Las auténticas dimensiones del Sistema Solar


ABC.es

sistema_solar--644x362Todos hemos visto las láminas que ilustran los libros escolares, esas en que se representan los planetas del Sistema Solar como una serie de esferas de diferentes tamaños, todas situadas aproximadamente a la misma distancia de la que la precede. Esta escala -obviamente- es completamente errónea. Te proponemos tomar la calculadora y realizar un recorrido por las verdaderas dimensiones del Sistema Solar.

El Sistema Solar es enorme. Tanto, que sus dimensiones escapan a la capacidad que posee nuestro cerebro para imaginar lo que significan números tan grandes. Decir que la Tierra se encuentra a más de 149 millones de kilómetros del Sol no basta para darnos una idea de lo que realmente representa esa distancia. Cuando leemos que el Sol posee un diámetro de algo menos de un millón y medio de kilómetros, nuestra mente no alcanza a visualizar lo que ese tamaño significa. Y las láminas que mencionábamos antes poco nos ayudan en esta tarea, ya que nos dan la errónea sensación de que el Sol es unas cuantas veces más grande que la Tierra, o que Plutón se encuentra bastante más lejos del Sol que Marte. Pero las dimensiones del Sistema Solar son lo suficientemente impresionantes como para que resulte completamente imposible realizar una representación a escala e incluirla en una lámina de libro de texto: si lo hiciésemos, los planetas no serían visibles ni siquiera utilizando una lupa.

Para comprender mejor las distancias y tamaños implicados vamos a comparar los objetos más importantes del Sistema Solar con otros de uso cotidiano. Comenzaremos, como corresponde, con el par que más influye en nuestras vidas: la Tierra y el Sol. Sabemos que nuestro planeta posee un diámetro aproximado de 12.750 kilómetros, y que se encuentra a unos 150 mil millones de metros del Sol. Supongamos por un momento que la Tierra posee el tamaño aproximado de una pelota de tenis. En esta escala, el Sol sería una esfera de unos once metros de diámetro, que se encuentra a unos mil doscientos kilómetros de distancia. Ese es el desafío al que se enfrentan los encargados de ilustrar las dimensiones del Sistema Solar. Si seguimos haciendo cálculos manteniendo las distancias entre planetas y su tamaño en la misma escala del ejemplo anterior, volvemos a estar en problemas: si la Tierra se encontrase a mil doscientos kilómetros del Sol, Plutón estaría a unos cuarenta y siete mil y tendría el tamaño de una canica. Está claro quenecesitamos una escala para las distancias, y otra, completamente diferente, para el diámetro de los cuerpos del Sistema Solar.

La escala de los cuerpos

Comencemos por el tamaño relativo de los cuerpos principales del sistema, asumiendo que la Tierra con sus 12.750 kilómetros de diámetro la podemos imaginar como una pelota de tenis de unos 10 centímetros de diámetro. En esta escala, el Sol (1.400.000.000 kilómetros de diámetro) sería la mencionada esfera de unos once metros de diámetro,Mercurio (4,800 kilómetros de diámetro) sería algo así como una pelota de golf y Venus (12,100 kilómetros de diámetro) no sería muy diferente a la pelota elegida para representar a nuestro planeta. Si seguimos avanzando hacia el exterior del Sistema Solar, nos encontramos con Marte y sus 6,800 kilómetros de diámetro. En nuestra escala tendría un diámetro de unos 5,3 centímetros.

Más allá de Marte se encuentra el denominado “cinturón de asteroides”, compuesto por algunos miles de millones de cuerpos rocosos de tamaños extremadamente variables. El más grande de todos ellos, que posee aproximadamente la tercera parte de toda la masa de ese cinturón es Ceres, que tiene un diámetro de 952 metros. En nuestra escala sería más o menos como un guisante. Más allá de Ceres se encuentra el planeta más grande de todos: Júpiter. Este gigante gaseoso tiene un impresionante diámetro de 143 mil kilómetros, solo unas 10 veces menos que el del Sol. Si la Tierra fuese una pelota de tenis, Júpiter sería una esfera de algo más de un metro de diámetro. El siguiente planeta que encontraríamos en nuestro viaje también es un gigante gaseoso, a pesar de que “culpa” de lo majestuoso de sus anillos generalmente olvidamos su tamaño. Saturno tiene un diámetro de 115 mil kilómetros, y en nuestra escala sería una esfera de 90 centímetros de diámetro.

