Hallan un enorme acuífero de agua líquida bajo el hielo de Groenlandia


El Mundo

  • Datos de la Operación IceBridge de la NASA
Científicos del proyecto IceBridge introducen una cámara en un...

Científicos del proyecto IceBridge introducen una cámara en un agujero escavado en el hielo. UNIVERSITY OF UTAH

Enterrada debajo de la nieve compactada y el hielo de Groenlandia se encuentra un gran depósito de agua líquida que ha sido descubierto por los investigadores con datos de la Operación IceBridge de la NASA.

Un equipo de glaciólogos encontró casualmente el acuífero durante una perforación en el sureste de Groenlandia en 2011 para estudiar la acumulación de nieve. Dos de sus núcleos de hielo estaban goteando agua cuando los científicos los perforaron a la superficie, a pesar de las temperaturas del aire eran inferiores a -20 grados centígrados.

Los investigadores después utilizaron los datos de radar Operación IceBridge de la NASA para confinar los límites de la reserva de agua, que se extiende más de 69.930 kilómetros cuadrados, un área algo inferior a Castilla La Mancha. El agua en el acuífero tiene el potencial de elevar el nivel global del mar en 0,4 centímetros.

El sudeste de Groenlandia es una región de alta acumulación de nieve. Los investigadores ahora creen que la gruesa capa de nieve aísla el acuífero de las temperaturas superficiales frías de invierno, lo que le permite permanecer líquido durante todo el año . El acuífero es alimentado por agua de deshielo que se filtra desde la superficie durante el verano.

Un meteorito extinguió grandes especies de mamíferos en Norteamérica


El Mundo

Glaciar en Groenlandia. | Efe

Glaciar en Groenlandia. | Efe

Hace 12.900 años el impacto de un objeto celeste en América del Norte podría haber causado un cambio climático y la extinción de algunas especies. Esto es lo que ha concluido el último estudio de los núcleos de hielo encontrados en Groenlandia.

Tal y como se expone un artículo publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’, se han analizado muestras de hielo de hace 12.890 años, cuando se produjo un gran cambio climático que dio lugar a una etapa muy fría, lo que ya se sabía gracias a las mediciones de isotopos de oxígeno.

En la misma capa de hielo, se ha encontrado que la concentración de platino aumenta unas 100 veces su nivel normal, lo que sugiere que la causa de este enfriamiento puede estar en un impacto de un objeto procedente del espacio.

La datación del hielo analizado marca el inicio de un período de cambio climático llamado ‘Younger Dryas’ una etapa que empezó y terminó abruptamente. Se estima que el cambio en la temperatura se produjo en apenas diez años.

Este rápido descenso se asocia con la extinción de numerosos grupos de grandes animales, como mamuts; o de pueblos nativos como el de los Clovis, considerado la cultura indígena más antigua de América. Además se produjeron también variaciones en la circulación atmosférica y oceánica.

Estas últimas observaciones se añaden a anteriores estudios que encontraron sedimentados en lagos de la misma antigüedad granos microscópicos de diamante y de un mineral llamado ‘lonsdaleíta’, que se asocian con la composición de los meteoritos y su posible impacto en la Tierra, ya que estas particulas se esparcirían a modo de salpicadura cuando el material está muy caliente y, al enfriarse, quedarían sedimentados.

En los últimos años se está dando credibilidad a la teoría de que los meteoritos que caen sobre la Tierra son los responsables de los cambios en la temperatura y en la vida del planeta. La extinción masiva que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años, por ejemplo, se asocia con un meteorito caído en la Península mexicana de Yucatán.

En el mismo sentido un estudio reciente concluyó que hace más de 252 millones de años se produjo la mayor extinción de todas, que marca el final del período Pérmico y esta podría explicarse por un impacto de asteroide en Brasil.

El primer ‘mapa’ del deshielo en Groenlandia


El Mundo

Imagen aérea desde el vuelo hacia Qaanaaq (Groenlandia). | A. Mahoney

La fusión de las capas de hielo polar es el mayor contribuyente al aumento del nivel del mar a escala global. La amenaza que esto supone para muchas poblaciones costeras y países enteros situados en archipiélagos del océano Pacífico ha convertido esta consecuencia del cambio climático en uno de los principales objetos de estudio de las ciencias climáticas. Una de las últimas formas de estudiar la cantidad de hielo que pierde cada año el casquete de hielo que cubre Groenladia ha sido analizando, mediante datos tomados por satélite, cómo afecta el derretimiento de hielo a la gravedad terrestre.

