Un video que describe le etapa prehistórica del sur provincial


web

  • El material será presentado esta tarde en la UTN de San Rafael, será distribuido en forma gratuita en las escuelas de la región.

“Al sur del río Diamante”, un documental que registra 10.000 años de prehistoria y destaca las principales etapas de cambio que atravesaron las poblaciones humanas en el sur de Mendoza, será presentado a las 18.30 en la UTN Regional San Rafael.

El video, realizado por los documentalistas de Buenos Aires, Pablo Domínguez y Alejandro Mansilla, tiene una duración de 25 minutos, podrá ser distribuido gratuitamente en las escuelas, como también será utilizado en el Museo de Historia Natural de San Rafael.

El poblamiento, la extinción de la megafauna, el despoblamiento humano durante el Holoceno medio y la llegada de los primeros agricultores, son parte del contenido de este material que los documentalistas dejarán a las autoridades municipales para que pueda difundirse gratuitamente en los centros educacionales y aquellas organizaciones no gubernamentales que quieran conocer un poco más sobre la arqueología de la región.

Gustavo Neme, antropólogo, doctor en Ciencias Naturales e investigador del Conicet, comentó que el documental está realizado por un equipo integrado por sonidistas, camarógrafos y técnicos de la productora Pol-ka. Además señaló que tanto la introducción como el cierre están hechos por el  actor  Raúl Taibo que trabaja con los hacedores del material.

Cabe destacar que el audiovisual cuenta con la participación de los investigadores del Museo de Historia Natural de San Rafael, quienes fueron contactados por los documentalistas a través de la página web.  Así el equipo de documentalistas se acercó al museo y se  entusiasmó con la idea de hacer una serie de audiovisuales sobre la región. De a poco fueron acordando con los profesionales del museo, con quienes recorrieron algunos de los sitios arqueológicos de la zona y comenzaron a filmar.

Este es el primero y presenta un pantallazo general de la prehistoria del Sur de Mendoza. La idea de hacer estos documentales surgió con el objetivo de   vincular el patrimonio arqueológico con las comunidades en las que se encuentran los descubrimientos, con el objetivo de poner en valor los hallazgos y el trabajo científico dentro de la comunidad favoreciendo la conservación y los lazos con el pasado.

Estos hallazgos arqueológicos que formarán parte del audiovisual permiten reconstruir muchas cosas como los caminos, ejes de circulación, territorio y movilidad de las poblaciones.

Esta serie de audiovisuales busca contar interpretaciones científicas de manera actualizada y que resulten familiares y atractivas al público. Asimismo, busca generar conciencia sobre temas surgidos de la arqueología y significativos para la vida actual tales como los cambios climáticos, relaciones sociales y redes de intercambio.

Esta tarde, los documentalistas participarán de la presentación en las instalaciones de la UTN -Urquiza y General Paz- mientras que el jueves proyectarán el video en el museo La Olla, en el distrito de Real del Padre y darán una charla.

Los apuntes de Darwin, a un click


El Mundo

Primer árbol de la vida de Darwin.

Primer árbol de la vida de Darwin.AMNH

El Museo de Historia Natural de Nueva York (AMNH) celebra el Día Darwin con el lanzamiento del ‘Proyecto de los Manuscritos Darwin’. Lo mejor de la noticia es que éste es una iniciativa totalmente digital y abierta, accesible a través de darwin.amnh.org desde cualquier rincón del globo.

En una masiva base de datos creada en colaboración con la Universidad de Cambridge, Reino Unido, el AMNH ha fotografiado digitalmente la totalidad de los manuscritos científicos de Darwin en alta resolución y, lo que hace al proyecto delicioso, han transcrito los millares de apuntes y notas que Darwin cifró en una caligrafía que ha frustrado a generaciones de aficionados e historiadores por igual.

Los manuscritos retratan con fidelidad el trabajo de Darwin como científico y son una ventana a la concepción y maduración de una de las teorías más importantes de la historia de la humanidad. En sus páginas podemos ver a un Darwin que observa y explora el mundo natural con la aguda mirada del coleccionista y naturalista.

‘Los documentos están organizados según su relación con la creación de ‘El origen de las especies’, siguiendo un criterio temático y educacional‘ comenta David Kohn, director y editor del proyecto. La idea de esta web de sorprendente fácil navegación, es que tanto investigadores como curiosos puedan adentrarse en, por ejemplo, las innumerables revisiones que Darwin hizo de su libro. En ocasiones ‘revisiones que pueden ser bastante excéntricas’ comenta Kohn.

