La Gloria de Tiziano, el misterioso cuadro del Prado ante el que quiso morir Carlos V


ABC.es

  • Madrid guarda en su pinacoteca nacional el lienzo en el que el rey emperador pidió ser representado envuelto en un sudario suplicante, arrodillado y contemplativo ante la Trinidad
carlos-v-gloria--478x650

Todos los cuadros guardan una historia que va más allá de la que representan sobre el lienzo. Los del Museo del Prado tienen además la suerte de haber recogido buena parte de la vida de personajes tan trascendentales como Carlos I de España y V del Sacro Imperio Romano Germánico. El rey emperador está representado en varias telas que cuelgan de los muros de la Pinacoteca Nacional, pero ninguno tan misterioso como La Gloria de Tiziano.

El óleo, encargo directo de Carlos I, empezó a ser pintado en 1551. El pintor renacentista italiano tardó cuatro años en terminar los 8,3 metros cuadrados que mide. El rey emperador decidió representar su muerte –y la de la familia imperial de los Habsburgo–, 7 años antes de que falleciera. Envueltos en sudarios, suplicantes y contemplativos aparecen representados ante la Trinidad él, su esposa Isabel de Portugal, su hijo Felipe II, su hija Juana de Austria, María, reina consorte de Hungría, y Leonor, reina de Francia y de Portugal.

El monarca decidió llevarse el cuadro al Monasterio de Yuste (Cáceres) para pasar sus últimos momentos de vida. Pidió expresamente morir viéndolo y absorto ante él falleció. Tras su muerte, volvió de Yuste a Madrid y estuvo cologado en el Aula de Moral del Monasterio de El Escorial hasta 1837. Ese año ingresó en el Museo del Prado.

‘El Expolio’, de El Greco, enriquece temporalmente las salas del Prado


El Mundo

  • La obra, procedente de la Catedral de Toledo, ha sido restaurada
'El Expolio ' de El Greco, exhibido en el Prado después de su restauración. Efe

‘El Expolio ‘ de El Greco, exhibido en el Prado después de su restauración. Efe

Poco antes del pasado verano, ‘El Expolio’ llegó al Prado para su investigación y posterior restauración en los talleres del museo, con motivo de la celebración el próximo año del cuarto centenario de la muerte del artista, organizado por la Fundación El Greco 2014. Con motivo de este aniversario se están llevando a cabo obras de acondicionamiento en la sacristía de la Catedral, por lo que hasta que estas intervenciones no finalicen, lo que previsiblemente será en diciembre, la obra permanecerá en la sala 9B del Prado junto a ‘La coronación de la Virgen’, ‘La Resurrección de Cristo’, ‘La Anunciación’, ‘La Crucifixión’, ‘Pentecostés’ y cerca de ‘La Trinidad’.Tras un estudio previo, la obra fue trasladada al Prado para su documentación técnica y restauración. “Y ahora estamos encantados de poder ver esta obra magnífica y estupendamente conservada”, que ha recuperado “toda su fuerza y esplendor artístico. Sigue siendo igual de impresionante que cuando la pintó El Greco, resaltando su fantasía y habilidad creadora”, en opinión del director adjunto del Prado, Gabriele Finaldi.

Según el restaurador Rafael Alonso, por cuyas manos han pasado ya numerosas pinturas del pintor cretense, la obra se encontraba en un estado de conservación “excepcional”. El montaje del lienzo que realizó El Greco ha ayudado a preservar la obra de inclemencias. Además, el hecho de que siempre se haya mantenido en el mismo ambiente ha hecho innecesarias intervenciones que hubieran perjudicado el relieve y la calidad de las pinturas originales.

Estudio y limpieza

“El Greco utilizaba, por su gran calidad y dimensiones, una tela que se usaba para hacer manteles”, ha recordado Rafael Alonso, cuya intervención ha consistido básicamente en la reintegración y consolidación cromática de levantamientos y pequeñas pérdidas en el borde inferior. Tras estos trabajos, se llevó a cabo una limpieza que ha permitido recuperar el equilibrio de las luces y las sombras, “mejorando las relaciones espaciales y cromáticas y, con ello, la visión global de la composición”.

