La foto del día de la NASA es gaditana


El Mundo

  • La agencia espacial norteamericana ha distinguido como “foto astronómica del día” una imagen captada por una pareja de aficionados a la astrofotografía en Puerto Real (Cádiz)
  • Ya fueron premiados hace cuatro años por una imagen de la Nebulosa de Orión hecha desde la sierra de Benamahoma
 La "imagen del día" de la NASA recoge la nebulosa de la estrella "AE Aurigae", conocida como "Estrella Flameante". JESÚS M. VARGAS / M..POYAL

La “imagen del día” de la NASA recoge la nebulosa de la estrella “AE Aurigae”, conocida como “Estrella Flameante”. JESÚS M. VARGAS / M..POYAL

La agencia espacial norteamericana NASA ha distinguido este martes como “foto astronómica del día” una imagen captada por una pareja de aficionados a la astrofotografía en Puerto Real (Cádiz). Se trata de una imagen captada por el gaditano Jesús Manuel Vargas Ruiz y la ibicenca, afincada en Cádiz, Maritxu Poyal Viúdez. Ambos llevan diez años tomando fotografías del cielo profundo desde varios puntos de la provincia de Cádiz.

No es la primera vez que una de sus imágenes recibe de la NASA la distinción APOD (Astronomy Picture of the Day), que la agencia norteamericana realiza diariamente para reconocer las mejores imágenes astronómicas entre las miles que recibe desde todo tipo de observatorios, naves espaciales, telescopios de gran tamaño (incluyendo el Hubble) y también astrónomos aficionados. Hace 4 años la NASA les otorgó otro APOD por una fotografía de la Nebulosa de Orión hecha desde la sierra de Benamahoma.

La imagen que es hoy APOD de la NASA recoge la nebulosa de emisión de la estrella “AE Aurigae”, conocida también como “Estrella Flameante”. Ese nombre se debe a que en su interior, la estrella hace brillar intensamente los gases, fundamentalmente hidrógeno, por lo que parece que estuviera ardiendo. La estrella AE Aurigae, visible cerca del centro de la nebulosa, está tan caliente que es azul, está a unos 1.500 años-luz de distancia y se extiende unos 5 años-luz, según explica la NASA en el comentario que escribe sobre esta foto en su web.

Para la obtención de la imagen los astrofotógrafos emplearon un telescopio refractor sobre una montura motorizada y una cámara CCD que a través de filtros especiales (Hydrógeno Alpha, Hydrógeno Alpha, Oxígeno III y Azufre II) capta la luz los gases que emiten los objetos de cielo profundo.

Estos filtros permiten realizar astrofotografías desde lugares cercanos a los núcleos urbanos como en este caso fue el Parque Natural “Campo de las Aletas” de Puerto Real (Cádiz).

Las tomas fueron posteriormente apiladas mediante programas informáticos específicos para poder sumar así la luminosidad de cada una de ellas, y obtener así la imagen final, con un procesado que hace resaltar detalles y matices ocultos.

El tesoro del corsario español que inspiró la Canción del Pirata


ABC.es

  • ¿Qué fue del botín de «La burla negra» que capitaneaba Benito Soto?
ABC Algunos de los «duros antiguos» encontrados en las playas de Cádiz

ABC
Algunos de los «duros antiguos» encontrados en las playas de Cádiz

 «Hallazgo de duros en las playas de Cádiz», publicaba ABC en junio de 1904 junto a dos fotografías de la multitud que se volcó aquellos días «a la grata tarea de desenterrar duros de entre la arena». Unos trabajadores de una almadraba habían dado con unas monedas al abrir una zanja para enterrar los desperdicios de los atunes y pronto se corrió la voz, desatando la euforia en la ciudad. «Allí fue medio Cádiz con espiochas, y la pobre mi suegra y eso que estaba ya medio pocha», cantó al año siguiente la famosa chirigota de Los anticuarios que describía cómo «con las uñas a algunos vio yo escarbar, cuatro días seguíos sin descansar». Los «mariscadores de duros» de toda clase y condición encontraron al menos 1.500 piezas.

