El misterioso hexágono de Saturno, visto como nunca


ABC.es

  • Nuevas imágenes de la sonda Cassini pueden ayudar a esclarecer los orígenes de esta estructura de 30.000 km de longitud, una de las más enigmáticas del Sistema Solar
El misterioso hexágono de Saturno, visto como nunca

NASA | El hexágono de Saturno, en la última y mejor imagen en color de la sonda Cassini

El gigantesco hexágono de Saturno es una de las estructuras más misteriosas del Sistema Solar. Situado en la atmósfera del polo norte del planeta, su origen todavía no ha sido esclarecido del todo. Lo que sí se sabe es que esta fortísima corriente de aire es gigantesca -30.000 km de longitud, en su centro caben cuatro Tierras- y responde a un patrón regular del círculos concéntricos, espirales y figuras serpenteantes. Además, es extraordinariamente longevo, ya que se conoce desde hace tres décadas. Ahora, la nave espacial Cassini de la NASA ha obtenido las imágenes en más alta resolución conseguidas hasta ahora de este raro fenómeno de seis lados.

Este es el primer vídeo del hexágono en utilizar filtros de color y que muestra una visión completa de la parte superior de Saturno a unos 70 grados de latitud. La imagen comprende aproximadamente 30.000 kilómetros de ancho. El hexágono es una corriente en chorro ondulante con los vientos de unos 300 kilómetros por hora, con una enorme tormenta que gira en el centro. No hay nada parecido en otro lugar del Sistema solar.

Siglos de duración

«El hexágono es solo una corriente de aire, y las características climáticas comparten similitudes con un sistema turbulento e inestable», explica Andrew Ingersoll, miembro del equipo de imágenes de Cassini en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena. «Normalmente, un huracán en la Tierra dura una semana, pero esto ha estado aquí durante décadas -y quién sabe- tal vez siglos».

Los patrones del clima en la Tierra se interrumpen cuando se encuentran con la fricción de las formas terrestres o de las capas de hielo. Los científicos sospechan que la estabilidad del hexágono tiene algo que ver con la falta de accidentes geográficos sólidos en Saturno, que esencialmente es una gigantesca bola de gas.

Estas estupendas imágenes del hexágono son posibles porque el Sol comenzó a iluminar su interior a finales de 2012. Cassini capturó imágenes del hexágono en un lapso de tiempo de diez horas con cámaras de alta resolución, dando a los científicos una buena oportunidad para observar el movimiento de las estructuras de nubes en su interior.

De esta forma, pudieron ver la tormenta y pequeños vórtices que giran en la dirección opuesta del hexágono. Algunos de los vórtices son arrastrados junto con la corriente de chorro como si estuvieran en una pista de carreras. El mayor de estos vórtices se extiende por alrededor de 3.500 kilómetros, aproximadamente el doble del tamaño del mayor huracán registrado en la Tierra.

Los científicos analizaron estas imágenes en falso color, un método de representación que hace que sea más fácil distinguir las diferencias entre los tipos de partículas en suspensión en la atmósfera -partículas relativamente pequeñas que forman la neblina- dentro y fuera del hexágono.

«En el interior del hexágono, hay menos grandes partículas de neblina y una concentración de pequeñas partículas, mientras que fuera del hexágono ocurre todo lo contrario», apunta Kunio Sayanagi , del equipo de imagen de Cassini en la Universidad de Hampton, Virginia. «La corriente en chorro hexagonal está actuando como una barrera, que se traduce en algo así como el agujero de ozono antártico de la Tierra».

Solsticio de verano en 2017

El agujero de ozono de la Antártida se forma dentro de una región delimitada por una corriente en chorro con similitudes con el hexágono. Las condiciones invernales permiten que los procesos químicos que destruyen el ozono se produzcan, y la corriente en chorro impide un reabastecimiento de ozono desde el exterior. En Saturno, las grandes partículas no pueden cruzar la corriente en chorro hexagonal desde el exterior, y las partículas de gran tamaño se crean cuando la luz del Sol brilla en la atmósfera. Solo recientemente, con el inicio de la primavera del hemisferio norte de Saturno en agosto de 2009, la luz solar comenzó a bañar el el hemisferio norte del planeta.