“Al cabo de los siglos, los barnices se habían alterado y eso hacía que la pintura tuviese aspecto plano; los colores estaban amortiguados por una pátina que ensuciaba el cuadro”, comentó el restaurador, que valoró el trabajo como “delicado”, ya que la limpieza de una obra “es lo más difícil”. Según se fueron bajando el nivel de los barnices, “se veía cómo la luz lateral iba definiendo los planos de la composición”, ha destacado Rafael Alonso, quien comentó que la exhibición de la pintura junto a la reflectografía infrarroja y la radiografía de la pintura permiten apreciar que el pintor no tuvo arrepentimientos.

“No realizó cambios sustanciales en la composición inicial, lo que indica que concibió una idea general que fue cuidadosamente trabajada de antemano”, ha señalado el restaurador, quien destacó el juego de luces y color utilizado “con gran maestría” por el artista.

Por su parte, para Leticia Ruiz ‘El Expolio’ supuso la primera oportunidad que tuvo El Greco de hacer algo grande tras su llegada a España, y supuso un punto de inflexión en su trayectoria. Cuando el artista llegó a nuestro país, era “un pintor maduro”, de gran complejidad formativa, que decidió irse de Venecia a Roma y posteriormente a España, donde se vinculó con El Escorial y con Toledo. “Allí tuvo oportunidad de demostrar que era un pintor que dominaba la técnica veneciana y el óleo sobre lienzo. Recuperó la riqueza y suntuosidad del color veneciano con una idea de composición que se vincula con el mundo bizantino del que procedía”, advirtió.

El deán de la Catedral de Toledo, Juan Sánchez, ha recordado en su intervención que, inicialmente, el Cabildo no quería que el cuadro saliera de la sacristía, pero, aseguró, se dieron cuenta de que el Prado “era el único que podía restaurar la obra”.

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España


ABC.es

  • Desde El Prado, en Madrid, hasta el de El Greco, en Toledo. Consejos para disfrutar las grandes pinacotecas a coste cero

En tiempos de crisis no se puede prescindir de la cultura si bien es cierto que el precio de las entradas a grandes o pequeños museos es un factor a tener en cuenta a la hora de hacer un plan de fin de semana. Conscientes de los tiempos que corren los responsables de muchos de los museos españoles ofrecen la oportunidad de entrar en sus salas gratuitamente al menos algún día de la semana.

1 Museo Nacional del Prado

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

EFE
Una zona de la exposición monográfica que el Museo del Prado dedica ahora a Juan Fernández, el Labrador

El Museo del Prado, la joya de la corona y una de las pinacotecas más prestigiosas del mundo -comparable con El Louvre, El Hermitage o La National Gallery de Londres- abre gratis las tarde de martes a sábado, de 18:00 a 20:00 h, y los domingos, de 17:00 a 20:00 h. Mayores y niños podrán disfrutar de la amplia presencia de obras de Velázquez, El Greco, Goya, Tiziano, Rubens y El Bosco, de los que posee las mejores y más extensas colecciones que existen a nivel mundial, a lo que hay que sumar destacados conjuntos de autores tan importantes como Murillo, Ribera, Zurbarán, Rafael, Veronese, Tintoretto o Van Dyck entre otros.

2 Museo Reina Sofía

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

Jaime Garcia /Esculturas de Cristina Iglesias, hasta el 13 de mayo

El Museo Reina Sofía, dedicado al arte del siglo XX y contemporáneo, es otro de los más importantes museos de Europa con las mejores obras de artistas de la talla de Pablo Picasso, Salvador Dalí y Joan Miró. Los sábados por la tarde -de 14:30 a 21:00- y los domingos por la mañana -10:00 a 14,30- la entrada es gratuita.

3 Museo Thyssen-Bornemisza

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

EFE /El Paraíso, de Tintoretto

El Museo Thyssen-Bornemisza cierra el llamado «Triángulo del Arte» de Madrid. Ubicado en el Palacio de Villahermosa, el museo custodia más de 700 obras de maestros antiguos y modernos que vienen a completar las colecciones de El Prado y El Reina Sofía.
El precio de la entrada general es de 9 euros pero gracias al patrocinio de MasterCard los lunes de 12.00 a 16.00 el acceso es gratuito.

4 Museo del Aire

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

Para los amantes de la aviación nada mejor que visitar el Museo del Aire de Madrid un espacio donde se pueden contemplar hasta 150 modelos de aviones y helicópteros que surcaron los cielos hace décadas y que se exponen en siete hangares por orden cronológico. Maquetas, simuladores, insignias o uniformes completan un recorrido diferente que resulta muy asequible ya que la entrada es gratuita.

