Descubren que un gigantesco tsunami arrasó Cancún hace 1.500 años


ABC.es

  • Un estudio científico ha desvelado que la península de Yucatán sufrió el azote de entre tres y cuatro olas gigantes
tsunami--644x450

NASA Las olas pudieron afectar una extensión de hasta 125 kilómetros

La costa oriental de la península de Yucatán (en México) es actualmente conocida por sus buenas temperaturas y la ingente cantidad de turistas que la visitan para disfrutar de sus playas. Sin embargo, un nuevo estudio realizado por el Centro Ecológico Akumal (CEA) de México y la Universidad de Colorado en Boulder, ha hallado evidencias de que hace 1.500 años sufrió el azote de un gigantesco tsunami que arrasó la región.

La investigación ha encontrado evidencias del suceso en una berma de piedra (o cornisa) de unos 15 metros de altura ubicada cerca de la costa. Los restos de radiocarbono en este accidente del terreno indican que un tsunami, formado por dos o incluso tres olas gigantes, probablemente se abatió sobre la línea de costa en algún momento después del año 450. Todo ello, cerca de Playa del Carmen y Cancún.

Los expertos han podido averiguar estos datos gracias a que las rocas que cubren la parte superior de la berma se componen de coral y piedra caliza de grano fino. Ello implica que una de las susodichas olas depositó estos materiales subacuáticos en las piedras.

«La fuerza requerida para extraer este material de arrecife desde el fondo del mar y depositarlo muy por encima de la línea de la playa tuvo que haber sido enorme. Creemos que la altura de las olas del tsunami fue de al menos 4,5 metros y potencialmente mucho mayor que eso», añade Benson.

A su vez, los expertos han encontrado sobre la berma todo tipo de ruinas de estructuras mayas postclásicas construidas entre los años 900 y 1200, lo que indica que el tsunami se produjo antes de ese tiempo. «Yo estaba muy sorprendido cuando entré por primera vez en estos promontorios y vi esta gran berma pavimentada con cantos rodados que se prolongaban largas distancias en ambas direcciones. Mi primer pensamiento fue que una enorme ola pasó por aquí en el pasado, y que debió producir un gran impacto», ha explicado el científico del CEA Charles Shaw.

A su vez, los investigadores han hallado bermas atípicas a lo largo de 125 kilómetros de la costa del Yucatán, lo que implica que el tsunami habría impactado en una zona muy extensa de la región. No está claro lo que podría haber causado el tsunami, que pudo ser desencadenado por una variedad de eventos que van desde terremotos y deslizamientos de tierra submarinos a erupciones volcánicas e impactos de meteoritos en el océano.

Benson y Shaw sugieren que el tsunami podría fecharse con mayor precisión por extracción de muestras de sedimentos del pantano de manglares que se encuentra a lo largo de la costa, con el fin de localizar la arena de carbonato depositado por la ola masiva.

Con todo, de momento se cree que sucedió hace, aproximadamente, 900 y 1.500 años. «Si tal evento ocurre en el futuro, causaría estragos a lo largo de la costa urbanizada, probablemente con una gran pérdida de vidas», ha explicado Benson.

Los desaparecidos estudios de cine que dieron nombre al puente de la CEA


ABC.es

  • Fueron parte del paisaje urbano de Madrid hasta el año 1966; en ellos se rodaron hasta 15 producciones internacionales
Los desaparecidos estudios de cine que dieron nombre al puente de la CEA

ARCHIVO DE ABC Vista aérea de los Estudios Cinematografía Española Americana (CEA) de Ciudad Lineal en ABC

Hace 55 años una inmensa recreación del Coloso de Rodas se adueñó del horizonte de Madrid. La carretera de Barcelona en su cruce con Arturo Soria se convirtió en el escenario elegido por Sergio Leone para rodar su mítica película. No era Hollywood pero los estudios Cinematografía Española Americana (CEA) no le hacían sombra. Un centro de producción de películas del que no queda más testigo que el viaducto que cruza la A-2 que recibió, para siempre, el nombre del puente de la CEA.

Los desaparecidos estudios de cine que dieron nombre al puente de la CEAFueron creados sobre el papel en 1932 por socios tan ilustres como el dramaturgo y director de cine Jacinto Benavente o los hermanos Álvarez-Quintero. Sus seis platós fueron inaugurados en 1933 y tuvieron su apogeo en los años 50. En sus instalaciones se construyeron varios laboratorios fotográficos para el montaje de las películas, talleres de decorados, camerinos para los actores y áreas de descanso que tenían incluso piscina.

«La CEA, en CIUDAD LINEAL, tiene equipados sus estudios con el material cinematográfico más moderno y completo. Cuenta con personal técnico y práctico especializado para filmar las más grandes superproducciones cinematográficas, sonoras, mudas, culturales, documentales, etc. que se le encomiende realizar. Cabinas y material de proyección fijo para interiores y móvil sobre camiones para exteriores», se anunciaban en ABC en 1934.

En el proyecto se desembolsaron 10.000.000 millones de pesetas de la época y a la inauguración oficial, el 28 de octubre de 1933 acudió el presidente de la República, Niceto Alcalá Zamora. Para su construcción se utilizó parte del antiguo Parque de Diversiones de la Ciudad Lineal, un centro recreativo de verano con atracciones, teatro y frontón que fue muy popular en las primeras décadas del siglo XX.

De las Zarzuelas a Doctor Zhivago

Además de las producciones nacionales, en las que se llevaron a la gran pantalla multitud de zarzuelas –como La Verbena de la Paloma (1934)–, en los estudios CEA se rodaron grandes producciones internacionales como El Coloso de Rodas (1961), de Sergio Leone, o Doctor Zhivago (1965), de David Lean, entre otras. Los más mayores de Ciudad Lineal aún recuerdan ver, desde el puente de la CEA, el frío invierno ruso representado en los exteriores de los estudios. También se rodaron en sus instalaciones parte de ¡Bienvenido, Míster Marshall! (1953), de Luis García Berlanga, o Viridiana (1961), de Luis Buñuel.