En la última década se han realizado un buen número de investigaciones en esa línea y, aunque los resultados varían dentro de unos límites razonables, ninguno de ellos ha logrado establecer un patrón geográfico de las zonas que más hielo pierden cada año. Un estudio publicado en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences’ (PNAS) acaba de publicar la primera estimación de la masa de hielo que pierde cada año Groenlandia con un patrón geográfico que indica cómo las zonas de mayor derretimiento van cambiendo de un año a otro.

Imagen tomada por la web cam del Polo Norte en julio de 2010. | NOAA

Imagen tomada por la web cam del Polo Norte en julio de 2010. | NOAA

Entre abril de 2002 y agosto de 2011, Groenlandia perdió casi 200.000 millones de toneladas de masa cada año a causa del calentamiento inducido por fusión capa de hielo polar, según la investigación. Para averiguarlo, los científicos del Departamento de Geociencias de la Universidad de Princeton (EEUU) Christopher Harig y Frederik Simons usaron datos del experimento climático espacial (GRACE), en el que dos satélites vuelan en formación para obtener mediciones de la gravedad de la Tierra.

“Aunque la masa total de hielo perdido cada año tiende a ser lineal, las costas sureste y noroeste concentran áreas activas cambiantes de temporada a temporada donde la pérdida de hielo es mayor“, explican Harig y Simons en el artículo. “En cambio, la masa de hielo de la zona central de Groenlandia ha crecido de forma continuada durante la última década”.

Mapa del efecto Albedo, | NSIDC

Pero el estudio no se basa en observaciones al uso, como sucede en la gran mayoría de los trabajos realizados con datos de satélite. Los autores utilizaron esos datos del experimento GRACE para realizar funciones matemáticas sensibles a Groenlandia, lo que les permitió estimar la pérdida de la masa de hielo del país en el espacio y el tiempo.

Durante 2003 y 2004, según los autores, la pérdida de masa se concentró a lo largo de toda la costa oriental de Groenlandia. Sin embargo, durante los siguientes dos años, la pérdida de masa disminuyó en el noreste, pero aumentó en el sureste. Después, desde 2007 a 2010, la pérdida de masa comenzó a aumentar a lo largo de la costa noroeste.

La masa en el centro de Groenlandia, sin embargo, aumentó constantemente durante la década. Según el artículo, los resultados confirman los datos previamente documentados sobre las grandes zonas de derretimiento del hielo de Groenlandia: las costas sureste y noroeste.

Dado que los autores extrajeron la información sobre la pérdida de hielo únicamente de mediciones de la gravedad, en el futuro el método podría desempeñar un papel importante en el estudio de los datos de gravedad de la Tierra, de la Luna y de los sistemas planetarios, según concluyen los autores.

El barco de Scott, hallado en Groenlandia


El Pais

  • El ‘Terra Nova’ se hundió 30 años después de su viaje a la Antártida

Un siglo después de que su nombre quedara ligado a una gesta fracasada, la conquista del Polo Sur, el barco que llevó al británico Robert F. Scott a la Antártida ha sido hallado. El Terra Nova yace en aguas del sur de Groenlandia, donde se hundió en 1943 tras chocar con un iceberg. Para entonces, el velero se había convertido en un pesquero.

Lo ha encontrado un grupo de investigadores del Schmidt Ocean Institute (organización científica independiente). No lo buscaban, pero ahí estaba. “Fuimos afortunados”, cuenta por teléfono el director científico de la organización, Victor Zykov. El sónar que probaban (el motivo de su expedición) devolvió la imagen de una protuberancia de 57 metros de largo en el fondo del mar. La medida, coincidente con la del histórico barco, hizo sospechar que podría ser el Terra Nova. Para corroborarlo el equipo a bordo del Falkor —buque del Schmidt Ocean Institute— sumergió dos cámaras a más de 300 metros de profundidad. Y las imágenes lo confirmaron: la chimenea y los mástiles que se veían coincidían con los del Terra Nova.

