¿Si no hay puerta, de dónde proviene el nombre de Puerta del Sol?


ABC.es

  • Descubre cuál es el origen de una de las puntos turísticos más emblemáticos que atesora la capital
Ramón Alba Fotografía de 1918 qie ilustra cómo era la madrileña Puerta del Sol

Ramón Alba
Fotografía de 1918 qie ilustra cómo era la madrileña Puerta del Sol

Una de las muchas teorías del origen del nombre de la Puerta del Sol se remonta a 1520. El hambre, el descontento y la revolución eran la tónica predominante en el Madrid de aquella época. Un malestar que se propragó también a las zonas aledañas y que empujó así a los nobles de Segovia, Ávila y Toledo a sublevarse contra el rey, originario de Flandes, Carlos V.

La escritora Clara Tahoces aporta más detalles en su libro «Guía del Madrid Mágico». En la citada obra explica que el monarca hizo caso omiso a los problemas que atravesaba el pueblo. Así, reclamó a las Cortes 300 millones de maravedíes destinados a embarcarse en un viaje a Flandes de tres años de duración.

Rebelión popular

La decisión del citado rey de designar en la élite de su Gobierno a líderes flamencos, en lugar de a los españoles fue otro hecho que desagradó. Su mandato fue empañado tras recibir duras críticas sobre haber endeudado el país con el único fin de cumplir sus aspiraciones de controlar toda Europa. Este afán le habría llevado a descuidar las necesidades de los locales, quienes le exigían crear un banco en las ciudades más importantes para el suministro y la administración de los propios recursos.

Este trato indiferente empujó a los «rebeldes» o «Comuneros», organizados en milicias, a convertirse en una peligrosa amenaza para el rey «extranjero». Aunque la ciudad, por aquel entonces, no era capital de España fue forticada por una gigantesca muralla, además de un foso, para salvaguardar a la guardia monárquica (se llegó a construir un castillo, según algunos historiadores).

Hipótesis

Algunas fuentes señalan que una persona anónima -posiblemente un artista- realizó una pintura del astro rey en la puerta. Un detalle que bautizaría el lugar con el paso del tiempo.

Otra teoría apunta a que una de sus puertas de acceso se situaba al este de la plaza -concretamente por donde sale el sol-, de ahí surgiría el nombre de Puerta del Sol.

La calle del Espejo, el bastión de la defensa musulmana que debe su nombre a un error de traducción


ABC.es

  • A medio camino entre el Palacio Real y la Puerta del Sol, en la vía se conservan restos de la segunda muralla de Madrid, construida en el siglo XII

calle_espejo--644x362

A medio camino entre el Palacio Real y la Puerta del Sol, a espaldas de la calle de la Escalinata, encontrará una estrecha y agradable vía, reliquia de la historia de Madrid, que debe su nombre a un error de traducción que se ha mantenido vigente e impasible durante siglos. El origen de la calle del Espejo, que nada tiene que ver con sus reflejos, remite a la época en la que los musulmanes ocupaban la ciudad.

Con el objetivo de avistar los posibles acercamientos del enemigo, cristiano en este caso, los moros edificaron diferentes atalayas en el perímetro construido de Mayrit, que entonces era el nombre de la hoy constituida como capital. Así, en la actual ubicación de la calle se levantó una de éstas gigantescas torres, que en latín se denominaban «specula». Igualmente, por este punto pasaron tanto la primera muralla de Madrid, del siglo IX, como la segunda, levantada en el XII y de la que todavía hoy se conserva una parte; un torreón semicircular sobre el que se ha trabajado posteriormente.

De vuelta a su nombre, la designación del Espejo obedece a una confusión entre «specula» y «speculum». Debido a la antigua posición de la atalaya, en la reconquista cristiana de Madrid se conservó el primer término latín para distinguir la zona, pero fue en la posterior traducción cuando se mezclaron los significados. Aunque espejo en latín es «speculum», un error en la fecha consideró que el significado era «specula», con el consiguiente bautizo de la calle, que quizá debiera llamarse calle de la Atalaya.

