Un viaje por la memoria y por las trincheras de la guerra


El Mundo

  • El Centro de Educación Ambiental ‘recorre’ los escenarios de la contienda
  • En su puesta a punto han colaborado más de 500 voluntarios

La Sierra de Guadarrama y los Montes de Valsaín tuvieron en su día cientos de kilómetros de trincheras y parapetos que removieron centenares de metros cúbicos de piedra y tierra, dejaron zonas, hoy arboladas, como páramos, y libraron la Guerra Civil como pudieron. Unos y otros. Sublevados del Bando Nacional o rojos defensores de la segunda República.

Esos restos de construcciones de la Guerra, realizados entre 1936 y 1939, que tanto abundan, no siempre se muestran comprensibles para el público.

El Ceneam acaba de señalizar y organizar un interesante paseo alrededor del Centro de Educación Ambiental bajo el nombre ‘Paisajes de Guerra’.

La limpieza, retirada de maleza y en algunos casos una leve restauración de restos permiten interpretar trincheras, refugios, observatorios, puestos de tirador, casamatas, fortines y parapetos levantados en su día en lugares privilegiados desde el punto de vista paisajístico.

La iniciativa ha sido fruto de un trabajo iniciado, primero de forma esporádica en 2003, y luego metódicamente desde 2006. Han colaborado más de quinientos voluntarios, procedentes del programa de voluntariado de Parques Nacionales, del propio programa Educativo del Ceneam y del proyecto penitenciario de reinserción ‘Oxigeno’.

El resultado es un paseo sugerente por la memoria, que obliga al paseante a ponerse en la piel de quienes sufrieron hambre, miedo, frío, hastío, angustia y condiciones infrahumanas en esos espacios de soledad.

Franco, bajo la lupa de Hollywood


El País

Un documental analiza la repercusión de la guerra civil española en los artistas norteamericanos

La Guerra Civil española apareció de uno u otro modo en más de 50 películas de Hollywood entre 1937 y 1975. El documental Hollywood contra Franco, cuyo preestreno es esta tarde en la UIMP de Santander, recoge algunas de las mejores secuencias de cintas como Casablanca, ¿Por quién doblan las campanas? o Las nieves del Kilimanjaro para contar cómo se vio y se vivió ese episodio desde Estados Unidos.

El largometraje, dirigido por el catalán Oriol Porta, se centra en la figura de Alvah Bessie, guionista y crítico de cine, que formó parte de la Brigada Internacional Abraham Lincoln y luchó en España en 1938. Su apoyo a los republicanos y su filiación al Partido Comunista le costó una citación del Comité de Actividades Antiamericanas, donde se negó a declarar. Fue encarcelado e incluido en la Lista Negra. Falleció en 1985. El testimonio de su hijo se mezcla con imágenes de informativos norteamericanos antiguos y del NODO, secuencias de películas y testimonios como el de la actriz Susan Sarandon, que también participa en el documental, financiado con la participación de TVE y TV3. “Fue el primer conflicto armado que se siguió casi en directo”, asegura el director, que ha perseguido y defendido el proyecto durante años. “A veces pensaba que lo harían antes los americanos y acabaríamos tirándonos de los pelos”, concluye.

El Archivo Rojo de la Guerra Civil ya está disponible gratis en internet


Europa Press – ADN

  • Hasta 3.000 imágenes correspondientes a los primeros momentos de la contienda están disponibles en el Portal de Archivos Españoles

post-archivo-rojo-cabecera

El Ministerio de Cultura ha puesto hoy a disposición del público a través de internet el fondo fotográfico de la Junta Delegada de Defensa de Madrid, denominado también como Archivo Rojo. El fondo está compuesto por más de 3.000 imágenes de la Guerra Civil, y se puede consultar en Portal de Archivos Españoles.

