Viviendas para habitar en la Luna


  • Iniciativa del estudio de Arquitectura londinense Foster + Partners
  • Los inmuebles, para cuatro personas, se levantarían con el sistema de construcción 3D
  • Tendrían estructura hinchable y estarían hechas de regolito, principal material lunar
  • Se desconoce su precio, pero sólo el viaje para dos personas costaría 1.160 millones
 Recreación de cómo serían las posibles viviendas en el satélite Foster + Partners

Recreación de cómo serían las posibles viviendas en el satélite Foster + Partners

“Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”. Ésas fueron las palabras de Neil Armstrong tras pisar por primera vez la Luna. Ahora, la humanidad parece dar otro paso más, pues comienza a contemplarse la vida fuera de la Tierra en el futuro, según un revolucionario proyecto inmobiliario de viviendas lunares que ya está en marcha.

El londinense estudio de Arquitectura Foster + Partners, con la colaboración de la Agencia Espacial Europea (ESA), emprendió en el año 2012 -como informa en su página web oficial- un estudio para crear los primeros hogares a 384.400 kilómetros del planeta Tierra.

La estancia sería en el cráter Shackleton, donde la luz del Sol es permanente.

Con la premisa de que las impresiones en 3D ya han sido empleadas en la construcción de viviendas en la Tierra, esta firma está explorando las posibilidades de crear alojamientos realizados mediante este sistema para hacer posible la estancia del ser humano en el sur de la Luna. Concretamente, en el cráter Shackleton, donde la luz del Sol es permanente.

Imagen de la estructura interna de las posibles viviendasFoster + Partners

Imagen de la estructura interna de las posibles viviendasFoster + Partners

El tipo de vivienda que se está desarrollando desde Foster + Partners tiene capacidad para cuatro personas y protegería a sus residentes de las amenazas a las que estarían expuestos, como son las cambiantes temperaturas del ambiente, los meteoritos y los rayos gamma, los principales problemas a los que se enfrentarían los primeros habitantes debido a la ausencia de atmósfera.

“En la práctica, solemos diseñar viviendas para climas extremos en la Tierra. Nuestra residencia lunar sigue una lógica similar”, comenta Xavier De Kestelier, socio y especialista de Foster + Partners. “El proceso de diseño está siendo fascinante y único”, añade.

En cuanto a su estructura, según se revela desde el estudio de Arquitectura, las casas estarían formadas de tubos modulares en la base y cúpulas inflables capaces de doblarse sobre sí mismas.

Imagen del exterior de las posibles viviendasFoster + Partners

Imagen del exterior de las posibles viviendasFoster + Partners

Además, debido a la dificultad de transportar materiales desde la Tierra al satélite, la empresa está estudiando la posibilidad de utilizar el regolito, material que conforma el suelo lunar y que, compuesto por silicio, aluminio, calcio, acero y óxido de magnesio, sería perfecto para utilizar en objetos sólidos creados con una impresora 3D. Por el momento, en los ensayos que se han realizado hasta ahora, se ha simulado ese material lunar utilizando óxido de magnesio, al que más tarde se ha añadido sal, de tal manera que se ha obtenido algo parecido a la piedra del regolito.

En cuanto a los precios de las posibles viviendas, lo único que se puede asegurar por ahora es que no serán aptos para todos los bolsillos, ya que sólo el viaje para dos personas costaría 1.160 millones de euros, según anunció en 2012 la empresa Golden Spike, promovida por ex trabajadores de la NASA, que pretende tener los viajes comerciales a Luna listos en el año 2020.

Anuncios

Diez joyas del patrimonio convertidas en ruinas tras el terremoto en Nepal


El Confidencial

  • Sólo en el Valle de Katmandú hay siete monumentos Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y seis de ellos sufren daños irreversibles. La Historia del país ha quedado reducida a escombros
Foto: La estupa de Syambhunaath, en Katmandú (Nepal), conocida como el Templo del Mono, después del terremoto. (EFE)

La estupa de Syambhunaath, en Katmandú (Nepal), conocida como el Templo del Mono, después del terremoto. (EFE)

Cuando el pasado sábado la tierra crujió bajo el suelo de Katmandú, la capital de Nepal, el fuerte temblor se llevó consigo la vida de miles de personas, pero también buena parte de la historia del país. El terremoto de 7,9 grados y sus posteriores réplicas han causado hasta ahora la muerte de al menos 4.000 personas, en un recuento cuya cifra aumenta a cada minuto. A la catástrofe humanitaria, se añade además la gran pérdida cultural de uno de los lugares del mundo con mayor riqueza histórica y artística.

