La misteriosa esfera negra que surcó el cielo de Madrid durante el verano de 1955


ABC.es

  • Estados Unidos desclasifica miles de documentos secretos que informan de avistamientos OVNIs en el mundo, algunos de ellos en España
La misteriosa esfera negra que surcó el cielo de Madrid durante el verano de 1955

nieto Ilustración del OVNI descrito por los doctores West y Ellis en Madrid en 1955

El 14 de julio de 1955, a las 20:35 horas, apenas cinco minutos después de la puesta de sol, dos médicos norteamericanos, los doctores West y Ellis, se encontraban descansando en la terraza del Hotel Castellana Hilton, en pleno centro de Madrid. West estaba escribiendo una carta y Ellis, que además era un experimentado piloto, observaba el vuelo de los vencejos sobre el gran patio abierto del Hotel.

Fue entonces cuando el primero de ellos, el doctor West, centró su atención en un punto negro que se acercaba rápidamente por el oeste. Al principio pensó que se trataba de un águila o de alguna otra rapaz, pero a medida que el punto se acercaba su tamaño fue aumentando y sus contornos haciéndose más y más evidentes. No era un ave, sino una esfera perfecta, de color negro, que no reflejaba la luz del sol y que se movía rápidamente hacia el este.

El relato es uno de los más de 12.000 testimonios sobre avistamientos de OVNIs recién hechos públicos por la administración norteamericana. El Gobierno de los Estados Unidos acaba de publicar en internet 129.000 páginas relativas a los miles de casos estudiados entre los años 1947 y 1969, durante el llamado «Proyecto Libro Azul», con el que se trató de averiguar si los OVNIs podían constituir, o no, una amenaza nacional.

Entre los miles de casos publicados, varios hacen referencia a España. Valencia, Toledo, Zaragoza o Madrid constituyen buenos ejemplos. Pero el más significativo fue, sin duda, el protagonizado por los doctores West y Ellis, ambos residentes en Palm Beach, California, durante sus vacaciones en Madrid en julio de 1955.

Credibilidad

Mientras que otros casos fueron descartados por los militares por confirmarse que se trataba de globos, meteoros o aviones, este fue archivado sin que pudiera encontrarse una explicación plausible para lo observado por los dos médicos. El dossier consta de 26 páginas en las que se suceden formularios, declaraciones a mano, gráficos, cartas e informes técnicos con las principales conclusiones.

Debido a su formación académica, ambos testigos fueron calificados de «fiables» por los expertos de inteligencia aérea de la base de Colorado Springs que analizaron los testimonios. «Creemos que este incidente tiene alguna relevancia -puede leerse en uno de los documentos- en cuanto que los observadores son aparentemente fiables. Hasta ahora, este caso ha sido dejado en suspenso (…)».

«Recuerdo que estaba mirando cómo el sol se ponía por el horizonte justo después de terminar mi carta -explica el doctor West en su declaración-. El doctor Ellis también estaba en la terraza y observaba algunas aves (vencejos) que volaban alrededor del edificio. Cuando volví a mirar al cielo hacia el noroeste vi lo que en un primer momento interpreté como un ave grande alzando el vuelo, un halcón o un águila, planeando muy alto sobre todas las demás. Sentí curiosidad y según observaba esa cosa acercándose por el oeste me quedó más que claro que no era un pájaro, ni un avión, ni nada que yo haya visto antes, porque su silueta dibujada contra el cielo brillante era una esfera perfecta, parecida a las fotos que he visto del sol durante un eclipse total. Llamé la atención del doctor Ellis hacia el objeto, y ambos bromeamos diciendo que debía tratarse de uno de esos famosos platillos volantes. Pero a medida que los segundos pasaban se convirtió en cualquier cosa menos una broma».

«Un tercio de la luna llena»

Durante un minuto y medio, ambos observaron cómo el objeto, negro y sin ninguna luz distintiva, volaba lentamente sobre Madrid, adquiriendo más y más velocidad a medida que avanzaba hacia el este y desaparecía en el horizonte. Su tamaño, según el doctor West, «era un tercio de la luna llena».

West remitió su testimonio por carta al Air Force Technical Intelligence Center, que le contestó casi de inmediato solicitando más información y una entrevista personal, así como las fotografías que el otro doctor, Ellis, había logrado hacer a toda prisa con su cámara. El análisis de las tres imágenes aportadas, sin embargo, «no aportó ningún dato significativo».

