Málaga se cita con su historia


web

  • La asociación ‘Teodoro Reding’ celebró ayer en la playa de la Malagueta una reconstrucción histórica del asalto de la Royal Navy al puerto

 

La recreación contó con la participación de La Grace, una embarcación checa réplica de un bergantín del siglo XVIII. El acto fue posible gracias a la ayuda de numerosos colaboradores

La playa de la Malagueta fue anfitriona ayer, como lo fuera allá por 1812, del desembarco de una expedición británica que arribó en la entonces base corsaria napoleónica de Málaga con intención de asaltarla. Por segundo año consecutivo, la Asociación Histórico- Cultural «Teodoro Reding» de Málaga recreó el asalto de la Royal Navy al puerto durante la Guerra de la Independencia española (1808 – 1814). Con un tiempo envidiable para un 26 de octubre y con numeroso público, la cita comenzó con un desfile desde la plaza de la Constitución hasta el puerto. Una vez allí, algunos de los participantes en esta recreación embarcaron en el bergantín La Grace y otros tomaron posiciones en la playa de La Malagueta. Allí, La Grace, una embarcación checa réplica de un bergantín del siglo XVIII, fue protagonista del asalto a la antigua Batería de San Nicolás.

Este colectivo está formado por voluntarios de todas las edades, mayoritariamente estudiantes de Historia que, en su tiempo libre y sin ánimo de lucro, investigan y divulgan la historia de Málaga y de España en los siglos XVIII y XIX.

La recreación fue posible gracias a un centenar de mecenas, entre empresas, asociaciones y particulares, que apoyaron esta campaña de crowdfunding, con la que sus organizadores consiguieron recaudar los 1.120 euros necesarios para sufragar parte de los gastos del evento. Las aportaciones no sólo proceden de Málaga, sino también de otros puntos de España como Granada, Cádiz, Zaragoza, Gerona, Cáceres o Madrid.

No obstante, logrado el primer objetivo de financiación, la asociación ha acordado donar, en forma de alimentos, a los Ángeles Malagueños de la Noche la mitad de lo que se recaude a partir de ahora.

BRIT

Una pasión de 42.000 fotos


El Pais

  • Un coleccionista de Málaga atesora un conjunto de imágenes que muestran la España del XIX
  • Juan Antonio Fernández Rivero difunde la obra de los pioneros de este arte a través de su blog
  • FOTOGALERÍA Una muestra de la colección

Escena en una calle de Córdoba (aproximadamente 1870) en papel de albúmina. Imagen cedida por el archivo de la Colección Fernández Rivero. / J. LAURENT

Una mujer mira a la cámara con timidez mientras oculta su rostro tras un abanico. A un paso, un galán se toca el sombrero mientras parece dedicarle un requiebro. Sabemos que la escena ocurrió en una calle de Córdoba en los años setenta del siglo XIX y que el francés Jean Laurent (1816-1886), el fotógrafo más emblemático de la España decimonónica, tomó aquella escena. Esta imagen es una de las 42.000 fotos antiguas que atesora el malagueño Juan Antonio Fernández Rivero. Apasionado del coleccionismo desde niño, pasó de los sellos a las postales antiguas, después fue fotógrafo aficionado hasta que la lectura de La historia de la fotografía en España, desde sus orígenes hasta 1900, del hispanista estadounidense Lee Fontanella, le impelió a recopilar más y más instantáneas.

Fernández Rivero (Málaga, 1956), economista de formación, lleva un cuarto de siglo adquiriendo fotografías. Primero empezó con las que habían tenido como objetivo su ciudad, Málaga —hoy constituyen la cuarta parte de la colección—, después amplió el foco a Andalucía y resto de España. Su “especialidad”, dice, es el siglo XIX (en los años cuarenta de esa centuria llegó la revolucionaria manera de fijar la realidad). “Las fotos de entonces son comerciales y documentales, a diferencia de lo que ocurrió a finales del XIX, cuando los fotógrafos empezaron a crear arte”, explica sentado frente a un espeto de sabrosas sardinas en un chiringuito en la playa en Málaga.

Este autor de una decena de libros sobre fotografía añade que las que se tomaron en el XIX en España fueron sobre todo de ciudades andaluzas (Granada, Sevilla, Córdoba…) “por el mito romántico de lo árabe que buscaban los viajeros”. “El Patio de los Leones de la Alhambra fue uno de los motivos más retratados en todo el mundo en esa época, junto a las cataratas del Niágara y París”, la ciudad donde se había presentado el invento de la fotografía el 15 de junio de 1839 en el mismo Parlamento. Madrid y sus alrededores, Toledo y Barcelona fueron los otros espacios españoles más buscados por los primeros fotógrafos.