Situado en el Himalaya, Nepal ha albergado durante milenios a algunas de las civilizaciones más prósperas de la historia. Cuna del budismo y del hinduismo, ambas religiones han dejado una fuerte impronta en la región a través de sus templos y altares. Su coexistencia con creencias animistas y tántricas le ha dado además un estilo único, conocido como arte newarí. Tan sólo en el Valle de Katmandú hay más de 100 monumentos importantes, siete de ellos catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Seis de ellos han quedado total o parcialmente derruidos tras el terremoto. Estos son algunos de los edificios históricos más importantes que han sufrido serios daños por el temblor.

Torre Dharahara o Bhimsen: Considerada como el símbolo de Nepal, ha sido uno de los edificios más emblemáticos destruidos por el terremoto. Sus más de 60 metros de altura sucumbieron al temblor sepultando a decenas de personas, aunque las labores de rescate aún no han terminado y no se sabe el número preciso de visitantes que estaban dentro del edificio cuando se desplomó. Fue construida en 1832 con fines militares, aunque tuvo que ser reconstruida tras el terremoto de 1934. Era considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Plaza Durbar de Basantapur: Es otro de los Monumentos Patrimonio de la Humanidad que ha sufrido serios daños por el terremoto. Situada frente al antiguo palacio real, la plaza Durbar –o real– era un conjunto de edificios civiles y religiosos de gran valor artístico. Entre ellos, el palacio de estilo europeo construido en 1908 y varios de los templos se han desplomado.

Plaza Durbar de Bhaktapur: Situada a las afueras de Katmandú, la plaza Durbar de Bhaktapur era conocida como la Joya Cultural de Nepal. Antigua capital hasta el siglo XV, era un amplio complejo de palacios, templos y otros edificios. No se conoce el alcance exacto de la destrucción, pero varios edificios se han derrumbado. Era también Patrimonio de la Humanidad.

Plaza Durbar de Patan

Plaza Durbar de Patan

Plaza Durbar de Patan: Es la tercera plaza real de Nepal, también considerada Patrimonio de la Humanidad. Fundada en el siglo III d.C., contaba con varios edificios hindúes y budistas. La mayor parte de ellos se han desplomado y los ladrillos y las maderas que conformaban paredes y suelos de templos y otros edificios forman ahora montañas de escombros.

Templo Boudhanath: El templo Boudhanath posee una de las estupas más icónicas del budismo tibetano, considerada Patrimonio de la Humanidad. La estupa, una estructura típica de los templos budistas que se cree que tiene origen funerario, es además la más grande de Nepal. La parte superior ha quedado derruida.

Templo Swayambhunath: Más conocido como Templo de los Monos, este monasterio fundado en el siglo V alberga la estupa más antigua del valle de Katmandú. Esta ha sobrevivido, pero uno de los edificios que la rodeada se ha derrumbado. Es también Patrimonio de la Humanidad.

Templo de Manakamana

Templo de Manakamana

Manakamana: Situado en el distrito de Gorkha, una región con varios edificios históricos que se encuentra muy próxima al epicentro del terremoto, el Manakamana es uno de los templos más importantes de Nepal fuera de Katmandú. Hay poca información sobre la situación en Gorkha, pero se cree que el templo, venerado por los hindúes, ha sufrido serios daños.

Durbar High School: Abierta en 1892, la Durbar High School es la escuela más antigua de Katmandú y una de las más viejas del país. El edificio, de estilo neoclásico, ha quedado parcialmente destruido y una de las fachadas se ha derrumbado.

Templo de Kalmochan: Construido en 1874 a la orilla del río Bagmati, este templo hindú dedicado al dios Vishnu servía como lugar de cremación. El templo se ha derrumbado y apenas quedan algunas de las construcciones aledañas en pie.

