¿Qué mundos componen el Sistema Solar?


ABC.es

  • Ocho planetas principales giran alrededor del Astro rey
¿Qué mundos componen el Sistema Solar?

ESA | El Sistema Solar

El Sistema Solar es el sistema planetario en el que se encuentra nuestro planeta, la Tierra. Tiene 4.568 millones de años y está formado por ocho planetas principales, incluido el nuestro, con sus lunas y todos los objetos de menor tamaño que giran en órbita por efecto de la gravedad alrededor de una única estrella, el Sol, que emite luz propia.

Los mundos más próximos al Astro rey son cuatro planetas rocosos (conocidos como planetas terrestres) de un tamaño relativamente pequeño: Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, compuestos principalmente de roca y metal. Más allá de Marte se encuentra el cinturón de asteroides, una región poblada por millones de cuerpos rocosos procedentes de la época en que se formaron los planetas y en el que se encuentra el planeta enano Ceres.

En el extremo más alejado del cinturón de asteroides están los cuatro gigantes gaseosos o planetas jovianos: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Su tamaño es muy superior al de la Tierra, y están formados básicamente por hidrógeno y helio.

En 2006, la Unión Astronómica Internacional decidió desgradar a Plutón, hasta entonces considerado un planeta, el más lejano, a planeta enano debido a su pequeño tamaño, igual que otro objeto similar descubierto en 2005 llamado Eris. Más allá de Plutón existen más de 1.000 mundos helados semejantes a Eris, que forman el cinturón de Kuiper. Ahí están también otros dos planetas enanos: Haumea y Makemake. Todavía más lejos están los cometas de la nube de Oort.

La NASA anuncia un inminente cambio de polaridad en el campo magnético del Sol


La Vanguardia

  • El fenómeno, que tiene lugar aproximadamente cada 11 años, se produce cuando el ciclo solar llega a su nivel más alto y el astro reorganiza su dinámica magnética interna

El campo magnético del Sol, a punto de invertirse –

Un gran evento tendrá lugar en el sistema solar de forma inminente. Así lo ha anunciado la NASA, que ha pronosticado un cambio de polaridad completo del campo magnético del Sol en “tres o cuatro meses”.

“Parece que nos quedan tres o cuatro meses para completar la inversión del campo magnético solar. Este cambio provocará un efecto dominó en toda la Vía Láctea”, explica el experto en física solar Todd Hoeksema, de la Universidad de Stanford, EE.UU.

Esta inversión de los polos solares, sin embargo, no es una novedad. El fenómeno, que tiene lugar aproximadamente cada 11 años, se produce cuando el ciclo solar llega a su nivel más alto y el astro reorganiza su dinámica magnética interna. Este evento ha sido detectado en tres ocasiones por el Observatorio Solar Wilcox de Stanford, cuyos magnetogramas estudian el magnetismo polar del sol desde 1976. Desde esa fecha, el observatorio ha registrado tres grandes inversiones y ha previsto la cuarta, que tendrá lugar en los próximos meses.

“El campo magnético polar del Sol se debilita, se reduce a cero y luego vuelve a aparecer, pero con la polaridad invertida, éste es un elemento normal del ciclo solar”, explica Phil Scherer, también de la Universidad de Stanford

Los datos de la NASA muestran que los hemisferios del Sol reaccionan de forma distinta ante el cambio. Mientras el polo norte ya muestra indicios de estar preparado para la inversión, el polo sur sólo tratad de alcanzarlo. “Sin embargo, pronto los dos van a cambiar la polaridad y a comenzar otro ciclo solar”, concluye Scherer.

Pese a la importancia de este fenómeno, los científicos afirman que no hay razones de preocupación para el ser humano. Los que sí se verán afectados son los rayos cósmicos, que son partículas de alta energía aceleradas a la velocidad de la luz producidas por explosiones de supernovas y otros eventos violentos de la galaxia. Los rayos cósmicos pueden ser un problema para los astronautas y las sondas espaciales que se mueven por la heliosfera (zona comprendida entre el astro rey hasta millones de kilómetros más lejos de Plutón). Algunos estudios apuntan a que la inversión podría afectar ligeramente a la nubosidad y el clima de la Tierra. 

