Científicos que buscan el Planeta X hallan nuevos objetos en los confines del Sistema Solar


ABC.es

  • El descubrimiento de estos cuerpos a distancias extremas del Sol puede ayudar a localizar al supuesto noveno mundo oculto
 Recreación artística del Planeta X - Robin Dienel

Recreación artística del Planeta X – Robin Dienel

El pasado enero científicos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) en Pasadena (EE.UU.) publicaron sus sospechas, a partir de unos cálculos matemáticos, de la existencia de un noveno mundo oculto en los confines del Sistema Solar, que se conoce popularmente como Planeta X o Planeta 9. La noticia dio la vuelta al mundo pero la idea no era nueva. En 2014, los investigadores Scott Sheppard y Chad Trujillo, de la Institución Carnegie, ya habían apuntado a la existencia potencial de un planeta gigante cuya gravedad afectaba a las órbitas de otros cuerpos más pequeños, un puñado de objetos transneptunianos extremos (cuyas órbitas alrededor del Sol están más allá de la de Neptuno) que tenían ángulos orbitales similares. El hipotético planeta sería varías veces más grande que la Tierra (posiblemente tanto como 15 veces más) y se situaría a más de 200 veces nuestra distancia del Sol (cinco veces más distante que Plutón.)

En su día, Sheppard y Trujillo fueron casi tomados por locos -su hipótesis fue rechazada por gran parte de la comunidad científica-, pero hoy en día, reforzados por las nuevas conclusiones de sus colegas de Caltech- siguen en la búsqueda del misterioso planeta. Todavía no han dado con él pero sí han encontrado algo fascinante por el camino: han detectado varios objetos nunca antes vistos a distancias extremas del Sol. Los científicos han presentado sus hallazgos al Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional para que se encargue de darles un nombre oficial.

Uno de los nuevos objetos es 2014 SR349, que se suma a la clase de raros objetos transneptunianos extremos. Exhibe características orbitales similares a los cuerpos extremos previamente conocidos cuyas posiciones y movimientos llevaron a Sheppard y Trujillo a proponer inicialmente la influencia del Planeta X.

Un segundo, designado como 2013 FT28, tiene unas características similares a las de otros objetos extremos, pero también algunas diferencias. La órbita de un objeto está definida por seis parámetros y la coincidencia del grup0 de objetos en ellos es el argumento principal para el noveno planeta. 2013 FT28 muestra características similares en algunos de estos parámetros (excentricidad, inclinación, etc…), pero en uno de ellos, un ángulo llamado la longitud del perihelio, es diferente, lo que hace esa tendencia menos fuerte.

Otro descubrimiento de 2014 FE72, el primer objeto de la distante nube de Oort que se encuentra con una órbita completamente más allá de Neptuno, que le lleva tan lejos del Sol (alrededor de 3.000 veces más lejos que la Tierra) que probablemente está siendo influenciado por las fuerzas de la gravedad desde más allá de nuestro sistema solar, como otras estrellas y la marea galáctica. Es el primer objeto observado a una distancia tan grande.

Ilustración de las órbitas de los nuevos objetos del sistema solar extremadamente distantes y de los conocidos previamente- R.N.

Ilustración de las órbitas de los nuevos objetos del sistema solar extremadamente distantes y de los conocidos previamente- R.N.

En busca del Planeta X

Los autores del estudio, publicado en The Astronomical Journal, creen que cuantos más cuerpos se encuentren a distancias extremas, mayor será la posibilidad de restringir la ubicación del hipotético noveno planeta, ya que la gravedad de ese planeta influye en los movimientos de los objetos más pequeños que están mucho más allá de Neptuno.

«Los objetos encontrados más allá de Neptuno tienen la clave para desbloquear los orígenes y la evolución de nuestro Sistema Solar», explica Sheppard. «Aunque creemos que hay miles de estos pequeños objetos, no hemos encontrado muchos de ellos todavía, porque están tan lejos. Los objetos más pequeños nos pueden llevar al planeta mucho más grande que pensamos que existe ahí fuera. Cuantos más descubrimos, mejor seremos capaces de entender lo que está pasando en el Sistema Solar exterior».

Sheppard y Trujillo, junto con David Tholen de la Universidad de Hawái, están llevando a cabo el estudio más grande y profundo de los objetos más allá de Neptuno y el Cinturón de Kuiper y han cubierto casi el 10% del cielo hasta la fecha utilizando algunos de los telescopios y cámaras más grandes y avanzados del mundo. A medida que encuentran y confirman objetos extremadamente distantes, analizan si sus descubrimientos encajan en las teorías más amplias acerca de cómo las interacciones con un planeta distante masivo podrían haber dado forma a nuestro sistema.

