Ya es oficial: 2014 ha sido el año más cálido desde 1880


El Mundo

  • Los 10 más cálidos durante el periodo 1880-2014, con la excepción de 1998, se han registrado desde 2000
  • Después de 2014, los más calurosos fueron 2010 y 2005

2014 ha sido el año más cálido desde 1880

Ya es oficial: 2014 ha sido el año más cálido desde 1880, cuando empezaron a tomarse registros de las temperaturas. Así lo han confirmado este viernes científicos de dos organismos de EEUU: la NASA y el Instituto Nacional para el Océano y la Atmósfera (NOAA, por sus siglas en inglés).

Una vez analizados los datos de diciembre, se ha confirmado que 2014 encabeza la lista de los años más cálidos, un dato que no ha sorprendido debido a que los registros que se habían recabado durante los primeros 11 meses del año apuntaban ya a que sería el más caluroso.

Según ha destacado el Instituto de Estudios Espaciales Goddard de la NASA (GISS), con la excepción de 1998, los diez años más cálidos durante el periodo 1880-2014 se han registrado desde el año 2000.

Los tres años más calurosos serían 2014, 2010 y 2005, en ese orden.

Desde 1880, afirma la agencia espacial de EEUU, la temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado aproximadamente 0,8º C, una tendencia que, argumentan los científicos de la NASA, “es en gran medida derivada del incremento del dióxido de carbono y otras emisiones a la atmósfera causadas por la actividad humana”. Así, subrayan que “la mayor parte del calentamiento se ha producido en las últimas tres décadas”.

La temperatura global terrestre en 2014 fue 0,68ºC más cálida que durante el periodo 1951-1980. En 2010, el segundo año más caluroso, fue 0,66ºC más cálida mientras que en 2005 la diferencia fue de 0,65º C.

Desde 1976, todos los años, incluido 2014, han tenido una temperatura media global más cálida que la media a largo plazo. A lo largo de estos 37 años, las temperaturas han aumentado a una media de 0,28ºC por década en la superficie terrestre, y 0,11ºC en el mar, detalla la NOAA en su página web.

La NOAA también subraya que el aumento de la temperatura global media por década durante la segunda mitad del siglo pasado (0,13ºC) fue casi el doble que 1900 a 1950 (0,07ºC). La previsión de los científicos para los próximos 20 años es que la temperatura global se incremente 0,2°C por década.

La recogida de datos

Los datos recabados por la NASA a través de su programa de observación terrestre, que comprende la recogida de información desde tierra, mar y aire, pueden consultarse aquí. La información que analizan los científicos del GISS procede de las mediciones tomadas por satélites desde el espacio, por una red de 6.300 estaciones meteorológicas, barcos que registran la temperatura del océano y estaciones en la Antártida.

“Éste ha sido el último de una serie de años cálidos a lo largo de una serie de décadas cálidas. Mientras que el ranking de años individuales puede verse afectado por patrones meteorológicos caóticos, las tendencias a largo plazo son atribuibles a los causantes del cambio climático”, sostiene el director del GISS, Gavin Schmidt, que menciona las “emisiones humanas de gases de efecto invernadero” como el principal factor.

En EEUU, destaca la NASA, ha habido grandes variaciones según las regiones. Por ejemplo, zonas de la costa Este y del Medio Oeste fueron inusualmente frías, mientras que Alaska, Carizona, Arizona y Nevada sufrieron altas temperaturas.

Por lo que respecta a la previsión para 2015, los científicos afirman que esperan ver fluctuaciones en la media global de temperaturas anuales causadas por fenómenos como El Niño o La Niña. Estos fenómenos meteorológicos, que cambian los patrones de movimiento de las corrientes marinas, calientan (en el caso de El Niño) o enfrían (si es La Niña) el Pacífico tropical y se cree que han influido en el calentamiento a largo plazo durante los últimos 15 años. 2014, sin embargo, no se ha visto influenciado por El Niño, aseguran.