«Aquellos duros antiguos que tanto en Cádiz dieron que hablar», que decía la copla del Tío de la Tiza, eran monedas acuñadas en México entre 1753 y 1755, procedentes al parecer del botín reunido por el bergantín pirata «El Defensor de Pedro» en sus pillajes por el Atlántico. El buque que capitaneaba el gallego Benito Soto (1805-1830) encalló cerca del Ventorrillo del Chato el 9 de mayo de 1828 al confundir el faro de la isla de León con el de Tarifa. «No se sabe bien si arribaron allí por error o si en realidad querían ir ya que Cádiz era un lugar de gran tráfico con América, con mucho movimiento», apunta el pontevedrés Alberto Fortes, autor de «Navegantes, corsarios y piratas. Rías Baixas» y de la novela «Amargas han sido las horas» que protagonizan Edgar Allan Poe y su paisano Soto.

abc Las imágenes publicadas por ABC en 1904

abc
Las imágenes publicadas por ABC en 1904

Fuera como fuese, en Cádiz los piratas debieron gastar a manos llenas, llamando la atención de las autoridades que acabaron por prenderles. Al menos a 16 de ellos, porque el segundo de a bordo escapó y el capitán huyó a Gibraltar. «Los piratas intentaron en el juicio -sin éxito porque diez de ellos fueron ahorcados el 12 y 13 de enero de 1830- que la culpa recayera en Benito Soto, del que dijeron que era expeditivo y cruel, que se regía por el dicho de “gato muerto no maúlla”», afirma Fortes citando los extractos del proceso recogidos por Joaquín Lazaga y Garay en 1892.

«Es cierto que era desalmado, pero hay que tener en cuenta la época. España llevaba un siglo luchando contra los ingleses y en Pontevedra, de donde era Soto, había mucho corso. Se debía creer que aún combatía contra los ingleses a su manera porque su obsesión con ellos era clarísima. A los tripulantes de un barco portugués que asaltó no les hizo nada», explica el historiador gallego.

No corrió la misma suerte la tripulación y el pasaje de otros buques que se cruzaron en su camino, como la fragata mercante inglesa «Morning Star», el bergantín inglés «New Prospect» o la fragata estadounidense «Topaz», de la que sólo quedó un superviviente. Con las bodegas llenas, puso rumbo a Galicia «La Burla Negra», nombre con el que Soto había rebautizado a «El Defensor de Pedro» tras hacerse en enero de 1828 con este bergantín de bandera brasileña dedicado a la trata de esclavos.

Dos cofres de oro y joyas en Pontevedra

El 10 de abril de aquel mismo año y bajo el nombre falso de «Buen Jesús y las Ánimas», los piratas de Benito Soto llegaron a Pontevedra. «Fondearon en Beluso y con ayuda un tío de Soto, José Aboal, que tenía un barco para el tráfico de ría, descargaron en la ciudad dos cofres con oro, plata y piedras preciosas», relata Fortes. Así lo contaron durante su juicio en Cádiz los propios piratas, que no revelaron sin embargo dónde fue llevado el tesoro. En Pontevedra siempre se ha creído que fue enterrado en la Casa de la Campana, el edificio civil probablemente más antiguo de la ciudad hoy sede del Rectorado de la Universidad. «En la prensa se publicó que su antiguo propietario incluyó una cláusula en la venta en la que se refería al tesoro», recuerda el escritor.

En la casa, que fue conocida popularmente como la del «Bar Pitillo» por el establecimiento que había en su bajo, nunca se ha encontrado nada, ni tampoco se busca. «No hay nadie que lo tome en serio porque no hay ningún dato real», según Fortes.

Tampoco en el solar situado «entre la séptima y la octava casa de la rúa de San Roque de Abaixo empezando desde el puente», donde nació Benito Soto y vivía su madre. En 1926 la prensa se hizo eco del hallazgo de un baúl de gran tamaño, acompañado de un sable y una pistola, en unas excavaciones en ese barrio de Moureira, aunque el contratista de la obra, Manuel Fontao, desmintió los hechos.

La Casa de la Campana, objeto de la mayoría de los rumores, era propiedad de Francisco Javier Bravo, el regidor perteneciente a la alta sociedad que facilitó a Soto el desembarco en La Coruña de los 28.000 pañuelos de seda que llevaba en las bodegas del Defensor. En los archivos del Colegio de notarios de La Coruña, Fortes encontró una protesta de mar que sirvió al barco pirata para justificar la entrada en el puerto simulando una arribada forzada. Era el 26 de abril de 1828. «Algún problema debieron tener porque salieron de La Coruña rápidos», cuenta Fortes. El 5 de mayo, «La Burla Negra» puso rumbo al sur, quizá hacia Gibraltar. Allí Soto pretendía cobrar unas letras de cambio y allí fue donde finalmente fue apresado tras huir de Cádiz.