La Fundación Arqueológica Clos cede al Museo de Culturas del Mundo de Barcelona 37 obras precolombinas


El Mundo

  • Entre las piezas destacadas se encuentra una figura antropomorfa con máscara de ave
  • Además de los objetos precolombinos también existen dos indias y una faraónica
El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, junto a propietario de la...

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, junto a propietario de la fundación arqueólogica del Museo Egipcio, Jordi Clos, durante el acto de cesión de las 37 obras de arte precolombino.ALEJANDRO GARCÍA Efe

34 piezas precolombinas, 2 indias y una faraónica ha sido lo que ha entregado la Fundación Arqueológica Clos al Museo de Culturas del Mundo de Barcelona. Unas obras representan un 15% de la colección, pues la muestra se compone de 300 objetos que permiten “un recorrido amplio por la cultura precolombina”. Entre las piezas destacadas se encuentra una figura antropomorfa con máscara de ave, que mantiene un buen estado de conservación.

Además de la cesión, la Fundació Clos también colaborará con el Museo en actividades relacionadas con la colección, como conferencias, cursos, talleres y una biblioteca asociada al fondo museístico: “Tuvimos la suerte de comprar la biblioteca Masdeu de los siglos XVI i XVII, son los libros que hicieron los primeros misioneros que fueron de expedición a América”, señaló Jordi Clos, fundador de la Fundació Arqueològica Clos.

El Museu de Culturas del Mundo se inaugurará el próximo 7 de febrero en los Palacios Nadal i Marquès de Llió en la calle Montcada de Barcelona.

El año más cálido jamás registrado


El Mundo

  • Según un informe de la Organización Mundial de la Meteorología
Sequía.

2014 es uno de los años más cálidos hasta ahora y apunta a ser el más cálido de los que existen registros, lo que confirma la tendencia al calentamiento global a largo plazo, según ha informado la Organización Mundial de la Meteorología (OMM) que ha presentado este miércoles sus estimaciones preliminares sobre el estado del clima.

“De la información provisional para 2014 se desprende que catorce de los quince años más calurosos de los que se tiene registro se han dado en el siglo XXI“, manifestó en rueda de prensa el secretario general de la OMM, Michel Jarraud.

“Lo que ha ocurrido en 2014 corresponde plenamente a lo previsible en una situación de evolución del clima. Un calor sin precedentes sumado a lluvias torrenciales y a inundaciones provocaron la destrucción de medios de subsistencia y de vidas“, alertó Jarraud.

El informe se denomina oficialmente “Declaración provisional de la OMM sobre el estado del clima mundial en 2014” y en él se indica que la temperatura media mundial del aire sobre la superficie terrestre y la superficie del mar de enero a octubre fue superior en aproximadamente 0,57 grados centígrados a la media del periodo de referencia de 1961-1990, que fue de 14 grados.

Asimismo, las temperaturas en los diez primeros meses del año fueron 0,09°C superiores a la media de la década anterior (2004-2013). Si en noviembre y diciembre se mantiene la misma tendencia, probablemente 2014 sea el año más caluroso jamás registrado, advierte la OMM. Los precedentes años más calurosos fueron 2010, 2005 y 1998.

Jarraud subrayó que estos resultados confirman la tendencia subyacente al calentamiento a largo plazo. “Debido a unas emisiones de gases de efecto invernadero sin precedentes y a su concentración en la atmósfera, el planeta se ve abocado a un futuro de lo más incierto y, probablemente, inhóspito“, advirtió Jarraud.

La Declaración provisional se publicó para que sirviera de base a las negociaciones anuales sobre el cambio climático que se están desarrollando esta semana en Lima.

Las altas temperaturas de enero a octubre se alcanzaron pese a que no se había dado realmente un episodio del fenómeno El Niño, que ocurre cuando unas temperaturas de la superficie del mar superiores a la media en la parte oriental del Pacífico tropical se combinan con sistemas de presión atmosférica que se refuerzan y afectan a las condiciones meteorológicas mundiales.

Durante el año, subieron las temperaturas de la superficie del mar hasta alcanzar casi los umbrales de El Niño, pero esa subida no fue acompañada de una respuesta atmosférica. Sin embargo, en gran parte del mundo se observaron muchas de las condiciones meteorológicas y climáticas normalmente asociadas con el El Niño.