Tampoco es que haya sido solo una cuestión de azar, según explica Zykov. “Uno de los expertos que viajaba en nuestro barco es un amante de la historia del Terra Nova y sabía dónde podía estar”, explica. Como el lugar que citaba, el sur de Groenlandia, era también un sitio adecuado para probar el sónar, la expedición puso rumbo hacia allí.

Pese a que el equipo del Schmidt Ocean Institute celebró el hallazgo, fue pocos días después de comunicarlo cuando se dieron cuenta de la importancia. Organizaciones, investigadores y arqueólogos de todo el mundo empezaron a llamarles interesados en el barco que utilizó Scott para viajar a la Antártida con el propósito de alcanzar el Polo Sur. El británico fracasó —el triunfo fue para el noruego Roald Amundsen— y murió en el empeño, en 1912.

“Ya hemos comprobado que nuestro equipo funciona bien”, dice Zykov. Los descubridores del pecio del Terra Nova han concluido su misión. El barco sigue donde estaba. ¿Dónde? La respuesta precisa solo la puede dar el Gobierno de Estados Unidos, según el director científico del Schmidt Ocean Institute. Sus descubridores han evitado difundir la localización exacta para “protegerlo de saqueadores”, explica Zykov.

Las circunstancias del hundimiento y el tiempo transcurrido han provocado que el Terra Nova, con casco de madera, esté muy deteriorado, a juzgar por las grabaciones. Tanto, que Zykov no cree que sea posible reflotarlo ni trasladarlo. Pero confía en que futuras investigaciones “den una perspectiva sobre como viajó Scott”.

Deshielo sin precedentes en Groenlandia


El Mundo

[foto de la noticia]Durante varios días de este mes, la cobertura de hielo en la superficie de Groenlandia ha sufrido un proceso de fusión en un área mayor que en cualquier momento anterior a lo largo de más de 30 años de observaciones satelitales, según ha informado la NASA.

Casi toda la cubierta de hielo de Groenlandia, desde las zonas más finas en las costas hasta los dos kilómetros de profundidad en el interior ha experimentado algún grado de fusión en su superficie a mediados de estes mes debido a las altas temperaturas, de acuerdo con las mediciones de tres satélites independientes analizadas por científicos de la NASA y unviersidaes.

En promedio, durante el verano, cerca de la mitad de la superficie de la capa de hielo de Groenlandia se derrite de forma natural. En las zonas altas, la mayor parte de esa agua de deshielo rápidamente vuelve a congelarse en el mismo lugar. Cerca de la costa, algo del agua de fusión es retenida por la capa de hielo y el resto se pierde en el océano.

Pero este año el grado de fusión del hielo en la superficie ha aumentado notablemente. De acuerdo con los datos de satélite, se estima que el 97% de la superficie de la capa de hielo se ha descongelado en algún momento a mediados de julio.

Los investigadores aún no han determinado si este evento extenso de fusiónafectará el volumen global de pérdida de hielo este verano y contribuirá a la elevación del nivel del mar.

“La capa de hielo de Groenlandia es una extensa zona con una historia variada de cambio. Este evento, junto con otros fenómenos naturales, aunque poco frecuentes, como el caso de la fractura de un enorme iceberg la semana pasada en el glaciar Petermann, son parte de una historia compleja”, dijo Tom Wagner , director del programa de criosfera de la NASA en Washington. “Las observaciones por satélite están ayudando a entender cómo eventos como estos pueden relacionarse unos con otros, así como con el sistema climático más amplio.”

Son Nghiem, del Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California, realizó un primer análisis de datos de radar del satélite Oceansat-2 de la Indian Space Research Organisation (ISRO) la semana pasada, cuando se dio cuenta de que la mayor parte de la superficie de Groenlandia parecía que había sido sometida a una fusión del hielo el 12 de julio. Nghiem dijo: “Esto fue tan extraordinario que en un primer momento me cuestioné el resultado”.

