahora es seguro del todo. Encelado, la enigmática luna de Sarurno, cuenta con un océano subterráneo global, es decir, que ocupa todo el planeta y que permanece oculto bajo una gruesa capa de hielo. Los datos definitivos proceden de la sonda Cassini, de la NASA, que lleva años estudiando a fondo el sistema de satélites de Saturno y que ha hecho ya varias «visitas» a Encelado.

Hace ya tiempo que los investigadores se dieron cuenta de que Encelado, a medida que giraba alrededor del gigantesco planeta anillado, mostraba un extraño abultamiento. Una «deformidad» que sólo podía explicarse con la existencia de una masa líquida y en movimiento bajo la superficie. Una masa capaz de «abombar» el satélite debido a la enorme fuerza gravitatoria de Saturno.

El hallazgo confirma que los géiseres detectados en varios puntos de Encelado, formados por vapor de agua, partículas de hielo y moléculas orgánicas sencillas, proceden, sin duda alguna, de fracturas en la superficie helada cerca del polo sur, que permiten escapar a una pequeña parte del agua que se almacena debajo. La investigación acaba de publicarse en la revista Icarus.

El análisis de datos anteriores de la Cassini ya sugerían la presencia de una gran cantidad de agua líquida bajo la corteza helada de Encelado, aunque al principio se suponía que el mar subterráneo solo ocupaba una porción del satélite y alrededor de su polo sur.

Gravedad para detectar el océano

Sin embargo, los datos gravitatorios obtenidos durante las numerosas «pasadas» de la Cassini por Encelado sugerían que ese mar podría ser mucho mayor, incluso todo un enorme océano subterráneo y global. Los nuevos resultados confirman que, efectivamente, es así.

«Era un problema que necesitaba de años de observación y cálculos en diversas disciplinas -explica Peter Thomas, investigador de la misión Cassini y primer firmante del artículo-, pero ahora sabemos que estábamos en lo cierto».

Durante más de siete años, los científicos han analizado miles de imágenes de Encelado procedentes de las cámaras de la Cassini. Y sobre ellas han calculado detalladamente la posición exacta de muchas de sus características geográficas, la mayoría de ellas cráteres de impacto de meteoritos. Con esos datos, lograron medir con extraordinaria precisión cómo variaba la posición de esos cráteres durante la órbita de Encelado alrededor de Saturno.

Así es como se dieron cuenta de que, a medida que la luna completa su órbita, su superficie muestra un ligero, aunque detectable, abultamiento. Además de ligeros movimientos del planeta entero hacia delante y hacia atrás, causados por los movimientos de la enorme masa de agua subterránea durante su periplo orbital.

Mareas gravitatorias

Encelado cuenta, pues, con un núcleo y una corteza sólidas, pero entre ambas existe una enorme masa de agua liquida que envuelve por completo al satélite.

El mecanismo que ha permitido a este gran océano global mantenerse líquido es aún un misterio. Thomas y sus colegas sugieren varias ideas para llevar a cabo nuevos estudios sobre la cuestión, como por ejemplo que las propias mareas gravitatorias de Saturno sean capaces de generar mucho más calor del que se creía.

«Es un gran paso hacia la comprensión de este mundo, y demuestra la clase de descubrimientos inesperados que podemos hacer con misiones de larga dirección a otros planetas», asegura por su parte Carolin Porco, coautora de la investigación.

Desvelar la historia y los secretos de Encelado es, en efecto, uno de los mayores logros de la misión Cassini, que lleva estudiando el sistema de Saturno desde 2004 y que volverá a acercarse a Encelado el próximo 28 de octubre, día en que pasará a solo 49 kilómetros de su superficie.

Hallan en una luna de Saturno la primera actividad hidrotermal fuera de la Tierra


La Razon

image_content_2774606_20150312071041

Imagen de la luna Encélado captada por la NASA AP

Encélado, una de las 60 lunas de Saturno, presenta actividad hidrotermal, la primera que se descubre fuera de la Tierra, según un grupo de investigadores que han formulado su teoría analizando pequeños trozos de roca expulsados al espacio por sus géiseres.

Este descubrimiento añade la «atractiva» posibilidad de que Encélado, donde hay también una importante actividad geológica, «pueda contener entornos adecuados para organismos vivos», según un artículo que aparece hoy en la publicación científica británica Nature.