5 Museo de los bomberos

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

El Museo de los bomberos de Madrid es sin duda uno de los mejores lugares para disfrutar de una mañana de fin de semana sin gastar un euro. Contemplar los vehículos originales que han utilizado los bomberos a lo largo de la historia así como los cascos y trajes harán las delicias de los más pequeños de la casa. Para completar la visita, el museo, que abre solo en horario de mañana, ofrece una sección dedicada a las miniaturas de juguete de coches y camiones.

6 Museo Nacional de Altamira

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

El Museo Nacional y Centro de Investigación de Altamira en Santillana del Mar ofrece al visitante la oportunidad de conocer la obra maestra del primer arte de la Humanidad. Aunque la cueva está cerrada al público desde 2002, el museo permite conocer cómo era Altamira, un lugar del Paleolítico, hace 15.000 años, cuando se pintaron los famosos bisontes. La entrada es gratuita los sábados desde las 14.00 de la tarde y el domingos todo el día.

7 Museo de la Prehistoria

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

mmarftrejo

El Museo de la Prehistoria de Valencia esconde verdaderas joyas arqueológicas que abarcan desde el período Paleolítico hasta la época visigoda. Ubicado en La Casa de la Beneficencia el museo guarda los primeros restos humanos fósiles de la Cueva del Bolomor o una colección de vasos con decoración cardial del Neolítico así como el mosaico de Font de Mussa o el Apolo de Pinedo del Mundo Romano. La entrada es gratuita todos los días de la semana.

8 Museo de Santa Cruz de Toledo

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

El Museo de Santa Cruz de Toledo, en un antiguo hospital del siglo XVI, reúne las colecciones de los antiguos Museos Arqueológico y Museo Parroquial de San Vicente y cuenta con secciones de Arqueología, Bellas Artes y Artes Decorativas de las que destaca los cuadros de El Greco. La entrada es gratuita.

9 Museo de El Greco

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

Sin salir de Toledo encontramos el Museo de El Greco, en la actualidad el único de España dedicado a la figura del pintor Doménikos Theotokópoulos, nacido en Creta pero que produjo la mayor parte de su obra en la ciudad toledana. El museo se construyó sobre los cimientos de una antigua casa del siglo VI y de un palacio renacentista, muy cerca de donde vivió el artista y que merece la pena visitar los sábados a partir de las 16:00 de la tarde y los domingos.

10 Museo Picasso de Barcelona

Lo que hay saber para entrar gratis en diez grandes museos de España

EFE

El Museo Picasso de Barcelona, es un lugar de peregrinación para los amantes de la obra del genial pintor malagueño. El museo posee una colección de más de 3.500 obras lo que le convierte en el más completo del mundo de obras de la juventud de Picasso. La entrada es gratuita todos los domingos a partir de las tres de la tarde así como el primer domingo de cada mes.

El otoño se viste de arte


El Pais

  • Un repaso a las próximas exposiciones en los museos y galerías más importantes del país

Vuelve septiembre, y con él la vuelta al trabajo y a los colegios. Las galerías y museos más importantes del país también se renuevan en vistas al comienzo del nuevo curso. Cada casa de arte saca en esta época el as de la manga que se había guardado, que servirá como carta de presentación de sus colecciones y exposiciones temporales durante el año.

Museo del Prado: El plato fuerte que presenta esta temporada el museo es la exposición temporal El joven Van Dyck, que profundiza en las obras pintadas por el renombrado artista flamenco antes de partir de Amberes a Londres a finales de 1620, periodo durante el que el joven Van Dyck trabajó al servicio de Rubens. Del 20 de noviembre al 3 de marzo de 2013.

A partir del 30 de octubre también se podrá visitar en el museo la muestra de paisajes que Martín Rico (1833-1908) uno de los artistas más relevantes del panorama artístico de la segunda mitad del siglo en España y pionero en la introducción del paisaje realista en este país. Los 12 óleos y 40 cuadernos del artista componen la exposición más amplia que se ha elaborado nunca sobre el pintor madrileño. Con Martín Rico el Prado continúa con su línea de recuperación y puesta en valor de los principales maestros de la pintura española del siglo XIX. Del 30 de octubre al 10 de febrero.