La colección se ha centrado en los manuscritos científicos de Darwin y es ‘necesariamente, un trabajo que continuará por 25 o 30 años más‘ dice Kohn. Por ahora cualquier aficionado puede sumergirse en la génesis de la evolución a través de los documentos que están ya disponibles y que seguirán subiendo a la red hasta este verano. En los próximos cinco años, los científicos compartirán con nosotros más de 40.000 documentos anotados por el padre de la evolución: sus lecturas, notas durante su viaje en el Beagle o su trabajo como geólogo.

México restaura el pañuelo mortuorio del conquistador español Hernán Cortés


ABC.es

  • De lino y seda, fue utilizado en las honras fúnebres de Cortés y guardó sus restos óseos más de un siglo hasta que en 1947 fueron entregados al Museo de Historia Natural
México restaura el pañuelo mortuorio del conquistador español Hernán Cortés

Instituto Nacional de antropoloia de méxico Pañuelo funerario del conquistador español Hernán Cortés

El pañuelo funerario del conquistador español Hernán Cortés fue restaurado totalmente por especialistas mexicanos, informó ayer el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH).

La restauración de este lienzo de lino blanco y encaje de seda negra del siglo XVIII forma parte del proyecto de conservación por los 70 años del Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, reveló el Instituto.

Este Museo recibió en 1947 el pañuelo que más de un siglo guardó los restos óseos de Cortés, fallecido en Castilleja de la Cuesta, España, el 2 de diciembre de 1547 y cuyos restos fueron llevados a México en 1566.

Los restos del conquistador de México cambiaron a través del tiempo varias veces de lugar hasta su última morada en la iglesia de Jesús Nazareno, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El Instituto explicó que este pañuelo de lino y seda fue utilizado en las honras fúnebres de Cortés y guardó sus restos óseos más de un siglo hasta que en 1947 fueron entregados al Museo de Historia Natural.

Un primer dictamen al lienzo de 72 x 73 centímetros detectó un deterioro mayor en su parte central por haber estado en contacto con los huesos y se determinó someterlo a una limpieza especial y el encaje negro fue restaurado aparte.

El pañuelo tiene en los cuatro extremos «figuras fitomorfas bordadas, que forman una cruz lobulada al centro que alude a la religión cristiana y al uso para el que fue creado», explicó el INAH.

El trabajo estuvo a cargo de las restauradoras Verónica Kuhliger y Laura García. También participaron estudiantes de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente y los laboratorios de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía.

‘Nasutoceratops’: el nuevo dinosaurio narigón y cornudo


El Mundo

FÓSIL | Vivió hace 76 millones de años

Cráneo del 'Nasutoceratops titusi'. | Rob Gaston

Cráneo del ‘Nasutoceratops titusi’. | Rob Gaston

Medía cinco metros de largo, tenía un nariz inmensa y lucía una espectacular cornamenta. Así era el imponente ‘Nasutoceratops titusi’ (que significa ‘narigón de cara cornuda’), el nuevo dinosaurio de la familia de los triceratops que se ha encontrado en el desierto de Utah.

El hallazgo ha sorprendido a sus descubridores, que nunca habían visto un especimen con estos rasgos. “Este dinosaurio nos impresionó por completo. Nunca imaginamos que sería así, hemos encontrado un animal con unas características tan insólitas para este grupo de dinosaurios“, ha explicado el doctor Mark Loewen, paleontólogo de la Universidad de Utah y del Museo de Historia Natural de Utah, en declaraciones a la BBC.

El dinosaurio fue descubierto en 2006, pero se han necesitado varios años para estudiar el fósil con detenimiento. A partir de este detallado análisis, recién publicado en la revista ‘Proceedings of the Royal Society B’, se ha estimado que los restos datan de hace unos 76 millones de años aproximadamente, lo que indica que vivió en la Tierra durante el período Cretácico.

Mina de fósiles

“Los cuernos del ‘Nasutoceratops titusi’ son los más grandes de entre el grupo de los triceratops, con diferencia. Estos se curvan hacia delante y hacia los lados. También sería el dinosaurio de su grupo con la nariz más grande”, asegura el doctor Loewen.

El especimen hervíboro de 2,5 toneladas se encontró en una zona que formaba parte de un continente llamado Laramidia en el territorio que hoy es Norteamérica, una zona que se ha convertido en una auténtica mina para encontrar fósiles de dinosaurio en los últimos años.

