Hallado en Israel un monumento más antiguo que las pirámides de Egipto


La Vanguardia

  • Está situado a unos 13 kilómetros al noroeste del Mar de Galilea y tiene una longitud de unos 150 metros y un volumen de 14.000 metros cúbicos
Hallado en Israel un monumento más antiguo que las pirámides de Egipto

Imagen del monumento hallado en Israel google earth

Barcelona. (Redacción).- Un equipo de arqueólogos han hallado en Israel un monumento de piedra, en forma de media luna, cuya construcción se remontaría a hace más de 5.000 años, lo que significa que sería más antiguo que las pirámides de Egipto o la estructura de Stonehenge.

La construcción está situada a unos 13 kilómetros al noroeste del Mar de Galilea. Cuenta con unas dimensiones considerables, con una longitud de unos 150 metros y un volumen de 14.000 metros cúbicos. Los restos de cerámica encontrados en las excavaciones cercanas están fechadas entre los años e 3050 y 2650 a.C..

En un primer momento, los investigadors pensaron que el monumento hallado formaba parte de la muralla de una ciudad, pero trabajos recientes, efectuados por Ido Wachtel -investigador de la Universidad Hebrea de Jerusalén- señalan que no ha existido ninguna ciudad en sus inmediaciones y que la estructura es un monumento permanente, según recoge la revista Live Science.

Se cree que el monumento servía para ofrecer culto al dios de la antigua Mesopotamia Sin, debido a su forma de media luna.

El río Jordán podría secarse el año que viene


EFE – El Mundo

  • Ha perdido ya el 98% de su caudal histórico por la sobreexplotación del agua
  • Israel ha desviado para uso doméstico y agrícola un 46,47% del flujo
  • Ha perdido también la mitad de su biodiversidad y de la flora de sus orillas

El río Jordán ha perdido el 98% de su caudal histórico y podría secarse el año que viene si los países de la zona no toman medidas, según un informe la ONG Amigos de la Tierra-Oriente Medio.

Israel, Siria y Jordania son los responsables de haber tomado a lo largo del siglo pasado decisiones que han convertido el lugar donde se cree que Jesús fue bautizado en un hilo de “aguas residuales, estancadas y salinas”, apunta el documento.

El flujo histórico del Jordán, que comienza en el Mar de Galilea y desemboca en el Mar Muerto, era de 1.300 millones de metros cúbicos al año.

El río serpentea por 217 kilómetros y tiene una gran importancia para las tres principales religiones monoteístas: judaísmo, cristianismo e islam. Israel ha desviado para uso doméstico y agrícola un 46,47% del flujo; Siria un 25,24%, Jordania un 23,24% y los palestinos un 5,05%, aunque tienen un acceso muy limitado al cauce fluvial.

El Jordán ha dejado así de ser una fuente de agua dulce y su corriente apenas alcanza ahora entre 20 y 30 millones de metros cúbicos anuales.

El Jordán ha perdido también la mitad de su biodiversidad, con la desaparición de sus orillas de nutrias o lechuzas, resalta el informe, titulado “Hacia un río Jordán vivo”. Los distintos tipos de árboles que bordeaban el río han dejado paso a los juncos, más resistentes al deterioro del ecosistema.

El consumo de su agua, donde algunos peregrinos cristianos se bañan, puede generar problemas estomacales porque arrastra vertidos residuales que paradójicamente lo salvan de la desaparición.

La ONG propone que los países que han originado el deterioro del río devuelvan al menos y de forma proporcional un tercio del flujo original, lo que bastaría en una primera fase para devolverlo a la vida.

Israel, argumenta el documento, debería ceder incluso algo más -dada su situación económica- y permitir un reparto equitativo con los palestinos, a quienes impide extraer el agua directamente del Jordán, que atraviesa decenas de kilómetros de Cisjordania.

Según la ONG, la combinación de campañas de concienciación, reutilización de agua, control de fugas y otras medidas podrían permitir economizar más de 900 millones de metros cúbicos anuales