México restaura el pañuelo mortuorio del conquistador español Hernán Cortés


ABC.es

  • De lino y seda, fue utilizado en las honras fúnebres de Cortés y guardó sus restos óseos más de un siglo hasta que en 1947 fueron entregados al Museo de Historia Natural
México restaura el pañuelo mortuorio del conquistador español Hernán Cortés

Instituto Nacional de antropoloia de méxico Pañuelo funerario del conquistador español Hernán Cortés

El pañuelo funerario del conquistador español Hernán Cortés fue restaurado totalmente por especialistas mexicanos, informó ayer el Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH).

La restauración de este lienzo de lino blanco y encaje de seda negra del siglo XVIII forma parte del proyecto de conservación por los 70 años del Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec, reveló el Instituto.

Este Museo recibió en 1947 el pañuelo que más de un siglo guardó los restos óseos de Cortés, fallecido en Castilleja de la Cuesta, España, el 2 de diciembre de 1547 y cuyos restos fueron llevados a México en 1566.

Los restos del conquistador de México cambiaron a través del tiempo varias veces de lugar hasta su última morada en la iglesia de Jesús Nazareno, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

El Instituto explicó que este pañuelo de lino y seda fue utilizado en las honras fúnebres de Cortés y guardó sus restos óseos más de un siglo hasta que en 1947 fueron entregados al Museo de Historia Natural.

Un primer dictamen al lienzo de 72 x 73 centímetros detectó un deterioro mayor en su parte central por haber estado en contacto con los huesos y se determinó someterlo a una limpieza especial y el encaje negro fue restaurado aparte.

El pañuelo tiene en los cuatro extremos «figuras fitomorfas bordadas, que forman una cruz lobulada al centro que alude a la religión cristiana y al uso para el que fue creado», explicó el INAH.

El trabajo estuvo a cargo de las restauradoras Verónica Kuhliger y Laura García. También participaron estudiantes de la Escuela de Conservación y Restauración de Occidente y los laboratorios de la Escuela Nacional de Conservación, Restauración y Museografía.

Recuperan 50 vértebras de la primera cola articulada de dinosaurio en México


El Mundo

Vista general de la cola del dinosaurio. | Afp

Las 50 vértebras completas de la única cola articulada de dinosaurio descubierta en México han sido recuperadas en un yacimiento de Coahuila (norte del país) junto a otros huesos, tras 20 días de trabajo, ha informado el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los restos pertenecen a un hadrosaurio o pico de pato con cresta de hace 72 millones de años. Fueron encontrados en mayo de 2005 y se empezó a trabajar con ellos el pasado 2 de julio.

El INAH dijo que en los últimos días se logró recuperar 50 vértebras de la cola unidas entre sí, tal como estaban en su origen, así como huesos de las extremidades y de la cadera, entre otros.

El apéndice, de unos 5 metros y bajo el que se espera encontrar el resto del cuerpo, equivale a la mitad de un dinosaurio cuya longitud total se calcula en 12 metros, comentó Felisa Aguilar, de la INAH y directora de la excavación junto a René Hernández, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

La paleontóloga explicó también que la importancia de este esqueleto reside en que es muy raro encontrar este tipo de ejemplares con la mayoría de sus huesos unidos.

La cola fue encontrada en el municipio de General Cepeda, a pocos kilómetros de dos de los yacimientos paleontológicos más importantes de Coahuila.

Será trasladada por partes a un espacio de la cabecera municipal de General Cepeda acondicionado como laboratorio para su limpieza e identificación de los restos, tras lo cual se volverá a armar.

Descubren restos de calzada colonial en Campeche


INAH

Se trata de un muro de mampostería que data de 1732, y corre paralelo a la Puerta de Tierra de esa ciudad histórica fortificada.

Restos de calzada

Restos de calzada

Arquitectura militar

DESCUBREN RESTOS DE CALZADA COLONIAL EN CAMPECHE

– Se trata de un muro de mampostería que data de 1732, y corre paralelo a la Puerta de Tierra de esa ciudad histórica fortificada

– Dicha pared formaba parte de una antigua calzada que estuvo flanqueada por muros, que hace más de 250 años daba acceso a San Román, un barrio novohispano

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH-Conaculta) descubrieron un muro de mampostería, que formaba parte de una antigua calzada que corría paralela a la muralla de la Puerta de Tierra, y que hace más de 250 años daba acceso a San Román, uno de los barrios coloniales ubicados en lo que hoy es el estado de Campeche.