Los orígenes de este archivo se remontan a los primeros momentos de la Guerra Civil española, en julio de 1936, si bien contiene imágenes de algunos acontecimientos anteriores de gran relevancia, como la sublevación de Jaca de 1930 o los sucesos de Asturias de 1934.

Una novedad de la consulta de este fondo es que cualquier usuario podrá aportar todo tipo de información que conozca sobre las imágenes. Su ayuda permitirá a los demás visitantes virtuales tener un conocimiento más detallado de esos acontecimientos históricos.

El nombre del Archivo parece hacer referencia a Vicente Rojo, general republicano que desempeñó el cargo de jefe de Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Madrid y responsable del plan de protección de la ciudad, una vez trasladado el Gobierno republicano a Valencia.

El ‘Mosca’, leyenda aérea de la Guerra Civil, reconquista el cielo de Madrid


EFE – Cadena Ser

  • Aunque durante la contienda llegaron casi 300 unidades desde la Unión Soviética y se fabricaron en España otras 50 más, ninguno fue conservado al terminar su servicio en el Ejército del Aire, en 1953

correo-aviones-echague--457x280

El Polikarpov I-16, ‘Mosca’, el mejor caza del ejército republicano y artífice de la defensa de Madrid durante la Guerra Civil, dominará hoy de nuevo el cielo de la capital 70 años después, gracias a la Fundación Infante de Orleans (FIO), que ha restaurado pieza a pieza uno de estos míticos aparatos soviéticos.

La presentación oficial al público y el primer vuelo de exhibición del ‘Mosca’ tendrá lugar mañana al mediodía en el también histórico aeródromo de Cuatro Vientos.

El ‘Mosca’, junto a su hermano mayor el I-15 ‘Chato’ y los bombarderos ‘Natacha’ y ‘Katiuska’ formaron la columna vertebral de la aviación republicana en dura pugna con los aviones italianos y alemanes que integraban el ejército del aire de los sublevados.

Aunque durante la contienda llegaron casi 300 unidades desde la Unión Soviética y se fabricaron en España otras 50 más, ninguno fue conservado al terminar su servicio en el Ejército del Aire, en 1953.

Un ejemplar rehabilitado

El ejemplar rehabilitado por la FIO fue construido en 1937 y realizó un aterrizaje forzoso en un bosque ruso durante la II Guerra Mundial. Fue encontrado prácticamente destrozado en 1992 y, desde entonces, ha sido sometido a una completa reconstrucción de motor y fuselaje hasta dejarlo listo para volar otra vez como el primer día.

El avión está pintado con sus colores originales -verde oscuro y la bandera tricolor en el timón de cola- y el emblema -el seis doble- de uno de los ases de la aviación republicana, José María Bravo, quien, con cerca de 90 años, asistirá a la presentación oficial de esta joya recuperada.

Bravo, a quien se atribuyen más de 20 derribos en su dilatada carrera como aviador, ha inspeccionado punto por punto la restauración del avión antes de volver a escuchar el rugido de su motor, de más de 750 caballos de potencia.

Teorías sobre sus apodos

Existen varias teorías sobre sus apodos, ‘Mosca’ para los republicanos y ‘Rata’ para los nacionales. El de ‘Mosca’ se debe a que en las cajas que los transportaban desde la URSS podía leerse ‘Moscú’ escrito en caracteres cirílicos lo que, pronunciado en español, se parecía bastante a ‘mosca’. El apelativo de ‘Rata’ se debía a su estrategia en la defensa de Madrid.

Los I-16 acostumbraban a atacar a los bombarderos desde abajo, provocando que los pilotos nacionales dijeran que “salían como ratas de las alcantarillas”.

El ‘Mosca’, diseñado en ‘1933’, fue el primer avión de caza monoplano y con tren de aterrizaje retráctil, adelantándose a su tiempo. Tiene una velocidad punta de 450 kilómetros hora, una marca notable para su época, aunque a cambio hay que replegar el tren de aterrizaje a mano mediante 45 vueltas de un duro carrete colocado junto al asiento del piloto.