El español más legendario de la historia de la piratería fue juzgado por un tribunal inglés («en la British Library hay un escrito sobre el juicio», apunta Fortes) y finalmente ejecutado el 25 de enero de 1830 en el Peñón. Tenía 26 años y cuentan que antes de ser ahorcado gritó: «¡Adiós a todos, la función ha terminado!».

«Llegaba, sin embargo, con los pies al suelo y como no se moría, tuvieron que cavar debajo», relata Fortes. Ése fue el fin del último pirata del Atlántico, el hombre en el que dicen que se inspiró el poeta José Espronceda (1808-1842) para su «Canción del pirata», «bajel pirata que llaman, por su bravura, el Temido».

Los Reyes Magos eran andaluces, según el papa Benedicto


El Periodico

  • En su libro ‘La infancia de Jesús’ asegura que SSMM provenían de Tartessos, una región que los historiadores sitúan entre Huelva, Cádiz y Sevilla
CAMPAMENT DELS REIS MAGS. GIRONA.05/01/10.FOTO:DAVID BORRAT/CLICK ART FOTO

CAMPAMENT DELS REIS MAGS. GIRONA.05/01/10.FOTO:DAVID BORRAT/CLICK ART FOTO

El nuevo libro del papa Benedicto XVI, ‘La infancia de Jesús’, sigue dando qué hablar. Si hace poco nos enteramos, según su texto, que el portal de Belén no tenía ni buey ni mula, en las mismas páginas también da a entender que los Reyes Magos de Oriente eran más bien de occidente, o al menos del occidente conocido entonces, concretamente de Andalucía, exactamente de Tarsis o Tartessos, una región que los historiadores sitúan entre Huelva, Cádiz y Sevilla.

Según Benedicto XVI, la Iglesia ha interpretado los pasajes del nacimiento de Cristo utilizando salmos y textos anteriores, donde se nombra a Tarsis en repetidas ocasiones.

“Que le paguen tributo los reyes de Tarsis y de las costas remotas; que los reyes de Sabá y de Seba le traigan presentes. Que ante él se inclinen todos los reyes”, se puede leer en el salmo 72,10 del ‘Libro de los Salmos’.

Huelva, Cádiz y Sevilla

Los historiadores ubican la mencionada Tarsis en algún punto de Andalucía, probablemente en la provincia de Huelva, aunque no se descarta que abarcara zonas de Cádiz y Sevilla.

“Así como la tradición de la Iglesia ha leído con toda naturalidad el relato de la Navidad sobre el trasfondo de Isaías 1,3, y de este modo llegaron al pesebre el buey y el asno, así también ha leído la historia de los Magos a la luz del Salmo 72,10 e Isaías 60. Y, de esta manera, los hombres sabios de Oriente se han convertido en reyes, y con ellos han entrado en el pesebre los camellos y los dromedarios”, escribe Ratzinger. “La promesa contenida en estos textos extiende la proveniencia de estos hombres hasta el extremo Occidente (Tarsis, Tartessos en España), pero la tradición ha desarrollado ulteriormente este anuncio de la universalidad de los reinos de aquellos soberanos, interpretándolos como reyes de los tres continentes entonces conocidos: África, Asia y Europa”.

El Papa remite a los textos de Mateo e Isaías para fundamentar su argumentación, pues son los que hablan de los reyes y naves llegadas desde Tarsis.

Un rescate subacuático


El Pais

  • Culmina con éxito el primer traslado de un barco hundido para su investigación arqueológica
Restos del barco hallado en el puerto de Cádiz.

Restos del barco hallado en el puerto de Cádiz.

Era la primera vez que se hacía y ha salido bien. La Autoridad Portuaria y la Consejería de Cultura han concluido con éxito el traslado del barco hundido, datado en el siglo XVIII, aparecido en las obras de la terminal de contenedores del puerto de Cádiz. El hallazgo dificultaba la continuación de los trabajos y, su situación, en una zona de escasa visibilidad a 15 metros de profundidad, llenaba de obstáculos la labor de los arqueólogos. Así que, en una medida pionera en España, las administraciones acordaron mover el pecio a otra zona más accesible a cinco metros de profundidad. Tras un mes de preparativos, y otros dos anteriores de ingeniería, el traslado se hizo en 11 horas.