Debajo de la superficie helada de Encélado ya se suponía que hay profundos océanos, pero el nuevo estudio detectó agentes químicos en uno de los anillos de Saturno, los cuales indican que en su fondo marino se produce una actividad hidrotérmica de alta temperatura.

Esos químicos fueron detectados por la sonda Cassini, un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA), la estadounidense Nasa y la Agencia Espacial italia, que desde hace una década navega entre las lunas de Saturno

Encélado tiene una superficie parecida a una bola blanca de billar agrietada y encontrar granos helados ricos en sal y sodio que emiten esas grietas apuntan a que proceden de un reservorio de agua líquida que está o ha estado en contacto con roca.

«Es emocionante que podamos usar esos pequeños granos de roca lanzados al espacio por géiseres para que nos revelen las condiciones en y bajo el lecho oceánico de una pequeña luna helada», señaló Sean Hsu, del Laboratorio para la física espacial y atmosférica de Colorado (EE.UU).

El equipo de investigadores descubrió otros indicios sobre las condiciones que existen bajo la superficie de esa luna al detectar partículas nanométricas ricas en silicona (sílice) en el anillo E de Saturno, que fueron lanzadas por Encélado.

El tamaño y la composición de esas partículas sugieren, según los científicos, que «han sido producidas por reacciones a altas temperaturas (superiores a los 90 grados celsius) en el lecho marino.

Junto a Hsu, director del estudio, trabajó Frank Postberg de la Universidad Heidelberg de Alemania y un equipo de la Universidad de Tokio para realizar una serie de experimentos que validaran la teoría de que esas pequeñas partículas de sílice se formaron debido a la actividad hidrotermal, tal y como sucede en la tierra.

El pequeñísimo tamaño de las partículas de sílice indica, además, que pudieron viajar hacia arriba «con relativa rapidez» desde su origen hidrotermal hasta las bocas de los géiseres.

Titán, una luna de Saturno envuelta en hidrocarburos


El Pais

  • Un equipo científico desvela la presencia de compuestos orgánicos PAH en la alta atmósfera del mayor satélite del planeta de los anillos

Lagos de metano líquido en la superficie de Titán captados por la sonda ‘Cassini’ en órbita de Saturno. / NASA/JPL/USGS

Titán, el mayor satélite de Saturno, es el cuerpo celeste más lejano en el que se ha posado un artefacto enviado desde la Tierra. Se trata de una luna que merece especial interés por parte de los científicos dado que tiene una atmósfera compleja y lagos de hidrocarburos líquidos en su superficie, características que recuerdan a la Tierra primitiva. Ahora, los datos tomados allí por la sonda automática Cassini, en órbita del planeta de los anillos, ha permitido a un equipo científico desvelar el origen de la neblina que envuelve la superficie de Titán: procede del gas presente en las altas capas de su atmósfera, compuesto por hidrocarburos aromáticos policíclicos (PAH).

“Hace décadas se propuso que la capa de neblina de la baja atmósfera [de Titán] se generaba a partir de moléculas orgánicas complejas y, en 2007, se sugirió que estas moléculas podrían formarse en la atmósfera superior, varios cientos de kilómetros sobre su lugar de origen”, explica el investigador principal de la investigación que confirma ahora ambas hipótesis, Manuel López-Puertas, del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA), del CSIC.

Sujeta a la sonda Cassini, de la NASA, viajó desde la Tierra el módulo Huygens, de la Agencia Europea del Espacio (ESA), que protagonizó, el 14 de enero de 2005, una de las grandes hazañas de la exploración espacial al descender con éxito hasta el suelo de Titán, tomando datos durante la caída y una vez en el suelo. Ninguna sonda artificial ha llegado a la superficie de un cuerpo tan lejano. En Titán, casi tan grande como Marte y con una temperatura en la superficie de 179 grados bajo cero, hay lagos de etano y metano que forman nubes y que, ocasionalmente provocan lluvias. “En muchos aspectos, es uno de los mundos más parecidos a la Tierra que se ha encontrado hasta ahora”, explica la NASA. “Con su densa atmósfera y su química orgánica, Titán parece una versión congelada de la Tierra hace unos miles de millones de años, antes de que los organismos vivos empezasen a bombear oxígeno a la atmósfera”.

Esa luna está envuelta por la neblina anaranjada que ha dificultado siempre la observación de su superficie. Pero el trabajo de observación de la misión Cassini-Huygens ha proporcionado una perspectiva nueva.