Con respecto exclusivamente a la temperatura media del aire en la superficie de la Tierra, de enero a octubre de 2014 fue de aproximadamente 0,86°C por encima de la media correspondiente al período 1961-1990, lo que la convierte en la cuarta o la quinta más alta de las registradas para dicho periodo.

Las temperaturas mundiales en la superficie del mar fueron las más altas de las que se tenía registro, situándose en unos 0,45°C por encima de la media de 1961-1990. Para los meses de enero a junio, las temperaturas en las profundidades oceánicas de hasta 2.000 metros fueron también sin precedentes. Estas condiciones hicieron que se dieran olas de calor en varios países y en octubre se registró un calor sin precedentes en el norte de Argentina, Paraguay, Bolivia y el sur de Brasil.

Asimismo, durante este año se dieron precipitaciones extremadamente cuantiosas en diversos lugares. En Sudamérica, Buenos Aires y las provincias nororientales de Argentina se vieron gravemente afectadas por las inundaciones. En mayo y junio el total de las precipitaciones superaba en un 250 % la media a largo plazo en Paraguay, el sur de Bolivia y partes del sureste de Brasil.

Las intensas lluvias provocaron el desbordamiento del río Paraná, dando lugar a inundaciones que afectaron especialmente a Paraguay, resultando perjudicadas más de 200.000 personas. Sin embargo, en otros lugares se dieron sequías catastróficas, como en partes de América Central y Brasil. El informe indica especialmente el caso de la ciudad brasileña de São Paulo, que este año se ha visto particularmente afectada por la sequía.

El Museo Británico elige el Hermitage para dejar salir por vez primera una de sus esculturas en el Partenón


ABC.es

  • Los ingleses se llevaron las estatuas de Atenas a comienzos del XIX y los griegos pleitean por su devolución desde entonces, ahora con la mujer de Clooney como abogada
El Museo Británico elige el Hermitage para dejar salir por vez primera una de sus esculturas en el Partenón

REUTERS | El Ilissos del Partenón, la pieza que viajará a Rusia

La mitad de las esculturas y relieves que engalanaban el Partenón de Atenas, construido entre 447-432 AC y una de las glorias de la civilización, se exponen desde comienzos del siglo XIX en el Museo Británico de Londres, a donde se las llevó Lord Elgin, el embajador inglés ante el Imperio Otomano. Todo un agravio para los griegos, que pelean desde hace décadas por su devolución, siempre infructuosamente.

De hecho han iniciado una nueva campaña, con abogada glamurosa al frente, Amal Alamuddin, la flamante mujer de George Clooney. Ahora, para mayor irritación helena, el Museo Británico ha permitido por primera vez que uno los llamados Mármoles de Elgin salga de Londres. Se trata de una estatua de Ilisos, el dios del río, un hermoso cuerpo desnudo, sin manos ni cabeza, que se expondrá hasta mediados de enero en el Hermitage de San Petesburgo, con motivo del 250 aniversario del museo ruso, que nació cinco años después del British.

Neil MacGregor, el director del Museo Británico, ha asegurado a BBC Radio que su institución es «el más generoso prestatario del mundo». Y explica con aparente naturalidad una cesión que ha levantado suspicacias también en Reino Unido, porque coincide con el enfriamiento de relaciones con Rusia ante la crecida de Putin en Ucrania: «El Hermitage nos la pidió para su 250 aniversario y dijimos inmediatamente que sí. La gente que no puede viajar a Londres o Atenas tiene así una oportunidad de entender los logros de aquella cultura». Y añade que supone que el Gobierno de Antonis Samaras estará «encantado».

Cuando se le pregunta si tanta generosidad va a incluir ceder también piezas para que sean expuestas en Grecia, MacGregor se va por los cerros de Úbeda y se limita a responder que genéricamente su museo está siempre dispuesto a prestar obras, pero con las condiciones de que su estado de conservación permita transportarlas y de que existan garantías de que estarán seguras en su destino y serán devueltas. Tal vez la cesión a Rusia sea una suerte de diplomacia del ping-pong, como cuando Nixon se acercó a China en plena Guerra Fría enviando a competir allí a un equipo estadounidense de tenis de mesa.

«Un museo del mundo para el mundo»

Grecia sostiene que Elgin se llevó los mármoles de manera ilegal, que fue un robo. Desde 1816 están en el Museo Británico. El mes pasado Samaras se reunió con Amal Alamuddin para intentar reclamar de nuevo la atención de la opinión pública mundial. Atenas reinauguró en el verano del 2009 el museo de la Acrópolis, tras una costosa remodelación, pero lógicamente el centro estará siempre cojo sin el tesoro inglés.

