Tag Archive: Nefertiti



ABC.es

  • El célebre egiptólogo cree que pertenece a Anjesenamón, la esposa de Tutankamón

Respaldo del trono enchapado en oro de Tutankamón en el que se ve a Anjesenamón con la corona de Gran Esposa Real. – WIKIPEDIA

El egiptólogo Zahi Hawass y su equipo creen haber encontrado en el Valle de los Reyes una nueva tumba que podría pertenecer a Anjesenamón, hija de Akenatón y Nefertiti y esposa de Tutankamón.

Cerca de la tumba del faraón Ay, Hawass encontró cuatro depósitos de fundación que apuntan a la existencia de una tumba hasta ahora desconocida. Es un indicio claro, porque los antiguos egipcios solían hacer cuatro o cinco de estos escondites o agujeros en el suelo que llenaban de objetos votivos, antes de comenzar a construir una tumba.

«Estamos seguros de que hay una tumba allí, pero no sabemos a quién pertenece», señaló el arqueólogo a Live Science en un correo electrónico.

El mapeo tridimensional de la zona realizado entre febrero y mayo bajo la dirección de Gianfranco Morelli con una técnica geofísica de resistividad eléctrica de positrones ERT también reveló anomalías conductoras en la roca donde Hawass ha identificado los depósitos de fundación, según indicó en una entrevista a National Geographic Italia el director de documentales Brando Quicili, coautor junto a Hawass del libro «Enigma Nefertiti».

«El radar detectó una subestructura que podría ser la entrada de una tumba», añadió Hawass.

El famoso egiptólogo, que fue ministro de Antigüedades en el país de los faraones, cree que la tumba podría pertenecer a la joven esposa de Tutankamón que, al quedar viuda en el año 1327 a.C., contrajo de nuevo matrimonio con su abuelo Ay.

La cercanía de esta nueva tumba con la de Ay refuerza esa idea, aunque habrá que esperar a las futuras excavaciones que Hawass dirigirá en el Valle de los Reyes.

La momia de la KV21

A Anjesenamón (o Ankhesenamun) se le ha relacionado con una de las momias reales aún sin identificar de la tumba KV21 que descansan en el Museo Egipcio de El Cairo. El propio Hawass señaló a ABC el año pasado que las pruebas preliminares de ADN apuntaban a que una de ellas, sin cabeza, podría ser la esposa de Tutankamón. Según el célebre arqueólogo, la otra momia sería la de la hermosa Nefertiti, que Nicholas Reeves cree oculta en una cámara tras las paredes de la tumba de Tutankamón.

Quicili subraya, sin embargo, que los análisis de ADN de las dos momias encontradas en la KV21 son «bastante problemáticos» debido a su deficiente estado de conservación. También subraya que con frecuencia las momias se ocultaban en otra tumba para salvarlas de saqueadores.

La tumba recién encontrada está «sin tocar», añade. Qué albergará su interior es un misterio aún por descubrir.

Anuncios

ABC.es

  • Se utilizará un radar no invasivo en la búsqueda de la misteriosa tumba de la faraona de belleza legendaria
REUTERS El busto de Nefertiti durante una exposición en el Altes Museum de Berlín

REUTERS | El busto de Nefertiti durante una exposición en el Altes Museum de Berlín

Es uno de los secretos mejor guardados por las arenas de Egipto. Nefertiti, la reina cuya legendaria belleza y enorme poder político hizo que se abrieran para ella las puertas de la Historia, tuvo sin embargo unfinal oscuro y misterioso. Su tumba, en efecto, jamás ha podido ser encontrada. Pero ahora las cosas podrían estar a punto de cambiar.

El todopoderoso Ministerio de Antigüedades egipcio, del que dependen los tesoros arqueológicos del país de los faraones, ha dado, en efecto, su «visto bueno preliminar» para utilizar un radar no invasivo en la búsqueda de la nunca hallada tumba de Nefertiti. Y es que el conocido egiptólogo Nicholas Reeves tiene la teoría de que la cripta de la hermosa y controvertida reina permanece oculta tras uno de los muros de la tumba de Tutankamon, en el Valle de los Reyes.