La operación se desarrolló en tres partes. La primera sirvió para elevar el barco. Para ello se habían colocado unos gatos hidráulicos, que fueron asumiendo la carga de forma progresiva para evitar sacudidas bruscas que hubiesen podido romper el navío. Cada dos intervalos de subida los buzos inspeccionaban la zona. Se izó un metro y medio del fondo y se volvió a revisar.

La segunda parte consistió en la maniobra del traslado. La trayectoria de navegación hacia el lugar de destino fue comprobada previamente para asegurar la existencia de calado suficiente, algo que se realizó con GPS. La velocidad máxima del movimiento fue un nudo, con el fin de que el barco no se viera afectado por el flujo del mar. En ningún momento, hubo que activar el protocolo de emergencia, en el caso de que el peso del barco hubiese disminuido por pérdida de material.

La última fase fue descender el pecio hasta su destino. Tras comprobarse que sobre ese lugar de destino no había anomalías, se apoyó el barco sobre el fondo, y justo antes, los buzos volvieron a inspeccionarlo. A las siete de la tarde la operación quedó completada.

Es la primera vez que en España se realiza un traslado de un pecio. El barco seguirá bajo el mar pero su nueva ubicación permitirá inmersiones con mayor facilidad, lo que facilitará su investigación arqueológica, lastrada, hasta ahora, por la escasa velocidad, lo que había llevado a los arqueólogos a trabajar casi a tientas. Aún así del yacimiento han aparecido importantes restos como lingotes de plata, planchas de cobre, restos de animales y huesos de aceituna. Hallazgos que apuntan a que era uno de los barcos que realizan el comercio con América desde Cádiz. Junto a este navío han aparecido restos de otro, aunque este no ha hecho falta trasladarlo.

El éxito de la operación de traslado, coordinada por la Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz, con el permiso de la Consejeria de Cultura, y el asesoramiento de las empresas Divership Diving y Tanit, permitirá continuar sin problemas las obras de la nueva terminal de contenedores de Cádiz, considerada primordial para mejorar la competitividad del puerto gaditano.

El Tren Al Andalus reanuda su andadura tras el parón estival


La Razón

El Tren Al Andalus reanuda su andadura tras el parón estival

El Tren Al Andalus reanudó su andadura el pasado 16 de septiembre tras el parón estival. El tren de viajeros más largo de España reinició su marcha desde Sevilla con 60 pasajeros a bordo, llegados de diferentes países para disfrutar de una joya del clasicismo ferroviario y de una ruta de ensueño con paradas en Sevilla, Córdoba, Baeza, Úbeda, Granada, Ronda, Cádiz, Jerez, Sanlúcar de Barrameda y el Parque Nacional de Doñana.

A la espera de que concluya la temporada 2012, el Tren Al Andalus arroja unos datos de ocupación del 92 por ciento. La próxima temporada comenzará en marzo de 2013 y la previsión es que no cuente con intermedio estival con la idea de aprovechar esta época del año para realizar el itinerario ibérico, un recorrido por las ciudades monumentales del norte de España que comenzará en Madrid y se extenderá por Segovia, Ávila, Salamanca, Burgos, Atapuerca, Haro y sus bodegas, Pamplona y Zaragoza, un periplo ferroviario de seis días y cinco noches.

 

Siete lugares para entender La Pepa


El Mundo

En 1812, mientras España permanecía ocupada por Francia, un grupo de políticos se refugió en Cádiz. Entonces se fraguó la primera Constitución, cuyo bicentenario se celebra estos días en la ciudad más colonial, luminosa y americana del país.

La Pepa, sobrenombre con el que se conoce el primer texto constitucional por ser aprobado un 19 de marzo, es el argumento de una ruta cultural y turística que discurre por los monumentos, calles, avenidas y miradores más bellos de la capital gaditana. Pasearemos por la ciudad liberal, por las casas de los diputados, los cafés donde se celebraban las acaloradas tertulias, los monumentos conmemorativos, las iglesias, despachos y paseos que fueron escenario de uno de los acontecimientos más importantes de la historia moderna española.