Urano y Neptuno, los dos planetas siguientes, también son gaseosos. Sus tamaños son bastante aproximados –51 mil y 49 mil quinientos kilómetros de diámetro respectivamente- pero más pequeños que los dos anteriores. En nuestra escala, serían esferas de 40 y 39 centímetros de diámetro, bastante más grandes que una pelota de baloncesto. En cuanto a Plutón, recientemente convertido en un “planeta menor” como Ceres, es un pequeñín de la mitad del diámetro de Mercurio (unos 2.390 kilómetros) y tendría en nuestro sistema ficticio el tamaño deuna canica grande. Como puedes ver, es casi imposible dibujar en una misma página objetos con tamaños tan dispares manteniendo la escala. Y con las distancias ocurre exactamente lo mismo.

La escala de las distancias

Por comodidad, vamos a suponer que la distancia que separa la Tierra del Sol -unos 149.597.870.961 kilómetros son 100 metros. Eso convierte los 58 mil millones de kilómetros existentes entre Mercurio y nuestra estrella en sólo 38 metros. Venus, que en realidad está poco más de 108 millones de kilómetros del Sol se encontraría a unos 72 metros, y Marte -227 millones de kilómetros- estaría a unos 150 metros del Sol. A partir de aquí las distancias se incrementan rápidamente, lo que explica la relativa facilidad con la que las agencias espaciales han enviado misiones a los planetas mencionados y la prácticamente inexistencia de misiones al resto de los integrantes de nuestro sistema. Ceres, el gigante de los asteroides, se encontraría a unos 270 metros del Sol. Y Júpiter, que en realidad está a más de 778 millones de kilómetros de nuestra estrella, estaría a unos 520 metros.

El siguiente planeta, Saturno, se encontraría a 950 metros de distancia del Sol. Urano y Neptuno estarían a 1980 y 3100 metros respectivamente, y el frío Plutón a casi 4 kilómetros. Realmente, el Sistema Solar es un sitio enorme, difícil de apreciar en toda su magnitud. Pero así y todo, es prácticamente despreciable frente a las dimensiones de nuestra galaxia: en nuestra escala, Próxima Centauri-la estrella más cercana- se encuentra a 26 mil kilómetros de distancia.El centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea, estaría a unos impresionantes 167 millones de kilómetros del Sistema Solar. Como puedes ver, la tarea de representar nuestro Sistema Solar en una lámina y con la escala correcta prácticamente carece de sentido.

Venus y Mercurio, juntos en el cielo y a la vista


El Pais

Se observan hasta el 10 de abril mirando hacia el oeste

Venus y Mercurio, los dos planetas más próximos al Sol, estarán aparentemente muy cerca el uno del otro en el cielo durante 10 días. Se observan a simple vista en el cielo crepuscular despejado, mirando hacia occidente entre media hora y un ahora tras la puesta de Sol. Desde el sur de Europa, Estados Unidos y Canadá se ve Mercurio, hasta el 3 de abril, debajo y a la derecha de Venus -el más brillante de los dos-, mientras que a partir del 4 de abril se verá justo a la derecha. “Es muy difícil ver Mercurio la mayor parte del tiempo, así que mucha gente no lo vería jamás en su vida, pero ahora se da una buena oportunidad gracias a que Venus hace de guía”, explica Alna MacRobert, director de la revista Sky & Telescope, que alerta acerca de esta ocasión astronómica.

El máximo acercamiento aparente de Venus y Mercurio será el 3 y 4 de abril, cuando estarán separados por unos tres grados (el ancho de dos dedos juntos elevados hacia el cielo con el brazo extendido). A partir del 10 de abril, Mercurio dejará de verse, ya que será cada vez menos visible desde la Tierra su cara iluminada.

Este emparejamiento de los dos planetas no es real, se aprecia sólo al verlos desde aquí. Venus está estos días mucho más lejos de la Tierra (unos 235 millones de kilómetros) que Mercurio (151 millones de kilómetros), lo que significa que la luz que emiten tarda 14 y 8,4 minutos, respectivamente, en llegarnos, explica Sky & Telescope. Pese a ello, Venus es más brillante debido a tres razones: que su diámetro es el doble del de Mercurio, que esta cubierto por una capa de nubes blanca muy brillante en comparación con la superficie oscura de rocas y polvo de Mercurio, y que el lucero del alba muestra hacia la Tierra una mayor parte de su cara diurna.