Nghiem consultó con Dorothy Hall, en el Centro Goddard de Vuelo Espacial en Greenbelt, Maryland, que estudia la temperatura de la superficie de Groenlandia con el Espectrómetro de Imágenes MODIS a bordo de los satélites Terra y Aqua de la NASA. Confirmó que MODIS mostró temperaturas inusualmente altas y que el deshielo era extenso sobre la superficie de la capa de hielo.

Thomas Mote, un climatólogo de la Universidad de Georgia, Athens, Georgia, y Marco Tedesco, de la Universidad de la Ciudad de Nueva York también confirmaron la fusión vista por Oceansat-2 y MODIS a través de imágenes de sensores de microondas en un satélite meteorológico de la Fuerza Aérea de EEUU.

El deshielo se extendió rápidamente. Mapas derivados de los tres satélites mostraron que el 8 de julio alrededor del 40% de la superficie de la capa de hielo se había derretido. El 12 de julio, el 97% se había derretido.

Cúpula de calor

Este evento de fusión extrema sde ha devido a una cresta inusualmente fuerte de aire caliente, o cúpula de calor, sobre Groenlandia. Este evento ha sido parte de una serie que ha dominado el clima de Groenlandia desde fines de mayo. “Cada cresta sucesiva ha sido más fuerte que el anterior”, dijo Mota. Esta cúpula última de calor comenzó a moverse sobre Groenlandia el 8 de julio, y luego se estacionó sobre la capa de hielo unos tres días más tarde. Hacia el 16 de julio había comenzado a disiparse.

Incluso el área alrededor de una estación en el centro de Groenlandia, que a 2.000 metros sobre el nivel del mar está cerca del punto más alto de la capa de hielo, mostró signos de fusión. Dicha fusión pronunciada en la en la capa de hielo de la zona no se había producido desde 1889, de acuerdo con los núcleos de hielo analizados.

“Los núcleos de hielo muestran que los eventos de fusión de este tipo ocurren aproximadamente una vez cada 150 años en promedio. Con el último acontecimiento en el año 1889, este evento llega justo a tiempo”, dice Lora Koenig, un glaciólogo del centro Goddard y miembro del equipo de análisis de los datos obtenidos por satélite. “Pero si seguimos observando los acontecimientos de este tipo de fusión en los próximos años, será preocupante“.

La NASA advierte de que los Polos se deshacen más rápido de lo previsto


El Mundo

1299634169_1

Las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida están perdiendo su masa a un ritmo más acelerado de las predicciones hechas hasta ahora que repercutirá en la subida del nivel del mar mundial, según un estudio difundido este miércoles por la NASA.

Los resultados del estudio sugieren que las capas de hielo se están deshaciendo más rápido que los glaciares de las montañas y serán el principal factor que contribuya a una subida global del nivel del mar, mucho antes de lo previsto.

Como ejemplo, en 2006 los polos perdieron una masa combinada de 475 gigatoneladas al año en promedio, una cantidad suficiente para elevar el nivel global del mar en un promedio de 1,3 milímetros al año frente a las 402 gigatoneladas que perdieron de promedio los glaciares de la montaña.

LA NASA ha analizado datos de sus satélites entre 1992 y 2009 y ha descubierto que cada año durante el curso del estudio, las capas de hielo de los casquetes polares perdieron un promedio combinado de 36,3 gigatoneladas más que el año anterior.

“Que las capas de hielo serán la principal causa del aumento del nivel del mar en el futuro no es sorprendente, ya que poseen una masa de hielo mucho mayor que los glaciares de montaña”, señaló el autor del estudio, Eric Rignot, de la Universidad de California.

“Lo sorprendente es que esta mayor contribución de las capas de hielo ya está sucediendo”, advirtió el científico que llevó a cabo la investigación con la colaboración del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA.

Las mediciones realizadas indican que “si continúan las tendencias actuales, es probable que el aumento del nivel del mar sea significativamente mayor que los niveles proyectados por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático en 2007”, agregó.

Groenlandia se derrite


Europa Press – El Mundo

La asociación ecologista Greenpeace advirtió del riesgo de un posible colapso del glaciar Pertermann (Groenlandia), que podría fragmentarse por efecto de las altas temperaturas. Desde comienzos de este verano, la asociación realiza una expedición a bordo del rompehielos ‘Artic Sunrise’ con la que pretende evaluar el impacto del cambio climático sobre el fiordo de Sermilik, en Canadá.