El ‘Nasutoceratops’ no se encontró solo, sino que también se hallaron restos de otros tipos de dinosaurios con cuernos y carnívoros, lo que indica que convivían todos juntos en un mismo ecosistema.

Eric Laund, investigador y descubridor de la nueva especie considera que “el ‘Nasutoceratops’ es un ejemplo maravilloso de lo mucho que tenemos que aprender con el mundo de los dinosaurios. Quedan muchos fósiles emocionantes por descubrir en este desierto de Utah”.

El impresionante cráneo del nuevo dinosaurio se expondrá de manera permanente en el Museo de Historia Natural de Utah.

París se transforma en un ‘Parque Jurásico’


El Mundo

Fémur de saurópodo. | Museo de Historia Natural de París Vea más fotos aquí)

Fémur de saurópodo. | Museo de Historia Natural de París

Hace 140 millones de años los saurópodos eran los reyes de la selva. Su tamaño hace insignificante al más grande de los elefantes: podían llegar a medir hasta 40 metros y pesar hasta 90 toneladas. En los yacimientos de Agneac, en Charente (Francia), se hallaron en 2010 fósiles de algunos de los saurópodos más grandes del mundo.

Estos hallazgos se exponen ahora en el Museo de Historia Natural de París. Un fémur, varias vértebras, dientes y otros restos que permanecían ocultos y que han sido recuperados gracias a estas excavaciones. En total se han encontrado cerca de 2.000 piezas en esta zona, pero en la exposición parisina se exponen solo algunos ejemplares.

Bajo el título ‘Dinosaures, la vie en grand’, la exhibición trata de explicar cómo vivían estos gigantes herbívoros: se explora su biología y se recrea su hábitat a través de dispositivos interactivos y didácticos que permiten, por ejemplo, tocar los dientes de uno de estos colosos.

Un grupo de paleontólogos, botánicos, nutricionistas y biólogos se han encargado de recrear este parque Jurásico, que permite conocer, por ejemplo, qué comían y donde encontraban su alimento estos animales. No era una labor fácil pues necesitaban 100.000 calorías diarias para mantenerse en pie y no podían correr más allá de los 40 kilómetros por hora debido a su peso.

600 litros de sangre

Además, por sus venas circulaban hasta 600 litros de sangre y cada vez que respiraban a sus pulmones llegaban 75 litros de aire. Sus huevos tenían el tamaño de un balón de fútbol y al nacer, las crías pesaban alrededor de 5 kilos, aunque multiplicaban su peso por 10.000 en la edad adulta.

En la exposición se muestra, por ejemplo, la reproducción de un dinosaurio de 18 años, que mide más de tres metros de altura y 18 de largo y cuya cola es tan larga como la mitad de su cuerpo. También se ha incluido una maqueta a tamaño real de una pierna de uno de estos ejemplares, de 5 metros de altura.

Además, un fresco de siete metros de largo recrea con detalle el entorno del citado yacimiento de Angeac hace 130 millones de años. Este es el único terreno en Francia en el que se sabe que vivieron estos colosos de la naturaleza.

El primer dinosaurio que se hizo vegetariano


EFE – ADN

Los investigadores creen que los ancestros de todos los dinosaurios eran carnívoros y que los heterodontosaurios podrían representar la transición entre una y otra dieta

El examen de un pequeño cráneo fósil de un joven heterodontosaurio del Jurásico explica cómo y cuándo los dinosaurios abandonaron la dieta carnívora y empezaron a comer plantas.

El cráneo fósil del animal, que vivió durante el Jurásico temprano -hace unos 190 millones de años- en el territorio que hoy ocupa Sudáfrica, fue encontrado durante las excavaciones realizadas en los años 60 en ese país, y está en el Museo Sudafricano Iziko, en Ciudad del Cabo.

Tiene sólo cuatro centímetros y medio de largo, y debió pertenecer a un heterodontosaurio muy joven de no más de 200 gramos -los adultos eran del tamaño de un pavo de unos dos kilos y medio-.

Cambio de dieta

Explica la doctora Laura Porro, investigadora de la Universidad de Chicago (EEUU) y coautora del estudio, que probablemente los ancestros de todos los dinosaurios eran carnívoros y que los heterodontosaurios, que se encuentran entre los primeros dinosaurios adaptados al consumo de plantas, podrían representar la transición entre una y otra dieta.

