El arte más antiguo y primitivo de América


El Mundo

  • Hallan en una cueva de Brasil una figura de 30 centímetros de longitud
  • Según las pruebas de radiocarbono, se realizó hace entre 9.000 y 12.000 años
  • Creen que es la manifestación artística más antigua de América

1329914922_2.jpg

La manifestación artística más antigua de la que se tiene constancia en América ha sido encontrada en Brasil. Se trata de un petroglifo que representa una figura antropomórfica, según aseguran los investigadores de este estudio, liderados por Walter Neves, de la Universidad de Sao Paulo.

Las pruebas de radiocarbono a las que ha sido sometida revelan queesta figura fue realizada hace entre 9.000 y 12.000 años, lo que la convierte en la más antigua hallado en las dos Américas. Los detalles de la investigación se publican en PLos ONE.

La figura grabada en la roca fue encontrada durante las excavaciones que se llevaron a cabo en la cueva de Lapa do Santo entre 2002 y 2009. La cueva de Lapa do Santo es un refugio de piedra caliza en el sector norte de Lagoa Santa Karst, a unos 60 kilómetros de Belo Horizonte (centro-este de Brasil). Este yacimiento arqueológico es uno de los más grandes de la región de Lagoa Santa.

En julio de 2009, durante los últimos días de excavación, los arqueólogos se toparon con esta figura grabada en la roca, que estaba a unos cuatro metros de la superficie.

Figura antropomórfica

Mide 30 centímetros de longitud y 20 centímetros de ancho. Según la describen sus autores, se trata de una figura antropomórfica con tres dedos en los brazos, una cabeza en forma de C y un gran falo.

El estilo artístico de esta figura es similar al de, al menos, otros dos refugios de la misma región, Lapa do Ballet y Lapa das Caieiras. Además, destacan los autores, se han hallado representaciones artísticas parecidas en otras zonas de Brasil.

Los petroglifos son grabados sobre rocas propios de los pueblos prehistóricos. En los grabados hallados por todo el mundo se han encontrado representaciones de todo tipo de temas, en general, de motivos simbólicos. Se cree que desempeñaban una función decorativa, ritual o indicativa.

Los primeros pobladores de América

Los investigadores que firman este descubrimiento en Brasil señalan que, hasta ahora, se sabía muy poco sobre el mundo simbólico de los primeros pobladores de América. Y es que las manifestaciones artísticas, ya sea en rocas, en ornamentos o en objetos artísticos realizados durante la transición del Pleistoceno al Holoceno (hace unos 11.500 años), son extremadamente raras en América.

La mayor parte de las investigaciones realizadas sobre las primeras poblaciones de este continente se han centrado en averiguar cuándo se produjeron los primeros asentamientos en estas tierras, de dónde procedían los primeros habitantes, cuántas migraciones o colonizaciones hubo, cómo lograron subsistir y la cultura que desarrollaron durante los primeros milenios de colonización.

Durante las últimas décadas, la información sobre la biología de los primeros americanos nativos ha aumentado enormemente. Por ejemplo, afirma el estudio, los primeros americanos tenían un aspecto muy distinto a los nativos americanos que viven en la actualidad. Por lo que respecta a su forma de vida, sabemos que variaba mucho según la región.

Los hallazgos arqueológicos han revelado, además, que el Nuevo Mundo estaba habitado antes de la cultura Clovis, que durante una época fue considerada la cultura indígena más antigua de América (los científicos creen que se desarrolló hace 12.000 o 13.000 años).

La figura antropomórfica hallada en Brasil demuestra, según los autores, que las manifestaciones culturales durante la transición entre el Pleistoceno y el Holoceno en el territorio que hoy es América del Sur no se limitaban a las herramientas de piedra y a la subsistencia, sino quetambién tenían una dimensión simbólica.

El MoMA recoge la influencia de la música en el arte experimental de los años 60


EFE – ADN

La exposición demuestra que a mediados del siglo XX la música no fue un fin, sino un medio utilizado en otras disciplinas artísticas

actualidad080818mm.jpgEl Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York ha reunido más de cuarenta obras de su colección para crear una exposición en la que refleja la determinante influencia de la música en la etapa artística experimental de los años sesenta.

La muestra inaugurada se titula Examinando la música: Arte de los medios de comunicación de los años sesenta y podrá visitarse hasta el próximo 5 de enero.

Se trata de una selección multimedia con la que el museo pretende estudiar cuál fue el papel de la música en la etapa de experimentación interdisciplinar de mediados del siglo XX.

En esa época las innovaciones tecnológicas del momento, como las cámaras de vídeo o las guitarras eléctricas, se aliaban unas con otras para crear lo que se denominó “arte de mezcla de medios”.

El violín que no necesitaba a Laurie Anderson 

“La música estuvo a la vanguardia de esa tendencia, en la que parecía que todos los artistas estaban en alguna banda, y algunos de ellos incluso estudiaron solfeo antes de acercarse a estas nuevas formas de arte”, explicó la comisaria de la exposición, Barbara London.

La muestra incluye vídeos, piezas de audio, libros, litografías, collages, fotografías, dibujos y cuadros de pensadores radicales como Laurie Anderson, Nam June Paik, Bruce Nauman y John Cage, además de una treintena de documentales y películas experimentales.

La colección comienza con una escultura sin título de 1968 del pianista nacionalizado estadounidense Nam June Paik, que muestra una televisión llena de perlas con una imagen fija, como si fuera una composición musical de una sola nota.

En la misma galería se ha instalado el Self-Playing Violin (El violín que toca solo), una obra de Laurie Anderson creada en 1974, que incorpora un pequeño altavoz en la caja de resonancia del instrumento, de manera que puede reproducir la pieza musical deseada.

El ingenio está pensado para que la artista, que estudió violín clásico, pueda hablar, cantar y hacer un dueto con este instrumento en sus conciertos.