De aspecto tosco y regordete

Pese a su aspecto algo tosco y “regordete” por culpa del gigantesco motor que monta en el morro, es un avión muy ágil y maniobrero, aunque algo delicado en los despegues y aterrizajes, lo que provocó no pocas bajas entre los pilotos de la República.

No obstante, y hasta la llegada de los modernos aviones alemanes, como el ME-109 y la legendaria “Legión Cóndor”, el I-16 dominó los cielos españoles y tuvo un papel crucial en la defensa de Madrid durante los primeros meses de la Guerra Civil.

44 toneladas de bombas


El Pais

Diversas actividades conmemoran la masacre padecida en Barcelona en 1938

La aviación italiana de Mussolini no necesitó demasiado tiempo para convertir Barcelona en un infierno. Entre las 22.08 horas del 16 de marzo de 1938 y las 15.19 horas del día 18 del mismo mes, los aliados de Franco lanzaron sobre la capital catalana 44 toneladas de bombas en una serie de ataques sistemáticos. Los bombardeos se producían cada tres horas y no tenían un objetivo militar: era un ataque contra la población civil para provocar el terror en la retaguardia republicana. Barcelona no fue el único enclave en Cataluña que padeció las bombas de los aviadores fascistas. Sus incursiones durante la Guerra Civil en 140 municipios catalanes causaron más de 4.700 muertos. No obstante, el ensañamiento con la población barcelonesa en esos días de marzo no tenía precedente: 670 muertos y 1.200 heridos.

La Generalitat, a través de la Dirección General de la Memoria Democrática, ha organizado diversas actividades para conmemorar el 70º aniversario de la masacre, entre las que destaca la de recrear un refugio antiaéreo de la época en la estación de metro de Universitat o la itinerancia de la exposición del Museo de Historia de Cataluña Cuando llovían las bombas, ahora ampliada y que ya se ha podido ver también en algunas ciudades italianas.

Lo ocurrido en Barcelona en marzo de 1938 representa además un episodio fundamental en el camino hacia la llamada guerra total, que convierte a los civiles en objetivo y que posteriormente se ha repetido en la mayoría de conflictos armados, especialmente durante la II Guerra Mundial. El historiador Xavier Domènech, comisario de la exposición Refugio. Cuando el refugio es el subsuelo, que se podrá ver en el metro de Universitat, quiso recordar ayer en la presentación de los actos conmemorativos la reacción de los barceloneses frente a los bombardeos. “Fue la sociedad civil la que demostró su capacidad de defensa y la que se encargó de construir los refugios antiaéreos. El tejido social republicano fue más activo que las propias instituciones”, afirmó.

Junto con esta iniciativa, la responsable de la Dirección General de la Memoria Democrática, María Jesús Bono, anunció que en breve se abrirá una convocatoria de subvenciones para la recuperación patrimonial de vestigios importantes de la Guerra Civil. Parte de este esfuerzo se concentrará en la restauración de los refugios antiaéreos, que llegaron a sumar 2.000 en toda Cataluña, 1.300 de ellos en Barcelona.

Descubren en México más de 3.000 fotos inéditas de Robert Capa de la Guerra Civil


EFE – El Mundo

  • MUESTRAN COMBATES Y ESCENAS COTIDIANAS

original

BARCELONA.- Más de 3.000 fotografías inéditas de la Guerra Civil española realizadas por Robert Capa han sido descubiertas tras pasar 68 años ocultas en México.

‘El Periódico de Catalunya’ y ‘The New York Times’ publican algunas de las instantáneas, contenidas en 127 rollos guardados en tres cajas que en 1940 llegaron a manos del general mexicano Francisco Javier Aguilar González, entonces diplomático en Francia.

Casi 70 años después de ser enviadas a México, la cineasta Trisha Ziff localizó las cajas a través de los descendientes de Aguilar González, que luchó en la revolución mexicana a las órdenes de Pancho Villa, antes de ser diplomático en el Extremo Oriente y Francia.

