Los colonos «marcianos» acaban su misión tras ocho meses de aislamiento


ABC.es

  • Seis investigadores abandonaron el hábitat donde han estado viviendo para simular la vida en Marte. En todo ese tiempo, se ha analizado los conflictos sociales y los efectos psicológicos de la experiencia

Los colonos han vivido con algunas de las incomodidaes típicas de los astronautas – HI-SEAS.ORG

Ocho meses después de su comienzo, la simulación de la misión humana a Marte ha finalizado este domingo, tal como ha informado Phys.org. Seis investigadores, cuyo trabajo ha sido apoyado por la NASA, han salido de su aislamiento en una remota base construida en un volcán de Hawái. Su principal tarea ha sido ayudar a la agencia espacial estadounidense a comprender los efectos psicológicos a largo plazo y los conflictos sociales que aparecerían al enviar una misión tripulada a Marte, que al menos debería de extenderse dos o tres años.

Los colonos, cuatro hombres y dos mujeres, han vivido este tiempo en un hábitat parecido al que se podría usar en el planeta rojo, y construido sobre una desértica planicie, con un paisaje similar al marciano. Durante ocho meses han sufrido algunas de las incomodidades típicas de los astronautas, como la falta de espacio o la comida deshidratada. Por eso, en cuanto salieron del aislamiento disfrutaron de un banquete con verduras, fruta fresca y tortilla acompañados por periodistas e investigadores.

«Hemos aprendido, por encima de todo, que el conflicto, incluso en el mejor de los equipos, va a aparecer», ha dicho en un comunicado Kim Binsted, profesor de la Universidad de Hawái y director de la investigación. «Por eso, es muy importante tener una tripulación realmente resiliente, que sea capaz de ver el conflicto y responder a él»

Estos ocho meses, los colonos «marcianos» han vivido en un refugio recubierto de vinilo del tamaño de una casa de tres habitaciones, con cerca de 111 metros cuadrados. En su interior hay un pequeño habitáculo personal para dormir, una cocina, un laboratorio y un baño compartido, con una ducha y dos inodoros. La comida y los suministros se lanzaban a distancia y los colonos los recogían con un robot.La comida era deshidratada o enlatada, y las comunicaciones con el exterior sufrieron siempre un retraso de 20 minutos, condición que aparecería en Marte a causa de la distancia que le separa de la Tierra. Aunque los colonos no han estado confinados en el hábitat, cuando salían al exterior para hacer sus tareas debían vestir un equipo que recuerda a un traje espacial.

Esta ha sido la quinta misión de un total de seis estudios financiados por la NASA y hechos en cooperación con la Universidad de Hawái para estudiar la viabilidad de una misión tripulada a Marte. El programa, que recibe el nombre de «Hawaii Space Exploration Analog and Simulation», o «HI-SEAS». En estos momentos, la universidad de Hawái ya está preparando los planes para la sexta y última misión en el hábitat.

Durante estos ocho meses, los científicos han usado sensores para analizar el estado de ánimo de los colonos. Por ejemplo, vigilaron el volumen de las voces, intentaron averiguar si los habitantes estaban tratando de evitar a alguien o si estaban discutiendo. Aparte de esto, propios colonos registraron sus pensamientos en un diario y participaron en juegos para medir su compatibilidad y sus niveles de estrés. Cuando la tensión era alta, pudieron usar dispositivos de realidad virtual como válvula de escape, en los que se desplazaban a paisajes familiares o a playas tropicales, y que podrían ser usados en una misión espacial.

Binsted ha explicado que las misiones anteriores, que duraron ocho y 12 meses, se centraron en la cohesión y el rendimiento del equipo, pero que en este caso el objetivo era distinto: «Hemos dado un paso adelante y estamos analizando la selección y la composición de las tripulaciones».

El fracaso de «Biosfera 2»

En la mente de todos estaba el gran fiasco de «Biosfera 2», un proyecto lanzado en 1990 y de dos años de duración en el que una tripulación de cuatro hombres y cuatro mujeres debían vivir en un invernadero con varios ecosistemas, cultivar plantas, criar animales y reciclar su propio aire. Los niveles de dióxido de carbono se dispararon y muchas plantas y animales murieron, por lo que los participantes pasaron hambre y salieron de la esfera sin hablarse con alguno de sus compañeros.

