NASA probará el paracaídas supersónico más grande jamás usado


web

q9lbozargbjivljajgyr

La agencia espacial estadounidense NASA probará el miércoles 3 de junio un paracaídas supersónico, el más grande jamás desplegado, gracias a una tecnología que le resultará imprescindible para hacer aterrizar naves espaciales que transporten humanos al planeta Marte. El ensayo de este paracaídas, que estará incorporado a una cápsula bautizada platillo volador debido a su forma, se efectuará a las 12:30 hora local. Como la atmósfera de Marte no es muy densa, cualquier paracaídas destinado a suavizar la caída de una nave espacial pesada y que va a gran velocidad tiene que ser particularmente sólido.
La NASA comenzó a probar esta tecnología desde 1976 cuando envió su misión Viking con dos robots a Marte. Pero como el objetivo es trasladar astronautas al planeta rojo hacia 2030, la agencia espacial necesita paracaídas de nueva generación, con tecnología más avanzada, que permitan a naves más grandes posarse con suavidad. “Queremos ver si el paracaídas puede desplegarse y desacelerar el vehículo de prueba durante un vuelo supersónico”, explicó en un comunicado el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.
Este vehículo de prueba pesa poco más de tres toneladas, es decir dos veces más de lo que pesan las naves de la NASA que de hecho son capaces de pisar suelo marciano. El paracaídas (llamado Low-Density Supersonic Decelerator, o LDSD) es descrito por la agencia como “el mayor jamás desplegado”.
Tiene 30 metros de diámetro y su objetivo es “reducir la velocidad de entrada del vehículo de Mach 2 a una velocidad supersónica”. Para la prueba, la NASA enviará su platillo volador y el paracaídas a una altitud de 37 Km sobre el Océano Pacífico con la ayuda de globo gigante. Éste entonces soltará el platillo, que subirá aún más alto -hasta 55 km de altitud- gracias a sus cohetes de refuerzo. La nave luego alcanzará velocidades supersónicas.
El platillo volador se estará desplazando a 2,35 veces la velocidad del sonido cuando el paracaídas se despliegue para ayudarlo a posarse sobre el océano Pacífico, precisó la NASA. Esta nueva tecnología debe ser examinada a gran altitud, dado que las condiciones son allí similares a las de la atmósfera de Marte. En junio de 2014 se hizo una primera prueba con un paracaídas distinto que no resultó satisfactoria: no se infló como se esperaba y se desgarró. Hay otra prueba programada para 2016.

Explorar Marte desde la oficina


El Mundo

  • Los científicos de la NASA usarán un sistema de realidad virtual basado en imágenes tomadas por el vehículo robótico ‘Curiosity’
  • Les ayudará a entender mejor cómo es la superficie del Planeta Rojo y planificar el trabajo del ‘rover’

No será lo mismo que estar en Marte, pero quizás sea una de las experiencias más parecidas que puedan tener los científicos de la NASA hasta que se lleve a cabo una misión tripulada al Planeta Rojo, un proyecto que probablemente no se hará realidad antes de la década de los 30. Se trata de un sistema de realidad virtual que permitirá a los investigadores que analizan las imágenes recabadas por el vehículo robótico Curiosity hacerse una idea más realista de cómo es Marte e investigar con más detalle las características de su superficie.

El sistema para explorar en tres dimensiones este árido planeta se denomina OnSight y ha sido desarrollado por la empresa Microsoft. La adaptación para su uso en el sector espacial está siendo llevada a cabo en colaboración con ingenieros y científicos de la NASA, que empezarán a probar esta tecnología a lo largo de este año.

«Los científicos se ponen las Microsoft HoloLens [unas gafas de realidad virtual] y lanzan la aplicación OnSight. Se verán rodeados entonces por el paisaje marciano, de modo que el suelo de su oficina parecerá la superficie del Planeta Rojo y la escena parecerá extenderse más allá de las paredes de su despacho. Podrán ver también en la misma escena un modelo del vehículo Curiosity. Los investigadores serán capaces de observar la escena desde cualquier perspectiva que elijan caminando por la oficina o usando las opciones del menú para trasladar esa habitación a cualquier otra localización de Marte», relata a EL MUNDO Jeff Norris, el científico de la NASA que lidera el proyecto OnSight en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) de la agencia espacial de EEUU.

Asimismo, explica que el usuario puede indicar al sistema en qué lugar del despacho está su mesa y su ordenador para que el programa lo recuerde y no proyecte imágenes sobre esa zona. Esto le permitirá utilizar también su ordenador mientras lleva las gafas puestas y usa este programa de exploración virtual.

Según detalla Jeff Norris, OnSight usará las imágenes recabadas por Curiosity desde el principio de su misión, es decir, desde que llegó a Marte en agosto de 2012.

El sistema usa la computación holográfica, que combina las imágenes reales tomadas por el vehículo con otras generadas por ordenador, de modo que el resultado es un híbrido entre lo real y lo virtual.

El sistema de realidad virtual ‘OnSight’NASA

Gracias al trabajo de vehículos como Curiosity, Opportunity y el ya jubilado Spirit, los científicos han podido comprobar cómo es Marte e incluso estudiar su superficie y la composición de su atmósfera a través de los análisis que realizan con los instrumentos que llevan a bordo. Sin embargo, hasta ahora, sólo disponían de las imágenes enviadas por los vehículos robóticos, que examinaban desde el ordenador y carecen del sentido de la profundidad que la visión utiliza para comprender las relaciones espaciales.