Museo Reina Sofía: A partir de este mes, la pinacoteca apuesta por Fluxus to the peole, un homenaje al movimiento fluxus, que este año cumple medio siglo desde que el artista George Maciunas lo impulsara en Wiesbaden (Alemania) en 1962. Su precursor ya se declaró contra el objeto artístico tradicional como mercancía, proclamándose a sí mismo como “el antiarte”. El movimiento, que ha ocupado un lugar secundario en las narraciones del arte contemporáneo, se sitúa en un espacio superficial entre crítica institucional, arte conceptual y performance.

El programa multidisciplinar, que se presentará a partir del próximo 21 de septiembre en el museo, aproximará al público a uno de los movimientos artísticos, musicales y literarios más importantes surgidos desde la década de los sesenta. En las actividades previstas para el 21 y 22 de septiembre, los asistentes podrán, por un lado, participar en las Fluxolimpiadas (Patio de Nouvel), que incluirán diferentes juegos de carácter deportivo; y en los Eventos de Calle (Claustro y primera planta, Edificio Sabatini), realizados por el Equipo Joven del Museo, consistentes en representar acciones cotidianas de nuestra vida diaria que pasan desapercibidas.

Museo Thyssen-Bornemisza: Después de tres meses, la exposición de Hopper dice adiós en el Thyssen y pasa el relevo a otro de los grandes artistas de finales del XIX y principios del XX, Paul Gauguin. El museo recupera la obra del artista francés en la etapa de su huida a Tahití, donde recuperó el primitivismo a través del exotismo. Este es precisamente el hilo conductor de Gauguin y el viaje a lo exótico, una amplia selección que descubre de qué forma el viaje hacia mundos supuestamente más auténticos produjo una transformación del lenguaje creativo, y en qué medida esta experiencia condicionó la transformación del modernismo.

El itinerario que propone Paloma Alarcó, jefe de Conservación de Pintura Moderna del museo Thyssen-Bornemisza y comisaria de la muestra, mostrará al visitante los frutos de las exploraciones artísticas de Gauguin, Matisse, Kandinsky, Klee o Macke, entre otros, así como la impronta de Gauguin en los expresionistas alemanes y los fauves franceses, poniendo así de manifiesto cómo la figura de Gauguin se alza como el creador de un nuevo canon exótico que sirvió de arranque de los lenguajes de la modernidad de las primeras décadas del siglo XX.

CAC Málaga: El Centro de Arte Contemporáneo de Málaga apuesta esta temporada por dos artistas que ahondan en la fotografía, la instalación y la reinterpretación de la obra clásica: Por un lado, el brasileño Vik Muniz (del 4 de septiembre al 2 de diciembre) presenta, en más de 100 fotografías, escenas cotidianas, rostros de famosos y personas anónimas. El artista juega con la imaginación del espectador y emplea en sus trabajos materiales nada convencionales. La Gioconda de Leonardo Da Vinci o la Medusa Marinara de Caravaggio vistas como nunca antes.

Erwin Wurm: (Del 21 de septiembre al 11 de noviembre). La instalación, pieza central de la exposición, estará en el espacio central (sala 2) del centro. Las esculturas estarán en el espacio proyectos, en el que también se instalará una pantalla con un video. El otro vídeo se verá en el espacio 5 del centro.

Fundación Juan March: Bajo el nombre La isla del tesoro, la exposición que alberga la casa March contiene una muestra de 180 piezas –pinturas, esculturas, obra sobre papel, libros, revistas y fotografías– realizadas por más de un centenar de artistas procedentes de diversas instituciones europeas, principalmente británicas. Todo ese caudal de obras, que abraza más de cinco siglos, está organizado en siete apartados: desde ejemplos de escultura religiosa dañada por los iconoclastas puritanos durante la Reforma, hasta las piezas Pop de Blake o Hamilton, el conceptualismo de un Richard Long o la emblemática escultura de Toni Cragg. Del 5 de octubre al 20 de enero.

Centro de Arte Dos de Mayo: hasta el mes de noviembre el centro no renovará las dos exposiciones que ocupan desde junio las salas del espacio:

Contarlo todo sin saber cómo:Se presenta en un doble formato expositivo. Por un lado tenemos la exposición en los espacios del CA2M, con obras que incorporan posibilidades narrativas y cuestionan el cómo explicar, y por el otro una novela escrita por el comisario del proyecto, Martí Manen. Hasta el 11 de noviembre.

Madrid Subterráneo: Los descampados, los materiales de construcción, las capas de la ciudad abandonadas en su proceso mismo de crecimiento o lo que hay bajo el suelo, son algunos de los temas que la artista zaragozana Lara Almarcegui ha tratado en su trabajo y que aquí se presentan como una contextualización retrospectiva de la obra realizada específicamente para el CA2M, hasta el 28 de octubre.

