Los fantasmas musulmanes que acosaron y aterrorizaron a los obreros del Palacio Real


ABC.es

  • Levantado por el rey Felipe V en 1735 sobre el incendiado Alcázar de Madrid, nueve siglos atrás fue una fortaleza del califa Muhammad I de Córdoba

    abc | Vista nocturna del Palacio Real

    abc | Vista nocturna del Palacio Real

Cuenta la leyenda más ilusioria de Madrid que los fantasmas son al Palacio Real lo mismo que su fastuosidad. Intramuros, desde el momento mismo de su edificación, así como en el terreno sobre el que se levanta, la presencia de los espectros ha acompañado a habitantes y trabajadores en una perpetua historia de terror, desmentidos y exorcismos. Todavía hoy, casi trecientos años después de su construcción, esta crónica fantástica y oficiosa acompaña a la que sus muros, tesoros y ornamentos proyectan.

La explicación de esta superstición obedece al origen más remoto del suelo sobre el que se asienta, allá por el siglo IX. Fue entonces, en un Madrid que aún era Mayrit, cuando el califa de Córdoba Muhammad I conquistó la ciudad. Además de ordenar la construcción de una gran muralla periférica, aún en pie en algunos puntos, quiso levantar una enorme fortaleza para avistar los posibles ataques de la cristiandad. Su propósito arredró al enemigo hasta el año 1085, cuando el rey Alfonso VI de Castilla penetró en Madrid, haciendo inertes tanto el muro como la fortaleza. Una vez iniciadas las posteriores edificaciones, los fantasmas salieron al encuentro, según algunos escritos.

Llamas y gozo en el Alcázar

Primero, en la construcción del Alcázar de Madrid, dando pábulo a la histórica creencia de que en dicho lugar habitaban duendes, brujas y criaturas desconocidas. No fueron ellos, sino supuestos moros resucitados los que aterrorizaron a los obreros que lo levantaron. Con el incendio de 1734, que lo redujo a la nada junto a innumerables obras de arte, el miedo se multiplicó. Más allá de las llamas, se aseguró entonces que gritos de lamento y satisfacción acompañaron al fuego; incluso con acento musulmán. Las gentes de Mayrit, masacradas años atrás, consumaron supuestamente su venganza.

Sin embargo, las presencias ocultas no abandonaron la zona. Durante la construcción del Palacio Real, ánimo megalómano del rey Felipe V, varios trabajadores juraron haber visto sombras tratando de superar los muros ya erigidos. Incluso ante la Santa Inquisición, el mismo capataz dio cuenta de ello y de que un compañero había caido desde una escalera empujado por los fantasmas, considerados nuevamente musulmanes y último reducto de Mayrit. El monarca, harto de tales testimonios, ordenó exorcizar el palacio; aunque muchos de los trabajadores no lo creyeron suficiente y abandonaron la obra.

Hallan un féretro con las iniciales M. C. en la iglesia donde buscan a Cervantes


El Mundo

  • Se analizarán los restos para comprobar si se corresponden con los del escritor
  • Los investigadores dicen que ‘está todo abierto’ y que no hay ‘conclusiones’ definitorias
    Féretro en mal estado y con las iniciales M.C encontrado en un nicho en la iglesia de las Trinitarias de Madrid.EFE

Féretro en mal estado y con las iniciales M.C encontrado en un nicho en la iglesia de las Trinitarias de Madrid.EFE

Entre los trozos de un ataúd de madera carcomida por el paso de los siglos, el equipo de investigadores que busca a Miguel de Cervantes ha encontrado una prueba que podría resultar concluyente: las iniciales M. C., remachadas en hierro, están incrustadas en uno de los laterales del féretro, en cuyo interior además se han encontrado varios huesos. Será el análisis de los mismos, que está previsto que se realice en las próximas horas, lo que confirmará si se trata o no de los restos del autor del Quijote, fallecido en 1616.