Con el nuevo sistema, los investigadores de la misión de Curiosity estarán rodeados de las imágenes del Planeta Rojo, simularán que caminan por su superficie y podrán, por ejemplo, observar características de su geología con la misma perspectiva que si estuvieran allí o agacharse para examinar rocas.

«Actualmente estamos probando OnSight con científicos de la misión MSL para evaluar nuestros progresos y determinar qué nos falta por hacer antes de comenzar a usar este sistema como soporte al trabajo de Curiosity. Nuestro plan es comenzar las pruebas operaciones a lo largo del verano», añade Norris.

«OnSight nos dará la capacidad de explorar Marte y caminar por este planeta desde los despachos. Cambia nuestra percepción de Marte y cómo vemos el entorno alrededor del rover», ha declarado Dave Lavery, investigador de la misión Mars Science Laboratory (MSL) de la NASA. «Planeamos usarlo tanto en nuestras misiones actuales en Marte como las que haremos en el futuro. El rover cuyo lanzamiento está previsto en 2020 [Mars 2020] llevará incorporadas cámaras que mejorarán la calidad de las imágenes del paisaje marciano ofrecidas por OnSight», afirma Norris.

Por lo que respecta a la posibilidad de utilizar imágenes grabadas por Opportunity, el otro rover de la NASA que sigue activo en Marte, Jeff Norris señala que «aunque sería posible hacerlo, todavía no hay planes concretos para utilizarlas».

Otra de las ventajas que destaca la NASA es que este programa de realidad virtual permitirá que científicos que se encuentren en distintos lugares puedan encontrarse en este entorno virtual marciano en tres dimensiones, planeando nuevas actividades para el rover.

Recreación del helicóptero robótico que guiará a los vehículos marcianos.JPL


UN HELICÓPTERO PARA GUIAR AL ‘ROVER’

Los vehículos robóticos como ‘Curiosity’ son los ojos y las piernas de los científicos que están en la Tierra, pero pese a que cada vez son más sofisticados, su capacidad de maniobra sigue siendo limitada. Para agilizar su tarea y aprovechar al máximo su capacidad, los ingenieros del JPL de la NASA están desarrollando una especie de helicóptero robótico cuya misión consistirá en guiar a los ‘rovers’. Según detalla la agencia espacial de EEUU, ayudará a los científicos que seleccionarán los lugares más interesantes que debe visitar el ‘rover’ y le indicará la mejor ruta para llegar a ellos. Los investigadores también podrán usar las imágenes que recabe el propio helicóptero para buscar formaciones o lugares de la superficie marciana que deseen que el vehículo investigue con detalle. Con las indicaciones de este pequeño robot, de un kilogramo de peso y 1,1 metros de longitud, un rover podría triplicar la distancia que recorre en un día marciano. De momento han desarrollado un prototipo cuyas prestaciones tendrán que mejor antes antes de mandarlo a Marte.

Megaimpactos de asteroides marcan la historia de Vesta


web

Mapa geológico de Vesta

Foto: NASA / JPL-CALTECH / ASU

La NASA ha utilizado imágenes de su misión Dawn para crear una serie de mapas geológicos en alta definición del gran asteroide Vesta.

Gracias a estos datos, que se incluyen en una serie de 11 artículos publicados en ‘Icarus’, se ha revelado la variedad de características que existe en la superficie de la roca.

El mapeo geológico es una técnica utilizada para obtener la historia geológica de un objeto planetario a partir del análisis detallado de la morfología de la superficie, la topografía, el color y el brillo de la información.

Para la campaña de mapeo geológico en Vesta se ha trabajado cerca de dos años y medio, hasta completarla. Uno de los autores principales del trabajo, David A. Williams, ha explicado, además, que los mapas resultantes han permitido reconocer una escala de tiempo geológico del asteroide para la comparación con otros planetas.

Los científicos descubrieron, a través de estos mapas, que los impactos de varios meteoritos grandes han marcado la historia de Vesta. Este tipo de rocas son restos de la formación del Sistema Solar, lo que da a los científicos una mirada a su historia. Los asteroides también podrían albergar moléculas que son los componentes básicos de la vida y revelar pistas sobre los orígenes de la vida en la Tierra, informa el Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

El mapeo geológico de Vesta está formado por imágenes obtenidas por la cámara de encuadre del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar. Esta cámara toma imágenes pancromáticas a siete bandas de imágenes en color con filtro. Estas fotografías se utilizan para crear modelos topográficos de la superficie que ayuda en la interpretación geológica.

En cuanto a la escala de tiempo geológico de Vesta, está determinada por la secuencia de eventos de impacto grandes, principalmente por los impactos que formaron los cráteres de Veneneia y Rheasilvia en la historia temprana de Vesta y el impacto que formó el cráter Marcia en su historia tardía. La corteza más antigua en Vesta es anterior a la escala de tiempo relativa al impacto de Veneneia.

Este hallazgo es crucial para conseguir una mejor comprensión de la historia geológica de Vesta, así como proporcionar un contexto para la información sobre la composición que hemos recibido de otros instrumentos de la nave espacial”, ha concluido otra de las autoras, Carol Raymond.