Templo de Changu Narayan

Templo de Changu Narayan

Templo de Changu Narayan: Situado muy cerca de Bhaktapur, el Changy Narayan es uno de los templos hindúes más venerados de Nepal, además de ser considerado el más antiguo del país. No se conoce la fecha exacta de su fundación, pero las leyendas hablan de que las primeras estructuras de culto en la zona datan del siglo IV antes de Cristo. Su ubicación, en lo alto de una colina, es más remota y de momento hay información contradictoria sobre los daños sufridos. Es Patrimonio de la Humanidad.

Hay otros grandes monumentos que, sin embargo, apenas han sufrido daños. Es el caso del templo Shree Pashupatinath, el único de la lista de monumentos Patrimonio de la Humanidad que no se ha visto afectado por el temblor. Lumbini, la ciudad en la que nació Buda y que también está en la lista de Patrimonio de la Humanidad, aunque fuera del valle de Katmandú, parece que tampoco ha sufrido serios daños, aunque la UNESCO aún no ha dado información concreta. Nepal sigue padeciendo réplicas del terremoto y las autoridades temen por la seguridad de los ciudadanos, pero también de las joyas arquitectónicas que aún quedan en pie.

…Y la ciudad apodada ‘Big Apple’


El Pais

  • El fotógrafo francés Yann Arthus-Bertrand realiza desde el cielo una impresionante guía arquitectónica de Manhattan

Un vista del la parte baja de la ciudad donde Frank Ghery ha levantado su primer rascacielos en Manhattan. / Yann Arthus-Bertrand

Dicen que desde las alturas, las cosas se ven con más claridad, pero esta es una verdad a medias. Al menos en lo que concierne a Nueva York. La gran urbe, el témpano de diamante que flota en las aguas de un río, -como la definía Truman Capote-, contiene tantas aristas, tantas perspectivas y profundidades que puede volverse engañosa. Lo sabe muy bien John Tauranac, profesor de arquitectura en la neoyorkina Shool of Continuing and Professional Studies. Su amigo, Yann Arthus-Bertrand, el fotógrafo francés especializado en navegar los cielos a bordo de helicópteros o globos aerostáticos cargado con una cámara Canon EOS-1Ds Mark III, le propuso el reto de identificar y escribir un texto explicativo a cada una de las 172 impresionantes instantáneas que componen el libro Nueva York. Arquitectura desde el cielo (Lunwerg). Tauranac era el perfecto aliado pues ya había sido el encargado de trazar el mapa del metro de Nuava York en 1979 y, también, realizó un callejero titulado Manhattan Black By Block del que ha vendido ya cinco ediciones.

La ciudad, por supuesto, se decidió a hacer de las suyas con la contribución del atrevido encuadre de la cámara de Arthus-Bertrand. El erudito se vio superado por ella y necesitó la ayuda de amigos y colegas de trabajo para localizar al menos dos de las fotografías realizadas desde varios helicópteros de la empresa Lyberty de Manhattan. Incluso Carter Horsley, compañero del cartógrafo en la Trinity Shool, fue el único capaz de identificar el edificio Symphony House en el número 235 del lado oeste de la calle 56.

Pese a estos dos anecdóticos tropiezos Yann Arthus-Bertrand y John Tauranac han logrado componer una de las enciclopedias arquitectónicas más atractivas de la ciudad de los rascacielos. Todo un logro con una isla que ha sido fotografiada por tierra, mar y aire casi desde su fundación. Si es usted amante de la arquitectura y va a visitar Nueva York, no dude que este libro le ayudará. Está editado en gran formato (32 x 43 centímetros) e incluye información sobre cada edificio que no suele aparecer en las guías tradicionales; mapas de las calles y fichas de situación acompañando a cada una de las impactantes imágenes del fotógrafo francés. “Desde lo alto parece construida alrededor de un inmenso parque y, sobre todo, más vertical que ninguna urbe. Nunca se deja contemplar en una única panorámica, sino trocito a trocito. Cada rascacielos oculta otro, hasta el infinito. Cuando mi mirada se vuelve hacia abajo, la ciudad se revela en lo que tienen de más hermoso, de más secreto, sin esconder sus heridas”, asegura Arthus-Bertrand, el que está considerado para muchos el mejor fotógrafo de imágenes aéreas del mundo y que ya ha sorprendido con títulos como La Tierra vista desde el cielo y Seis millones de otros.