MARCO de VIGO: Tampoco en el Museo de Arte Contemporáneo de Vigo se renuevan las exposiciones en septiembre, sino que se conservan las que ya estaban desde principios de verano, donde tiene cabida un espacio dedicado a la arquitectura: ‘Hotel MARCO’, proyecto del artista Michael Lin y rvr arquitectos, que consiste en transformar una sala de exposiciones del MARCO, en un cuarto de hotel con distintos usos que se entiende como lugar de intercambio social e como una suerte de “práctica artística que toma como punto teórico y práctico un todo de las relaciones humanas y su contexto social. Hasta el 31 de octubre.

Museo de Arte Contemporáneo ESTEBAN VICENTE: La muestra Esteban Vicente: pinturas, juguetes, obra gráfica presenta aspectos menos conocidos o inéditos de la producción del artista en su etapa americana: una sección dedicada a la producción gráfica, una obra textil y catorce pequeñas esculturas o juguetes que no se mostraban desde hace una década. Además se incluye una selección de pinturas y dibujos de la colección permanente estableciendo un diálogo con los juguetes. Hasta el 30 de diciembre.

El Museo Picasso Málaga se adentra en el terreno de lo exagerado, deforme e incluso lo incongruente del arte con la exposición El factor grotesco, una muestra comisariada por José Lebrero Stals, director artístico de la pinacoteca, que abordará el significado y la evolución de esta categoría estética en diferentes momentos de la historia del arte occidental. La exposición contiene 280 obras de Leonardo da Vinci, Francisco de Goya, James Ensor, Paul Klee, Pablo Picasso, Otto Dix, Willem de Kooning o Francis Bacon entre otros. Del 22 de octubre al 10 de febrero de 2013.

MACBA: Habrá que esperar hasta el 26 de septiembre para conocer el programa definitivo del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona. Por el momento podemos adelantar que a partir de octubre (la fecha exacta no está aún confirmada) se podrá visitar la exposición Pages, de los artistas Nasrin Tabatabai y Babak Afrassiabi. El dúo de creadores desarrollan en esta obra su interés por las condiciones históricamente no resueltas de la modernidad. El proyecto parte de dos archivos relacionados con la colección de arte moderno occidental del Museo de Arte.

El enigma del taller de Leonardo


El Mundo

  • El hallazgo de la gemela de la ‘Gioconda’ lleva a preguntarse sobre Da Vinci
  • Su taller funcionaba como ‘fábrica’ de obras de arte por encargo
  • Era habitual que los alumnos pintaran réplicas en paralelo al maestro
  • El estudio lo componían jóvenes que solían mantener relaciones con Leonardo
  • En el taller podían hallarse artilugios, planos, hornos, así como restos humanos

El hallazgo entre los fondos del Museo del Prado de una ‘gemela’ de la ‘Gioconda’, una réplica de la obra pintada por un discípulo de Leonardo Da Vinci mientras éste ejecutaba la obra original, lleva a preguntarse si no habrá otros tesoros salidos del taller del genio renacentista. Su funcionamiento sigue rodeado de misterio, como tantos otros aspectos de su biografía.

Parece claro que tras formarse durante casi una década en el estudio de Verrocchio, Da Vinci decidió establecerse por su cuenta en 1477, y puso en marcha su propio taller en Florencia. Se trataba de una ‘bottega’ que producía obras por encargo bajo la influencia y directrices del maestro, y que alternó ‘sede’ en Florencia y Milán.

Según explica el historiador británico Charles Nicholl en ‘Leonardo, el vuelo de la mente’, algunas de las obras eran pintadas casi en exclusiva por Leonardo; otras eran ejecutadas por ayudantes que trabajaban bajo su supervisión, con intervenciones y correcciones ocasionales del maestro. De hecho, algunos de los contratos firmados establecían una distinción económica: una obra del maestro se pagaba más cara que una de sus discípulos. A menor intervención de Da Vinci, menor precio.

Los estudios también concluyen que era habitual que los ayudantes trabajaran a partir de una plantilla original del maestro, en pintura o cartón. En otras ocasiones, creaban con mayor libertad, pero siempre dentro del estilo que identificaba la ‘marca’ de fábrica del taller de Leonardo.