Según ha manifestado Mouchira Moussa, portavoz del Ministro de Antiguedades Mamdouh el Damaty, la autorización de seguridad para el uso del radar podría estar lista en el plazo de un mes. «No va a causar daño alguno al monumento», afirmó Moussa.

Hace poco que Nicholas Reeves publicó su teoría, pero nadie hasta ahora ha podido comprobarla y se basa, por lo tanto, en una serie de evidencias circunstanciales. Reeves cree que Tutankamon, que murió a la edad de 19 años, podría haber sido enterrado a toda prisa en una cámara exterior de lo que originariamente fue la tumba de Nefertiti, que a pesar de todos los esfuerzos aún no se ha localizado.

El arqueólogo británico Howard Carter descubrió la tumba del joven faraón en el Valle de los Reyes de Luxor en 1922. Estaba intacta y llena de tesoros de incalculable valor (entre ellos la conocida máscara de oro del faraón).

Cámaras ocultas

En su artículo, Reeves afirmaba que en las imágenes de alta resolución de la tumba de Tutankamon pueden apreciarse líneas bajo la superficie de yeso de las paredes pintadas, lo que indica que podría haber dos puertas ocultas y que hasta ahora han permanecido inexploradas. Una de esas puertas podría llevar hasta la tumba de Nefertiti. Reeves argumenta, además, que el diseño mismo de la tumba de Tutankamonsugiere que fue construida para una reina, y no para un rey.

El radar, de fabricación japonesa, será operado por un experto que viajará junto a la máquina en cuanto la autorización sea oficial. Con ese dispositivo, será posible echar un vistazo a lo que hay más allá de los muros tras los que Reeves sospecha que existen por lo menos dos cámaras ocultas. El egiptólogo, que se mantiene en contacto permanente con el Ministerio de Antiguedades egipcio, llegó a El Cairo el pasado sábado, e inspeccionará la tumba acompañado por el propio Ministro.

«Estamos muy excitados –afirma el portavoz del Ministerio–. Podría no ser la tumba de Nefertiti, aunque sí una que perteneció a uno de los nobles. Pero si se tratara realmente de Nefertiti, sería algo colosal».


El Mundo

  • CIENCIA -Anuncia que la momia del faraón no será sometida a nuevos análisis
  • Egipto permitirá el examen de la tumba de Tutankamón en busca de la sepultura de Nefertiti
  • Aunque las autoridades no creen que esté enterrada en la tumba del faraón niño del Valle de los Reyes, permitirán al egiptólogo británico Nicholas Reeves comprobar su teoría
Algunas de las pinturas que decoran la tumba de Tutankamón.EL MUNDO

Algunas de las pinturas que decoran la tumba de Tutankamón. EL MUNDO

Escépticas pero dispuestas a desentrañar el enigma de la tumba de Nefertiti. Las autoridades egipcias han anunciado que permitirán al egiptólogo británico Nicholas Reeves viajar al país árabe y comprobar in situ su teoría de que la esquiva esposa de Ajenatón yace enterrada en la tumba de Tutankamón, en los confines del Valle de los Reyes (Luxor).

El ministro de Antigüedades egipcio Mamduh el Damati ha revelado que, tras una larga conversación telefónica con el académico, le ha invitado a visitar la tierra de los faraones a mediados de septiembre. Su hipótesis será evaluada entonces por un grupo de arqueólogos locales y extranjeros. “Se organizará un debate entre los participantes”, ha precisado El Damati al diario estatal Al Ahram.

El ministro ha reconocido, no obstante, que no cree en las elucubraciones de Reeves y se decanta por la posibilidad de que la reina cuyo busto fijó nuestro canon de la belleza faraónica se halla enterrada en Tell el Amarna, la ciudad fundada por Ajenatón a mitad de camino de Tebas y Menfis y dedicada al culto a Atón.

