El Fin de la Guerra Fría [Mapa Conceptual]


Tras la Segunda Guerra Mundial, apareció un nuevo orden internacional en el que destacaba una Europa en declive y unos enfrentamientos y alianzas que sobrepasaban nacionalidades y soberanías. Los tratados de paz y los avances técnicos, por otra parte, se configuraron como factores fundamentales de la nueva situación, por su enorme proyección en la sociedad. Si la Revolución Industrial había dividido el mundo entre países industrializados y los que no introdujeron estas innovaciones, tras la contienda unos países decidieron confiar en la propiedad privada, mientras otros apoyaron el papel primordial del estado en las relaciones económicas.

Los países pretendieron encontrar el equilibrio basado en la coexistencia de dos bloques: el occidental, liderado por los Estados Unidos de América, y el comunista, dirigido por la Unión Soviética. Pero este equilibrio fue siempre difícil, más aún cuando los imparables procesos de descolonización de los Imperios crearon tensiones: cada bloque presionaba sobre los nuevos países para que formaran parte de sus respectivas alianzas políticas y económicas.

 

Las tensiones entre los bloques no fueron una novedad, evidentemente, ya que existieron durante la guerra contra el III Reich (de hecho, se puede afirmar que la cordialidad sólo existió en la Conferencia de Teherán de 1943, puesto que en Yalta y en Potsdam los problemas entre Gran Bretaña, la Unión Soviética y los Estados Unidos, por sus diferentes criterios, ya se apuntaban), pero éstas se hicieron definitivamente patentes a partir de 1947, con la definición de la Doctrina Truman y con la Conferencia de París, donde se aprobó el plan de ayuda americana a Europa que hoy conocemos como Plan Marshall. A partir de entonces se inició una carrera abierta hacia la consecución de enclaves estratégicos, de establecimiento de alianzas, por el control de materias primas y, también, por lograr prestigio. A partir de entonces todos los rincones del planeta adquirían importancia para las grandes potencias, por lo que surgieron en muchos nuevos y viejos países la disyuntiva entre aceptar la ayuda de los grandes colosos (la Unión Soviética y los Estados Unidos), o considerar ésta como un peligro para su independencia.

La nueva guerra, la que a partir de entonces se denominó como Guerra Fría, utilizó como armas nuevas la disuasión, la persuasión y la subversión.

Estados Unidos pone a disposición su documentación sobre avistamientos de ovnis


El Mundo

  • AMÉRICA | Más de 12.000 alertas desde la Segunda Guerra Mundial
  • Cualquier persona podrá consultar los informes de manera gratuita a través de Internet
Imagen del informe sobre un OVNI en Austin en 1965.

Imagen del informe sobre un OVNI en Austin en 1965.EL MUNDO

Estados Unidos ha decidido poner a disposición de cualquier usuario toda la documentación que guarda sobre los avistamientos de ovnis tras la Segunda Guerra Mundial, según publica el Daily Mail.

Hasta ahora la información se podía encontrar en los archivos nacionales, situados en Washington. Sin embargo ahora se podrá acceder a ella de manera gratuita y a través de Internet. Están recogidas en la web Project Blue Book.

Los informes se corresponden con los presuntos avistamientos investigados por el ‘Proyecto libro azul’, de ahí el nombre de la página web. Estos supondrían más de 12.000 alertas que en plena Guerra Fría llegaron a las oficinas de la Fuerza Aérea estadounidense, informa el mismo medio.

Concretamente habría un total de 12.618 informes de avistamientos, 701 de los cuales no tuvieron explicación. “Hay una gran cantidad de trabajo para que los investigadores aficionados intenten encontrar una explicación a aquello que nunca la tuvo”, ha explicado Nigel Watson, un conocido ufólogo, al Daily Mail.

Pictured is the staff of Project Blue Book, which recorded more than 12,000 encounters with UFOs. Sitting in the centre is Hector Quintanilla, the last chief officer of Project Blue Book

En la foto, el personal del Proyecto Libro Azul , que registró más de 12.000 encuentros con ovnis. Sentado en el centro Héctor Quintanilla , el último primer oficial del Proyecto Libro Azul

 

Mil años de historia de Europa (y de sus fronteras) en apenas tres minutos y medio


La crisis en Ucrania, que ha llegado a un punto de no retorno tras la anexión de la región autónoma de Crimea a la Federación Rusa, no sólo ha resucitado el fantasma de la Guerra Fría, además ha reabierto el debate sobre el papel de la comunidad internacional en este tipo de conflictos fronterizos. ¿Quién tiene la autoridad para decidir a qué país pertenece una u otra población? ¿Es suficiente un referéndum para que un territorio pueda separarse de otro?