En Nueva York. Arquitectura desde el cielo, la ciudad se muestra como no puede contemplarse habitualmente. Con las mejores luces de invierno y primavera (se tomaron en noviembre de 2008, enero y mayo de 2010) y los textos de John Tauranac esconden anecdotario de la ciudad y sus edificios, parques, plazas y fuentes.

Philip Jodidio – Landscape architecture now


NOTODO.COM

Que el libro y la letra impresa en general hayan sobrevivido al (no tan exitoso como se pensaba) libro electrónico, a la revolución y cambio de paradigma editorial y, en general, al hecho de que preferimos que nos den todo masticado, digerido y cagadito a base de imágenes, mensajes sintéticos, diagramas y, básicamente, morralla visual para no tener que tragarnos un ladrillaco o un texto de más de dos párrafos es debido principalmente a que el libro se ha convertido en un objeto de consumo de eso: información sintética y accesible pero legitimada por el noble hecho (aunque cada vez menos objetivamente valioso como tal) de estar impresa en papel.

Hace años que Taschen puso de moda el género editorial “recopilatorio” y puso las diferentes disciplinas artísticas en general  (fotografía, arquitectura, cine, música…) al alcance del gran público a través de un lenguaje sencillo, un precio asequible, una maquetación atractiva y sugerente (que le da ese carácter de “objeto de deseo”), el acercamiento a espacios de consumo de mediana y gran escala (VIPS o centros comerciales no especializados) y apropiándose un método que parece querer emular (muy bien por ellos, oye) el remember de los recopilatorios de bakalao noventero BOOM (el Boom 98 quedará en mi memoria para siempre). Esta vez le tocó a la arquitectura del paisaje o paisajismo. Y es que ni siquiera Wikipedia se aclara a la hora de diferenciar términos para una disciplina que en realidad se funde con muchas otras como la arquitectura, la jardinería e incluso la ingeniería, y que por su estrecha relación con el espacio público (el escenario donde se desarrolla casi en su totalidad) genera polémica a nivel político, económico y social. A día de hoy, a pesar de la retórica en torno a la recuperación del medio ambiente (si es que eso es todavía posible) y el empeño por hacer del diseño una tarea inseparable de la sostenibilidad, lo natural es más artificial que nunca. Válgame la paradoja: la arquitectura del paisaje se ha convertido en el arte de componer escenarios y pequeños ecosistemas programados al aire libre y en el representante de una naturaleza cada vez más domesticada.

Philip Jodidio cumple el papel de coordinador, gestor y recolector de información y contextualiza el contenido en una breve introducción inicial. Al igual que pasa en Architecture Now, Art Now y otros recopilatorios de la editorial, no cabe duda de la calidad y credibilidad de la variada selección de obras y proyectos, que abarca desde diseñadores tan actuales como Ken Smith (encargado del jardín en la azotea del MoMA) o West 8 (Madrid Río,Toronto Central Waterfront…); otros más universalmente consagrados como Steven HollRenzo Piano oTadao Ando; e incluso nuevos talentos como el libanés Vladimir Djurovic (Hariri Memorial Garden). El contenido y descripción de cada proyecto es escueto (aunque lo suficientemente conciso como para generar curiosidad al lector y dar pie a que investigue por su propia cuenta) y básicamente se compone de imágenes seleccionadas, material gráfico impreso en un azul boli BIC y textos descriptivos redactados seguramente por parte de los mismos autores de cada proyecto. Pero el carácter repetitivo del asunto, la decadencia de una fórmula cada vez más desgastada y la frialdad de un formato que expone un contenido sin apenas analizar o profundizar en su esencia, hace que se eche de menos un pequeño giro, novedad o sorpresa en estas colecciones de las que siempre seremos seguidores pero de las cuales esperamos con impaciencia “algo más”.

Para adictos a la arquitectura


El Mundo

Durante la primera década del S.XXI no hubo ciudad en España que no se contagiara del efecto Guggenheim de Bilbao. Se invitó a los arquitectos más famosos del mundo para que emularan la obra de Frank Gehry e incluso la superasen con proyectos aún más espectaculares. Estos son algunos de los últimos elefantes blancos de la arquitectura española.