El año pasado David Cameron expresó su oposición a devolver los mármoles a Grecia y a entregar a la India otra joya controvertida, el diamante Koh-i-Noor. El primer ministro británico alegó lo habitual, que el British es «un museo del mundo y para el mundo», donde los tesoros que rapiñó por todo el planeta el Imperio inglés están «al alcance de todos».

Un gigante australiano


El Mundo – Blogosaurio

Tras la resaca de éxitos del motociclismo español, no me refiero con el título de este blogo a Mick Doohan, el casi imbatible piloto de Brisbane que ganó un puñado de mundiales de la máxima categoría después de que casi le amputaran su pierna derecha tras un accidente durante unos entrenamientos en el mítico circuito de Assen. En Australia también se han encontrado grandes dinosaurios, aunque son mucho menos conocidos que los procedentes de todos los demás continentes. El que más y el que menos habrá oído hablar alguna vez de Argentinosaurus -no es necesario explicar mucho más acerca de su lugar de procedencia-, de los norteamericanos Seismosaurus, Apatosaurus o Diplodocus, del asiático Mamenchisaurus, del europeo Turiasaurus o de Brachiosaurus (ahora Giraffatitan) africanos. Ahora bien ¿quién conocía a Wintonotitan?

Winton está situado en el estado de Queensland, no demasiado lejos -a escala australiana- de su capital, la ciudad natal de Doohan. Allí aflora la llamada Formación Winton, del Cretácico Superior, y en uno de sus yacimientos se encontraron los restos -fragmentarios y mal conservados- de un dinosaurio saurópodo cuya antigüedad se estima en unos 95 millones de años. Los fósiles recuperados corresponden a elementos del esqueleto axial y apendicular, sin haberse podido encontrar restos craneales.

Radio derecho del saurópodo Wintonotitan wattsi en varias vistas. / Poropat y coautores – Papers in Palaeontology.

 

Preciosa ilustración de vértebras caudales de Wintonotitan wattsi. / Poropat y coautores – Papers in Palaeontology.

Este dinosaurio pertenece al grupo de los Titanosauriformes sonfospóndilos no-titanosaurios, que como trabalenguas no está mal. Y acaba de ser estudiado de nuevo por investigadores de un equipo sueco, australiano y británico, que lo han descrito con todo detalle, lo que les ha permitido no sólo aportar datos inéditos, sino también corregir algunas inexactitudes de la descripción original, que disculpan por la dificultad de identificación de algunos huesos debido a su mal estado de conservación. Sin embargo, a pesar de los cambios que se han tenido que introducir en algunos de los caracteres utilizados para establecer sus relaciones de parentesco, aquellos no han sido lo suficientemente relevantes como para cambiar el esquema filogenético propuesto y se sigue considerando vigente el trabalenguas apuntado con anterioridad.

Otra aportación de esta nueva publicación aparecida en Papers of Palaeontology supone, en cambio, una modificación sustancial a la caracterización de Wintonotitan. Se había publicado que poseía osteodermos (placas óseas superficiales) pero esos fósiles acaban de ser reinterpretados como fragmentos de espinas neurales de vértebras dorsales; por lo tanto, resulta que, al menos de momento, Australia se queda sin evidencias de osteodermos de dinosaurios saurópodos.

Recreación de Wintonotitan wattsi. / Travis R. Tischler en Poropat y coautores – Papers in Palaeontology.

Wintonotitan convivió con otro saurópodo semejante, Diamantinasaurus, pero algo más derivado porque este sí que es un titanosaurio (perteneciente al grupo de los Lithostrotia), lo que sugiere que explotaban diferentes recursos ecológicos, si bien la ausencia de cráneos en ambos tipos de animales no permite aventurar cuáles serían sus respectivas preferencias alimenticias.