Oratorio de San Felipe Neri

Epicentro de la Constitución de Cádiz de 1812, el Oratorio de San Felipe Neri acogió el debate y la rúbrica de la Carta Magna. En la fachada principal destacan las placas colocadas en honor a los diputados doceañistas durante el primer centenario de la promulgación del texto. El interior está dispuesto en torno a una planta elíptica abierta a siete capillas. Su cúpula fue rehecha tras el terremoto de Lisboa de 1755 que Cádiz padeció en forma de maremoto. La primera sesión de las Cortes de San Felipe tuvo lugar el 24 de febrero de 1811 y la última, el 14 de septiembre de 1813. En total, se celebraron 1478. Comenzaron siendo 95 diputados a causa de las dificultades de transitar por un país en guerra, pero la aprobación en marzo contó con 184 firmas. Al lado del oratorio se halla el Museo de Las Cortes, cuya pieza fundamental es la maqueta en madera de caoba realizada por el ingeniero militar Alfonso Jiménez por encargo de Carlos III.

Plaza de San Antonio

La plaza más señorial de Cádiz, cuadrada, amplia y luminosa, escenario de juegos, encuentros y acontecimientos sociales. En origen fue conocida como Campo de la Jara, cuyo pozo abasteció de agua a la ciudad durante siglos. En el XVII se erigió la ermita que hoy le da nombre y durante el año constitucional fue lugar de cita de los más de 200 diputados que se concentraron esos meses en Cádiz. A ella abren el Casino Gaditano, la Casa Aramburu o el edificio que es se de la Uned, síntesis de la mejor arquitectura burguesa de la ciudad.

Palacio de la Diputación Provincial

Ante él se realizó la primera lectura pública de la Constitución de 1812. Punto de partida del recorrido de la proclamación de La Pepa, este edificio señorial construido con piedra ostionera (material típicamente gaditano) fue sede de la Aduana desde su construcción en el último tercio del XVIII. Desde su azotea, Fernando VII voló cometas como estrategia para comunicarse con su ejército, situado al otro lado de la bahía, mientras permaneció preso en 1823.

Monumento a las Cortes

El gran hemiciclo parlamentario diseñado con motivo del primer centenario de la Constitución de Cádiz por el arquitecto Modesto López Otero y el escultor Aniceto Mariñas preside la plaza de España. El Monumento a Las Cortes, Constitución y Sitio de Cádiz está coronado por un pilar central de 32 metros de alto. Su alto contenido simbólico contrasta con los edificios que circundan la plaza. A espaldas se hallan las casas dieciochescas de los comerciantes gaditanos, coronadas por torres vigías, entre ellas la llamada Casa de las Cinco Torres, cinco edificio correlativos de estilo barroco, construidos en 1771.

Murallas de San Carlos

Entre la plaza de España y la Alameda Apodaca se extienden con vistas a la bahía las murallas de San Carlos, una suerte de defensas frente a las que se situaban las flotas francesa, inglesa y holandesa que esperaban atracar en el puerto gaditano. Las murallas, del XVIII, son obra del ingeniero Antonio Hurtado y aún guardan algunas de sus 55 bóvedas. Próxima a las murallas abre la calle Ahumada, cuyo inmueble marcado con el número 18 acogió en 1812 al diputado ecuatoriano José Mejía Lequerica, que promovió la libertad de prensa y la abolición de la inquisición.

Alameda Apodaca

Es uno de los paseos más bellos de Cádiz, un borde marítimo amurallado abierto frente a la bahía y al Atlántico, un remanso de paz y un resumen de la riqueza botánica que Cádiz posee, fruto de su íntima relación social y económica con la América hispana. En la Alameda Apodaca hay dos esculturas conmemorativas. Una de ellas dedicada al marqués de Comillas, impulsor de la Compañía Trasatlántica, y la otra a Ramón Power Guiralt, ilustre marino, diputado por Puerto Rico y vicepresidente de Las Cortes de Cádiz.

Iglesia del Carmen

La iglesia barroca del Carmen, construida a mediados del XVIII sobre la antigua ermita de la Bendición de Dios, acogió el solemneTe Deum en acción de gracias por la terminación del texto constitucional. Al lado abre la calle Bendición de Dios, donde se halla la casa del diputado Moreno Montenegro y la iglesia del Beato Diego José de Cádiz, un exaltado clérigo que quiso romper con cualquier idea ilustrada y abrazar la doctrina más rígida de la iglesia católica. No le fue mal porque acabó siendo beatificado en 1894 por el Papa León XIII.