Nueve meses han sido necesarios para que una treintena de expertos haya accedido por fin a las entrañas de la iglesia del Convento de las Trinitarias de Madrid, en el barrio de Las Letras, el lugar en el que según las referencias documentales de la época se cree que fue enterrado el escritor. Los trabajos de exploración de las sepulturas que atesora la cripta comenzaron este sábado en medio de una gran expectación mediática. Un portavoz del Ayuntamiento de la capital ha confirmado el hallazgo en el nicho número uno.

El hueco en cuestión parece haber sido rellenado con escombros como tejas y restos de ladrillos, lo que hace suponer que “allí se hayan colocado restos de otros enterramientos anteriores”. De hecho, aparte del retazo con las iniciales M. C., en su interior también se han hallado “maderas que parecen tener otro origen y desechos de más féretros”, lo que hace pensar a los investigadores que en ese mismo dentro hay restos óseos de varios individuos.

Pese al hallazgo, los investigadores consideran que “está todo abierto” y que no hay “conclusiones” definitorias, aunque uno de los directores del proyecto ha dicho estar convencido de que se trata de un avance “muy importante, que indica lo que indica”.

A falta del análisis de los huesos asociados a este enterramiento, parece probable que sea aquí es donde descansaban desde hace 400 años los restos mortales de Cervantes. En la búsqueda han participado arqueólogos, forenses, técnicos e historiadores.

Un proyecto ‘ambicioso’ y ‘de relevancia’

El pasado mes de abril el Ayuntamiento de Madrid impulsó «uno de los proyectos más ambiciosos y de mayor relevancia de la historia de la capital» para tratar de encontrar la tumba del escritor. El foco se puso en el Convento de las Trinitarias a partir de «un sólido estudio científico e histórico».

El primer paso fue explorar con georadar la iglesia, cuyos resultados delimitaron cinco zonas claras con posibles enterramientos. A partir de ahí el equipo multidisciplinar de investigadores, con el forense Francisco Etxeberría a la cabeza, diseñó una hoja de ruta para continuar con la búsqueda.

El lugar en el que se decidió actuar inicialmente fue en la cripta, donde hay una treintena de nichos, y cuyo acondicionamiento había permitido la instalación de un laboratorio para poder analizar ‘in situ’ los huesos encontrados. Ataviados con monos blancos y un silencio sobrecogedor, los expertos comenzaron el sábado las labores de búsqueda de esta segunda fase.

Previamente, los pasados 17 y 18 de enero, se había realizado un nuevo estudio tecnológico. Los trabajos efectuados por la empresa Falcon High Tech consistieron en «una prospección geofísica mediante georadar (GPR) y antena de alta resolución de 400 Mhz en el suelo del habitáculo y termografía infrarroja (TIR) y fotografía infrarroja (IR) en los paramentos verticales y horizontales», según explicó el viernes el Área de Las Artes del Ayuntamiento de Madrid.

En este análisis se detectaron entre cuatro y ocho nuevos enterramientos en el suelo. También se fotografiaron con espectro infrarrojo todos los dibujos e inscripciones de las paredes de la cripta.

La principal hipótesis

La hipótesis con la que se trabajaba es que el escritor fue enterrado inicialmente en una tumba y que después, en una de las reformas de la iglesia, habría sido trasladado a uno de los nichos de la pared, donde presuntamente ha sido encontrado.

En estos dos días de trabajo que comenzaron el sábado, y que en un principio se había previsto que duraran 10 días, se han realizado inspecciones por endoscopia en los enterramientos, practicando perforaciones de unos 20 mm de diámetro. Si se consideraba necesario, como en este caso, se procedía a extraer los restos óseos para examinar cuestiones relativas al perfil antropológico de los restos (morfología, edad, estatura…).

Aún no han trascendido los detalles del hallazgo en el interior de la caja de madera desportillada, pero es probable que los investigadores a estas alturas hayan podido detectar en esos huesos algunos de los rasgos característicos del autor alcalaíno: su mano izquierda estaba inutilizada (aunque no era manco) y tenía tres disparos de arcabuz en el pecho tras su participación en la Batalla de Lepanto.

El Ayuntamiento de Madrid ha subvencionado la prospección en el Convento de las Trinitarias para localizar los restos de Cervantes, que en conjunto ha costado unos 62.000 euros. Se trata de una inversión mínima si se tiene en cuenta la repercusión económica que se espera que tenga el hallazgo, de confirmarse finalmente: sólo el anuncio de la búsqueda supuso un impacto mediático de 16 millones de euros.

Un ingeniero crea un sistema para producir electricidad a partir de las olas


Libertad Digital

Con este método, la energía undimotriz se convertirá primero en energía mecánica y ésta, posteriormente, se transformará en eléctrica

Fabián Herreros Hidalgo, un ingeniero que tiene una discapacidad que limita su movilidad en ambos brazos, ha diseñado un sistema para crear energía eléctrica a partir del movimiento de las olas del mar, proyecto que ha sido seleccionado, junto a otros 22, para participar en el apartado Galería de Innovación de la Feria Internacional de Energía y Medio Ambiente (Genera), que se celebra estos días en Madrid.

Herreros quedó tetrapléjico hace 34 años cuando se encontraba en Arabia Saudita, tras ser infectado por unvirus de origen desconocido que dañó su columna vertebral. Aunque entonces los médicos vaticinaron que sólo podría moverse con ayuda de una silla de ruedas, sólo acabó perdiendo la movilidad total en la mano derecha y el 50% en la izquierda, lo que le ha permitido poder seguir dedicándose a la ingeniería con el apoyo de su familia.

El sistema que ha diseñado tiene como finalidad el aprovechamiento de la energía presente en las olas (undimotriz), transformándola en energía eléctrica, utilizando para ello un módulo convertidor que se compone esencialmente de boya, barra de generación y cámara de flotabilidad anclada al fondo marino.

Todos estos elementos se configuran de manera que la boya, que forma parte del conjunto motriz del módulo y que se mueve en sentido vertical teniendo como eje la barra de generación, crea un flujo de energía mecánica que arrastra con movimiento lineal un elemento magnetizado, el oscilador, cuyo campo magnético contará con un conjunto de bobinas de material conductor sobre las que inducirá una corriente eléctrica.

De esta forma, la energía undimotriz se convertirá primero en energía mecánica y ésta, posteriormente, se transformará en energía eléctrica.

Según explicó Herreros a Servimedia, la creación de este sistema ha sido “fruto de la necesidad” provocada por la actual coyuntura económica, pues tuvo que cerrar su empresa de ingeniería tras quedar paralizados varios proyectos de infraestructuras que tenía en marcha.

Tal situación le indujo a retomar el proyecto de obtención de energía a través del mar y que tenía en la cabeza desde hace 20 años. “Desgraciadamente tenía tiempo libre, pero afortunadamente para mí, por otro lado, ese tiempo libre me permitía desarrollar esa idea”, indicó.

Destacó que lo novedoso de su método es que acorta el sistema de conversión de energía marina en eléctrica, obteniéndola directamente del movimiento de las olas y sin necesidad de transformarla en movimiento rotativo.

“De entrada”, explicó, “este sistema mejora en su rendimiento los que están actualmente en experimentación en España, y que además son patentes extranjeras. El mío sólo tiene tecnología netamente española; manchega, para más señas. Y he logrado que comience a interesarse alguna institución estatal”.

El primer paso para la difusión de este modelo es su presencia en la feria Genera, que se celebra estos días en Madrid, un hecho que para Herreros supone “un fuerte impulso y, sobre todo, una inyección de moral” tras haber sido ignorado por las diferentes agencias autonómicas de desarrollo a las que lo ha presentado.

“A partir del momento en que Genera selecciona mi proyecto, he recibido llamadas del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) y de otra gente interesándose por un proyecto tan innovador y prometedor”, señaló.