Cuando el Diablo ocupó un edificio de Sol por rechazo a su arquitecto francés


ABC.es

  • El rey Carlos III encargó la construcción a Jacques Marquet en 1768, decision que no aceptaron algunos sector de la sociedad
Cuando el Diablo ocupó un edificio de Sol por rechazo a su arquitecto francés

En la confluencia entre la Puerta del Sol y la calle Carretas, a unos metros del célebre y popular reloj, se levanta un edificio de 1768 que guarda una misteriosa leyenda respecto a su construcción. La misma tiene que ver con el arquitecto elegido para tal caso, el francés Jacques Marquet, y el sentimiento generalizado de rechazo ante las formas y políticas recientes del rey Carlos III.

En el registro sobre la gente que trabajó en su construcción, figura sin explicación aparente el nombre de un sacerdote: el Padre López. En principio, no hay razonamiento respecto al por qué aparece una personalidad de tal cargo entre albañiles, picapedreros, arquitectos y demás personal; pero lo cierto es que, aunque con ciertas reservas, sí tiene explicación. Explican Marco y Peter Besas en su libro Madrid Oculto (Ediciones La Librería. 2010) que el Padre López figura por un encargo del propio arquitecto Marquet.

El Diablo más patriota

Según narra la leyenda, el Diablo se apareció en varias ocasiones ante los trabajadores y les instó a abandonar el edificio, pues éste estaba maldito y su construcción obedecía a intereses ocultos y demoníacos. Las prácticas oscuras, aterrorizaba el supuesto Lucifer, provenían de Jacques Marquet y eran del todo antipatrióticas. El francés, harto de la estúpida superstición, contrató al párroco para que exorcizar el inmueble. Así, López liberó del Maligno cada rincón del edificio, y los obreros recuperaron la confianza para continuar con sus labores.

Como es evidente, ningún demonio ocupó el lugar; y la explicación remite fundamentalmente a que el arquitecto español Ventura Rodríguez fue olvidado. Quizá Rodríguez se compinchara con alguno de los operarios para infundir el miedo y hacerse cargo del edificio o quizá fuera la consecuencia de la «modernización» de Madrid por Carlos III, pero lo cierto es que el hecho de que el autor de la construcción fuera de origen galo tiene mucho que ver.

Arranca la nueva temporada escénica madrileña


Mailcultura

  • Para este otoño, los teatros madrileños han preparado más de 500 obras distintas con casi 6.000 funciones, ofertando 58.000 butacas

El pasado 10 de septiembre, la Puerta del Sol, la Zona de Callao y el Intercambiador de Moncloa se convirtieron en una auténtica fiesta escénica con la que dio comienzo la temporada teatral madrileña. Un total de 35 intérpretes modificaron el ritmo y paisaje cotidiano de la zona centro de Madrid con una acción escénica que estuvo dibujada por música, teatro, danza y circo, con dirección artística de Fernando Soto y en la que se pudo ver parte del trabajo de algunas de las producciones que estarán en cartel esta temporada. La presentación, que ha sido iniciativa de la Coordinadora Madrileña de Salas Alternativas, en representación de las Asociaciones Empresariales de las Artes Escénicas de Madrid, junto con la Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid y Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, inauguró una temporada escénica en la que los teatros madrileños han preparado más de 500 obras distintas con casi 6.000 funciones, ofertando 58.000 butacas. Una variada oferta escénica de gran calidad que llega en forma de teatro, danza, musicales, circo, conciertos y lírica, donde el teatro clásico convive con los autores contemporáneos y los nuevos talentos con las grandes figuras consagradas de nuestra escena. Autores, directores y artistas nacionales e internacionales, firman la vertiginosa agenda escénica que en esta ocasión, y por primera vez, se ha querido organizar en circuitos (Circuitos de Teatros de Boulevard, Teatros Privados, Teatros Públicos, Circuito Off y Circuito de Cafés Teatro) con el fin de agilizar el acceso a la diversidad de la agenda madrileña.

Mira los vídeos promocionales: aquí y aquí

 

El legendario cartel de Tío Pepe podría no volver a la Puerta del Sol


Elhistoriador.es

Son muchas las noticias que están surgiendo alrededor del cartel de Tio Pepe de la Puerta del Sol de Madrid, os ponemos varios enlaces para que saqueis vuestras propias conclusiones:

RTVE.es

El legendario cartel de Tío Pepe podría no volver a la Puerta del Sol. Allí ha aguantado 76 años. Hace un año se desmontó por las obras de rehabilitación del edificio pero los dueños del inmueble lo han alquilado a la multinacional Apple y no quieren que regrese a su tejado.