«En este momento estamos tratando con estadísticas muy bajas, por lo que no entiendo muy bien lo que está sucediendo», reconoce Sheppard. «Un mayor número de objetos transneptunianos extremos deben encontrarse para determinar por completo la estructura de nuestro Sistema Solar exterior».

De acuerdo con Sheppard, «ahora nos encontramos en una situación similar a la de mediados del siglo XIX, cuando Alexis Bouvard notó que el movimiento orbital de Urano era peculiar, lo que finalmente llevó al descubrimiento de Neptuno».

Un mapa de la NASA muestra cómo se dispararán las temperaturas en la Tierra


ABC.es

  • El mapa, creado con 11 terabytes de información registrados por la agencia estadounidense, revela que grandes zonas del planeta superarán los 45 grados centígrados en 2100
nasa Los zona en rojo intenso son las que superarán los 42 grados de temperatura

NASA | Los zona en rojo intenso son las que superarán los 42 grados de temperatura

En las redes sociales se pueden leer cientos de predicciones sobre cómo será la Tierra en unos años, pero la que aporta la agencia estadounidense puede ser la más cercana a la realidad. Una realidad preocupante.

De acuerdo al mapa que ha difundido la NASA, en 2100 las temperaturas habrán aumentado drásticamente en todo el mundo. En algunas zonas como India o América Latina se llegará a un promedio 45 grados centígrados. Ciudades como Madrid, Nueva York, Los Ángeles y Mumbai llegarían a esta temperatura.

Según ha informado la NASA,«para 2100, el cambio climático global modificará las grandes comunidades vegetales que cubren prácticamente la mitad de la superficie terrestre e impulsará la conversión de casi 40% de los ecosistemas de la Tierra».

Además, los investigadores del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y del Instituto de Tecnología de California, en Pasadena, concluyeron que para entonces «se alterará el equilibrio ecológico entre las especies de animales en peligro de extinción, lo cual marcará una tendencia a reducir la biodiversidad y a afectar negativamente a la Tierra».

Predicciones como esta, realizadas en 2013 por la NASA, sobre las previsiones climáticas en Estados Unidos están siendo utilizadas actualmente para prevenir riesgos en ríos, ciudades y cultivos. El Doctor Ramakrishna Nemani, científico del proyecto «NASA Earth Exchange», ha destacado la importancia de los datos aportados: «Esta base de datos es fundamental para la investigación del clima, con un gran rango de aplicaciones.»

La extraña isla «intermitente» de Titán desconcierta a la NASA


ABC.es

  • La formación aparece y desaparece en las distintas observaciones realizadas por la nave Cassini de la agencia espacial
La extraña isla «intermitente» de Titán desconcierta a la NASA

NASA/JPL | La extraña formación geológica en el mar de Titán, vista por la nave Cassini

La nave espacial Cassini de la NASA está siguiendo la evolución de una misteriosa formación geológica en Ligeia Mare, uno de los grandes mares de hidrocarburos de Titán, la mayor de las lunas de Saturno. El lugar tiene una superficie de unos 260 km cuadrados y ha sido observado en dos ocasiones, pero con una apariencia distinta. Ha sido apodado por los astrónomos «isla mágica» porque aparece y desaparece repentinamente.

La extraña formación, que aparece brillante en las imágenes de radar contra el fondo oscuro del mar líquido, fue vista por primera vez en julio 2013 durante un sobrevuelo de la Cassini sobre Titán. Las observaciones anteriores no habían detectado nada semejante en esa parte de Ligeia Mare.

Los científicos se quedaron perplejos al encontrar que la isla se había desvanecido cuando miraron de nuevo, durante varios meses, con el radar de baja resolución y de imágenes de infrarrojo de la Cassini. Esto llevó a algunos miembros del equipo a sugerir que podría haber sido algo transitorio. Pero durante el sobrevuelo de la Cassini el 21 de agosto de 2014, la formación fue visible de nuevo, y su aspecto había cambiado durante los once meses desde que había sido visto por última vez.

No es un defecto

Los científicos del equipo de radar están seguros de que esa formación no es un defecto en sus datos, lo que habría sido una de las explicaciones más simples. Tampoco ven evidencias de que sea el resultado de la evaporación en el mar, ya que la costa general de Ligeia Mare no ha cambiado notablemente.