Los heterodontosaurios pertenecen al gran grupo de dinosaurios herbívoros, los Ornistisquios, pero su extraña composición de dientes -largos caninos para desgarrar y molares para triturar- había suscitado entre los paleontólogos cierta discusión acerca de lo que comían.

Algunos científicos pensaban que incluían pequeños animales en su dieta normalmente vegetariana, mientras que otros sostenían que comían sólo plantas y que los colmillos eran sólo un rasgo que distinguía a los machos -un dimorfismo sexual-, como ocurre en los jabalíes.

El estudio que publica hoy la revista “Journal of Vertebrate Paleontology” y que desvela la presencia de dientes caninos en la mandíbula del recién hallado joven heterodontosaurio, apunta hacia la primera hipótesis.

Según el doctor Richard Butler, autor principal del estudio e investigador del Museo de Historia Natural en Londres, la presencia de estas piezas en un estadio del crecimiento tan temprano “sugiere que no se trata de un dimorfismo sexual, porque estos caracteres aparecen más tarde”.

Los dientes, para defenderse

Los científicos sospechan que los heterodontosaurios usaban los caninos, largos como colmillos, para defenderse de los depredadores, o para cazar algún insecto o algún pequeño mamífero o reptil. Es decir, eran seguramente omnívoros ocasionales.

Lo sorprendente del estudio, y que abre una nueva incógnita, es que no han encontrado ni rastro de las piezas de reemplazo. Así que, a diferencia de la mayor parte de los reptiles, los heterodontosaurios no debían cambiar constantemente los dientes a lo largo de sus vidas.

Al parecer, se parecían más a la mayoría de mamíferos que, como nosotros, cambiamos los dientes sólo una vez. Sólo que debían aparecer más tarde, durante el crecimiento, apuntan los autores. Con un desarrollo de la dentición más lento, explican, se consigue que las piezas dentales encajen mejor las unas con las otras y el mordisco sea más preciso.

En el estudio también han participado investigadores de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Hallan una nueva especie de dinosaurio, el ‘primo pequeño’ del Triceratops


Miercoles 13/06/07 22:01 EFE- El Mundo

EL EOCURSOR PARVUS APENAS MEDÍA 30 CENTÍMETROS

MADRID .- Un experto en fósiles del Museo de Historia Natural de Londres ha identificado una nueva especie de dinosaurio del grupo de los ornitisquios. El Eocursor parvus era un ‘primo pequeño’ de los Triceratops que vivió en el Cretácico (hace entre 65 y 145 millones de años) y cuya población se calcula en unos 10.000 individuos en todo el planeta. Para los científicos, su estudio podría aportar pruebas concluyentes sobre los orígenes de estos dinosaurios herbívoros.

A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los ornitisquios, que eran de enorme tamaño y se desplazaban muy lentos, los Eocursor apenas medían 30 centímetros de largo , eran ágiles y extremadamente rápidos, similares a los zorros de hoy en día.

“Sabemos que los ornitisquios fueron un grupo muy extendido de dinosaurios herbívoros que aparecieron hace unos 220 millones de años, en el final del periodo Triásico”, señaló el doctor Richard Buttler, paleontólogo del Museo. “Sin embargo, contamos con muy pocos fósiles de esta época, y los que hay están muy incompletos, por lo que tenemos muy poca información sobre su evolución. El descubrimiento del Eocursor es de suma importancia porque nos ayuda a rellenar un hueco en la historia lineal de estos fósiles”, matizó.

Según los científicos, el Eucursor se alimentaba con plantas gracias a su dentadura en forma de hoja, y con la ayuda de una pata inusualmente larga, que le permitía coger ramas. Los huesos de la parte inferior de las patas traseras son mucho más largos, lo que sugiere que eran animales capaces de correr a bastante velocidad para escapar de los depredadores.

El único fósil que se ha encontrado apareció en Suráfrica en 1993 , pero no ha sido estudiado al detalle hasta ahora. Los paleontólogos han encontrado casi todo el cráneo, los brazos, las patas, la pelvis y varias vértebras, lo que convierte a este ejemplar en el ornotisquio más completo jamás hallado del Triásico.

Los dinosaurios ornitisquios se caracterizan por sus dientes en forma de hoja, adecuados para comer plantas, que además suelen tener crestas y dentículos. El nombre significa caderas de ave, lo que refleja la característica más distintiva de este grupo: sus huesos son similares a los de las aves, aunque estas últimas no pertenecen a este grupo, sino a los saurisquios.