Son preguntas que, a buen seguro, seguiremos preguntándonos en los meses venideros, máxime teniendo en cuenta los procesos separatistas abiertos en Escocia y Cataluña. Crimea es la última región que ha obligado a cambiar las fronteras de los mapas, pero en esto de cambiar los mapas Europa es especialista.

Esta semana se ha hecho viral un vídeo –alojado en la red británica LiveLeak y no en YouTube como de costumbre– que muestra cómo han cambiado las fronteras europeas desde el año 1000 hasta el 2003. La animación, que está a punto de alcanzar los 5 millones de visitas, ha sido realizada con la técnica de time lapse (que sirve para mostrar sucesos cuya duración es por lo general muy larga), y muestra un continuo ir y venir de líneas fronterizas: la historia de Europa condensada en sólo tres minutos y medio.

El vídeo hace que nos planteemos una serie de preguntas. ¿Podemos estar seguros de que las fronteras de países que creemos sólidas continuarán como hasta ahora por los siglos de los siglos? ¿Sólo la guerra provoca un cambio en los terriotorios? ¿Son más prosperos los países grandes o los países pequeños?

La CIA reconoce la existencia del Área 51, la mítica base secreta en Nevada


El Pais

  • La mítica base militar ultrasecreta reconocida por la CIA ha servido de inspiración desde hace décadas al cine, la música y la literatura que especularon con vida alienígena
  • La nueva documentación confirma que allí no se trabajaba con OVNIS o extraterrestres, sino en el desarrollo de aviones espía
  • Consulte los documentos de la CIA sobre el Área 51

unnamed

Tras años de negativas, la CIA ha reconocido la existencia del Área 51, el misterioso complejo en el desierto de Mojave, en Nevada, convertido en un emblema de la iconografía popular impulsado por las especulaciones de que allí el Gobierno estadounidense trabajaba con extraterrestres. La confirmación se ha obtenido gracias a la desclasificación de documentos decretos de la agencia solicitada en 2005 por la universidad George Washington. La nueva información que incluye un mapa del lugar, sin embargo, decepcionará a los aficionados a las teorías de la conspiración y la ciencia ficción, ya que el Área 51 era una base militar construida durante la Guerra Fría para desarrollar programas de vigilancia y probar aviones espía U-2 y OXCART, capaces de volar a gran altura, una circunstancia que explica por qué los aparatos eran confundidos con OVNIS.

Aunque sí se tenía conocimiento específico de la existencia de esa base, es la primera vez que la CIA la denomina explícitamente como Área 51, el nombre que constaba en los mapas del Polígono de Ensayos de Nevada. “No existe ningún lugar llamado Área 51”, señaló en 1995 un abogado de la Fuerza Aérea en una vista ante un tribunal federal con motivo de la investigación de varias demandas de empleados del complejo que denunciaron sufrir enfermedades respiratorias debido a su exposición a materiales tóxicos mientras trabajaban allí. Los miembros de la base se referían a ese lugar secreto como El Rancho.

De acuerdo con los documentos desclasificados, en 1955, la CIA y la compañía Lokcheed Martin trataban de buscar un lugar para poder probar el modelo de avión U-2. La localización debía estar apartada, para preservarla del acceso de curiosos, o espías rusos. Comenzaron a sobrevolar el área de California, hasta que en pleno desierto de Nevada, junto al lago Groom, avistaron una pista de aterrizaje abandonada que la Armada había empleado durante la II Guerra Mundial. Era el sitio perfecto.

Mapa del Área 51. / gwu.edu

Ese mismo año, el presidente Dwight D. Eisenhower aprobó la construcción de la base militar. El Rancho fue evacuado en junio de 1957 debido a una serie de pruebas nucleares, ante el riesgo de que el Área 51 pudiera resultar contaminada, pero en septiembre de 1959 volvió a estar operativa. La CIA regresó para desarrollar los modelos de avión A2, el precursor del SR-71. A lo largo de estos años, el complejo se ha ampliado y las medidas de seguridad se han endurecido.

La CIA hizo circular de manera interna la historia oficial de las pruebas con U-2 en 1992, una documentación que se hizo pública en 2002 y que ahora, con la nueva petición de la universidad de George Washington se ha ampliado. En 1996 también se reconoció el programa de desarrollo de los aviones OXCART. La nueva información esclarece que en los hangares del Área 51 no se ocultaban naves espaciales ni se hacían autopsias a extraterrestres, sino que se trabaja en algo más prosaico como la vigilancia.