Los PAH de Titán están presentes entre, al menos, los 900 kilómetros y los 1.250 kilómetros sobre la superficie, explican ahora los investigadores. “Estos compuestos absorben los fotones ultravioleta del Sol, que son muy energéticos, rápidamente redistribuyen esta energía a nivel interno que finalmente vuelve a ser emitida en el infrarrojo cercano, lo que produce una fuerte emisión con una concentración de partículas relativamente baja”, explica López-Puerta. El gas se descubrió, precisamente, a través de su manifestación en infrarrojo, añaden los investigadores en un comunicado del CSIC.

Los resultados de la investigación, en la que participan científicos de España, Italia y Estados Unidos) se publican hoy en la revista The Astrophysical Journal.

El ‘comecocos’ de una luna de Saturno


El Mundo

Los ‘comecocos’ de las lunas de Saturno (el último hallado ha sido Tethys). | NASA

‘Comecocos, la secuela’, así podría llamarse el nuevo descubrimiento de la sonda Cassini de la NASA. La nave ha captado una imagen muy similar al icono del famoso videojuego, que se hizo celebre en los años 80, en su análisis de Tethys, una de las lunas de Saturno.

Es una secuela, puesto que no es la primera vez que sucede. En 2010, identificaron una imagen similar en Mimas, otra luna de Saturno.

Este curioso ‘comecocos’ espacial ha sido obtenido gracias a los datos térmicos que ha arrojado el espectómetro infrarrojo de Cassini, en el que las zonas más cálidas forman la boca de esta curiosa silueta.

“Encontrar el segundo Comecocos en el sistema de Saturno, nos indica que los procesos que crean estas formas están mucho más extendidos de lo que pensábamos”, ha dicho Carly Howett, el autor líder del estudio publicado en la revista online ‘Icarus’. “El sistema de Saturno – e incluso el sistema de Júpiter – podría llegar a ser una verdadera galería de estos personajes”.

Según los científicos, los ‘comecocos’ se forman por el bombardeo de electrones de alta energía en el lado de la luna que mira hacia Saturno a medida que lo orbita. El bombardeo convierte además la superficie esponjosa de la luna en un suelo de hielo liso. De esta manera, la superficie alterada no se calienta tan rápidamente con el Sol ni se enfría tan rápidamente por la noche como el resto de la superficie de la luna. De esta manera, sus datos termales se alteran formando los comecocos. El ‘comecocos’ de Tethys ha terminado de confirmar esta explicación.

Los científicos vieron el nuevo ‘comecocos’ en Tethys en los datos obtenidos el 14 de septiembre de 2011, cuando se observó que las temperaturas en la boca del mítico icono del videojuego eran ligeramente inferiores. La temperatura má bajas que se captó fue de unos -150 ºC aproximadamente.

Para la captación de esta forma, por tanto, son esenciales los estudios infrarrojos: “nos dan una cantidad tremenda de información sobre los procesos que forman los planetas y las lunas”, ha explicado Mike Flasar, el investigador principal de espectómetros en la NASA. “Un resultado como este pone de relieve la importancia de este tipo de observaciones”.

n este último estudio parece claro que en un futuro se observarán nuevos fenómenos sorprendentes como éste. Los científicos esperan noticias del próximo ‘comecocos’ espacial.

La sonda Cassini detecta ciclones de gran magnitud en los polos del planeta Saturno


EFE – El Mundo

EN UNA ZONA DE COMPLETA OSCURIDAD

actu081015sat.jpgWASHINGTON.- La sonda Cassini, un proyecto conjunto de la Agencia estadounidense del Espacio y la Aeronáutica () y la Agencia Espacial Europea (ESA), ha detectado gigantescos ciclones en los polos de Saturno, reveló hoy el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL).

Un comunicado del organismo científico de la agencia espacial estadounidense indicó que esas “monstruosas” tormentas tienen las mismas características de los huracanes o tifones en la Tierra.

Añadió que las nuevas imágenes transmitidas por la sonda revelan un gigantesco ciclón en el polo norte parecido al captado en el polo sur.

La tormenta del polo norte fue detectada mediante luz infrarroja debido a que esa región está bajo una total oscuridad invernal, invisible para las cámaras de luz visible.

Según JPL, el movimiento de rotación de esa tormenta es de unos 530 kilómetros por hora, una velocidad más de dos veces superior a la de los huracanes que azotan la región norte del continente americano o de los tifones en Asia.