La ESA “salva” la misión BepiColombo para enviar dos satélites a Mercurio


EFE – Yahoo

La Agencia Espacial Europea (ESA) “salvó” el proyecto BepiColombo para enviar dos satélites a Mercurio en 2014, a pesar de las dudas suscitadas por “varios Estados miembros” después de que un aumento del presupuesto elevase los costes un 30 por ciento, explicó hoy a EFE el director del proyecto, John Elwood.

El coste total de la misión, que enfilará la rampa de lanzamiento en 2014 y colocará dos satélites orbitando alrededor de Mercurio seis años después, se situará en 970 millones de euros (1.452 millones de dólares), por lo que “varios Estados miembros” mostraron reticencias, aunque “ninguno de ellos votó a favor de cancelar la misión”, señaló Elwood.

La ESA podrá, por tanto, empezar a elaborar en 2020 un mapa detallado de la superficie de Mercurio, su estructura geológica y la composición de sus cráteres.

La BepiColombo servirá además para elaborar un plano magnético de Mercurio, estudiar la exosfera del planeta (una de las capas de la atmósfera), la composición de sus polos y experimentar sobre la teoría de la relatividad enunciada por el físico alemán Albert Einstein (1879-1955).

El precio de la misión se ha disparado porque hubo una error de concepción en el diseño original, lo que obligó a diseñar unos equipos más grandes de lo previsto, a cambiar de lanzador -se pasa de un Soyuz a un Ariane- y a retrasar un año el debut de la misión.

Elwood se mostró confiado en que no haya más retrasos porque “sería una absoluta catástrofe”, aunque no pudo asegurar que los costes se mantengan al nivel actual.

“Es el riesgo que tiene explorar lo desconocido. Me imagino que la Reina (española) Isabel la Católica (1451-1504) le preguntó a (el descubridor de América, en 1942, el genovés Cristóbal) Colón: ¿estás seguro de que, con esto, (el dinero para financiar el viaje del descubrimiento) será suficiente para ir y volver?”, ironizó Elwood, quien precisó, no obstante, que ya se han determinado cuáles serán los costes laborales de la misión, que permanecerán invariables.

Algunos de los problemas de diseño, indicó el director del proyecto, se debieron “a que en Mercurio hace mucho calor porque está muy cerca del Sol, aunque parezca simple. A medida que el diseño progresaba, nos fuimos dando cuenta de que los paneles solares se calentarían demasiado”, agregó.

Con el nuevo diseño, aunque más caro y de mayor tamaño, no debería de haber más problemas y la ESA podrá empezar a estudiar el planeta más cercano al Sol, una misión que Elwood no cree que suponga el inicio de una carrera para que el hombre ponga el pie en Mercurio.

“Creo que es demasiado caliente para que nunca vaya nadie. Si yo tuviera que mandar gente al espacio, elegiría sitios donde se pudiera llegar a vivir: la luna, Marte, un asteroide, pero Mercurio… está demasiado cerca del Sol”, concluyó.

Los rincones nunca vistos de la superficie de Mercurio


El Mundo

La sonda Messenger de la NASA ha completado su tercera y última aproximación a Mercurio y ha proporcionado a los investigadores una visión casi completa del planeta, así como nuevos datos científicos. La sonda pasó a sólo 228 kilómetros de Mercurio el 29 de septiembre y, pese a un apagón del instrumental provocado por un eclipse solar, pudo fotografiar un 6% del suelo del planeta nunca visto con anterioridad. A lo largo de su vida útil la Messenger ha observado el 98% de la superficie de Mercurio.

Observaciones llevadas a cabo desde la Tierra habían revelado pequeñas cantidades de hierro y minerales silicosos, pero en está ocasión la sonda también ha detectado concentraciones de calcio y titanio. La densidad del planeta, además, hace que los científicos asuman que el interior del planeta contiene mayores cantidades hierro.

La tercera aproximación de la sonda reveló nuevas características del planeta, incluyendo una región rodeada por una depresión irregular que tendría origen volcánico. Otras imágenes muestran una cuenca de unos 300 kilómetros limitada por un doble anillo, similar a la cuenca Raditladi, observada en el primer acercamiento de Messenger al planeta en el 2008.