En esta ocasión, los resultados parecen ser mejores. Laura Lark, especialista en tecnología de la misión, ha dicho que el objetivo de la NASA de ir a Marte es razonable: «El viaje espacial es absolutamente posible a largo plazo», ha dicho en un vídeo desde el interior del hábitat. «Eso sí, aún hay retos técnicos que solucionar. Y también factores humanos en los que hay que pensar».

China lanzará al espacio una misión tripulada en los próximos días


El Pais

La tripulación, compuesta por tres astronautas, participará en una operación de acoplamiento entre la nave Shenzhou-8 y el módulo en órbita Tiangong-1

China avanza con paso seguro en su ambicioso programa espacial. Pekín lanzará al espacio a “mediados” de este mes una nave tripulada, que se acoplará con un módulo que se encuentra en órbita terrestre, según ha informado este sábado la agencia oficial Xinhua. La nave Shenzhou-9 y el cohete que la transportará ya han sido situados en la torre de despegue en la base de lanzamiento de satélites de Jiuquan, en el noroeste de China.

Se trata de la primera misión tripulada que lleva a cabo el país asiático desde septiembre de 2008 y es también la primera en la que se produce un acoplamiento en el espacio con la participación de astronautas.

Shenzhou-9 se unirá al laboratorio espacial Tiangong-1, que descendió a una órbita adecuada para la maniobra a principios de junio, según han asegurado portavoces del Gobierno sin identificar.

Niu Hongguang, vicecomandante del programa espacial tripulado, había asegurado previamente que tres astronautas participarán en el viaje, alguno de los cuales podría ser una mujer, pero que la selección final no se hará hasta el último momento.

La unión de los dos vehículos será realizada manualmente, lo que permitirá a los científicos chinos ensayar una tecnología que los estadounidenses y rusos dominan desde la década de 1960. Dos astronautas pasarán a Tiangong-1, mientras el tercero permanecerá en la nave Shenzhou-9 por si se produce una emergencia, según el portavoz.

Tiangong-1 fue lanzado el 29 de septiembre del año pasado. Poco más de un mes después, a principios de noviembre, se acopló con éxito con la nave Shenzhou-8, que no estaba tripulada. Los dos vehículos llevaron a cabo la maniobra en dos ocasiones, tras lo cual Shenzhou-8 regresó a la Tierra. Fue la primera ocasión en que China realizaba una maniobra de este tipo.

Pekín se ha fijado como objetivo tener una estación espacial permanente, en la cual una tripulación pueda vivir durante varios meses, para 2020. Sustituiría a Tiangong-1 y tendría una masa de unas 60 toneladas, bastante más pequeña que la Estación Espacial Internacional, en la que participan 16 países.

El Gobierno chino lanzó su propio programa para desarrollar una estación espacial después de ser rechazado de la estación internacional, en gran parte por las suspicacias estadounidenses. Washington temía la relación que existe en China entre el programa espacial y el Ejército y no quería compartir su tecnología con un rival político y económico.

Pekín considera el programa espacial como un símbolo de su creciente poderío económico, político y tecnológico. Desde que en 2003 colocó a un astronauta en órbita por primera vez, ha progresado de forma continua, con la realización de viajes tripulados, que han incluido, entre otros, un paseo espacial. Este año, prevé llevar a cabo dos acoplamientos en órbita. Dentro de sus planes, está también enviar algún día astronautas a la Luna.

Encuentran huellas de astronautas en la Luna


Europa Press – El Mundo

  • La sonda india fotografió el lugar donde alunizó el Apolo 15 en 1971

La sonda lunar Chandrayaan 1, lanzada por la India el pasado octubre y con la que perdió contacto este sábado, fotografió las huellas que dejaron astronautas de Estados Unidos en la Luna en 1969, informó hoy el investigador de la Organización de Investigación Espacial India (ISRO), Prakash Chohan, y recogió la agencia rusa Ria Novosti.

La sonda fotografió el lugar donde alunizó el Apolo 15 y el de las huellas que dejó el vehículo lunar utilizado por los astronautas. Las fotos prueban que los estadounidenses realmente pisaron la Luna en 1971″, dijo Chohan citado por el diario ‘The Times of India’.

Chandrayaan 1 es la primera sonda lunar india. Fue lanzada en octubre de 2008 y trabajó en la órbita de la Luna durante nueve meses. El 29 de agosto, el aparato transmitió a la Tierra los últimos datos y seguidamente se interrumpió la comunicación.

La sonda funcionó en la órbita lunar 312 días y transmitió miles de fotos de la superficie de la Luna y datos sobre su composición química cumpliendo en gran parte las tareas asignadas.