Minería de asteroides


El Mundo

  • Una empresa lanzará naves espaciales para extraer minerales de asteroides
  • Los creadores de Google y el cineasta James Cameron apoyan el proyecto
  • El objetivo es explotar 1.500 asteroides cercanos a la Tierra

Hubo quien dijo que el fin de la era de los transbordadores supondría el ocaso de la carrera espacial. Pero el vacío de la NASA empiezan a llenarlo ejecutivos decididos a invertir millones de dólares de su bolsillo para convertir el espacio en un negocio rentable. Primero fueron los primeros balbuceos del turismo espacial de la mano de pioneros comoRichard Branson o Eric Anderson. Ahora el sueño de transformar los asteroides en explotaciones mineras que horadar en busca de hierro, níquel, óxigeno, platino o agua.

La empresa se llama Planetary Resources y sus fundadores son el propio Anderson y Peter Diamandis: el empresario estadounidense cuya fundación ofreció 10 millones de dólares al inicio de la década al primer proyecto en construir una nave espacial tripulada sin dinero público. La compañía se presenta este martes en Seattle y cuenta con el respaldo de figuras tan influyentes como el cineasta James Cameron y los responsables de Google Eric Schmidt y Larry Page.

El objetivo es explotar unos 1.500 asteroides próximos a la Tierra. Pero los responsables de la empresa son conscientes de que no es un proyecto rentable a corto plazo. “Nosotros pensamos a largo plazo”, decía este martes Anderson, “no esperamos que esta empresa sea un éxito financiero inmediato. Pero si uno cree que los recursos naturales son decisivos para el futuro de la carrerea espacial, es inevitable llegar a la conclusión de que los asteroides son los escalones para avanzar hacia el resto del sistema solar”.

Recursos cósmicos

La empresa se fundó en 2010 pero se ha mantenido en estado latente durante dos años. Los necesarios para hacer cálculos y sumar al proyecto nombres importantes como el de Christopher Lewicki, que trabajó como responsable de las misiones a Marte en el laboratorio de reactores de la NASA. A día de hoy, Planetary Resources tiene en nómina a 25 ingenieros y pretende hacer su vuelo inaugural antes de dos años. Lo primero sería lanzar al espacio telescopios para identificar los asteroides con más riquezas naturales. Pero en el plazo de 10 años la empresa se propone crear observatorios en órbita para explotar los recursos de esos asteroides.

Los fundadores del proyecto siguen el camino trazado por el catedrático John S. Lewis a mediados de los años 90. Lewis publicó entonces ‘Mining the Sky’: un libro que detalla los pasos necesarios para explotar los recursos naturales del espacio en las próximas décadas.

“El espacio es la vía para resolver nuestros problemas de abastecimiento”, explica a ELMUNDO.es desde su domicilio, “en los asteroides que nos rodean hay recursos suficientes para mantener la vida de 40.000 millones de personas hasta que se apague el sol. Sólo en el asteroide más pequeño que conocemos hay más metal que el que los seres humanos hemos utilizado desde el principio de los tiempos”.

Sin embargo, no todos los científicos comparten el entusiasmo de Lewis. El profesor estadounidense Jay Melosh dijo ayer que los costes eran demasiado altos y explicó que la exploración espacial era “un deporte que sólo se podían permitir las naciones ricas y aquellas que querían demostrar su potencia tecnológica”.

Una opinión que no comparte Diamandis, que comparaba ayer la conquista del espacio con otras empresas históricas de los seres humanos: “Nuestras inversiones en transporte y en exploración siempre han estado guiadas por la búsqueda de los recursos naturales. Eso fue lo que guió a los europeos por la ruta de las especias y a los colonos americanos en la conquista del Oeste”.

James Cameron ‘toca fondo’ en las profundidades del Pacífico


El Mundo

El director de cine canadiense James Cameron, responsable de títulos como ‘Avatar’, ‘Titanic’ y ‘Abyss’, se ha convertido esta noche en el primer hombre que logra alcanzar en solitario las profundidades del Océano Pacífico, tras consumar un descenso a la Fosa de las Marianas que inició en la tarde de este domingo.

Cameron “ha comenzado su descenso hacia la zona más profunda del océano”, anunció a través de Twitter National Geographic, que dirige laexpedición Deepsea Challenge hasta el confín de la corteza terrestre, que se encuentra 11,2 kilometros por debajo del nivel del mar.

Poco después, hacia la medianoche (hora española) del domingo, el director confirmaba mediante su cuenta en la misma red social que había logrado su objetivo. “Acabo de llegar a lo más profundo del océano. Tocar fondo nunca fue tan bueno. No puedo esperar para contar lo que estoy viendo”, escribía Cameron en forma de ‘tuit’.

El cineasta, de 57 años, se ha sumergido en un minisubmarino fabricado por su equipo de ingenieros en colaboración con National Geographic a las 04.00 horas local del lunes (18.00 GMT del domingo). Dos horas después, cumpliendo con el plan previsto, Cameron ha logrado llegar al final de la fosa de las Marianas, a casi 11.000 metros de profundidad, y ha convertido a su expedición en la segunda que ha hecho realidad esta hazaña.

Hasta la fecha únicamente lo ha logrado el batiscafo Trieste en 1960, pilotado por el teniente de la Marina estadounidense Don Walsh y el explorador suizo Jacques Piccard.

‘Deepsea Challenger

El objetivo del viaje de Cameron, que tiene fines científicos y lleva preparando más de ocho años, es llegar al lugar más profundo del océano, situado en el entorno de la isla de Guam, en el sur del Pacífico.

La nave que transporta al director del cine fue bautizada como ‘Deepsea Challenger’, tiene espacio para un ocupante y está equipada con cámaras y brazos robóticos.

El minisubmarino realizó esta semana un viaje no tripulado hasta alcanzar la fosa que resultó exitoso, según explicó el propio Cameron el viernes en una entrevista con National Geographic News.

El cineasta planea dedicar unas seis horas a la exploración y filmación de las Marianas.

Se estima que hay más de 750.000 especies marinas que no han sido formalmente catalogas por la ciencia, tres veces más que las que se conocen.

El interés de Cameron por los fondos marinos le llevó a realizar películas como ‘The Abyss’ (1989), en la que un grupo de científicos encontraban vida extraterrestre en las profundidades del océano, así como a buscar los restos del Titanic (‘Last Mysteries of The Titanic’, 2005).

Para la secuela de ‘Avatar’, el director tiene previsto que la historia se desarrolle bajo la superficie del mar.