Las mazmorras de Tetuán, escenario en la obra de Cervantes


El Mundo

  • Tetuán descubre su tesoro escondido e inaugura la I Ruta de Cervantes del mundo árabe
  • La ciudad del norte de África ha celebrado su Primer Coloquio Internacional sobre Marruecos y Tetuán en la obra de Cervantes
Imagen de las mazmorras de Tetuán. MOUNIR SETU

Imagen de las mazmorras de Tetuán. MOUNIR SETU

Existe una única entrada y está en la casa de Benmarzouk, un ciudadano de Tetuán. A través de un pozo que viaja a seis metros de profundidad se llega a las mazmorras que, bajo su medina, alberga esta ciudad del norte de África en la que sufrieron miles de cautivos cristianos durante los siglos XV y XVI. Algunos de esos presos también estuvieron encarcelados en Argel y coincidieron con Miguel de Cervantes durante su cautiverio; le relataron lo que escondía también Tetuán bajo su suelo, y Don Miguel convirtió sus mazmorras en escenario de algunas de sus obras.

Dentro, hay capillas y altares construidos por los cristianos, pero ha servido de vertedero durante siglos y los escombros imposibilitan el descubrimiento de todas sus galerías.

Se mencionan en ‘El Quijote’, en el entremés ‘El juez de los divorcios’ -“como si por milagro se librase un cautivo de las mazmorras de Tetuán”- y la ciudad también está presente en ‘Los tratos de Argel’, ‘La gran sultana’ y ‘La ilustre fregona’. Es Mounir Setu, un tetuaní recién licenciado en Filología Hispánica, uno de los pocos visitantes de estas mazmorras en este Tercer Milenio.

“Quise bajar para escribir una tesis que sirviera para estimular la rehabilitación de las mazmorras, que son un monumento recíproco entre España y Marruecos, como lo es Cervantes; ambos son misterio vivo”, explicó Setu ayer a EL MUNDO durante la celebración en Tetuán del ‘Coloquio Internacional Marruecos y Tetuán en la Obra de Cervantes’, que aspira al hermanamiento entre ambos países a través de la cultura.

No hubiera podido conseguirlo sin la ayuda de dos personas.La primera, Mehdi Zouak, delegado de Cultura en Tetuán y responsable del plan de rehabilitación de las mazmorras, que se mantienen apuntaladas a la espera de recibir financiación. La segunda, Abderrahman El Fathi, quien ha hecho posible que Marruecos se haya convertido estos días en la sede mundial del cervantismo.

A Cervantes lo consideramos patrimonio hispano-marroquí, y Tetuán aparece en muchas de sus obras como un puerto importante de mercaderes y tratantes”, explicó este poeta y profesor.

El Fathi también inauguró ayer la Ruta de Cervantes en Tetuán, “la primera ruta cervantina del mundo árabe“. Aún no están puestas las placas pero la intención sí. “El príncipe de las letras españolas menciona nuestra villa, desde la desembocadura del río Martin hasta la medina, porque Marruecos fue para Cervantes una inspiración.

Para el catedrático de la Universidad Complutense Ignacio Díez Fernández este encuentro y sus objetivos “son una novedad porque Cervantes siempre se relaciona con Argel y ponen de relieve que el autor también menciona Tetuán como puerto importante de la piratería”.

El Fathi también presentó ayer el volumen ‘Marrucos en Cervantes’, antología que “abre el camino para analizar la presencia del autor y el protagonismo de Tetuán”. El investigador de la Universidad de Navarra Carlos Mata Indurain, que lo ha prologado, señaló que “la colección muestra el delicado espíritu de tolerancia y la apasionada defensa de la libertad” de Don Miguel. David de Felipe Arranz, periodista y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid también destacó “el espíritu de concordia” tanto de Cervantes como de la antología recién publicada.