“A partir de los resultados del debate, Reeves y el grupo llevarán a cabo una visita para inspeccionar el interior de la tumba de Tutankamon en Luxor en un intento de probar su teoría”, ha indicado El Damati. Los resultados del examen serán anunciados en una rueda de prensa internacional. Hasta entonces el ministerio “no publicará ningún comunicado oficial relacionado con la teoría”.

En una entrevista a EL MUNDO, el egiptólogo británico reconoció haber contactado con las autoridades para lograr el cotizado permiso y demostrar su tesis. “De momento solo podemos especular sobre quién y qué podría hallarse en esas estancias. El primer paso sería inspeccionar el lugar con radar, que determinará si hay realmente agujeros. Si los hay, tendremos que planear el próximo paso con sumo cuidado”, detalló.

Sus cábalas, publicadas hace unas semanas por la revista del Amarna Royal Tombs Project han desatado una notable expectación. “Mi hipótesis es que nos encontramos ante una tumba dentro de una tumba. El enterramiento de Tutankamón se habría realizado en la parte exterior de una sepultura que ya existía y que se habría adaptado para tal fin. De ser así, habría un segundo enterramiento en los lugares más recónditos de la tumba”, señaló a este diario. La inquilina de ese segundo enterramiento sería Nefertiti (1370-1330 a.C.).

14400713481510

El análisis de estas imágenes de la tumba permitió a Nicholas Reeves ver detalles con los que ha desarrollado su teoría.

“Ciertos rasgos estilísticos en la decoración de la pared norte, que dataría del enterramiento original y sería anterior a las pinturas del resto de muros, son una reminiscencia de Nefertiti”, agregó quien en los últimos meses buscó pesquisas rastreando las fotografías en alta resolución tomadas por la organización Factum Arte que sirvieron para elaborar en su taller madrileño la réplica exacta de la tumba de Tutankamón, expuesta desde el pasado mayo en los aledaños de la casa de Howard Carter en Luxor.

A partir de las huellas localizadas en los muros, el experto esbozó incluso un mapa con las zonas que habrían permanecido ocultas desde que en 1923 Carter descubriera la sepultura. En principio, habría dos nuevas estancias: una cámara lateral debajo de la decorada pared oeste de la cámara funeraria y una prolongación de la tumba más allá del muro norte. En el primer caso, la puerta conduciría a un almacén contemporáneo al resto de lo ya hollado. En el segundo, el pasaje llevaría hasta la buscada cámara funeraria de Nefertiti.

NO MÁS ANÁLISIS A LA MOMIA DE TUTANKAMÓN

El lugar de descanso de Nefertiti no es la única polémica que recorre estos días el país árabe. Precisamente ayer las autoridades aclararon que no van a someter a la momia de Tutankamón a nuevos estudios después de que hace un lustro los análisis de ADN determinaran que era hijo de Ajenatón, el faraón que impulsó el monoteísmo, y desvelaran que falleció prematuramente a los 19 años de edad por la malaria y una enfermedad ósea que le fue reduciendo la movilidad. Asimismo, las autoridades anunciaron en un comunicado que los restos del “faraón niño” serán traslados a una estancia lateral de su tumba en un ataúd realizado expresamente para evitar daños en la mudanza.


El Mundo

El famoso busto de Nefertiti contará con una réplica en bronce para que el público de la muestra, que se inaugurará en diciembre en Berlín con motivo del centenario de su hallazgo, pueda tocar la efigie de la reina egipcia, según anunció este lunes la organización de la exposición: “Queremos que el visitante pueda experimentar la belleza del busto también a través del tacto“, declaró el arquitecto responsable del diseño de la exposición, Noel McCauley, durante la presentación de la muestra, al aludir a la réplica en bronce.

1346087845_0

La extrema fragilidad del busto original no permite su traslado, por lo que permanecerá en el lugar de honor que ocupa en el Museo Nuevo de Berlín, donde se expone desde finales de 2009. La muestra, que podrá verse entre el 7 de diciembre de 2012 y el 13 de abril de 2013, presentará alrededor de 600 objetos “en su debido contexto histórico-cultural”, anunciaron ya el pasado mes de junio los Museos Estatales de la capital alemana. Esta exposición permitirá una aproximación a la era de la reina Nefertiti y de su esposo, el gran faraón Akenatón, en torno a 1346 a.C.