«A medida que nos acercamos solsticio de verano de Saturno en 2017, las condiciones de iluminación en su polo norte van a mejorar, y estamos emocionados de realizar un seguimiento de los cambios que se producen tanto dentro como fuera de los límites del hexágono», afirma Scott Edgington, subdirector científico del proyecto Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California

La Tierra, un punto azul diminuto tras los anillos de Saturno


El Mundo

  • Es la primera imagen en las que son visibles a la vez
Imagen tomada desde Saturno el pasado 19 de julio. |

Imagen tomada desde Saturno el pasado 19 de julio. | NASA/JPL/SSI

Visto desde Saturno, como hubiera dicho Carl Sagan, nuestro hogar planetario es un diminuto punto azul en el inmenso océano del Cosmos. Así lo demuestra la espectacular imagen tomada por la sonda espacial Cassini, la primera en la que se ve simultáneamente al planeta de los anillos y sus lunas, junto a la Tierra, Venus y Marte, son visibles a la vez.

La nueva panorámica del majestuoso sistema de Saturno se acaba de presentar en el Newseum, en Washington. El equipo técnico de la Cassini tuvo que procesar hasta 141 fotos de gran ángulo para crear esta imagen panorámica, que abarca 651.591 kilómetros.

“En esta magnífica imagen, Cassini nos ha dado un universo de maravillas , afirmó Carolyn Porco, directora del equipo de imagen de la nave en el Instituto de Ciencia Espacial en Boulder, Colorado. “Y lo hizo en un día en el que personas de todo el mundo, simultáneamente, aplaudían por la profunda alegría de estar vivos en un pálido punto azul”.

Esta imagen es fruto de la campaña “Salude a Saturno“, que consistía en hacer una foto a la Tierra desde Saturno el pasado 19 de julio. Entonces, la NASA instó al público a buscar el planeta de los anillos en el firmamento para saludarle en el momento de la foto.

Otros puntos de interés que señala el mosaico obtenido es que la Tierra es un punto azul en el lado inferior derecho de Saturno y Venus es otro punto brillante, pero en la parte superior izquierda. Marte también aparece, como un punto rojo claro, sobre Venus. Las siete lunas de Saturno son visibles, incluso Encélado, que aparece en el lado izquierdo. Acercándose más a la imagen se puede ver a la Luna y la chorro de humo gélido que emana de su polo sur.

Cassini no toma muchas imágenes de la Tierra debido a que el Sol está demasiado cerca de nuestro planeta, lo que provoca que los detectores sensibles de la nave se obstruyan. El equipo de Cassini estaba esperando el momento en que el Sol se colocara detrás de Saturno. Esa oportunidad llegó el 19 de julio, y es la imagen que se ha difundido ahora.

La década prodigiosa del telescopio espacial ‘Spitzer’


El Mundo

Montaje de los diferentes hallazgos del 'Spitzer'. | NASA

Montaje de los diferentes hallazgos del ‘Spitzer’. | NASA

El telescopio de la NASA ‘Spitzer’ cumple su primera década en órbita, en los que ha realizado exploraciones pioneras de cometas, asteroides, estrellas, planetas y galaxias. La histórica misión debe su nombre al fallecido astrónomo Lyman Spitzer (1914-1997), considerado el padre de los telescopios espaciales.

Hace 10 años, un cohete ‘Delta II’ lanzó al espacio este telescopio desde Cabo Cañaveral, en Florida y desde entonces ha logrado numerosos descubrimientos, como el de unas esferas de carbono con forma de pelotas del fútbol en el espacio, las llamadas ‘buckyballs’, y la exploración del cometa ‘Tempel 1’, cuya composición se parecía más a la que pueden tener cuerpos de fuera de nuestro sistema solar.

Gracias a este telescopio fue posible ver el anillo más grande de Saturno, formado por una banda tenue de hielo y partículas de polvo. Esta composición era muy difícil de detectar con luz visible, pero los sistemas de infrarrojos de Spitzer fueron capaces de recoger su resplandor.

Sin embargo, donde el Spitzer ha logrado los avances más relevantes es fuera de nuestro Sistema Solar, ofreciendo, por ejemplo, un censo completo de la formación de estrellas en las nubes cercanas y mejorado el mapa de la estructura espiral del brazo de la Vía Láctea.