Como en el caso de la recién hallada réplica de la ‘Gioconda’, era frecuente el uso de una obra del maestro para copias posteriores (o simultáneas) de los alumnos, y en algunas ocasiones sólo han han llegado a nosotros las réplicas. Sucedía a menudo que Leonardo comenzaba una obra, que después terminaban sus discípulos. Otras veces, se reaprovechaban lienzos, o se añadían elementos de trabajo colectivo.

Leonardo y sus pupilos

En cuanto a los aprendices, se trataba de jóvenes, muchas veces de origen humilde, que entraban en el taller como ayudantes; a veces prácticamente eran adoptados por el maestro. Existía otra categoría -más alta- dentro de los pupilos, constituida por pintores ya formados que trabajaban en el taller como asociados de Leonardo.

Da Vinci era muy estricto con las normas del estudio, como la queprohibía utilizar lápices o colores a sus alumnos antes de los 20 años. Así, los menores de esa edad sólo podían trabajar con un estilete de plomo. Las que no están tan claras eran las normas que regían la conducta y relaciones dentro del taller. Algunos historiadores han tildado a los aprendices, a los ‘Leonardeschi’, de ‘panda de adolescentes’ alrededor de Leonardo. Parece claro que el maestro mantuvo relaciones afectivas con varios de sus alumnos, como Zoroastro, al que Da Vinci se refería como ‘Maestro Tommaso’, y que compartía con Leonardo su afición por la ingeniería, la alquimia y el vegetarianismo.

Aunque nadie sabe realmente cómo era el taller de Leonardo, además del espacio dedicado a la pintura, cuentan las cartas de la época que él se trabajaba con fuelles y plomo derretido para hacer figuras, así como con pasta seca para fabricar gemas. Un horno de ladrillo se utilizaba para destilar y separar elementos, y podían encontrarse elementos tan dispares como una serpiente en ámbar o dientes de hombres ahorcados.

Autopsias y estudios de anatomía

Los restos de cadáveres no eran algo ajeno al taller de Leonardo. Éste asistía con frecuencia a autopsias, que dibujaba profusamente. Tambiéndiseccionaba cadáveres de delincuentes, que compraba en hospitales y morgues, para observar la forma en que se doblan y estiran los músculos y articulaciones humanas. Asimismo, concluyó, tras analizar cerebros húmanos, que éstos forman parte del sistema nervioso. No era raro tampoco encontrar vísceras de cerdo en el estudio, que ayudaban al artista a recrear con todo detalle venas, arterias, ventrículos…

Por otra parte, parece claro que los discípulos realizaban sus propiasmezclas de pigmentos, en general procedentes de minerales, huevo, aceite y otros ingredientes para obtener la pintura. Era habitual que dedicaran horas a la mezcla antes de afrontar el cuadro, pues existía la convicción de que, cuanto más rica fuera la mezcla, mejor sería la pintura. Los pinceles también eran obra de los propios artistas, que empleaban piel de ardilla y plumas de ganso.

Leonardo contaba en su taller con una cámara oscura, que utilizaba para sus experimentos de una rudimentaria fotografía. Valiéndose de lentes y velas, realizaba sus estudios. Apartado especial era el ocupado por los artilugios diseñados por el maestro, muchos de ellos pensados para cumplir con la idea de Leonardo de que el hombre está destinado a volar. El artista observaba durante horas el vuelo de pájaros y murciélagos, que plasmaba en dibujos que posteriormente daban lugar a planos y bocetos de extraños máquinas, basadas, como el resto de la obra de Leonardo, en la naturaleza.

El Prado ‘rescata’ lo mejor de su pintura holandesa


El Mundo

En España, los artistas holandeses tuvieron en los últimos Austrias a unos tímidos admiradores y en los Borbones a unos fieles seguidores. Unos y otros cimentaron gran parte de la colección que hoy atesora el Prado, pero que durante muchos años ha quedado algo dispersa en la institución.

patines800_01Esta impresencia se corrige ahora con el catálogo razonado de la ‘Pintura Holandesa de El Prado’, preparado por Teresa Posada Kubissa -conservadora del Área de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte-, y que viene acompañado de la exposición ‘Holandeses en el Prado’, abierta hasta el próximo 11 de abril.

La muestra incluye una obra excepcional del arte holandés del XVII, ‘La compañía del capitán Reyner Reael’, de Frans Hals, propiedad del Rijksmuseum de Ámsterdam, cerrado hasta 2013.