Una de las similitudes con Raditladi es su edad, calculada en mil millones de años.”Esa edad es bastante baja para impactos de ese tipo porque la mayoría son varias veces más viejas. Por otra parte, la parte interna es más joven que la cuenca misma. Es posible que hayamos encontrado el material volcánico más joven de Mercurio”, dijo Denei.

Los nuevos datos sobre su composición abren interrogantes sobre el origen de este planeta. Algunos expertos afirman que Mercurio se formó principalmente con restos de un cuerpo que colisionó con la Tierra.

Tras su última aproximación al planeta, la sonda ha completado casi tres cuartos de su viaje de más de 7.800 millones de kilómetros para entrar en la órbita de Mercurio. La Messenger completó el pasado 29 de noviembre un cambio de trayectoria con el objetivo de entrar en la órbita del planeta a partir del 2011.

La sonda Messenger se despide de Mercurio


EFE – El Mundo

La sonda Messenger ha completado su tercer y último vuelo sobre Mercurio y ya ha comenzado a transmitir información y fotografías a los científicos de la misión. La nave pasó el martes a las 23.55 (hora española) a 228 kilómetros de la superficie del planeta. Lanzada en 2004, realizó en enero de 2008 su primera observación del planeta, y logró su hallazgo más importante meses después cuando reveló la presencia de agua en la exosfera.

Las señales radiofónicas comenzaron a recibirse después de que la sonda emergiera desde detrás de este planeta rocoso, mientras sus instrumentos siguen recogiendo imágenes y haciendo mediciones a medida que la nave se aleja. “Recibiremos imágenes en color y en alta resolución de objetivos científicos interesantes que ya identificamos en el segundo vuelo de aproximación”, ha explicado Ralph McNutt, científico del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins.

Según los planes de los científicos de la NASA, Messenger deberá ingresar en una órbita permanente en torno a Mercurio en 2011 tras haber visitado Venus y haber realizado 15 órbitas en torno al Sol después de su lanzamiento en agosto de 2004.

Aunque la sonda ya cuenta con imágenes de más del 90 por ciento de la superficie, el principal objetivo de la misión fue ahora determinar la composición geológica de Mercurio, según ha indicado la agencia. Esta visita es “nuestra última oportunidad de echar una mirada de cerca a sus regiones ecuatoriales”, indicó Sean Solomon, principal científico de la Messenger en el Instituto Carnegie, en Washington.

Pero éste es solo el comienzo “porque el principal objetivo es observar a Mercurio desde una órbita durante todo un año”, añadió. Antes de entrar en la órbita de Mercurio, Messenger habrá completado un viaje de 7.040 millones de kilómetros desde su lanzamiento.

La Tierra podría chocar con Mercurio, Martes o Venus en los próximos 5.000 millones de años


EP – Cadena Ser

Al parecer la naturaleza caótica del Sistema Solar conduce a cambios en las órbitas planetarias que pueden conducir a una colisión de la Tierra

La Tierra podría chocar con Mercurio, Martes o Venus en los próximos 5.000 millones de años, según un estudio del Observatorio de París en Francia que se publica en la revista ‘Nature’.

Los investigadores explican que la naturaleza caótica del Sistema Solar conduce a cambios en las órbitas planetarias y ha influido en el pasado en la arquitectura del Sistema Solar que observamos en la actualidad.

Según un nuevo estudio numérico, estas desviaciones pueden literalmente ser más importantes y conducir a una colisión de la Tierra con Mercurio, Marte o Venus. Aunque si una colisión de este tipo se produjera, además de que las posibilidades son relativamente pequeñas, no sería hasta dentro de miles de millones de años.

Los estudios sobre las órbitas planetarias que se han realizado con anterioridad estaban basados en simulaciones estadísticas que utilizaban ecuaciones de promedio para el movimiento de los planetas. Sin embargo, estas ecuaciones se vuelven deficientes cuando se tiene en cuenta a planetas que podrían colisionar.

Escenarios

En el presente estudio, el equipo de Jacques Laskar y Mickael Gastineau utiliza un modelo no promediado del movimiento planetario que considera al Sistema Solar al completo en los próximos 5.000 millones de años y que tiene en cuenta la relatividad general.