Junto al busto, descubierto el 6 de diciembre de 1912 por el arqueólogo Ludwig Borchardt en el valle de Amarna, entre Luxor y El Cairo, los visitantes podrán ver muchos otros objetos hallados también entonces y nunca antes exhibidos públicamente, y que han sido debidamente restaurados. Así, el busto de Akenatón, hallado al tiempo que el de Nefertiti y al menos tan exquisito como el de su esposa, recuperará todo su esplendor con motivo de la muestra, señaló la directora del Museo Egipcio, Friederike Seyfried. No obstante, la efigie del gran faraón, procedente al igual que el de Nefertiti del taller del escultor Tutmosis, había sido destrozada en la antigüedad por los adversarios del que fuera instaurador del monoteísmo y considerado por ello hereje, y tras su hallazgo fue objeto únicamente de una mínima restauración.

La expedición arqueológica

Otra de las perlas de la muestra es el diario de las excavaciones, en el que se puede leer “(hallado) busto pintado de tamaño real de la reina, de 47 cm de altura”, con fecha del 6 de diciembre de 1912. “Los colores, como recién pintados. Trabajo excelente. Describir no aporta nada, hay que verlo”, quedó inmortalizado en el diario.

Para el director de los Museos Estatales de Berlín, Michael Eissenhauer, “lo emocionante es que los objetos hallados aportan una idea extremadamente ilustrativa del día a día de aquella época”.

Estos hallazgos, que forman parte de la colección de los museos berlineses, se complementará con préstamos de otras instituciones de todo el mundo, como el Museo Metropolitano de Nueva York, el Louvre de París y los museos Británico y de Arqueología Egipcia de Londres.

Durante las excavaciones en Amarna, los arqueólogos hallaron entre 7.000 y 10.000 objetos, de los cuales 5.500 se encuentran en Berlín. La mayoría de ellos no habían sido restaurados o estudiados hasta la actualidad y por el momento sólo se habían expuesto unos pocos.

El busto de Nefertiti, la llamada ‘Reina del Nilo’, de 3.300 años de antigüedad, se expone desde finales de 2009 en el Museo Nuevo (Neues Museum), que reabrió así sus puertas casi 70 años después de haber quedado arrasado por los bombardeos aliados sobre Berlín durante la II Guerra Mundial.


El Mundo

  • El 6 de diciembre de 1912, Ludwing Borchardt, descubrió el busto
  • En 2009 el museo alemán ya rechazó una petición de devolverlo

1295858890_extras_ladillos_1_0Ya es oficial: Las autoridades egipcias han pedido a Alemania que devuelva el busto de la reina Nefertiti (1370-1330 a.C.), que está en el Neues Museum de Berlín, según ha informado el Ministerio de Cultura egipcio.

Hace años que desde El Cairo se amenazaba con la posibilidad de reclamar el icónico busto de la esposa de Akenatón, aunque en principio parecían incluso conformarse con un préstamo.

Ahora, el todopoderoso Zahi Hawas, secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, ha decidido pasar a la acción. La petición fue transmitida en una carta enviada al presidente de la Fundación del Patrimonio Cultural Prusiano en Berlín, Hermann Parzinger, y al Ministerio de Asuntos Exteriores egipcio para que lo envíe a la embajada de Egipto en Alemania y la de Alemania en El Cairo.

El 6 de diciembre de 1912, Ludwing Borchardt, profesor del Instituto Imperial Alemán de Ciencias Egipcias de la Antigüedad, descubrió el busto de Nefertiti durante unas excavaciones en Tel el Amarna, en el sur de Egipto

En diciembre del 2009, el Museo Egipcio de Berlín rechazó tajantemente estar negociando con las autoridades egipcias el posible retorno del busto de Nefertiti al país del Nilo y aseguró que nunca se había producido una petición oficial de devolución por parte de El Cairo.