“Con esta muestra se completa el programa más narcisista del Prado en los últimos 10 años”, afirma el director de la pincacoteca Miguel Zugaza. “Y lo hacemos con una escuela que había quedado olvidada por diversas razones, entre ellas también un errático gusto”. Se trata, sin duda, de uno de los caminos más destacados del arte moderno.

La exposición reúne marinas, paisajes, bodegones, retatos, escenas de género… En total, 56 obras del casi centenar que compone la “aislada presencia holandesa” en las colecciones del museo.

Google Earth mira con lupa las obras maestras del Museo del Prado


EFE – ADN

  • La pinacoteca y Google han puesto en marcha una iniciativa que permitirá ver 14 obras de autores como Rubens, El Bosco o Velázquez con una resolución de 14.000 megapíxeles

museo-del-prado-obras-maestras1-529x303Google y el Museo del Prado han puesto en marcha una iniciativa que permite contemplar catorce obras maestras pertenecientes a la colección de la pinacoteca en mega alta resolución a través de Internet.

Esta iniciativa, denominada Obras maestras del Prado en Google Earth, convierte al Prado en el primer museo internacional en el que es posible acercarse a catorce pinturas reproducidas a tamaño natural.

Sin coste alguno para el Prado, la iniciativa, que podría verse ampliada dependiendo de su acogida, permite contemplar imágenes con cerca de 14.000 megapíxeles y una precisión 1.400 veces superior a la que se obtendría con una cámara digital de 10 megapíxeles.

Coordinados por Clara Rivera, los trabajos se iniciaron en el mes de mayo y duraron alrededor de tres meses durante los que se fotografiaron las obras con equipos especiales. Una vez conseguidas las imágenes,-más de 8.200 fotografías- se utilizó la tecnología de Google Earth para conseguir el efecto de acercamiento.

Hasta el último detalle

La costura en el lienzo de Las Meninas de Velázquez, los detalles escondidos en El jardín de las delicias de El Bosco, las lágrimas casi imperceptibles de San Juan en El descendimiento de Roger van der Weyden o la abeja que se posa en una flor de Las tres Gracias de Rubens se hacen visibles en las imágenes que forman el proyecto que también da la posibilidad de contemplar en toda su dimensión El emperador Carlos V, a caballo, en Mühlberg de Tiziano.

Completan la lista de las catorce obras maestras La Crucifixión de Juan de Flandes; El caballero de la mano en el pecho, de El Greco; El sueño de Jacob, de Ribera; El 3 de mayo, de Goya; La Anunciación, de Fra Angelico; El Cardenal, de Rafael; La Inmaculada Concepción”, de Tiepolo; Autorretrato, de Durero, y “Artemisa”, de Rembrandt.

La selección de estas obras responde a la propuesta que hace el propio Prado en su página web “y que se consideran imprescindibles desde un criterio didáctico ya que en ellas están representadas las escuelas presentes en la colección del museo”, afirmó durante la presentación el director del museo Miguel Zugaza, para quien también podrían haber sido seleccionadas cualquiera de las otras mil obras expuestas.

Universalización del arte

Aunque estas imágenes no pueden sustituir a la experiencia de contemplar la obra de arte en directo, “el nivel de calidad de excelencia del trabajo acerca la obra a nivel universal y permite llegar a un detalle inalcanzable con la obra en directo”, comentó el director, para quien no hay mejor manera de rendir tributo a los maestros del arte que universalizando sus obras.

Esta universalización es uno de los objetivos del proyecto pero también, “más allá del deleite de las imágenes”, Zugaza quiso destacar la importancia del mismo para la investigación y la docencia, aspectos a los que incorpora un nuevo valor.

La precisión extraordinaria lograda “permite observar hasta los detalles de restauraciones llevadas a cabo, así como experimentar un placer extraordinario al poder contemplar cada uno de los fragmentos de una obra de una complejidad tan extraordinaria como el Jardín de las delicias”, señaló Zugaza, quien bromeó con el hecho de que Goya y Velázquez “estarían atemorizados” ante el descubrimiento de estas precisiones “y se sentirían fascinados como nosotros”.

A través de la imagen digital “se ve la disección científica, aunque en ella no vamos a contemplar el alma que se halla en la contemplación directa de la obra”, dijo el director, y aseguró que el futuro de los museos tendrá que ver con las nuevas tecnología y las nuevas formas de comunicación”.