El hallazgo tuvo lugar hace unas semanas, durante una inspección arqueológica realizada en el jardín de dicho monumento histórico, donde se trabaja en la colocación de unas zapatas o bases para postes de iluminación; labores efectuadas por la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obras Públicas del gobierno estatal, y supervisadas por personal del Centro INAH en la entidad.

De acuerdo con Heber Ojeda Mas, arqueólogo responsable del salvamento arqueológico, se trata de un muro de mampostería de 1 m de altura y 60 cm de grosor, que se halló asociado a varias capas estratigráficas (de tierra) de los siglos XVII al XX, donde también se encontraron algunos fragmentos de cerámica.

“Esta construcción —que se observa parcialmente—, cuya parte superior fue localizada a unos 50 centímetros del nivel del suelo, se ubica a 30 metros de distancia de la Puerta de Tierra, cerca de la banqueta de la avenida Circuito Baluartes.

“Tras el hallazgo de un segmento del muro, se continuó con la excavación —aproximadamente 6 metros—  para conocer un poco más de su trayectoria, y nos percatamos que seguía prolongándose en el subsuelo; además se encontró un desagüe que en la época colonial impedía la acumulación del agua de lluvia”, abundó el arqueólogo.

Añadió que mediante la realización de una cala en forma transversal, hecha en el área del hallazgo, se detectó otro muro enfrente, y con ello se pudo determinar que se trata de una antigua calzada de 5.80 m de ancho, la cual estuvo flanqueada por ambas paredes de mampostería; “se trata de un sendero cuyos orígenes se remontan al siglo XVIII y del cual ya no se tenía memoria”, refirió Ojeda Mas.

El investigador del INAH indicó que para confirmar lo anterior revisaron diversas fuentes históricas referentes a esta región de Campeche, entre ellos los correspondientes a los informes de Don Antonio de Figueroa y Silva, quien realizó el proyecto y edificación de la Puerta de Tierra.

“Fue en 1732 que Antonio de Figueroa pudo comunicar al rey que había llevado a cabo unas reformas al acceso de la plaza; para ese momento la Puerta de Tierra había sido dotada de dos alojamientos de bóveda con sus parapetos y cañoneras, además se le había hecho un revellín y un foso que llegaba a los baluartes de San Juan y San Francisco.

“Además este personaje describe que le había hecho tres calzadas paralelas a la línea de la muralla, dos a los lados, para el tránsito hacia San Román y San Francisco, y la tercera hacia el interior, todas ellas con el correspondiente relleno de tierra y sistema de desagüe”, comentó el investigador del Centro INAH-Campeche.

Otra fuente documental donde se hace referencia a estas tres calzadas, añadió Heber Ojeda, es un plano de 1734, remitido al gobernador Don Juan de Fernández Sabariego, donde se puede observar la Puerta de Tierra, así como las calzadas que conducen a San Román, San Francisco y Santa Ana, con lo que se pudo determinar que para ese año la construcción de estos senderos ya había concluido.

Una referencia más es el plano de la Plaza de San Francisco Campeche del año 1789, firmado por el ingeniero Rafael Llobet, explicó Heber Ojeda.

El arqueólogo comentó que en lo que toca a los fragmentos de materiales hallados junto al muro excavado, se trata de vasijas de cerámica mayólica, rojo colonial y barro vidriado de los siglos XVII al XIX, loza fina blanca nacional y europea que corresponden al XIX, y algunos restos de objetos de barro del XX.

“Dada la importancia de este hallazgo vamos a proponer un proyecto integral de recuperación de la calzada, encaminado a registrar sus características arquitectónicas, saber si tiene algunas modificaciones respecto al diseño original y asegurar su conservación”, abundó el especialista del INAH.

“Hay muchos datos históricos de Campeche que están perdidos y quizá la única forma de recuperarlos es con este tipo de hallazgos, que nos permiten inferir que fue lo que sucedió alrededor de la muralla de la Puerta de Tierra”, concluyó Heber Ojeda.