Referencia: Stephen F. Poropat, Philip D. Mannion, Paul Upchurch, Scott A. Hocknull, Benjamin P. Kear, David A. Elliott (2014). Reassessment of the non-titanosaurian somphospondylan Wintonotitan wattsi (Dinosauria: Sauropoda: Titanosauriformes) from the mid-Cretaceous Winton Formation, Queensland, Australia. Papers in Palaeontology, DOI: 10.1002/spp2.1004

Historia de la bufanda, de recoger el sudor a proteger del frío


ABC.es

  • La prenda más versátil, a través de los siglos y las civilizaciones

ABC | La moda, a principios del XIX, incorporó esa prenda

Y entonces llegó la bufanda. Esa «prenda larga y estrecha, por lo común de lana», que cuenta la RAE. Hombres del mundo, desde Roma hasta Londres, a través de los siglos, abrazaron la prenda que da más confort.

Todo al cuello. Es el sino de los hombres. Corbatas, pajaritas, fulares, pañuelos y bufandas. Pero en el mundo occidental, hay pocos sustitutos de esa pieza recta y cálida que es la bufanda. De lana son de sport, a rayas son muy británicas y de seda acompañan bien al esmoquin. En seda blanca, al frac.

Sus inicios datan del Antiguo Egipto. Servían para recoger el sudor: nada que ver con la actualidad, pues las utilizamos cuando hace menos de diez grados. En la China antigua, eran utilizadas para identificar el rango de los guerreros. Y fueron los muy rebeldes croatas en Francia los que las pusieron de moda, dando lugar, después, a la corbata.

Pero la bufanda actual tiene su cuna en Inglaterra, puesto que se presupone que en un 80% de los casos se trata de una prenda de lana. De punto grueso o de fino tejido, protegen el cuello del invierno. Los sikhs, en la India, la usan de turbante. Los árabes la utilizan de keffiyeh. El caso es que siempre cumple un rol protocolario en otras civilizaciones. No en la nuestra, por más que sea parte del atuendo del sacerdote en la liturgia. La bandana, procedente del estado de Gujarat, en el noroeste de la India, es otra de sus versiones.

Señas de identidad

Pero en nuestro mundo es una pieza clásica para el poeta y el estudiante. Para el pobre, el perroflauta o el elegante. Todo depende del cómo y el cuándo. Las bufandas de equipos de fútbol o de escuelas inglesas son todo un símbolo. También ha habido significativas versiones en el cine, como las bufandas en «Love Story» o en «Harry Potter».

Actualmente, cualquier marca que se precie ofrece una variedad impresionante de bufandas para ellos y ellas. Missoni, Vuitton, Gucci, Etro, Dior o Prada, no dudan rentabilizar un filón que sigue siendo útil: una prenda que cuando se regala, se utiliza. ¡Albricias! Vaya excepción.

De Oriente a Occidente, del 4.000 A.C. hasta el 2.014, sigue funcionando. La bufanda es una máquina de hacer dinero y de ahorrarnos resfriados. Hay varias maneras de llevarla, pero para ellos, aconsejamos «poca creatividad». Suelta, en los dos lados, o con el nudo francés, son las opciones más elegantes. El nudo francés consiste en hacer un hueco en la doblez de la bufanda, para incluir dentro las dos tiras. El resto de las opciones, son versiones trasnochadas de los poetas parisinos y de algún que otro amigo deOliver Twist.

Los escoceses se han hecho reyes del «mambo» de la bufanda. Con la mejor lana, los telares más sofisticados y los mejores dibujos –siempre con el clan in mente– han declinado el artilugio hasta llevarlo a cotas impensables. Una bufanda es hoy uno de los mejores regalos para ellos y ellas en invierno. Hagan juego, señores.

Así será el mundo antes de que termine esta década


ABC.es

  • Los trabajos fijos tenderán a desaparecer y solo estarán a la cabeza aquellos países que tengan como prioridad su sistema educativo
Así será el mundo antes de que termine esta década

NASA

«Estamos en el mejor momento de la historia de la humanidad». ¿Le parece una afirmación excesivamente optimista? Pues siga leyendo porque, antes de que el año 2020 toque a su fin, nuestro planeta se encontrará en su mejor etapa: tan solo en los cuatro años que restan para que acabe la década las fronteras entre países se habrán difuminado, la aceleración tecnológica dará un paso «brutal» y el mundo tendrá cuatro mil millones de «nuevos ciudadanos».

Así lo asegura de manera rotunda Juan Martínez-Barea, autor de «El Mundo que viene» (Gestión 2000) y quien, sin ningún tipo de miramiento, lleva la contraria a todo aquel que se atreve a afirmar que la situación actual puede ser de todo menos esperanzadora. En medio de la sobredosis de malas noticias a las que hacemos frente casi a diario, el experto, buen conocedor del mundo empresarial y tecnológico, asegura que nos será difícil volver a vivir un momento tan bueno como el presente. ¿Inyección de optimismo? Para el autor, dosis de realidad.