Hawas explica en el comunicado que la petición oficial de Egipto para recuperar el busto de Nefertiti se produce en el marco de los esfuerzos realizados para el regreso de las antigüedades que habían salido del país de una manera ilegal. El busto de Nefertiti es una de seis piezas únicas cuya recuperación de los museos internacionales pide Egipto, que no ha dado detalles sobre las otras cinco antigüedades.

Hawas ha expresado, asimismo, la apreciación de su país a las autoridades alemanas por sus esfuerzos en cuidar el busto y expresó su confianza en que éstas colaborarán en el regreso de la estatua a Egipto.


Agencias – Cadena Ser

Investigadores alemanes han revelan el verdadero rostro de la reina egipcia

La reina egipcia Nefertiti, considerada como la Mona Lisa del mundo antiguo pudo no haber sido tan atractiva después de todo, según han afirmado hoy científicos alemanes. Un rostro delicadamente tallado en la piedra caliza de un famoso busto de Nefertiti sugiere que el escultor real de la época se portó muy bien con la reina, ya que pudo haber suavizado las arrugas que la monarca tenía alrededor de la boca y, haber hecho más prominentes sus pómulos y haber “arreglado” una gran nariz para representar a la “Belleza del Nilo” con la mejor facha posible.

Hace unos 3.300 años, el artista encargado de esculpir sobre piedra caliza la belleza de la reina decidió añadir una nueva capa de estuco sobre la primera versión del busto para adaptarla a los cánones estéticos de la época.

Así lo ha afirmado hoy un equipo de investigadores del Imaging Science Institute de Berlín en la revista científica “Radiology“. El magnetismo del busto de Nefertiti, esposa del faraón Akenatón, ha cautivado a arqueólogos y simples observadores desde 1912, año en que fue descubierto por el alemán Ludwig Borchardt en un yacimiento entre Luxor y El Cairo.

Tras someter la preciada escultura, una de las más famosas del Antiguo Egipto, a una tomografía computerizada espiral de 64 cortes, los investigadores no sólodescubrieron el estado de conservación en el que se encontraba la pieza, sino el verdadero rostro de la reina que no pudo detectar una tomografía practicada en 1992.

“La tomografía computerizada ha cambiado de forma importante desde 1992. Ahora podemos tener imágenes tridimensionales con mucha mayor resolución”,ha explicadoel responsable de la investigación, Alexander Huppertz.

El busto de Nefertiti fue tallado en varias etapas sobre una base de piedra caliza cubierta de capas de estuco de diverso grosor y tiene fisuras en los hombros, en la zona inferior y en la parte trasera de la corona. Con esta técnica, “conseguimos mucha información acerca de cómo el busto fue hecho hace más de 3.300 años por el escultor real. Vimos que la escultura tenía dos rostros ligeramente diferentes y a partir de la interpretación de las imágenes de la prueba sabemos cómo prevenir el daño”, ha indicado Huppertz.

La versión interna del rostro de la reina fue delicadamente tallada sobre la piedra, por eso no fue esculpida para servir de molde.

La cara oculta de Nefertiti es muy simétrica y las orejas difieren poco de la versión final, pero tiene menor profundidad en el extremo de los párpados, arrugas en la comisura de los labios y las mejillas, pómulos menos prominentes y una pequeña elevación en el caballete de la nariz.

La opción de retocar las arrugas y suavizar la nariz, según los investigadores, pudo ser elección del artista, quien trató de reflejar a través de los rasgos de la reina los cánones estéticos de la época.

El periplo del busto de Nefertiti

Nefertiti fue la esposa del faraón Amenofis IV, más conocido como Akenatón, quien instauró el monoteísmo durante su reinado con el culto al sol (Atón) y fue padre de Tutankamon.

Tras el descubrimiento del bello busto en 1912 se exhibió por primera vez al público berlinés en el Neues Museum en 1924, lo que enfureció a las autoridades egipcias, que exigieron su devolución.