Muchos de estos proyectos han quedado como íconos de una época. Puede que no los terminemos de pagar en muchos años, pero cada uno de ellos se merece sin duda un viaje:

1.Ciudad de la Cultura | Peter Eisenman

Santiago de Compostela. El último símbolo de la desmesura. No se llegará nunca a acabar, tampoco se sabe muy bien para qué sirve, pero vale la pena ver cómo el Monte Gaiás «acoge este controvertido homenaje a la belleza en sí misma». Hay visitas guiadas.www.cidadedacultura.org

2.Centro Niemeyer | Oscar Niemeyer

Avilés. Con más de cien años este gran arquitecto brasileño nos regaló esta pequeña obra maestra que no tardó en convertirse en el nuevo símbolo de la Asturias del siglo XXI… para al poco tiempo cerrar sus puertas. Por el momento sólo se puede ver desde fuera.niemeyercenter.org/centro

3.M. Evolución Humana | J. N. Baldeweg

Burgos. Nacido bajo el aura del yacimiento de Atapuerca, este inmenso y hermoso museo quizás sea demasiado grande y ambicioso, pero por lo menos funciona y atrae a un considerable número de visitantes. El mismo arquitecto es también autor de los controvertidos Teatros del Canal de Madrid cuyo presupuesto fue también excesivo aunque cuente con una programación tan variada como interesante.

http://www.museoevolucionhumana.com

4.Pabellón Puente | Zaha Hadid

Zaragoza. Anunciado como el símbolo de aquella Expo dedicada al agua y a la sostenibilidad, este capricho tan hermoso como inútil se mantiene cerrado a cal y canto aunque existe un proyecto museístico dedicado a las nuevas tecnologías que quizás llegué a hacerse realidad. Lo mismo ocurre con el precioso Pabellón de España diseñado por Patxi Mangado, la Torre del Agua de Enrique de Tersa o el artificioso Pabellón de Aragón de Olano y Mendo.

5.Palau de les Arts | Santiago Calatrava

Valencia. Controvertido y sin duda excesivamente caro, ha puesto la guinda final a uno de los mayores macro proyectos culturales que se han realizado en nuestro país en estos últimos años. Sólo el tiempo emitirá un juicio justo sobre su valor artístico y creativo. Cuenta todavía con una programación muy ambiciosa que se merece un desplazamiento. http://www.lesarts.com

6.Caja Mágica | Dominique Perrault

Madrid. Anunciado como cabeza de lanza de un Madrid olímpico donde no se contemplaban límites presupuestarios, permanece infrautilizado aunque ha servido para regenerar el entorno del Manzanares y contar con un arquitecto de primera línea que más tarde realizaría en ese mismo cauce, el también insólito y carísimo Puente pasarela de Araganzuela, ya conocido como Puente Mágico. http://www.madridcajamagica.com

7.Metropol Parasol |Jürgen Mayer

Sevilla. Tan controvertidas y discutidas como estrafalariamente atractivas, Las Setas, como todo el mundo ya las conoce, comienzan a ser aceptadas aunque quizás todavía no queridas por una población que no se siente responsable de haber querido tenerlas. Sin embargo se merecen un viaje a Sevilla aunque sólo sea para ver la ciudad desde una perspectiva distinta.www.metropolsevilla.com

8.TEA | Herzog & De Meuron

Santa Cruz de Tenerife. Formando parte con la plaza de España de un proyecto global que pretendía transformar la fachada marítima de la ciudad, nada menos que con el sello de uno de los estudios de arquitectura más prestigiosos y conocidos del mundo, este deslumbrante centro cultural sigue siendo parada obligatoria en toda visita a Tenerife aunque su contenido haya flaqueado en estos últimos tiempos.www.teatenerife.es

9.Barajas T4 | Richard Rogers

Madrid. Seguramente no nos lo podíamos permitir, su mantenimiento es desorbitado, pero es difícil encontrar una terminal tan hermosa y espectacular… ahí esta la Terminal 5 en Heathrow del mismo autor para demostrarlo.