Fernández es también “un investigador” que desde su web —con unas 10.000 obras ya digitalizadas— y su blog difunde la obra de los pioneros mientras no ceja en su labor de coleccionista: “Continuamente estoy adquiriendo piezas, siempre originales, no hace falta ser millonario, esto no es como la pintura”. Fernández ha reunido a las afueras de Málaga su catálogo con la ayuda de su esposa, Teresa: pujas en subastas de Londres, París y Nueva York, compras a marchantes, anticuarios y particulares, “muchas en Estados Unidos”, y visitas a ferias como la que se celebra anualmente a finales de mayo en Bièvres, alrededores de París.

De la colección, 18.000 son fotos del XIX y 10.000 son tarjetas postales de las primeras décadas del XX. “También tengo unas 9.000 fotografías estereoscópicas” (compuestas por dos imágenes unidas, tomadas desde distintos ángulos, que al contemplarse con un visor se convierten en una sola, tridimensional y con sensación de profundidad. “Fue un invento con poco éxito porque en seguida llegó la propia fotografía”. Además, unas 2.500 cartes de visite, pequeños retratos que los burgueses entregaban a familiares y amigos para los álbumes y que se pusieron de moda sobre 1860.

Daguerrotipos y calotipos

El catálogo lo completan un centenar de daguerrotipos (el primer procedimiento fotográfico) y ambrotipos (negativos de cristal sobre fondo negro); fotos iluminadas (pintadas), álbumes victorianos de viajeros del XIX, con las fotos que compraban para mostrar a sus amistades y libros ilustrados. Una colección que el fotohistoriador Publio López Mondéjar valora por sus piezas del siglo XIX, lo que la sitúa “entre las ocho o diez mejores de fotografía privada en España”.

A Fernández le cuesta escoger las joyas de su tesoro. Se inclina por el álbum del capitán Pilkington: “Lo compré en Christie’s en 1998 y tenía 30 fotografías de Charles Clifford”, el otro extranjero —junto a Laurent— que fotografió España en el reinado de Isabel II. “Es un álbum de 55 x 75 centímetros, de la década de 1850, con encuadernación repujada en oro. Contiene las imágenes que este militar inglés, culto, aficionado a la fotografía y destinado en Gibraltar compraba de los sitios que veía; también pegó acuarelas, dibujos, litografías… 241 piezas en total”. También destaca la colección taurina del francés Luis Leon Masson, que forman parte de un álbum que perteneció al duque de Montpensier, cuñado de Isabel II. Si tiene que quedarse con piezas sueltas, elige una antigua, el Retrato de James Linton, pescador en New Haven, un calotipo (negativo directo sobre papel) de 1845, obra de los escoceses Hill y Adamson; y otro calotipo, del irlandés E.K. Tenison, un romántico que recorrió los polvorientos caminos de la Península y que hizo 40 fotos entre 1852 y 1854.

“Yo no he tratado de acumular porque sí. El coleccionismo debe tener un sentido, un valor documental y criterio histórico. Recopilo pensando en que esto tenga algún día una función museística”, un deseo que no ha encontrado eco en su ciudad, aunque en ocasiones ha prestado fotos a instituciones para exposiciones. “Me gustaría que la colección no se eche a perder”, lamenta mientras mira al horizonte, al monte de Gibralfaro: “Es la obra de mi vida”.

Hace 14.000 años los malagueños comían ballena


El Mundo

Restos de los balanos encontrados. | Esteban Álvarez-Fernandez

Restos de los balanos encontrados. | Esteban Álvarez-Fernandez

Hace entre 13.500 y 14.500 millones de años, los cazadores y pescadores de Nerja (Málaga) trasladaban la carne, la grasa y la piel de las ballenas a sus cuevas, donde las cocinaban y comían. Un estudio internacional, publicado en la revista ‘Quaternary International’ , ha descubierto en la Cueva de Nerja cientos de restos de dos tipos de balanos, pequeños crustáceos que viven en la piel de las ballenas.

“Al estar íntimamente asociados a las partes comestibles de la ballena y aparecer muchos de ellos quemados en el interior de un hogar, la presencia de estos crustáceos nos proporciona la evidencia indirecta más antigua del consumo de ballenas en la Prehistoria europea”, añade Esteban Álvarez-Fernández, investigador de la Universidad de Salamanca y autor principal del trabajo.

Muchos de los restos hallados de balanos se encontraban totalmente quemados, lo que indica que en aquella época asaban la carne de ballena para comérsela. Estos crustáceos, según el análisis de los científicos, vivían en la piel de una ballena franca austral, propia de las aguas del hemisferio. Esto confirma, además, las hipótesis sobre el descenso de temperatura que se produjo en aquel período.

Este estudio, en el que participan investigadores de la UNED y el CSIC, afirma que nunca hasta ahora se habían encontrado estas dos especies de crustáceo juntas en un yacimiento prehistórico a escala global.

¿La obra de arte más antigua de la Humanidad?