Igualmente, el Spitzer fue el primer telescopio en detectar la luz de un planeta de fuera de nuestro Sistema Solar. “Siempre supe que Spitzer iba a funcionar, pero no tenía ni idea de que sería tan productivo, interesante y de larga vida como lo ha sido”, afirma el científico del proyecto Spitzer Michael Werner, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en California.

En 2009, Spitzer se quedó sin el refrigerante necesario para enfriar sus instrumentos de mayor longitud de onda, por lo que entró en la llamada fase caliente de la misión.

Todavía queda camino por recorrer para el Spitzer, que comenzará a partir de octubre la observación de un pequeño asteroide cercano a la Tierra para determinar su tamaño y características, un estudio cuyo objetivo es servir de utilidad en la futura misión de la NASA para capturar y acercar un asteroide a la Tierra.

Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA en Washington concluye que “la mayoría de nuestra gran flota Observatorio aún está en el espacio, cada uno con su perspectiva única en el cosmos. Los hallazgos derivados de tener telescopios espaciales que abarcan todas las longitudes de onda de la luz han dado lugar a espectaculares descubrimientos realizados por los astrónomos de todo el mundo usando el Spitzer y el resto de Grandes Observatorios”.

El vórtice polar de Venus se mueve de forma impredecible


El Mundo

  • Los vórtices atmosféricos son flujos turbulentos que rotan en espiral
  • Esta especie de ciclón se mueve a velocidades de hasta 55 km/h
  • Investigadores de la UPV/EHU lideran este estudio en ‘Nature Geosciencie’
El estudio se realizó con datos de la sonda 'Venus Express'.| CSIC

El estudio se realizó con datos de la sonda ‘Venus Express’.| CSIC

La misión espacial Venus Express de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha estudiado el comportamiento del vórtice del polo sur de Venus y ha observado que se mueve de forma impredecible en torno al polo sur geográfico a velocidades de hasta 55 kilómetros por hora.

Los vórtices atmosféricos son flujos turbulentos que rotan en espiral, algo así como una especie de ciclón persistente. Son frecuentes en las regiones polares de los planetas del Sistema Solar de rotación rápida, como la Tierra, Júpiter y Saturno, pero también pueden producirse en cuerpos de rotación lenta, como es el caso de Venus.

El estudio, publicado en ‘Nature Geoscience’, está liderado por investigadores del grupo de Ciencias Planetarias de la Escuela de Ingenieros de Bilbao, de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU). El trabajo se ha incluido en la página web de dicha publicación y el próximo mes de abril aparecerá en la edición en papel, según ha informado la facultad de Ingeniería. En la investigación también han participado un investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía (CSIC) así como el Observatorio Astronómico de Lisboa, el Observatorio de París y el Instituto de Astrofísica Espacial y Física Cósmica de Roma.

Datos de la ‘Venus Express’

La investigación se centra en el vórtice ubicado en el Polo Sur de Venus, una especie de ciclón persistente y a gran escala que constituye uno de los grandes enigmas del astro más parecido a la Tierra del Sistema Solar

A diferencia de otros fenómenos similares, como los vórtices polares de la Tierra o el conocido como hexágono de Saturno, el trabajo de los investigadores vascos ha demostrado que el de Venus es mucho más variable e impredecible de lo que se creía.

Para llevar a cabo este estudio, el grupo de Ciencias Planetarias ha utilizado el instrumento más sofisticado instalado en la nave espacial ‘Venus Express’, VIRTIS-M: una cámara espectral que obtiene imágenes en diferentes niveles de la atmósfera venusiana. Los investigadores estudiaron de manera simultánea el vórtice a dos alturas diferentes, a 42 y a 63 km de la superficie del polo sur de Venus.

“En cada uno de los planetas que presentan atmósfera los vórtices polares exhiben un comportamiento que obedece al régimen atmosférico existente. El caso de Venus es muy especial en el Sistema Solar, ya que el planeta tarda 243 días en girar sobre sí mismo mientras que su atmósfera lo hace unas 60 veces más rápido, dando origen a un régimen atmosférico llamado superrotación que sólo comparte con Titán, una de las lunas de Saturno”, explica el investigador del CSIC en el Instituto de Astrofísica de Andalucía Javier Peralta.

El estudio, titulado ‘Un vórtice caótico y longevo en el Polo Sur de Venus’, ha estado liderado por Itziar Garate, estudiante de doctorado de la UPV/EHU en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Bilbao, que trabaja en su tesis doctoral centrada precisamente en la dinámica atmosférica polar del segundo planeta del Sistema Solar.