10.Torre Agbar | de Jean Nouvel

Barcelona. Sin duda el icono que mejor representa a la Barcelona del S.XXI. Para algunos representa un exceso gratuito, pero es imposible poner en cuestión su belleza y su carácter emblemático. Además ha servido para que Jean Nouvel haya hecho otros proyectos en la ciudad como el muy original Parque central del Poble Nou y la recuperación de la Fábrica de cerveza Moritz.www.torreagbar.com/home.asp

11.Forum | Herzog&De Meuron

Barcelona. No es quizás la obra más redonda que hayan hecho estos suizos en nuestro país, pero sirvió como gancho para la renovación urbana de esta parte del litoral de Barcelona, como inspiración para el desarrollo del proyecto @22 y ya se le ha encontrado un nuevo uso, como nuevo Museo de la Ciencia más conocido como Museu Blau. w3.bcn.es

12.Manzana Revellín | Álvaro Siza

Ceuta.Pocos proyectos en nuestro entorno han sido proporcionalmente más megalomaníacos que esta extravagancia de la que ya se ha inaugurado un precioso Teatro Auditorio, en el que el mismísimo Banksy estampó una de sus carismáticas imágenes. Coincidir con algún espectáculo es difícil pero el edificio ya merece por sí mismo hacer el esfuerzo de cruzar el Estrecho de Gibraltar desde Algeciras, la única forma de alcanzar esta ciudad autónoma desde la península.

http://www.destinoceuta.com

La Ópera de Oslo, premio Mies Van Der Rohe 2009


EFE – El Mundo

ARQUITECTURA | Diseñado por el estudio Snohetta

El nuevo edificio de la Ópera y el Ballet Nacional de Noruega, el mayor centro cultural construido en este país en los últimos 700 años, diseñado por el estudio de arquitectos Snohetta, ha ganado hoy el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea-Mies van der Rohe.

Los miembros del jurado, presidido por Francis Rambert, destacan en su veredicto que la Ópera y el Ballet Nacional Noruego de Oslo “es más que un simple edificio, puesto que se trata de un espacio urbano, un regalo para la ciudad, que se puede considerar un catalizador de todas sus energías y un emblema de la regeneración de su tejido urbano”.

El gran edificio es el primer elemento de la transformación de la zona de la bahía de Oslo, que quiere volver a conectar la ciudad con su frente marítimo.

El premio Mies, dotado con 60.000 euros y uno de los más prestigiosos en el ámbito internacional, se otorga de forma bienal a obras completadas en los dos años anteriores, concurriendo en esta ocasión un total de 340 proyectos.

El estudio Snohetta, que también proyectó la nueva Biblioteca de Alejandría, fue fundado en Oslo en 1989 y lo integran actualmente Kjetil Trædal Thorsen (1958), Tarald Lundevall (1948) y Craig Dykers (1961).

Precisamente, Lundevall ha agradecido el galardón y ha subrayado que el Mies van der Rohe “es uno de los más prestigiosos reconocimientos mundiales a la arquitectura”.

Un inmueble basado en el sistema de los barcos

En cuanto al emblemático edificio premiado, sus responsables destacan que se levanta desde un fiordo, cuenta con un tejado de mármol, compuesto por 36.000 piezas encajadas, mientras que su interior de 1.000 metros cuadrados está revestido con carpintería fina, aplicando los sistemas tradicionales de los constructores de barcos noruegos.

Apoyado por la Unión Europea, el premio se concederá durante una fiesta el próximo día 28 de mayo en el Pabellón Mies van der Rohe de Barcelona.

El jurado también ha concedido la mención especial al Arquitecto Emergente al croata Studio up (Lea Pelivan y Toma Plejic) por el Gimnasio 46° 09’N/16°50’E, de Koprivnica, en Croacia.

El proyecto incluye un palacio de deportes, así como un instituto, con una calle interior espaciosa que organiza y conecta todos los elementos del espacio.

Un sistema de persianas situado sobre el palacio de deportes y los conductos de las aulas de la planta superior en voladizo garantizan una entrada constante de aire fresco durante los meses de verano, mientras que la doble piel de policarbonato genera un efecto invernadero durante los meses de frío.

El jurado ha recordado que, además de la Ópera de Oslo, entre los proyectos finalistas se encontraban el Zenith Music Hall, de Estrasburgo (Francia), del Studio Fuksas; la Universidad Luigi Bocconi, en Milán, de Grafton Architects; el Centro Multimodal-Tranvía de Niza, en Francia, del Atelier Marc Barani, y la biblioteca, hogar de jubilados y espacio interior de manzana, en el barrio de Sant Antoni de Barcelona, de RCR Arquitectes (Rafael Aranda, Carme Pigem y Ramon Vilalta).