Tras las primeras denuncias de los trabajadores, la Administración Clinton trató de paralizar la proliferación de nuevas demandas. El presidente firmó una orden ejecutiva eximiendo al Área 51 de tener que desglosar sus índices de contaminación, si bien, finalmente, la Agencia de Medio Ambiente obligó a descontaminar la base.

El secretismo del Gobierno en torno al Área 51 ha contribuido a dar verosimilitud a quienes aseguraban que en la base se trabaja con extraterrestres. En 1989, las declaraciones de un empleado del complejo asegurando que había trabajado en la base secreta con una nave alienígena que se había estrellado en la zona, contribuyeron a dar pábulo a más de dos décadas de teorías de la conspiración.

En Budapest las ideas van en bloque


ADN

Un grupo de estudiantes han creado una estructura de hormigón en el que han incrustado 12.000 libros procedentes de la era de la Guerra Fría

actualidad080602buda.jpgUn grupo de estudiantes de Doctorado de la Universidad de Bellas Artes de Budapest han participado en un proyecto de Janoes Huebler y Nemere Kerezski llamado Radio Free Europe, que consta de hasta 12.000 libros integrados en hormigón. La obra se expone en la Galería Centralis de Budapest.

Los libros que forman parte de la obra fueron donados por el Instituto de Investigación de Radio Free Europe, la estación creada por los norteamericanos como medio de lucha contra el comunismo antes del colapso de la Unión Soviética.

La mayoría de las obras, escritas durante el periodo de tensiones de la Guerra Fría, han quedado totalmente desfasadas desde el punto de vista político.

El faro de occidente

Fundada en 1949 por el Comite Nacional por una Europa Libre, Radio Free Europe aún persiste en algunas zonas del Este. Emite más de mil horas a la semana por radio e internet con el objetivo de “promover los valores e instituciones democráticos diseminando información e ideas fácticas”.

En la actualidad, el papel de la estación es bastante residual.

A-12, el halcón ’supersecreto’ de la Guerra Fría


El Mundo

  • LA CIA DESVELA UNO DE SUS AVIONES ESPÍA
  • El aparato, diseñado por Lockheed, batió récords de velocidad y altitud en los años 60
  • En la actualidad ‘sobreviven’ sólo nueve de los 15 que se construyeron originalmente

a12_avionespia.jpg

MADRID | LANGLEY (EEUU) .- Volaba más rápido que ningún otro avión espía del momento y también más alto. Tan alto que desde su cabina podía verse la curvatura de la tierra, todo un adelanto tecnológico para su época. Así era el A-12, considerado ‘supersecreto’ durante décadas y desvelado este miércoles por la CIA en una ceremonia en su honor.

“Era un avión bonito”, dijo el coronel retirado Ken Collins, una de las seis únicas personas que tuvieron el privilegio de pilotar un A-12.

Collins estuvo entre los numerosos veteranos que acudieron a la sede de la agencia de espionaje estadounidense en Langley (Virginia) para rememorar el aparato que destrozó récords de velocidad y altitud en los años 60, en el marco del programa secreto ‘Oxcart’.

Los A-12 ascendían hasta los 90.000 pies o 27.400 metros de altura y eran capaces de superar los 3.500 kilómetros por hora —más de 3,2 veces la velocidad del sonido—, lo que les permitía atravesar el antiguo Vietnam del Norte en sólo 12 minutos.

‘Dejaba sin aliento’

Las temperaturas podían alcanzar los 360 grados en el morro del aparato, según el coronel Collins. Además, las ondas de choque originadas al superar la barrera del sonido eran en ocasiones tan violentas que provocaban fuertes virajes e incluso pérdidas de sustentación.

El propio Collins, que llevó a cabo seis misiones aéreas en Vietnam del Norte, relató cómo una vez se vio obligado a lanzarse en paracaídas de un A-12 sobre el estado de Utah por culpa de un error informático. Pese a todo, insistió en que “era un avión estupendo para aterrizar y, técnicamente, una fantasía para volar”.

El director de la CIA y general de la Fuerza Aérea, Michael Hayden , describió el avión ‘supersecreto’ como “una maravilla de la ingeniería aeronática” que ” dejaba literalmente sin aliento a quienes lo veían volar por primera vez “.

Diseñados por la compañía Lockheed para suceder a los ilustres U-2, los A-12 iniciaron sus operaciones en 1965 y fueron retirados en 1968. En la actualidad ‘sobreviven’ sólo nueve de los 15 aparatos que se construyeron. El resto se perdieron en accidentes y dos de sus pilotos fallecieron.