La simulación examinó 2.501 escenarios en los que alrededor de 25, o un 1%, conducía a una alteración de la órbita de Mercurio y uno a una colisión con la Tierra. Otro escenario en alrededor de 3.000 millones de años estimaba que las órbitas de Marte y la Tierra se encontraban a 794 kilómetros entre sí. Los resultados también mostraron cinco casos en los próximos 5.000 millones de años en los que Marte podría ser expulsado del Sistema Solar.

La cara oculta, y joven, de Mercurio


EFE – ADN

Los científicos empiezan a digerir las más de 1.200 fotografías enviadas por la sonda Messenger tras su sobrevuelo del planeta más cercano al Sol de nuestro sistema | Revelan que tiene menos cráteres que la luna y marte

actu081030mer.jpgLa sonda Messenger transmitió a la Tierra un gran cúmulo de información científica y miles de imágenes que revelan detalles hasta ahora desconocidos del lado oculto de Mercurio, informó hoy la NASA.

Esos datos y las fotografías fueron recogidos por la sonda el pasado 6 de octubre en la segunda aproximación al planeta este año, agregó la agencia espacial estadounidense en un comunicado.

Ya conocemos un tercio

Señaló que como resultado de la maniobra que pondrá a Messenger en la órbita del planeta en 2011 la sonda pudo desvelar más de un 30 por ciento de la superficie de Mercurio, nunca antes vista desde una nave espacial.

Messenger corresponde a las iniciales de Mercury’s Surface, Space Environment y Geocheministry and Ranging.

“La región de Mercurio que hemos visto por primera vez y en primer plano este mes es más grande que la superficie de América del Sur”, manifestó Sean Solomon, científico director del Departamento de Magnetismo Terrestre de la Institución Carnegie en Washington.

“Cuando se combinen con los datos de la primera aproximación y de la sonda Mariner 10, esta última maniobra nos habrá permitido ver el 95 por ciento del planeta”, agregó.

…y pronto veremos el 95%

Las cámaras de Messenger transmitieron más de 1.200 fotografías de la superficie así como datos de la topografía del planeta.

En su primera aproximación en enero la sonda había proporcionado información sobre el campo magnético interno del planeta así como de su magnetosfera.

“Esta última aproximación nos ha dado las primeras mediciones del hemisferio occidental de Mercurio y con ellas hemos descubierto que el campo magnético del planeta es altamente simétrico”, indicó Brian Anderson, del Laboratorio de Ciencias Aplicadas de la Universidad Johns Hopkins.

Además, se ha constatado que a diferencia de la Luna y de Marte, la antigüedad de la superficie de Mercurio es mucho más uniforme y cubierta por cráteres con grandes extensiones de llanuras jóvenes, según Mark Robinson, científico de la Universidad de Arizona.

La Messenger pasa zumbando sobre la superficie de Mercurio


Agencias – ADN

La sonda de la NASA ha realizado la pasada más baja realizada nunca sobre el planeta: menos de 200 kilómetros de altitud | Se calcula que ha realizado unas 1.200 fotografías, que tardará días en enviar

actu081007mer.jpgLa nave Messenger realizó a última hora del lunes, y sin novedad, el sobrevuelo más cercano a la superficie de Mercurio realizado nunca. La extraordinaria aproximación ha permitido examinar aún más cerca la corteza rocosa del planeta más cercano al sol de nuestro sistema.

Messenger, que tiene el tamaño aproximado de un coche, realizó una pasada a 200 km de altitud sobre la línea del ecuador mercuriano, en la que es sólo una de las muchas acciones  que llevará a cabo la sonda, destinada en exclusiva a desentrañar la historia geológica del planeta.

Durante todo el martes, y los días siguientes, la nave se dedicará a empaquetar y enviar una por una las cerca de 1-200 imágenes que tomó durante el vuelo, y que los científicos examinarán durante años en busca de pistas sobre las características de Mercurio.

El del lunes es el segundo de los tres fugaces encuentros previstos para la Messenger, antes de que la nave estabilice su órbita en torno al planeta en 2011. La próxima pasada será en septiembre de 2009.

Antes de la llegada de Messenger, Mercurio sólo había sido visitado entre 1974 y 1975, cuando la nave Mariner 10 realizó tres pasadas, en las que cartografió someramente el 45% de la superficie planetaria. Con las de la nave actual, se conoce ya el 65% de Mercurio.