El equipo cree que la formación podrían ser ondas en la superficie, el aumento de burbujas, sólidos flotantes, sólidos suspendidos justo debajo de la superficie, o tal vez algo más exótico.

Los investigadores sospechan que la aparición de esta formación podría estar relacionada con el cambio de estaciones en Titán, al tiempo que el verano se acerca en el hemisferio norte de la luna.

«La ciencia ama el misterio, y con esta formación enigmática, tenemos un ejemplo emocionante de los cambios en curso en Titán», ha dicho Stephen Wall, líder del equipo adjunto del equipo de radar de la Cassini, con base en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. «Tenemos la esperanza de que vamos a ser capaces de seguir viendo desplegarse los cambios y hacernos una idea acerca de lo que está pasando en ese mar extraterrestre».

 

Viaje virtual a Marte


El Mundo

ESPACIO | El planeta rojo, visto con una nitidez sin precedentes

Un viaje virtual al planeta rojo. Así puede definirse la espectacular imagen, de nada más y nada menos que mil millones de píxeles, que acaba de presentar la NASA, tras combinar casi 900 fotografías captadas por el robot Curiosity.

Esta impresionante ‘postal’ cósmica de 360 grados permite dar un giro completo y realizar un ‘zoom’ para inspeccionar cada piedra que rodea al vehículo de la agencia espacial estadounidense.

El Curiosity captó las imángenes en el lugar donde recogió sus primeras muestras de polvo marciano, bautizado como ‘Rocknest’ (nido de piedras), y permite también ver el llamado Monte Sharp en el horizonte.

“Da la sensación de estar allí y realmente muestra el poderío de las cámaras del Curiosity”, ha declarado el técnico responsable de este proyecto, Bob Deen, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL), en Pasadena (California). “Puedes ver todo el contexto y también acercarte a ver cada pequeño detalle”.

El equipo de Deen ensambló el mosaico de imágenes utilizando tres cámaras diferentes del Curiosity (denominadas Mast Camera, Mastcam y Navigation). Las fotografías se tomaron entre el 5 de octubre y el 16 de noviembre de 2012.

En estos momentos el robot de la NASA está investigando la geología del planeta rojo en el Crater Gale, una zona donde ya ha comprobado que en el pasado existieron las condiciones necesarias para la vida en Marte.

La extraña cruz gigante de Titán


ABC.es

  • La NASA descubre una enorme estructura que parece «cocerse» sobre la superficie de la luna de Saturno y dos nuevos mares secos
La extraña cruz gigante de Titán

La sonda Cassini de la NASA ha descubierto sobre la superficie de Titán, la misteriosa luna de Saturno, una gigantesca estructura casi circular que se asemeja a un pan de cruz y que, como si estuviera dentro de un horno, se infla de la misma forma. La nave también ha observado las costas de dos mares antiguos, ahora secos, que pudieron haber estado llenos de agua hace tan solo 50.000 años. Estos resultados han sido expuestos en un encuentro de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica Americana que se celebra estos días en Reno, Nevada

Todo el mundo ha visto alguna vez cómo la cocción hace que la parte superior del pan se levante y se agriete. Los científicos piensan que algún proceso similar de calor puede estar ocurriendo en Titán. El pasado mayo, el radar de la Cassini obtuvo una imagen que mostraba un montículo con forma de bollo. Los investigadores ya habían visto algo similar en Venus, donde una región con forma de cúpula de unos 30 kilómetros cruza la cumbre de un gran volcán llamado Kunapipi Mons. Creen que la cruz de Titán, de unos 70 kilómetros de longitud, también es el resultado de fracturas causadas por levantamientos desde abajo, posiblemente resultado del ascenso de magma.

Los mares del sur

«El ‘pan de cruz caliente’ es un tipo de estructura que no habíamos visto antes en Titán, lo que demuestra que esta luna nos sigue sorprendiendo incluso después de ocho años de observaciones de la Cassini», afirma Rosaly Lopes, del equipo del radar de la sonda en en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por sus siglas en inglés) de la NASA en Pasadena (California). El «pan» puede ser el resultado de lo que se conoce en la Tierra como un lacolito, una intrusión formada por magma que empuja de abajo a arriba. «Las montañas Henry de Utah son un ejemplo bien conocido de este fenómeno geológico».