El imaginario que rodea al Sol y a sus modificaciones ha inspirado muchas teorías fatalistas. Este cambio, sin embargo, sólo marcará el inicio de un nuevo ciclo solar.

La sonda Mars Express ha logrado cartografiar el 90% de Marte


El Mundo

Mosaico de 2.700 imágenes de la superficie marciana captadas por la sonda Mars Express. | ESA

Mosaico de 2.700 imágenes de la superficie marciana captadas por la sonda Mars Express. | ESA

La sonda Mars Express, que este año celebra el décimo aniversario de su lanzamiento, ha cartografiado ya casi el 90% de la superficie de Marte, informó hoy la Agencia Espacial Europea (ESA), que calcula que “en los próximos años” se podría dar por finalizado el mapa de ese planeta.

Las fotografías han sido tomadas por su Cámara Estéreo de Alta Resolución (HRSC), que está captando dicha superficie en color, en tres dimensiones y con una resolución de cerca de 10 metros por píxel.

De momento, según la ESA, el mapa abarca el 87,8% de ese planeta y está compuesto por 2.702 “tiras” individuales, agrupadas en una especie de mosaico en el que se pueden observar los huecos de las partes que todavía deben ser fotografiadas.

Las tomas especialmente afectadas por el polvo o efectos atmosféricos no han sido incluidas, explicó la ESA, según la cual los cambios en la tonalidad de las fotografías se deben al diverso contenido de polvo en la atmósfera y a las diferentes condiciones de iluminación.

Los científicos avanzan que si las condiciones atmosféricas son adecuadas, los huecos que faltan podrían completarse “en los próximos años”.

De momento, no obstante, se pueden observar ya algunos de los puntos más relevantes de ese planeta, como el Monte Olimpo, considerado el mayor volcán en el Sistema Solar, con una altura de 21 kilómetros.

Asimismo, se puede apreciar el Valle Marineris, en la región ecuatorial al este de la zona de Tharsis, que está formado por un sistema de cañones gigantes de 4.800 kilómetros de longitud, con valles largos y estrechos originados probablemente por movimientos tectónicos.

Estas imágenes, tal y como ha informado la ESA en otros comunicados, permiten además a los geólogos investigar la morfología de Marte, la evolución de sus rocas y las formas del terreno, así como analizar la luz reflejada por el cañón para determinar de qué tipo de materiales está formado.

A la espera del cometa más espectacular de la historia


ABC.es

  • Dentro de unos meses la roca ISON podría verse incluso a la luz del día y convertirse en una sensación mundial

A la espera del cometa más espectacular de la historia

John chumack \ El cometa ISON, todavía un débil punto en el cielo

Astrónomos y observadores de todo el mundo permanecen atentos a la órbita del cometa ISON, descubierto en septiembre del pasado año por científicos rusos, y que va en camino de convertirse en uno de los más espectaculares de la historia. El próximo noviembre, cuando la roca se aproxime al Sol, algunas predicciones apuntan que podría ser superar en brillo a la Luna y ser visto a la luz del día. Si esto es así, no hay duda de que ISON se convertirá en una sensación mundial. Sin embargo, como ocurre con muchas personas, uno no puede fiarse de los cometas que acaba de conocer. Pueden ser impredecibles y defraudarnos con una trayectoria inesperada. Si el cometa acaba desintegrado en su acercamiento al Sol, se acabó el espectáculo.

ISON (C/2012 S1) fue descubierto el 21 de septiembre por los astrónomos rusos Vitali Nevski y Novichonok Artyom a través de imágenes tomadas con un telescopio reflector de 40 centímetros. Otros observadores del cielo no tardaron en ponerlo en su punto de mira y el Centro de Planetas Menores de la Unión Astronómica Internacional en Cambridge (Massachusetts, EE.UU.) confirmó el hallazgo.