El cartel de Tío Pepe puede acabar en el distrito de Barajas

  • Coca-cola ofrece llevarlo a uno de sus edificios en el Campo de las Naciones.
  • Apple, nuevo inquilino del edificio que lo albergaba hasta 2011, no lo quiere.
  • La oposición pide a Botella que interceda para conservarlo.

El cartel publicitario del vino fino Tío Pepe, de las bodegas González Byass, podría ser trasladado al distrito de Barajas, de ser aceptado por la empresa el ofrecimiento de la multinacional de bebidas Coca-Cola de instalarlo en su sede.

Así lo han indicado fuentes de esta firma, quienes han lamentado que un cartel publicitario como este no encuentre acogida porque los propietarios del inmueble en el que se encontraba instaladohayan decidido contratar otra firma.

La marca de bebidas asegura que contactará con González Byass para ofrecerle su sede, por si les interesa situar su cartel luminoso en cualquier punto de su edificio, en la calle Ribera del Loira, en el Campo de las Naciones, distrito de Barajas.

El conocido luminoso de la botella con chaquetilla, sombrero y guitarra fue retirado en abril de 2011 de la cubierta del antiguo Hotel París para facilitar las obras de reforma del inmueble, necesarias para instalar una nueva tienda de la firma Apple.

Indultado

El delegado de Economía del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, se mostró dispuesto este miércoles a que el Consistorio ayude a buscar una ubicación similar a la actual para el luminoso, que fue indultado en el marco de la ordenanza de publicidad exterior para que pudiera seguir luciendo en el kilómetro 0.

El portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha pedido a la alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, que interceda para conservar un “símbolo” de Madrid “asumido” y “asimilado” por todos.

La plataforma change.org ya ha recogido más de 6.000 firmaspara conservarlo.

MADRIDMEMATA
Apple, el cartel de Tío Pepe y mentir por mentir a la ciudadanía

Se ha descubierto lo que muchos ya nos olíamos desde hace meses: que el cartel de Tío Pepe no iba a volver nunca más a la Puerta del Sol. Se firmó en el momento en el que Apple alquiló el edificio -fue una de sus condiciones- y tanto los propietarios del inmueble -la familia Díaz Estrada- como el Ayuntamiento lo habían ocultado hasta esta fecha.Lo grave de este anuncio no es que desaparezca un icono de Madrid que, al fin y al cabo, representaba a una empresa privada. Lo realmente preocupante es que las autoridades oculten sistemáticamente cualquier información al ciudadano, ante el temor de que no la pueda digerir con benevolencia. El Ayuntamiento de Madrid sabía cuando publicó su nota de prensa Tío Pepe inicia una nueva vida, en diciembre, que el anuncio no volvería a Sol. Lo conocía porque su área de Urbanismo aprobó el proyecto de Apple, al igual que su Junta de Gobierno. Sin embargo, decidió no comunicar esta información sensible a nadie. Meses antes había afirmado que volvería “hacia finales de otoño, previsiblemente”. Luego, en su nota de prensa, recreó la futura Apple Store de Sol cortando la parte de arriba del edificio (imagen de la derecha).

Las instituciones públicas se han acostumbrado tanto a no comunicar nada a sus representados que llevan esta práctica al extremo más absurdo. Si Apple se iba a cargar al Tío Pepe, lo normal era que lo comunicaran tal cual y asumieran las eventuales críticas. Tampoco imaginamos manifestaciones a favor de que se reinstalara el cartel. Pero, en lugar de eso, se pretendía ocultar hasta el día de la reinauguración del edificio.

Lo peor de todo es que, si hasta una anécdota como esta se oculta, nos preguntamos qué estará callando el Ayuntamiento sobre las cosas que realmente son importantes para la ciudadanía. Miedito.