Esta no ha sido la única sorpresa de las imágenes de la Cassini. Titán es el único lugar fuera de la Tierra que tiene líquido estable en su superficie, aunque son hidrocarburos en lugar de agua. Hasta ahora, los inmensos mares solo se habían visto en el hemisferio norte de Titán. Sin embargo, un nuevo análisis de imágenes de la sonda recopiladas desde 2008 hasta 2011 sugiere que el polo sur de este mundo también tuvo en el pasado un mar vasto y poco profundo. En concreto, los científicos creen haber encontrado dos mares secos o casi secos. Uno de ello mide 475 por 280 kilómetros y quizás tenga unos cientos de metros de profundidad. Pudieron haber estado cubiertos de agua hace menos de 50.000 años.

El Curiosity realiza su primer paseo en Marte


El Mundo

  • El robot se desplazó aproximadamente 4,5 metros desde el lugar donde se posó
  • Se espera que al término de su misión haya recorrido más de 20 kilómetros
  • La NASA prevé usar el sistema de toma de muestras en las próximas semanas
  • La superficie de Marte ya cuenta con el surco de “huellas” de las ruedas del explorador Curiosity, después de que completase con éxito su primer recorrido por el Planeta Rojo.

“La misión está funcionando extremadamente bien. Aquí tenéis a un director de la misión sonriente”, explicó Peter Theisenger, director de la misión en una conferencia de prensa en el Laboratorio de Propulsión, en Pasadena (California).

Theisenger precisó que Curiosity se desplazó aproximadamente 4,5 metros esta madrugada desde el lugar donde se había posado y realizó varios giros de entre 90 y 180 grados sobre la superficie de Marte, en los que no reportó ningún problema de funcionamiento. En total, el explorador necesitó cerca de 16 minutos, y le permitió enviar, además, nuevas fotografías en blanco y negro, entre ellas las que documenta las “huellas” de rueda sobre Marte, a casi casi 250 millones de kilómetros de la Tierra.

También el jefe de movilidad del Curiosity, Matt Heverly, se mostró exultante. “Tenemos un sistema de movilidad funcionando plenamente con un montón de fascinantes experimentos de exploración por delante”, dijo Heverly durante el encuentro con los periodistas.

‘Bradbury Landing’

Por otro lado, el jefe científico del Programa de Exploración de Marte, Michael Meyer, anunció que en homenaje al escritor de ciencia ficción Ray Bradbury recientemente fallecido se ha decidido bautizar el lugar donde tocó la superficie de Marte como “Bradbury Landing“.

“En su honor declaramos que el lugar donde Curiosity aterrizó sea conocido a partir de ahora como Bradbury Landing”, explicó Meyer al recordar al autor del libro “Crónicas Marcianas”, que hoy habría cumplido 92 años.

Recogida de muestras

Los científicos de la NASA prevén utilizar el sistema de toma de muestras en las próximas semanas, ubicado sobre el brazo de 2,1 metros de largo que incluye una cámara, un taladro, un espectrómetro y está diseñado para realizar el tamizado de muestras de polvo de roca y tierra con un recogedor especial. Durante los próximos días, el rover permanecerá en Bradbury Landing realizando diferentes revisiones de instrumentos y estudiando los alrededores, antes de dirigirse hacia su primera parada prevista localizada a 400 metros hacia el este-sureste, un lugar denominado Glenelg y donde confluyen tres formaciones geológicas.

Se espera que al término de su misión haya recorrido más de 20 kilómetros y registre imágenes sobre el cráter Gale desde la ladera de una montaña de 5 kilómetros de altitud.

Asimismo, la NASA informó que a través de la Cámara Química, que utiliza láser y espectrómetros, se ha podido examinar la composición las rocas donde se encuentra el explorador. De acuerdo a los primeros reportes, las rocas sugieren una composición de basalto.

El Curiosity, que aterrizó en la superficie de Marte en la madrugada del pasado 6 de agosto, ha enviado cientos de fotografías en blanco y negro y en color que han proporcionado la vista más nítida de Marte conocida hasta ahora.

El rover, del tamaño de un carrito de golf y con una tonelada de peso, llegó con una misión de dos años en la que recorrerá parte del planeta para analizar su composición y determinar si se dan, o alguna vez se dieron, las condiciones para albergar vida. Theisenger, no obstante, quiso aportar algo de cautela y recordó que “de momento, llevan 16 días de una misión de dos años”.

Tenemos un largo camino antes de que esta misión alcance todo su potencial, pero el hecho de que no hayamos tenido graves problemas en las primeras etapas es fantástico”, concluyó.