El citado vórtice ha sido objeto de observaciones durante años, pero todavía no se ha podido explicar su variabilidad, ya que es capaz de alterar su forma en tan sólo un día o permanecer estable durante semanas.

El Grupo de Ciencias Planetarias de la UPV/EHU está dirigido por el catedrático Agustín Sánchez-Lavega y se centra en investigar el área de las atmósferas de los planetas del sistema solar. También coordinada la red de observaciones IOPW (International Outer Planets Watch-Observación Internacional de los Planetas Exteriores) y participa en el análisis de datos de otras misiones espaciales.

El impacto de la ‘súpertormenta’ que azotó Saturno


El Mundo

Las tormentas pueden dejar importantes secuelas en la Tierra… y en el espacio. Precisamente, la sonda internacional Cassini y dos telescopios en tierra han detectado los ‘restos’ de una supertormenta que azotó Saturno entre 2010 y 2011.

Los dos telescopios, el VLT del Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés), en Chile, y el Telescopio Infrarrojo de la NASA, ubicado en la cima del Mauna Kea en Hawái han captado un enorme vórtice oval, oculto en la luz visible.

Este persiste pese a que las estructuras nubosas que causaron estragos a lo largo de una amplia franja de la atmósfera de Saturno se produjeron desde diciembre de 2010 hasta bien entrado el 2011.

Pero los científicos, basándose en los perfiles de temperatura, viento y composición de la atmósfera de Saturno, han descubierto que esas espectaculares formaciones nubosas eran sólo la punta del iceberg.

Una gran parte de la actividad asociada con la tormenta se desarrolló a escondidas de las cámaras ópticas, y sus secuelas todavía permanecen activas a día de hoy.

Fenómeno extremadamente inusual

“Es la primera vez que vemos algo así en cualquier planeta del Sistema Solar, es un fenómeno extremadamente inusual“, explica Leigh Fletcher, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, y autor principal del artículo publicado en Icarus.

Cuando se desató la tormenta en la agitada cubierta nubosa de la troposfera de Saturno, las perturbaciones viajaron cientos de kilómetros aguas arriba,acumulando toda su energía en dos enormes ‘bolsas’ de aire caliente.

Se pensaba que estas bolsas se enfriarían en poco tiempo y se acabarían disipando, pero a finales de abril de 2011 – cuando ya habían dado una vuelta completa al planeta – los dos puntos calientes se fusionaron para generar un enorme vértice que durante algún tiempo llegó a ser más grande que la famosa Gran Mancha Roja de Júpiter.

La temperatura de este vórtice también era mucho mayor de lo esperado: el aire en su interior se encontraba unos 80°C más caliente que su entorno. Así mismo, en el interior del vórtice se detectaron fuertes picos en la concentración de ciertos gases, como el etileno o el acetileno.

La gran incógnita ahora es saber si la energía que provocó la súper tormenta se ha disipado completamente o si se producirán réplicas en un futuro cercano.

La extraña cruz gigante de Titán


ABC.es

  • La NASA descubre una enorme estructura que parece «cocerse» sobre la superficie de la luna de Saturno y dos nuevos mares secos
La extraña cruz gigante de Titán

La sonda Cassini de la NASA ha descubierto sobre la superficie de Titán, la misteriosa luna de Saturno, una gigantesca estructura casi circular que se asemeja a un pan de cruz y que, como si estuviera dentro de un horno, se infla de la misma forma. La nave también ha observado las costas de dos mares antiguos, ahora secos, que pudieron haber estado llenos de agua hace tan solo 50.000 años. Estos resultados han sido expuestos en un encuentro de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana que se celebra estos días en Reno, Nevada

Todo el mundo ha visto alguna vez cómo la cocción hace que la parte superior del pan se levante y se agriete. Los científicos piensan que algún proceso similar de calor puede estar ocurriendo en Titán. El pasado mayo, el radar de la Cassini obtuvo una imagen que mostraba un montículo con forma de bollo. Los investigadores ya habían visto algo similar en Venus, donde una región con forma de cúpula de unos 30 kilómetros cruza la cumbre de un gran volcán llamado Kunapipi Mons. Creen que la cruz de Titán, de unos 70 kilómetros de longitud, también es el resultado de fracturas causadas por levantamientos desde abajo, posiblemente resultado del ascenso de magma.