Así, los ecologistas alertaron del peligro de que se produzca tal fenómeno, pues dicha fragmentación dejaría a la deriva una superficie helada equivalente a la isla de Manhattan. En este sentido, Greenpeace recordó que una subida de la temperatura media global por encima de 20 grados conllevaría el riesgo de que se deshiele gran parte de las zonas permanentemente heladas, lo que haría subir el nivel medio mundial del mar alrededor de siete metros.

“Los impactos del cambio climático van a una velocidad de vértigo, por eso los gobiernos del mundo deben acordar reducir las emisiones de dióxido de carbono que lo provocan a la misma velocidad”, demandó la responsable de la campaña de Cambio climático y Energía de Greenpeace, Raquel Montón.

Por ello, el grupo ecologista apeló a la responsabilidad del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, “para que acuda personalmente a la cumbre climática de diciembre en Copenhague y apoye un acuerdo que contemple para 2020 reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero de los países desarrollados del 40 por ciento respecto a 1990”.

Asimismo, pidió que se financie a los países en desarrollo con 110.000 millones de euros anuales “para que sean capaces de combatir el calentamiento global y detener la deforestación en el Amazonas, la República Democrática del Congo (RDC) e Indonesia para 2015”.

Groenlandia se heló hace 3 millones de años por un brusco descenso del CO2 en la atmósfera


Europa Press – ADN

  • El descubrimiento podría ayudar a prever la respuesta de esta capa de hielo ante el futuro cambio climático
  • El dióxido de carbono atmosférico parece ser la única causa lo bastante potente como para haber influido en el clima Ártico

El descenso del dióxido de carbono provocó que Groenlandia se helara, según sugiere un estudio de las universidades de Bristol y Leeds en Reino Unido que se publica en la revista Nature.

Los autores señalan que sólo cambios en el dióxido de carbono atmosférico pueden explicar la transición hace 3 millones de años de una Groenlandia sin hielo a la actual completamente cubierta por él. El descubrimiento podría ayudar a prever la respuesta de esta capa de hielo ante el futuro cambio climático.

Hielo reciente, en términos geológicos

Según explica Dan Lunt, de la Universidad de Bristol y uno de los autores del trabajo, “las evidencias muestran que hace unos 3 millones de años había un aumento en la cantidad de roca y restos depositados en el lecho oceánico alrededor de Groenlandia. Estas rocas no pudieron llegar hasta allí hasta que los icebergs no comenzaran a formarse y a transportarlas, lo que indica que las grandes cantidades de hielo en Groenlandia sólo se empezaron a formar hace alrededor de 3 millones de años”.

Lunt añade que antes de esto Groenlandia estaba en gran medida libre de hielo y probablemente cubierta de pastos y bosques. Además, los niveles de dióxido de carbono existentes eran relativamente elevados. “Así que la cuestión que queríamos responder era por qué Groenlandia se cubrió de hielo”, apunta el investigador.

Sólo el CO2 puede explicarlo

Existen varias teorías para responder a esta cuestión que van desde cambios en la circulación oceánica, un aumento en la altura de las Montañas Rocosas, cambios en la órbita de la Tierra hasta alteraciones naturales en las concentraciones atmosféricas de gases de efecto invernadero. Los investigadores del trabajo actual utilizaron modelos informáticos climáticos y de las placas de hielo de última generación para probar cuál de estas teorías era la más viable.

Los resultados sugieren que los cambios climáticos asociados con cambios en la circulación oceánica y el ascenso tectónico afectan a la cantidad de hielo de la cubierta y que los cambios en la órbita terráquea menguaban y aumentaban el hielo. Según los investigadores, ninguno de estos cambios era lo suficientemente grande para contribuir de forma significativa al crecimiento a largo plazo de la capa de hielo de Groenlandia.