Un tesoro bajo la Puerta del Sol


El País

  • La estación de cercanías del kilómetro cero mostrará ocho fragmentos de la primitiva iglesia del Buen Suceso, derribada para reformar la plaza en 1854
Restos de la iglesi del Buen Suceso en la Puerta del Sol, que quedaron al descubierto con las obras de la estación de Cercanías que Fomento construye. / LUIS SEVILLANO

Restos de la iglesi del Buen Suceso en la Puerta del Sol, que quedaron al descubierto con las obras de la estación de Cercanías que Fomento construye. / LUIS SEVILLANO

Un fragmento del pórtico, los contrafuertes de la fachada occidental y el arranque del muro norte de la primitiva iglesia madrileña del Buen Suceso, bajo el suelo de la Puerta del Sol, serán visibles en el futuro museo de la estación de ferrocarril de Cercanías que el Ministerio de Fomento construye en el corazón de la ciudad. Así lo confirmó José Luis Martínez Almeida, director general de Patrimonio de la Consejería de Cultura del Gobierno regional, a quien compete la supervisión arqueológica de las obras. Ocho grandes bloques formados por otros tantos fragmentos de muros mamposteros de argamasa, de unas 20 toneladas de peso cada uno y dispuestos en unos 200 metros cuadrados de superficie en forma de ele -para facilitar la visión de su tectónica- han sido asentados en un vestíbulo de la meseta que conecta los dos tramos de escaleras mecánicas de la futura estación. El público que transite por el recinto podrá contemplar desde allí los cimientos de la iglesia del Buen Suceso. “Los bloques de los muros seleccionados para integrar el futuro museo, que están siendo tratados para su mejor conservación”, explica José Luis Martínez Almeida, “permitirán al público imaginar cómo fue el templo madrileño, tan unido a la historia de Madrid”. En su origen una ermita tardomedieval, el templo del Buen Suceso, cuyos cimientos fueron hallados el 7 de junio de 2006 durante las obras de construcción de la estación de Cercanías en la Puerta del Sol, fue trazado por el arquitecto Juan de Herrera, quien proyectara el monasterio de El Escorial; sobre él aplicó todo el repertorio ornamental renacentista; también lo amplió y unió al hospital de San Andrés. Llegaría a ser el templo favorito de la dinastía de los Austrias, que celebró en él sus principales fastos, desde bautismos y bodas regias hasta exequias de Estado. En el arranque del siglo XIX, el templo fue escenario de eventos heroicos durante el levantamiento del pueblo de Madrid contra la invasión francesa, el 2 y el 3 de mayo de 1808. En su recinto fueron fusilados numerosos patriotas. Tras ser derribada en febrero de 1854 para dar un nuevo trazado -el actual- a la Puerta del Sol, dos columnas toscanas de su pórtico se trasladaron al Museo Municipal de Historia, en la calle de Fuencarral, 78. Bajo la misma advocación, la iglesia sería trasladada a un edificio del arquitecto Ortiz de Villajos en la calle de la Princesa. En los años setenta del siglo XX, se derribó este templo ajardinado. Se sustituyó por un edificio residencial y un templo redondo de fachada metalizada. La ubicación del futuro museo subterráneo, cuyo proyecto ultima ahora la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid, es el subsuelo de la Puerta del Sol, a unos siete metros de profundidad desde la cota del suelo y, en superficie, a unos 25 metros de distancia en línea recta del arranque de la carrera de San Jerónimo, sobre las antiguas dársenas de autobuses de la plaza que alberga el kilómetro cero de las rutas españolas. El proyecto para transformar en museo los restos del templo del Buen Suceso dentro de la estación de ferrocarril de Cercanías de la Puerta del Sol se encuentra a la espera de la fecha de apertura, prevista para el año que viene aunque puede retrasarse. Queda por saber aún la ornamentación exacta de su contorno, así como detalles que faciliten su vigilancia y mantenimiento, según el responsable de la Dirección General de Patrimonio. “Las desavenencias anteriores con el Ministerio de Fomento han desaparecido y la colaboración hoy es absoluta”, subraya Martínez Almeida. Sobre los restos procedentes del Buen Suceso trasladados a unas cocheras del Metro situadas en Canillejas, el director general de Patrimonio asegura: “No todos los restos podían ser exhibidos en un museo, por su tamaño y peso, por lo cual, convenientemente protegidos con mallas geotextiles, han sido allí instalados a la espera de otro destino. Además”, agregó, “una vez fuera de su contexto, pierden su valor artístico”. En esas cocheras permanecen 19 grandes contenedores metálicos con fragmentos, sobre todo sillares de los cimientos del Buen Suceso.