Las imágenes, algunas de ellas tomadas por Gerda Taro, compañera de Capa, así como por David Seymour, muestran combates y escenas cotidianas durante los años de la Guerra Civil en España.

Gernika homenajea a las víctimas de las guerras en el 70 aniversario del bombardeo


Jueves 26/04/2007 18:14h EFE – El Mundo

El 70 aniversario del bombardeo de Gernika por la aviación alemana al servicio del general Franco se convirtió hoy en un recuerdo a todas las víctimas de las guerras y en una apuesta “incondicional” por las vías “dialogadas” para lograr la paz tanto en el País Vasco como en “cada rincón del mundo”.

Así se puso de manifiesto en la declaración “Gernika por la Paz” hecha pública hoy por el lehendakari, Juan José Ibarretxe, quien fue el encargado de leer, en euskera y castellano, este manifiesto en la Casa de Juntas de la Villa Foral en el acto central con motivo de esta conmemoración celebrado este mediodía. La citada declaración recuerda que “el proyecto ético por la paz tiene implicaciones muy claras: necesita un compromiso incondicional con las vías dialogadas y diplomáticas” e implica “respeto a la diferencia y aceptación muta”.

Asegura que cuando han pasado 70 años del bombardeo de Gernika, “la sublimación ética de la paz significa necesariamente mirar a lo concreto, comprometerse con la paz en Euskadi y en cada rincón del mundo”. “Aquel acontecimiento es un espejo en el que hoy se retratan los bombardeos de injusticias que lo recorren y nos permite ejercitar la empatía con las 30 guerras abiertas, todavía hoy, en nuestro planeta”, continúa el manifiesto, que finaliza diciendo que mientras exista una sola de ellas, el ser humano “seguirá teniendo una asignatura pendiente”.

Ibarretxe dio lectura a estas líneas ante una Casa de Juntas copada por miembros de su Ejecutivo, así como por representantes institucionales, delegaciones municipales de otras ciudades bombardeadas en la II Guerra Mundial y supervivientes de lo sucedido la tarde del 26 de abril de 1937 Gernika.

En la mesa presidencial acompañaron al lehendakari el alcalde de Gernika, Miguel Ángel Aranaz, quien como anfitrión dio las gracias a todos los presentes por acudir a esta cita y tuvo un recuerdo para las víctimas de toda violencia y en especial para el alcalde de Nagasaki, quien días antes de su asesinato había comprometido, según dijo, su adhesión al manifiesto leído hoy.

Tras guardar un minuto de silencio por las víctimas, se dio paso al visionado de un vídeo con imágenes de bombardeos sobre poblaciones civiles, desde Gernika a la bomba atómica.

Tras ello, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, tomó la palabra para reivindicar el diálogo como “única forma” para “poner fin a la espiral de la violencia”. Además aprovechó la ocasión para pedir al Gobierno español que “continúe a pesar de todo buscando los caminos de la paz” a través del diálogo, y pidió a ETA que abandone la violencia.

Esquivel, galardonado en esta ocasión con el premio internacional “Gernika por la paz y la reconciliación”, destacó asimismo la “capacidad de resistencia del pueblo vasco” y la importancia de hacer memoria para “construir” el futuro.

Memoria viva
El momento más emotivo del acto lo protagonizó Luis Iriondo, un superviviente del bombardeo de la Villa, quien recordó que Gernika ha sufrido dos infamias y una injusticia en su historia.

Relató ante los presentes cómo el bombardeo supuso un “acto de terrorismo” contra la población civil, ya que según explicó se redujo a cenizas una localidad dejando intactos objetivos militares, y explicó que durante años los franquistas negaron que fueran ellos los que ordenaron esa acción e insistían en que habían sido “los rojos separatistas” los que en su huida habían pegado fuego a la localidad.