En los años 30 se negoció su restitución a Egipto, pero Adolf Hitler se opuso. Desde entonces, la escultura se ha expuesto en tres museos de la capital alemana y las autoridades egipcias han pedido, sin éxito, una y otra vez a los responsables de los museos de Berlín que les devuelvan el busto de la hermosa reina egipcia.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue escondida en una mina de Turingia (este de Alemania) mientras caían las bombas sobre Berlín y ahí la encontraron las tropas estadounidenses. En la actualidad se expone en el Museo Egipcio de Berlín, pero en octubre viajará al restaurado Neues Museum, donde comenzó a hechizar a sus visitantes en los años 20 del siglo pasado.

Reclamo indiscutible de turistas, el descubrimiento del rostro real de Nefertiti no hará más que aumentar el poder de seducción de la reina más bella del Nilo.


CET – El Mundo

  • CONCLUYEN MÉDICOS ESTADOUNIDENSES
Busto del faraón Akenaton en el Museo de El Cairo. (Foto: Wikipedia Commons)

Busto del faraón Akenaton en el Museo de El Cairo. (Foto: Wikipedia Commons)

MADRID.- A pesar de no haber sido el más varonil de los faraones al poseer formas claramente femeninas, Akenaton engendró al menos media docena de hijos. La presencia de rasgos combinados hace pensar a los investigadores que el faraón, esposo de Nefertiti y padre de Tutancamon, pudo haber sido hermafrodita.

Estas son las conclusiones del Irwin Braverman, médico de la Universidad de Yale quien presentó los resultados de sus análisis a las figuras del faraón en una conferencia en la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

La forma femenina de Akenaton se debía a una mutación genética que causó que su cuerpo convirtiera más hormas masculinas en hormonas femeninas de las necesarias, cree Braverman. Además, supone que la cabeza del faraón era deforme por una condición que produce que los huesos del cráneo culminan su desarrollo a temprana edad.

El faraón tenía “un aspecto andrógino. A pesar de poseer un físico femenino con amplias caderas y pechos, era hombre y era muy fértil, tanto que llegó a tener más de seis hijos, entre ellos Tutankamon” explica Braveman, quien utilizó estatuas y talladuras para completar sus estudios de Akenaton.

Braverman, que mide la salud de los individuos basado en retratos, dicta una clase en la facultad de medicina de Yale utilizando pinturas del Centro para el Arte Británico con las que enseña habilidades de observación a estudiantes de primer año.

Por su parte el arqueólogo especialista en Egipto, Donald B. Redford, ha afirmado que Akenaton pudo haber sufrido del síndrome de Marfan, un desorden genético que se caracteriza por producir formas alargadas, incluyendo en los dedos y en el rostro. “Aunque esto es posible aún es una teoría muy subjetiva” afirmó el profesor de estudios mediterráneos clásicos y antiguos de la Universidad Penn State a la cadena estadounidense de noticias Fox.

Además de ser el esposo de Nefertiti y el posible padre de Tutankamon, Akenaton es conocido por introducir una revolucionara forma de monoteísmo en el antiguo Egipto, donde reinó a mediados del año 1.300 a.C.


Domingo 29/04/2007 12:42 Articulo de Marc Bassets / Àlvar Andrés LA VANGUARDIA

  • Las reclamaciones de patrimonio
  • Disputa entre Alemania y Egipto por el busto de la reina egipcia
¿A quién pertenece Nefertiti?

¿A quién pertenece Nefertiti?

A quién pertenece la reina egipcia? La disputa entre Alemania y Egipto por el busto de Nefertiti, descubierto en 1912 por el arqueólogo alemán Ludwig Borchardt en Tell el Amarna y desde entonces en manos alemanas, vuelve a encenderse.

Las autoridades egipcias reclaman la pieza para exhibirla durante tres meses en el 2012, en ocasión de la inauguración del muevo Museo de Egipto, junto a las pirámides. Ni los responsables de los museos de la capital alemana, donde está expuesta, ni el Parlamento alemán están dispuestos a ceder a la que algunos han llamado “la dama más famosa de Berlín”, con permiso de Marlene Dietrich.