El Mundo

  • Hallan en Nerja pinturas rupestres de más de 42.000 años de antigüedad
  • Sus descubridores creen que podrían haber sido pintadas por neandertales
  • El proyecto se encuentra paralizado por falta de fondos económicos

Seis pinturas rupestres de la Cueva de Nerja (Málaga) que representan a varias focas podrían tener una antigüedad de al menos 42.000 años, lo que las situaría como una de las obras de arte más antiguas de la humanidad. Además, la importancia antropológica del hallazgo podría ser aún mayor porque no habría sido realizada por ‘Homo sapiens’, sino por neandertales, según varios expertos.

El profesor de la Universidad de Córdoba José Luis Sanchidrián, que dirige un proyecto de conservación de esta cueva, ha explicado que la datación hace más de 42.000 años de restos orgánicos hallados junto a las pinturas existentes en la galería alta indica que estos elementos podrían constituir la representación artística más antigua del mundo.

Pero lo que sería aún más revolucionario es que todos los datos científicos actuales apuntan a que esas pinturas fueron llevadas a cabo por el ‘Homo Neanderthalensis’, “lo que supone un bombazo académico”, según Sanchidrián, ya que hasta ahora todo lo relacionado con el sentido estético se atribuía al ‘Homo Sapiens’.

A raíz del análisis de los sedimentos de la cueva, se mandaron a datar a Miami (Estados Unidos) restos de carbones aparecidos a diez centímetros de las pinturas, unas pruebas que han arrojado una antigüedad de entre 43.500 y 42.300 años.

Esos carbones estarían relacionados con la iluminación de las pinturas, bien para realizarlas o bien para verlas, lo que supondría que pueden ser incluso más antiguas, y esa fecha “corresponde a neandertales, por lo que se nos abre una expectativa increíble”, ha apuntado el experto.

Proyecto paralizado

“Los carbones están al lado de las focas, que no tienen parangón en el arte paleolítico, y sabemos que los neandertales comían focas“, ha precisado Sanchidrián, que ha insistido en la necesidad de datar un pequeño velo o película formada sobre las pinturas para conocer su fecha exacta.

Sin embargo, actualmente los trabajos están paralizados por la falta de recursos económicos y la ausencia de un gerente al cargo de la Fundación Cueva de Nerja.

Para el conservador de la cueva y coordinador del proyecto multidisciplinar, Antonio Garrido, era fundamental intentan datar los restos orgánicos existentes junto a las pinturas, y de coincidir las fechas “se abrirían muchísimos interrogantes”.

También está sobre la mesa la posibilidad de que las pinturas fuesen obra de ‘sapiens’, pero para Sanchidrián, eso es “mucho más hipotético”, ya que no existen pruebas de que nuestra especie irrumpiera en la Península Ibérica de sur a norte, “ni tampoco existen muestras similares de arte en el norte de África”.

Cabe la posibilidad de estar ante la primera obra de arte de la humanidad y además, de que no esté hecha por ‘sapiens’, y eso sería un “cambio radical”, puesto que hasta ahora, la Historia del Arte dice que “el arte es consustancial a nosotros, a los ‘sapiens’, porque somos los que pensamos”, ha añadido.

Los investigadores consideran que esta gruta, uno de los últimos puntos del Sur de Europa en el que se refugiaron los neandertales, esconde la clave de la desaparición de esta especie.

La Policía interviene 81 obras atribuidas a Dalí en un hotel de Estepona


EFE – La Vanguardia

Un ciudadano francés ha sido detenido. Al menos 12 de la piezas pertenecen a una obra seriada y podrían haber sido robadas en España, Bélgica, Francia y EE.UU.

Un total de 81 obras de arte supuestamente atribuidas a Salvador Dalí han sido intervenidas por la Policía en un hotel de la localidad malagueña de Estepona, donde estaban expuestas para su venta.

El organizador de la exposición, un ciudadano francés, ha sido detenido acusado de los delitos de falsificación de documentos y estafa, según ha informado hoy la Dirección General de la Policía. Entre las obras intervenidas hay litografías, textiles, cuberterías, bajo relieves y esculturas, como la figura de un elefante de unos tres metros que se vendía por un importe de 1.200.000 euros.

Según las investigaciones policiales, al menos doce de las obras intervenidas podrían haber sido sustraídas en España, Bélgica, Francia y Estados Unidos, y pertenecen a una obra seriada.

La Policía está a la espera de que el informe de la Fundación Gala Salvador Dalí ratifique si los números de serie de las obras intervenidas en el establecimiento hotelero coinciden con las denunciadas.

Los agentes han localizado además una veintena de supuestos certificados de autenticidad de esculturas atribuidas al artista catalán.

La operación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) Central y de la Brigada Local de Policía Judicial de la Comisaría de Estepona.

El hotel Kempinski, donde se han intervenido las obras de arte ha asegurado que éstas “nunca se llegaron a exponer”, porque los agentes advirtieron de la posible procedencia ilícita de las piezas.