Los mares del sur

«El ‘pan de cruz caliente’ es un tipo de estructura que no habíamos visto antes en Titán, lo que demuestra que esta luna nos sigue sorprendiendo incluso después de ocho años de observaciones de la Cassini», afirma Rosaly Lopes, del equipo del radar de la sonda en en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA en Pasadena (California). El «pan» puede ser el resultado de lo que se conoce en la Tierra como un lacolito, una intrusión formada por magma que empuja de abajo a arriba. «Las montañas Henry de Utah son un ejemplo bien conocido de este fenómeno geológico».

Esta no ha sido la única sorpresa de las imágenes de la Cassini. Titán es el único lugar fuera de la Tierra que tiene líquido estable en su superficie, aunque son hidrocarburos en lugar de agua. Hasta ahora, los inmensos mares solo se habían visto en el hemisferio norte de Titán. Sin embargo, un nuevo análisis de imágenes de la sonda recopiladas desde 2008 hasta 2011 sugiere que el polo sur de este mundo también tuvo en el pasado un mar vasto y poco profundo. En concreto, los científicos creen haber encontrado dos mares secos o casi secos. Uno de ello mide 475 por 280 kilómetros y quizás tenga unos cientos de metros de profundidad. Pudieron haber estado cubiertos de agua hace menos de 50.000 años.

Un océano de agua líquida bajo la superficie de Titán


El Mundo

Titán (i) durante su órbita alrededor de Saturno. | NASA

Titán (i) durante su órbita alrededor de Saturno. | NASA

Los científicos ya sospechaban que Titán, la mayor luna de Saturno, albergaba agua líquida, aunque no habían podido demostrarlo hasta ahora. Lo han hecho gracias a los datos aportados por ‘Cassini’, la sonda de la NASA que en 2004 entró en la órbita de Saturno.

Según un estudio publicado esta semana en la revista ‘Science’, las deformaciones en el interior de la luna detectadas por el orbitador sugieren que Titán alberga un océano subterráneo de agua líquida.

Según señala la agencia espacial estadounidense, la búsqueda de agua es un objetivo importante en la exploración del Sistema Solar, y ahora acaban de encontrar otro lugar en el que es abundante.

Titán además, no es un objeto cualquiera en el Sistema Solar. Esta luna de Saturno guarda similitudes con la Tierra primitiva, por lo que su estudio proporciona valiosa información para averiguar cómo ha evolucionado nuestro planeta.

Titán tiene una densa atmósfera rica en metano y lagos de hidrocarburos. Los científicos ya sabían que tenía una capa externa de agua helada. Ahora han descubierto que también está presente en estado líquido.

Un viaje de siete años

Dedujeron la presencia del océano de agua líquida a partir de las mediciones del campo gravitatorio realizadas por la sonda ‘Cassini’ durante seis aproximaciones que realizó entre 2006 y 2011. La manera en la que se deforma el interior de Titán sugiere que se debe a la acción de un océano subterráneo.

El viaje de la nave espacial ‘Cassini-Huygens’, un exitoso proyecto conjunto de la NASA, la Agencia Espacial Europea (ESA) y la italiana (ASI), comenzó en 1997. Entró en la órbita de Saturno en 2004. Cuando se separó del orbitador ‘Cassini’, ‘Huygens’ penetró en la atmósfera de Titán. Se posó sobre su superficie en 2005.

La sonda ‘Cassini’ también ha encontrado agua en el polo sur de Encélado, una de las más de 60 lunas de Saturno. Los científicos detectaron géiseres que emiten vapor, partículas de hielo y componentes orgánicos. Este hallazgo también podría ser un indicio de que en esta luna es posible algún tipo de vida microbiana.

La luna Titán, ‘engarzada’ en los anillos de Saturno


El Mundo

Imagen de Titán y Saturno captada por Cassini. | ESA
La luna Titán parece estar engarzada como una piedra preciosa en los anillos de Saturno, que a su vez proyectan preciosas sombras sobre el hemisferio sur del planeta gigante. Así es como define la Agencia Espacial Europea (ESA) esta bella imagen tomada por la sonda Cassini y que ha sido escogida como imagen de la semana en la ESA.