El argumento de las autoridades alemanas es claro. El busto de piedra caliza, dicen, fue obtenido por Borchardt legalmente. Por tanto, es propiedad de Alemania. Además, sostienen que la pieza es frágil y su traslado le sometería a riesgos incalculables. El secretario general del Consejo Superior de Antigüedades del Gobierno egipcio, Zahi Hawas, sostiene que el busto fue sacado de Egipto ilegalmente. Los egipcios no reclaman el busto para siempre, sino sólo por tres meses, y se comprometen a devolverlo después. Si Alemania no accede a debatir la cesión, Hawas ha amenazado con ponerse en contacto con los responsables de antigüedades de China, Turquía, Grecia, Italia, México, Siria e Iraq e “invitarlas a confeccionar una lista de bienes culturales que se exigirán al extranjero”, ha dicho en una entrevista en el semanario Der Spiegel.

MAPA DE RECLAMACIONES

¿Cuál sería el mapa de las principales reclamaciones de patrimonio? La situación sería la siguiente:

Además del busto de Nefertiti, Egipto reclama, entre otras piezas, la piedra Rosetta, que permitió al francés Champollion descifrar los jeroglíficos al descubrir su código, o el zodiaco del templo de Dandera. Sin salir de África, la semana pasada un tribunal italiano retomó las acciones que las autoridades libias emprendieron en 1989 para conseguir el retorno de una estatua romana. Por otra parte, Italia ha acordado con el Museo Metropolitano de Nueva York y el Museo de Boston la devolución de las antigüedades romanas. Mientras, en Italia prosigue el juicio con Marion True, conservadora del Museo Getty, y el traficante de arte Robert Hecht por la compra de piezas arqueológicas robadas.

Grecia no ha conseguido aún la devolución de los mármoles del Partenón, hoy en el Museo Británico. Grecia recela de la manera como los primeros frisos fueron extraídos por el conde Elgin, sobre quien se especula que sobornó a las autoridades. El resto de la colección la compró el gobierno británico en 1816. “Para que la Unesco pueda intervenir en este caso o en otros es necesario que las dos partes estén de acuerdo. Nunca puede actuar de oficio”, dice Lluís Garcia, responsable de patrimonio de Unescocat.

Basada en la convención de 1970 sobre tráfico ilícito de obras de arte, la Unidroit – convenio internacional de 1995- permite que los estados y los particulares propietarios puedan presentar demandas. Sin embargo, los países firmantes del convenio sólo se comprometen a acceder a las demandas posteriores al año 1970.

A la lista de piezas reclamadas habría que añadir el penacho de Moctezuma, pieza mexicana que de momento aún se encuentra en Austria. El tesoro de Príamo, que fue capturado por las tropas soviéticas en el museo alemán al que su descubridor, Heinrich Schiliemann, lo donó, y que desde hace un tiempo es reclamado por los turcos. Las estatuillas de bronce del siglo XVI de Benín, que forman parte del Museo Británico, y la máscara funeraria datada entre 400 y 500 d. C. que se muestra en Museo Barbier-Müller de Barcelona son reclamadas por Nigeria y Guatemala, respectivamente.

Durante los días posteriores al inicio de la guerra de Iraq se saquearon una gran suma de antigüedades del Museo Nacional Iraquí, valiosas por pertenecer y dar testimonio de las culturas mesopotámicas. Una alternativa para proteger el patrimonio de los saqueos son las listas rojas de bienes culturales elaboradas por el Comité Internacional de Museos (ICOM). Hace dos semanas se ha presentado la lista roja para Perú, que se suma a las de Iraq, Afganistán, África y Latinoamérica. De este modo prevé que se pueda luchar contra las redes de venta de bienes culturales. Para ello, es importante que los clientes de estas redes tomen en consideración que el patrimonio, lejos de ser un lujo, resume la historia de los países, afirma Lluís García.

A %d blogueros les gusta esto: