Mongolia, el país que cambió cinco veces de alfabeto


ABC.es

  • En los últimos 100 años Mongolia ha cambiado su alfabeto oficial hasta en cinco ocasiones, lo que ha provocado problemas en la comprensión de textos escritos.

Mongolia, el país que cambió cinco veces de alfabeto

El lenguaje es definido como el sistema de comunicación verbal para el que existe un contexto y ciertas combinaciones formales. Con este fin se establecen una serie de normas que pretenden hacer más fácil la comunicación empleando un alfabeto y ciertas normas de ortografía y sintaxis. El problema surge cuando dichas normas cambian constantemente modificando el sistema de comunicación.

Un claro ejemplo de esta situación es el que nos descubre Jorge Álvarez en la bitácora La Brújula Verde con respecto a la situación de Mongolia. Este país de Asia central tiene un lenguaje que resulta muy fácil de entender hablado. Sin embargo, los cambios legislativos que ha sufrido en el último siglo han tenido como consecuencia que la gramática y su alfabeto hayan cambiado constantemente a lo largo del siglo XX para perjuicio de sus habitantes.

En el siglo XII el pueblo mongol escribía en formato “Uigur”, en una primera etapa en horizontal y posteriormente en vertical, ya que escribir en este sentido era mucho más fácil montados a caballo. Más tarde se introdujo la escritura “Phagspa”, con el fin de unificar las lenguas del dominio mongol. Con la caída de la dinastía homónima se volvió al estilo de escritura tradicional, dado que el anterior representaba el estilo cortesano y no representaba las aspiraciones del pueblo.

Con la llegada del siglo XX y la creación de la República Popular de Mongolia se inició una campaña para que la población adoptase la escritura occidental, con amenazas de castigo para quienes empleasen el modo tradicional. El establecimiento del abecedario occidental fue institucionalizado en febrero de 1941, pero un mes más tarde se decidió emplear el alfabeto cirílico. La versión oficial alude a dificultades en representar sonidos mongoles con la escritura latina, pero seguramente el cambio vino dado por presiones de último momento por parte del gobierno de Moscú.

Sin embargo la medida no perduró mucho en el tiempo: en 1992, tras la caída del comunismo y el repunte de los movimientos nacionalistas se reimplantó la escritura tradicional, pero tres años después la ley obligó de nuevo a emplear la escritura cirílica.

De este modo, aunque en Mongolia se habla un lenguaje común, según en qué zona estemos podremos encontrar diferentes formas de escribir el idioma. Para los mongoles es un claro problema para entenderse y todo se ha debido a los arbitrios de sus gobernantes, que tristemente utilizaban el lenguaje más como un elemento de control que de comunicación.