Los detalles son débiles pero exquisitos en esta fotografía de la atmósfera superior del gigante de gas. En la imagen se puede distinguir una fina banda de brillantes nubes blancas de hielo de amoníaco grabadas en el disco de Saturno. Además, hacia la parte superior de la imagen las nubes difuminan las cicatrices de una gran tormenta que se desató en todo el planeta a través de gran parte de 2011.

Según una nota de ESA, las sombras proyectadas por los anillos de Saturno aparecen iconos pintados en el hemisferio sur del planeta en dos gruesas bandas rotas por las rayas delgadas, más ligeras, lo que refleja la complejidad de los anillos individuales.

A medida que avanzan las estaciones de Saturno hacia el verano del hemisferio norte, los anillos parecen crecer más y más.

Mientras tanto, Titán, la mayor luna de Saturno, parece que se bloquea en los anillos del planeta, como una perla en un collar.

La sonda Cassini lleva en órbita alrededor de Saturno desde el año 2004 yse encuentra ahora en su segunda extensión de la misión inicial. Según la agencia espacial, esta misión llamada Misión Sosticio se prolongará hasta 2017.

La sonda Cassini detecta lagos ‘tropicales’ en Titán, una luna de Saturno


El Mundo

La sonda Cassini ha fotografiado una gran mancha oscura entre los trópicos de Titán, la luna más grande de Saturno, que podría estar compuesta por varios lagos de metano líquido, según informó hoy la revista científica “Nature”.

Los científicos ya habían observado la presencia de lagos de metano, un tipo de gas natural, en los polos de Titán, pero hasta ahora no se había hallado ninguno en sus regiones ecuatoriales, que en su mayoría son áridas y con grandes extensiones de dunas.

El equipo, liderado por la investigadora Caitlin Griffith, de la Universidad de Arizona (EEUU), analizó el 17% de la superficie tropical de Titán, una región comprendida entre 20 grados de latitud norte y 20 grados de latitud sur.

Conjunto de lagos y pantanos

En este área, las imágenes proporcionadas por la sonda Cassini, que orbita Saturno desde 2004, han permitido detectar una mancha negra de 2.400 kilómetros cuadrados, formada por pequeños óvalos más oscuros, que constituirían un conjunto de pequeños lagos y pantanos, dispersos por la superficie tropical de Titán.

“Tenemos pruebas de la existencia de una región uniformemente negra, que indicaría la presencia de un lago tropical con una profundidad mínima de un metro y de un puñado de estanques más pequeños y menos profundos, similares a los pantanos terrestres, con una profundidad entre el tobillo y la rodilla”, explicó a Efe Griffith.

Los lagos descubiertos ahora serían, por tanto, menos profundos que los que los científicos hallaron en los polos, cuya profundidad estiman en hasta 2 metros.

“Titán nos resulta familiar. Su superficie ha sido erosionada por el clima y tiene lagos, canales fluviales y dunas. Además, su atmósfera es capaz de generar nubes que pueden alcanzar cuatro veces el tamaño de las mayores tormentas que se producen en la Tierra“, describió Griffith.

En 2011, la cámara sensible al infrarrojo que incorpora la sonda Cassini permitió detectar signos de una lluvia de metano sobre las dunas cercanas al ecuador de Titán.

GRandes reservas subterréneas de metano

Sin embargo, Griffith y sus colegas no creen que este sea el origen de los lagos y apuestan por una nueva teoría.

En su opinión, los lagos tropicales de Titán se habrían formado gracias a la existencia de grandes reservas subterráneas de metano líquido, que durante los últimos 10.000 años habrían suministrado este material a la superficie.

El descubrimiento de un lago en esta región en concreto “sugiere que existe una fuente subterránea de metano que fluye a la superficie y humedece el suelo. En esencia, esto significaría que habría oasis en Titán”.

“En las latitudes tropicales el metano se evapora rápidamente y es transportado hacia los polos, por lo que la existencia de lagos tropicales requiere que haya una fuente subterránea que reponga el metano perdido por la evaporación y la migración hacia los polos”, detalló la investigadora.

Materia Oscura – Los hexágonos de Saturno – videoblog – abc.es


Materia Oscura Los hexágonos de Saturno

vía Materia Oscura Los hexágonos de Saturno – videoblog – abc.es.