La Pepa llega al puerto de Cádiz con motivo de los actos del bicentenario


Cadizbook.es

LA PEPA LLEGA AL PUERTO DE CÁDIZ CON MOTIVO DE LOS ACTOS DEL BICENTENARIO

El Galeón La Pepa arribará al puerto de Cádiz el 15 de marzo como embajador del II Centenario de la Constitución de 1812

El Galeón La Pepa lleva al puerto de Cádiz este jueves con motivo de los actos de celebración del Bicentenario de la Constitución de Cádiz de 1812.

Esta escala forma parte de la ruta que el navío está realizando porlos puertos españoles, como vehículo difusor de los hechos históricos que se conmemoran en 2012. El objetivo de esta ruta del Galeón La Pepa, es acercar el conocimiento de estos hechos históricos a aquellas personas que visiten la nave, convertida para ello en centro de interpretación, así como invitarles a la programación de actos de La Pepa 2012.

Desde su puesta en marcha en la capital gaditana el pasado mes de junio el galeón La Pepa ha abierto sus cubiertas en Bilbao, Santander, La Coruña, Huelva y Sevilla, puertos en los que ha recibido a 129.661 personas. Estos visitantes que han recorrido el interior del navío, han recibido información sobre cómo era Cádiz a principios del siglo XIX y los hechos históricos relacionados con la promulgación de la Constitución de 1812, así como los principales artículos del texto constitucional.

Hallado un pecio en las obras del puerto de Cádiz


El Pais

Los buzos han descubierto un barco hundido a unos 12 metros de profundidad

Las obras de la nueva terminal de contenedores del puerto de Cádiz van arrojando regalos por días. Primero fue una moneda y un lingote de plata. Al día siguiente, apareció otro. Y al otro, un tercero. Los buzos ya han descubierto que en el fondo, a unos 12 metros de profundidad, hay un barco hundido. Tiene 25 metros de eslora y siete metros de manga. Los expertos creen que podría ser del siglo XVIII, por las piezas halladas y su estructura, aunque no se puede determinar todavía a la espera de nuevas inmersiones.

La aparición de este rico yacimiento arqueológico bajo el mar permite aplicar la nueva ley de Patrimonio andaluz que, por primera vez, recogió la protección específica de restos subacuáticos. Esta es una zona catalogada como de servidumbre arqueológica. Hasta ahora no había constatación de ningún yacimiento pero las fuentes documentales apuntaban a que podía existir, lo que obliga a tener cautelas arqueológicas antes de cualquier obra. Ahora mismo están acotados 200 metros de largo por 70 metros de ancho, divididos en 33 celdas de exploración. La prospección geofísica y el uso de un magnetómetro han permitido detectar lo que los arqueólogos llaman “anomalías”, es decir, objetos que destacan bajo el mar. Pueden ser otros lingotes o bolas de cañón.

Los buzos del Centro Andaluz de Arqueología Subacuática, dependiente del Instituto de Patrimonio Histórico Andaluz, de la Consejería de Cultura, y los de la empresa Tanit, contratada por la Autoridad Portuaria, se sumergirán mañana viernes para inspeccionar el pecio. La Guardia Civil ha sido avisada para proteger el lugar de posibles expolios.

Tres décadas con el sarcófago fenicio


El Pais

  • El aniversario del hallazgo reaviva el misterio sobre el pasado de Cádiz
Tres décadas con el sarcófago fenicio

Tres décadas con el sarcófago fenicio

Fue el viernes 26 de septiembre de 1980, casi a las dos de la tarde. El entonces director del Museo de Cádiz, Ramón Corzo, recibió una llamada. En la calle Ruiz de Alda había aparecido un cráneo. El director, que entonces contaba con escasos medios, decidió aplazar la intervención hasta el lunes. No lo sabía pero estaba retrasando tres días uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de la Historia de España: el sarcófago antropoide femenino de Cádiz. Era la segunda pieza de este tipo que se encontraba en la ciudad, también la segunda en toda la península Ibérica y una de las diez encontradas en todo el mundo. Una pieza de artesanía fenicia que demostraba la importancia de Gadir como centro económico de esta civilización. Han pasado 30 años desde aquel descubrimiento y las ansias de nuevos sarcófagos no han desaparecido.