Los investigadores rusos calcularon una órbita casi parabólica que dirige al cometa hacia el Sol. Esta órbita también sugiere que es un recién llegado de la nube de Oort, el cinturón de objetos helados rodea el Sistema Solar. En la actualidad, ISON se encuentra todavía lejos, cerca de la órbita de Júpiter, en la constelación de Géminis, moviéndose entre las cabezas de los gemelos Castor y Pollux, según explica John Chumack a Spaceweather.com desde un observatorio privado en Yellow Springs, en Ohio. «Todavía es muy débil, cerca de una magnitud 16, pero no se deje engañar. Podría convertirse en uno de los mejores cometas en muchos años», admite.

Visible de día

Efectivamente, el 28 de noviembre el cometa se acercará a solo 1,2 millones de kilómetros de la superficie del Sol, a aproximadamente 425.000 kilómetros por hora. Entonces pueden ocurrir dos cosas: que el cometa acabe desintegrado como muchos otros, lo cual supondrá una enorme desilusión, o que sobreviva y nos proporcione uno de los espectáculos celestes más increíbles que jamás hayamos contemplado. En ese caso, de la bola de hielo y rocas brotará una magnífica cola que la convertiría en uno de los cometas más espectaculares jamás vistos.

Las previsiones dicen que podría ser tan brillante como Marte y los más optimistas apuntan que podría superar varias veces a la Luna. Eso significa que incluso aparecería en el cielo junto al Sol durante el día. Algo impresionante. Las observaciones serían mejores desde el hemisferio norte. Por las fechas en las que puede aparecer, es inevitable acordarse de la estrella de Belén. Pero todavía es pronto para asegurarlo. Durante el verano, los astrónomos ya estarán seguros de si ISON es un visitante tan prometedor como parece.

El espectáculo cósmico de Venus y las Pléyades


El Mund0

Ahora que Júpiter ya se ha alejado y es más difícil de identificar en el cielo nocturno, otro espectáculo cósmico invita a mirar a las estrellas. La noche del lunes, Venus atravesará parte de las Pléyades (palomas, en griego), un cúmulo de jóvenes astros que se encuentran a 440 años luz de la Tierra.

El espectáculo, según la Red Española para la Divulgación de la Astronomía, podrá verse a simple vista, pero se disfrutará más con unos prismáticos o un pequeño telescopio, desde el atardecer hasta las 00.45 horas.

La Red Española para la Divulgación de la Astronomía, en un comunicado, explica que este acercamiento entre Venus y las Pléyades (oficialmente se denominan Messier 45), se debe a que el Sistema Solar se formó a partir de un disco protoplanetario y todos los cuerpos quedaron casi en el mismo plano.

Ese plano da la casualidad que atraviesa la constelación de Tauro, que es donde se encuentran las Pléyades, lo que hace posible que cada cierto tiempo sean visitadas por uno de los planetas de nuestro sistema. Lo especial de esta ocasión es que se trate de Venus, que es el más brillante desde la Tierra, y que prácticamente atraviese la nebulosa por el centro. “Es algo que sólo ocurre cada muchos años. La próxima será en abril de 2020“, explica Antonio Pérez Verde, miembro de la Red.

Durante el evento astronómico, Venus se encontrará a 97.56 millones de kilómetros de nuestro planeta. Su tamaño equivaldrá al de una moneda de un euro situada a 184 kilómetros, pero su intenso brillo, que se debe a que su atmosfera refleja gran parte de la luz que recibe del Sol.

Las Pléyades se encuentran bastante más lejos, a 440 años luz de distancia, y su tamaño en el cielo equivale al de tres lunas llenas. En total,el cúmulo está formado por unas 500 estrellas, aunque a simple vista sólo se ven ocho.

Se formaron hace apenas unos 100 millones de añosaproximadamente, durante la era Mesozoica en la Tierra, a partir del colapso de una nube de gas interestelar. Mitológicamente representan la familia del titán Atlas y la ninfa marina Pleione, siendo el resto de estrellas visibles a simple vista algunas de sus hijas: Alcyone, Electra,Maia, Merope, Taygeta y Celaeno.