Ahora, como cuando no había hielo

La investigación sugiere que la causa dominante de la glaciación de Groenlandia fue la caída de los altos niveles de dióxido de carbono atmosféricos a niveles cercanos a los de la época anterior a la revolución industrial. Las concentraciones actuales se aproximan a los niveles que existían cuando Groenlandia estaba en su mayor parte libre de hielo.

Alan Haywood, de la Universidad de Leeds, añade que la pregunta es por qué las elevadas concentraciones de dióxido carbono atmosférico descendieron a niveles de la época preindustrial. “Esta es pregunta del millón de dólares que los investigadores no dudarán en intentar contestar durante los próximos años”, concluye Haywood.

Las erupciones volcánicas causaron un calentamiento global hace 55 millones de años


Viernes 27/04/2007 16:47 EFE – El Mundo

588607

WASHINGTON .- El calentamiento que sufrió la Tierra hace 55 millones de años fue causado por erupciones volcánicas en Groenlandia y la zona occidental de las islas británicas, indica un estudio publicado por la revista ‘Science’.

Esa actividad volcánica ocurrió durante la llamada “máxima termal Paleoceno-Eoceno” (PETM, en inglés), que ocasionó un aumento de cinco grados centígrados en los trópicos y de más de seis en el Ártico, según el estudio, realizado por científicos del Colegio de Ciencias Atmosféricas y Oceánicas de la Universidad de Oregón.

De acuerdo con los geólogos, las erupciones y la contaminación atmosférica resultante originaron lo que denominan “una emergencia planetaria” de aumento de la temperatura en la superficie marina, así como una acidificación de los océanos que causó la extinción de muchas especies.

El estudio es importante, a juicio de sus autores, porque documenta la reacción del planeta a la liberación de grandes cantidades de gases invernadero en la atmósfera y vincula, de manera concluyente, un importante acontecimiento volcánico con un período de calentamiento global.

Se considera que esos gases invernadero, entre ellos el dióxido de carbono y el metano, actualmente producidos por la actividad industrial, son los componentes principales de la contaminación y el calentamiento que está sufriendo la Tierra.

“Sin duda esas erupciones y el calentamiento global de entonces están vinculados y ese fenómeno constituye una analogía para lo que ocurre hoy”, señaló Robert Duncan, uno de los científicos.

“Se habían encontrado vestigios de este calentamiento en residuos marinos así como evidencia geológica de que las erupciones ocurrieron virtualmente en el mismo momento. Pero hasta ahora no se había establecido una vinculación directa entre ambos fenómenos “, explicó.

“Existe sin duda una analogía que nos permite ver de qué forma el planeta ha reaccionado ante el fenómeno”, añadió.

Duncan también señaló que, además, con este estudio se ha constatado el hecho de que en algunos lugares del planeta el calentamiento fue muy rápido y en otras bastante lento , “como ocurre hoy”.

El vínculo entre la actividad volcánica y el calentamiento global surgió de la correlación de los registros fósiles examinados por los científicos, según el informe de la investigación.

El PETM se caracterizó por enormes cambios en la composición carbono-isotópica de los océanos , la corrosión de los caparazones del plancton, así como la extinción de algunos organismos de las profundidades marinas.

Los científicos también vincularon el PETM con la separación física de Groenlandia del continente europeo a través del análisis de las capas de cenizas que se depositaron al culminar las erupciones volcánicas.

Mediante una comparación de las sustancias químicas residuales, establecieron que la composición de las capas de cenizas en el este de Groenlandia eran similares a las de los sedimentos marinos en el océano Atlántico, según el informe.

“Creemos que las erupciones volcánicas comenzaron hace unos 61 millones de años y que pasaron otros cinco millones (de años) hasta que el manto se debilitó y el material fundido surgió en la superficie”, indicvó Duncan.

“Fue como si se destapara una olla. La placa tectónica se partió y así nació el océano Atlántico”, indicó.

La actividad volcánica que se registró en Groenlandia hace entre 55 millones y 61 millones de años llevó a la superficie alrededor de 10 millones de kilómetros cúbicos de magma .

Según los científicos, esos flujos de lava pueden verse a simple vista en el oeste de Escocia y en las islas Faroe , puesto que, tras enfriarse, dejaron un espectro de lava que en algunas zonas tienen una profundidad de hasta seis kilómetros.