Primero fue el masculino. En 1887, de manera casual, en el desmonte de un lugar conocido como Punta de la Vaca apareció el sarcófago con la figura labrada en el mármol de un hombre de barba, vestido con túnica, con una granada en una de sus manos y con los pies perfectamente perfilados. Dentro había un esqueleto y cinco clavos. Expertos e investigadores siempre sospecharon que detrás de este hallazgo vendrían otros más. Pero tardó más de la cuenta. Uno de los que más tiempo dedicó a su búsqueda a principios del siglo XX fue el arqueólogo Pelayo Quintero. Se murió sin cumplir su reto. Casualidad o no, el sarcófago femenino fue descubierto en el solar donde había estado su casa.

“Éramos muy pocos, dependíamos de los fondos que nos daba el Ministerio de Cultura y tenía que encargarme de todo, incluso de las excavaciones”, rememora Ramón Corzo casi tres décadas después. “Me llamaron para decirme que habían encontrado un cadáver en el solar de la casa de Pelayo Quintero. El lunes, cuando fuimos, descubrimos que la máquina excavadora había desplazado la tapa del sarcófago y había sacado el cuerpo”.

“Encontrar un segundo permitió demostrar que el primero no fue una casualidad o un objeto traído de Oriente, sino que aquí pudo haber un taller dedicado a la fabricación de estas esculturas, o bien que existía suficiente capacidad económica en Gadir como para encargar varios traídos desde Sidón (Líbano), donde se habían producido los únicos hallazgos de este tipo en el mundo”, señala Corzo.

El femenino está datado en el siglo V antes de Cristo y se calcula que, por cuestiones estilísticas, es unos 40 años anterior al masculino. “Hubo al menos una familia importante en Cádiz que utilizó este taller durante varias generaciones”. De la mujer poco se sabe. Apenas llevaba ajuar en la tumba pero sí un anillo con sello, de los que se usan para firmar contratos, por lo que se da por seguro que era una mujer con poder.

El hallazgo de aquel sarcófago hace treinta años fue un acontecimiento en la ciudad. La ciudad pasó por el yacimiento y ahora la pareja de sarcófagos es referente turístico de Cádiz. Se pueden ver en el Museo de Cádiz, donde ya preparan un cumpleaños muy especial, que coincidirá con una exposición sobre la civilización fenicia.

“Tengo la certeza de que hay más”, asegura Ramón Corzo. “Algunos se habrán perdido porque el mar ha avanzado sobre la necrópolis pero hay muchas zonas de la ciudad donde no se ha excavado todavía”.

Arqueólogos descubren fósiles con más de 340 millones de años de antigüedad


El Mundo

Un grupo de investigadores del Museo de Historia Natural de la localidad gaditana de Los Barrios ha descubierto en Algeciras fósiles con más de 340 millones de años de antigüedad.

Se trata de fósiles de Lepidodendron, un árbol de escamas del período Carbonífero, correspondiente a la Era Palezoica, que han sido hallados en el término municipal de Algeciras por el director del citado museo, Juan José Castillo.

El yacimiento puede considerarse una prolongación del localizado en Tarifa hace unos tres años, en el que se encontraron restos de Lepidostrobus, o piñas de Lepidodendron (Araucaria). Fósiles de esta especie arbórea del Carbonífero existen también en el Norte de África.

El Lepidodendron, o “árbol de escamas” por la forma de su tronco, creció en lugares pantanosos, era de gran altura -unos 40 metros- y sólo se conocen por reconstrucción, según han precisado los responsables del hallazgo.

Uno de los museos más completos de Europa

Actualmente, el Museo de Historia Natural exhibe unas 7.000 piezas entre fósiles, minerales e insectos.

Está instalación abrió sus puertas en abril de 1999, tras suscribir el Ayuntamiento un convenio con Castillo, que cedió su colección de fósiles y minerales. Posteriormente, se sumó la colección de insectos de José Torres. Los fondos de este museo, que figuran entre los más extensos de Europa, son de unos 50.000 fósiles -incluidos crustáceos y fauna marina de la Bahía de Algeciras- y minerales y de unos 70.000 insectos, entre los que se incluyen ejemplares del Parque Natural Los Alcornocales.

Entre las piezas más curiosas y atractivas, se encuentran descomunales molares de mamut, huevos de dinosaurios petrificados en perfecto estado de conservación y un cráneo de cocodrilo del Cretácico, con 90 millones de años, que habitaba entonces en lo que hoy es el desierto del Sáhara.

Entre los fósiles más comunes figuran varios ejemplares de trilobites, de la era Primaria, peces del Brasil, Francia, Líbano, Estados Unidos y otros lugares del Jurásico, Cretácico, y Eoceno.