«No podemos esperar que el mundo cambie porque en realidad ya ha comenzado a hacerlo. Son muchos quienes piensan y afirman que nos encontramos en uno de nuestros peores momentos, por ejemplo a la hora de acceder al mercado laboral o a una formación de calidad, pero en verdad está ocurriendo todo lo contrario. Estamos en uno de los mejores momentos posibles para emprender un nuevo camino».

Tres tendencias que dominarán el mundo

Al inicio de su libro Martínez-Barea resalta tres «megatendencias» que, a su parecer, ya han comenzado a cambiar la realidad tal y como hoy la conocemos:

— La primera de ellas es la llamada aceleración tecnológica. En opinión del experto, nos encontramos en un punto en el que «cada paso que da la tecnología multiplica por diez todos los pasos anteriores». Martínez-Barea pone como ejemplo ámbitos como la medicina o la electricidad donde, destaca, los cambios serán «impresionantes». «En el caso de la electricidad, por ejemplo, estamos ya en el camino de la hegemonía de las energías renovables y, aunque ahora la energía solar solo cubre el 1% de las necesidades totales, me aventuro a decir que dentro de poco el total de nuestra energía procederá del Sol».

— La llamada hiperconectividad es otra de estas «megatendencias» que en opinión del autor gobernarán nuestro mundo. «Nos estamos acercando al fin de la geografía. Antes, el lugar en que alguien nacía marcaba en gran medida su futuro, sobre todo debido a la escasez de recursos en ciertos lugares. En el nuevo mundo que está llegando la tecnología será nuestra principal arma y cualquiera, donde quiera que esté, competirá en igualdad de condiciones».

¿De verdad estaremos todos conectados? «Actualmente ya hay cerca de tres mil millones de personas con acceso a internet. En 2020, si nos fiamos de Google, esta cifra ascenderá a siete mil. Cualquiera, también el que menos recursos tenga, podrá conectarse a internet». Todo ello, ligado a los «cuatro mil millones de nuevos ciudadanos que —dice Martínez-Barea— producirán ingentes cambios en los poderes económico y político y conformarán un mundo ciertamente distinto al que hoy encontramos.

El mundo de la meritocracia

No solo de estas tres «megatendencias» nos habla Martínez-Barea. El autor se muestra totalmente seguro de que el mundo que se esconde a la vuelta de la esquina será también el de la meritocracia, un lugar en el que cualquiera llegará donde se lo proponga haciendo gala de los méritos que haya acumulado durante su trayectoria. ¿Realidad o ficción? «Tan real como la vida misma», nos dice el experto quien, por ello, se apresura a hacer una llamada a la acción de los más jóvenes: «Nos encaminamos hacia un mundo repleto de oportunidades, pero también tremendamente competitivo. Todos deberemos prepararnos para ser los mejores y ganar la competición».

Así será el mundo antes de que termine esta década

Juan Martínez-Barea

 ¿Cuál será la tendencia del mercado de trabajo, en opinión del optimista experto? «Los trabajos fijos desaparecerán. No totalmente, pero sí habrá muchos menos, pues aumentarán los freelance y los emprendedores». No en vano, el autor alerta de que conseguir el éxito laboral no nos resultará sencillo: «El panorama que se avecina tiene sus riesgos. En breve haberá cuatro mil millones de personas compitiendo ahí fuera y en igualdad de condiciones, con lo que aquellos que estén menos preparados quedarán fuera del sistema. Solo los mejores se comerán el mundo».

La situación de España

El experto lanza un aviso a navegantes al ser preguntado por la situación de nuestro país en el ingente cambio: «O despertamos o nos quedaremos atrás. Nuestro país necesita un cambio de prioridades, debemos dejar de echar la culpa de lo que nos ocurre a los demás y asumir la responsabilidad sobre nuestra vida».

El autor, además, hace referencia al último informe PISA y en el que España no salía muy bien parada: «Es necesario forjar un sistema educativo en el que los niños estén preparados para el mundo que viene. De hecho, los países dominantes en el nuevo escenario serán aquellos que prioricen la educación de sus jóvenes, algo que ya están demostrando Asia, EE.UU. o países europeos como Finlandia».