Mercurio, Venus, Saturno y Marte se alinean en el firmamento


EFE – El Mundo

Hacia las 22 horas podrá verse también el paso de la Estación Espacial Internacional como un punto muy brillante cruzando el cielo

actualidad080808.jpgLa alineación de cuatro planetas -Mercurio, Venus, Saturno y Marte- en la constelación de Leo será observable a simple vista el viernes desde toda España justo en el momento del crepúsculo, entre las 21.15 y las 22.00 horas, según han informado fuentes del Planetario de Madrid.

En un primer momento, y como un punto brillante, podrá distinguirse Mercurio muy cerca del horizonte occidental; algo más alto y mucho más brillante se divisará Venus y, justo encima, resplandecerá Saturno con sus anillos, mientras que Marte aparecerá más elevado aún.

Ya entrada la noche, se podrá contemplar Júpiter, visible en la dirección de la constelación de Sagitario, hacia el sudeste, mientras que la Luna se podrá ver en cuarto creciente en la constelación de Libra.

El fenómeno se produce cuando pueden verse en el cielo dos o más planetas muy próximos entre sí por un efecto de perspectiva al mirar desde la Tierra, aunque pueden estar realmente a millones de kilómetros de distancia unos de otros.

Según el Planetario, que ha organizado una observación con telescopios, hacia las 22 horas podrá verse también el paso de la Estación Espacial Internacional como “un punto muy brillante que recorre el cielo”.

Los volcanes de Mercurio


CET- El Mundo

PRIMERAS IMÁGENES CERCANAS DESDE LOS AÑOS 70

  • La misión ‘Messenger’ se acerca por primera vez a este planeta
  • El mundo más cercano al Sol es más dinámico de lo que se pensaba

crateres-sombra-mercurio

MADRID.- Mercurio es, en apariencia, muy parecido a la Luna, pero en realidad los procesos que han modelado el paisaje de los dos cuerpos planetarios han sido muy distintos. En nuestro satélite, los cráteres se deben a impactos con cometas y meteoros. En el planeta más cercano al Sol, los volcanes han sido los protagonistas.

Los datos recopilados por la nave espacial ‘Messenger’ durante su paso por el planeta en febrero han sorprendido a los científicos, tras años de sequía informativa sobre este desconocido planeta, y se publican ahora en en una sección especial de ‘Science’.

La misión ‘Messenger’, nombre derivado del inglés ‘Mercury Surface, Space Environment, GEochemistry, and Ranging’, algo así como ‘Superficie, ambiente espacial, geoquímica y alineamiento de Mercurio’, supone la segunda visita a Mercurio y la primera desde la misión ‘Mariner 10’, hacia mediados de los años 70 del pasado siglo.

Este acercamiento de ‘Messenger’ es el primero de los tres que se realizarán antes de que la nave espacial entre en órbita alrededor de Mercurio en el año 2011.

Además de tomar imágenes más cercanas de las áreas observadas por ‘Mariner 10’, la nave ‘Messenger’ ha proporcionado imágenes de un 20% más de la superficie de Mercurio.

Los estudios que publica ‘Science’ analizan la superficie, la atmósfera y el campo magnético de Mercurio. En la mayoría de estos trabajos han participado investigadores de las Universidades de Colorado, Johns Hopkins, el Estado de Arizona, el Instituto Carnegie de Washington y el Centro Goddard de la Nasa en Estados Unidos, entre otras instituciones.

Entre los principales descubrimientos se señala que varias características de la superficie del planeta, cuyo origen era controvertido después de la misión ‘Mariner 10’, ahora parecen haberse formado por volcanismo en vez de por impactos con meteoritos.

Los investigadores también han descubierto que un gran número de fallas, surcos y otras formaciones del terreno, que de forma colectiva indican que la cantidad total de compresión por la que Mercurio ha pasado es alrededor de una tercera parte superior a lo pensado.

Incluso aunque Mercurio está constituido por más de un 60% de hierro, el hierro es relativamente escaso entre los minerales de la superficie del planeta, y por ello, probablemente, también su corteza y manto, algo que es inusual en comparación con los otros planetas del interior del Sistema Solar.

El ‘Messenger’ ha medido también el campo magnético de Mercurio a un nivel de detalle superior y ha analizado su efecto sobre el ambiente especial del planeta.

En global, las observaciones de la misión Messenger proporcionan una imagen de Mercurio como un planeta dinámico donde el corazón, la superficie y la atmósfera exterior, mientras que las regiones del espacio dentro y fuera de su campo magnético se encuentran fuertemente interconectadas.