¿Tifones sin oceános?

La existencia de esos tifones ha planteado un enorme interrogante a los científicos de JPL debido a que, en la Tierra, los huracanes y los tifones extraen su energía de las aguas oceánicas cálidas.

Sin embargo, en Saturno no existen esos mares que pudieran impulsar su desplazamiento polar y pese a eso, se trata de fenómenos asombrosamente similares, añadió.

Son ciclones muy gigantescos, centenares de veces más poderosos que huracanes enormes en la Tierra“, señaló Kevin Baines, cientifico de Cassini en JPL.

Los expertos del laboratorio especulan que la energía que impulsa a los ciclones de Saturno podría tener su origen en enormes tormentas eléctricas que ocurren en nubes probablemente compuestas de hidrosulfuro de amonio.

Descubren rastros de una antigua luna de Saturno en uno de sus anillos


Jueves 25/10/07 22:53 CET- El Mundo

SONDA CASSINI

1193324073_0MADRID .- Los anillos de Saturno están formados por infinidad de fragmentos de hielo y roca, algunos más pequeños que un grano de arena y otros del tamaño de una casa, pero los científicos aún no están de acuerdo sobre su procedencia.

Unos dicen que se formaron al mismo tiempo, y procedentes del mismo material, que dio origen al planeta. Otros aseguran que proceden de grandes lunas que, tras ser destruidas, dejaron orbitando sus restos alrededor de este gigante gaseoso. Los nuevos resultados de la sonda ‘Cassini’, de la NASA, apoyan esta última versión.

Al menos un antiguo satélite natural de Saturno , según publica en su última edición la revista ‘Nature’, ha contribuido a formar el más exterior de los siete anillos que adornan el planeta.

En realidad, la nave espacial no ha obtenido imágenes directas de estos fragmentos, sino de unas irregularidades ondulatorias –en otras palabras, unos agujeros en la estructura del anillo- que tienen forma de hélice y que serían, según los expertos, la estela dejada por los pedazos de luna rota a su paso por la órbita de Saturno. Estas rocas, a juzgar por la huella que dejan, tendrían un diámetro de unos 100 metros , tal y como predice la teoría de que proceden de una colisión y no comparten origen con Saturno.

«Probablemente hubo una gran luna , de al menos 32 kilómetros de diámetro o mayor, orbitando en aquel lugar», explica el astrónomo Miodrag Sremcevic, de la Universidad de Colorado en Boulder (EEUU).

«Esta luna tuvo el desafortunado destino de ser golpeada por un gran meteorito o cometa que la partió en pedazos. Y lo que vemos ahora son los cascotes de esa luna», señaló a la agencia Reuters este investigador, uno de los autores del estudio. La luna rota habría sido un cuerpo gaseoso, como el propio Saturno, de un tamaño y características similares a los de la actual Pan, el más interior de los más de 30 satélites que posee este planeta. La colisión que la destruyó se produjo, según los científicos, hace alrededor de 100 millones de años . Es decir, mucho después de que se formara Saturno , que tiene unos 5.000 millones de años de edad.

La Sonda Cassini capta una colorida imagen del planeta Saturno


Sabado 02/06/07 1:26 EFE- El Mundo

actualidad-saturno.jpgWASHINGTON .- El Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA ha emitido una espectacular fotografía del planeta Saturno donde destacan los colores azul eléctrico, turquesa y verde del planeta, cuya sombra eclipsa sus propios anillos.

El mosaico fue creado a partir de 25 imágenes tomadas por el espectrómetro infrarrojo de la sonda durante 13 horas el pasado 24 de febrero.

JPL indicó que en esos momentos la nave se encontraba a 1,58 millones de kilómetros y a 34,6 grados sobre el plano de los anillos de Saturno en una posición que le permitió captar la noche y el día del planeta.

La imagen permite ver nubes probablemente de hidrosulfuro de amonio y la pronunciada diferencia en el brillo entre los hemisferios sur y norte del planeta.

Según JPL, esto se debe a una mayor abundancia de partículas finas en el hemisferio norte que en el sur.

Las partículas de hielo en los anillos se reflejan en color azul en tanto que la atmósfera de metano es negra debido a que ese gas absorbe la luz.

El color rojo de la fotografía muestra la radiación termal de la atmósfera del planeta.

La misión de Cassini es un proyecto conjunto de la estadounidense Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial de Italia.