Viviendas para habitar en la Luna


  • Iniciativa del estudio de Arquitectura londinense Foster + Partners
  • Los inmuebles, para cuatro personas, se levantarían con el sistema de construcción 3D
  • Tendrían estructura hinchable y estarían hechas de regolito, principal material lunar
  • Se desconoce su precio, pero sólo el viaje para dos personas costaría 1.160 millones
 Recreación de cómo serían las posibles viviendas en el satélite Foster + Partners

Recreación de cómo serían las posibles viviendas en el satélite Foster + Partners

“Un pequeño paso para el hombre, un gran paso para la humanidad”. Ésas fueron las palabras de Neil Armstrong tras pisar por primera vez la Luna. Ahora, la humanidad parece dar otro paso más, pues comienza a contemplarse la vida fuera de la Tierra en el futuro, según un revolucionario proyecto inmobiliario de viviendas lunares que ya está en marcha.

El londinense estudio de Arquitectura Foster + Partners, con la colaboración de la Agencia Espacial Europea (ESA), emprendió en el año 2012 -como informa en su página web oficial- un estudio para crear los primeros hogares a 384.400 kilómetros del planeta Tierra.

La estancia sería en el cráter Shackleton, donde la luz del Sol es permanente.

Con la premisa de que las impresiones en 3D ya han sido empleadas en la construcción de viviendas en la Tierra, esta firma está explorando las posibilidades de crear alojamientos realizados mediante este sistema para hacer posible la estancia del ser humano en el sur de la Luna. Concretamente, en el cráter Shackleton, donde la luz del Sol es permanente.

Imagen de la estructura interna de las posibles viviendasFoster + Partners

Imagen de la estructura interna de las posibles viviendasFoster + Partners

El tipo de vivienda que se está desarrollando desde Foster + Partners tiene capacidad para cuatro personas y protegería a sus residentes de las amenazas a las que estarían expuestos, como son las cambiantes temperaturas del ambiente, los meteoritos y los rayos gamma, los principales problemas a los que se enfrentarían los primeros habitantes debido a la ausencia de atmósfera.

“En la práctica, solemos diseñar viviendas para climas extremos en la Tierra. Nuestra residencia lunar sigue una lógica similar”, comenta Xavier De Kestelier, socio y especialista de Foster + Partners. “El proceso de diseño está siendo fascinante y único”, añade.

En cuanto a su estructura, según se revela desde el estudio de Arquitectura, las casas estarían formadas de tubos modulares en la base y cúpulas inflables capaces de doblarse sobre sí mismas.

Imagen del exterior de las posibles viviendasFoster + Partners

Imagen del exterior de las posibles viviendasFoster + Partners

Además, debido a la dificultad de transportar materiales desde la Tierra al satélite, la empresa está estudiando la posibilidad de utilizar el regolito, material que conforma el suelo lunar y que, compuesto por silicio, aluminio, calcio, acero y óxido de magnesio, sería perfecto para utilizar en objetos sólidos creados con una impresora 3D. Por el momento, en los ensayos que se han realizado hasta ahora, se ha simulado ese material lunar utilizando óxido de magnesio, al que más tarde se ha añadido sal, de tal manera que se ha obtenido algo parecido a la piedra del regolito.

En cuanto a los precios de las posibles viviendas, lo único que se puede asegurar por ahora es que no serán aptos para todos los bolsillos, ya que sólo el viaje para dos personas costaría 1.160 millones de euros, según anunció en 2012 la empresa Golden Spike, promovida por ex trabajadores de la NASA, que pretende tener los viajes comerciales a Luna listos en el año 2020.

Philae despierta tras un sueño de siete meses a bordo de un cometa


  • a sonda rosetta recibió una señal de 40 segundos
  • El robot, cuya misión se espera pueda ayudar a entender los orígenes del universo, entró en hibernación en noviembre al no poder recargar sus baterías solares
007d130501a107cb4aee26a0da90816f

Una de las primeras imágenes del cometa enviada por Philae. (ESA)

El módulo Philae ha dado señales de haber recuperado su actividad tras un letargo de casi siete meses sobre la superficie del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, ha informado este domingo la Agencia Espacial Europea (ESA) a través de la red social Twitter.

“Hola Tierra. ¿Puedes oírme?”, tuiteó la misión Philae Lander, para preguntar después, en su habitual tono desenfadado y personalizando al robot: “¿Cuánto tiempo he estado dormido?”.

A lo que respondió la ESA: “¡Hola Philae! ¿Eres realmente tú? Qué bien tener noticias tuyas. ¿Cómo estás?”.

La sonda Rosetta recibió la pasada noche una corta señal de unos 40 segundos procedente de Philae, lo que indicaría que sus baterías se han reactivado y que el aparato ha resistido las condiciones climáticas y ambientales, según informó el Centro Nacional de Estudios Espaciales (CNES) francés.

“La buena noticia llegó en medio de la noche, cuando Philae respondió a nuestras llamadas. Tuvimos alrededor de dos minutos de enlace entre Rosetta y Philae, y 40 segundos de datos. Ahora hay que analizar todo esto, pero Philae vive”, explicó el presidente del CNES, Jean-Yves Le Gall, a la emisora RTL.

Podría retomar sus trabajos proóximamente

El pasado 12 de noviembre, Philae se posó en la superficie del cometa y permaneció operativo durante casi 57 horas, consiguiendo enviar datos valiosos, aunque posteriormente, al quedar en una zona oscura del cuerpo celeste, no pudo recargar sus baterías solares y entró en hibernación.

En las últimas semanas, los científicos de la misión Rosetta ya habían pronosticado que el módulo podría despertar en junio, a medida que el cometa se acercase al Sol y que las baterías solares que alimentan a Philae tuvieran la oportunidad de recargarse.

La sonda Rosetta tuvo que viajar durante diez años a más de 510 millones de kilómetros de la Tierra para poder depositar en el cometa a Philae. El motivo por el que el robot se encuentra en una misión tan lejos de su hogar es que los científicos creen que los cometas encierran claves para comprender los orígenes del universo, una suerte de máquinas del tiempo que vagan por el espacio.


ABC.es

  • Las imágenes recogidas durante más de cuatro años por la nave espacial «Messenger» sirven para localizar estos accidentes geográficos, cuyo origen sigue sin aclararse
abc Vista del planeta Mercurio desde la nave espacial «Messenger»

abc | Vista del planeta Mercurio desde la nave espacial «Messenger»

Mercurio vuelve a sorprender: un patrón de acantilados gigantes y crestas en la superficie del planeta, que desafía cualquier explicación científica. Thomas Watters, un científico planetario del Museo Nacional del Aire y del Espacio de la Institución Smithsonian, es el principal autor de este trabajo realizado a apartir de imágenes de la nave espacial «Messenger», que se convirtió en la primera sonda en orbitar Mercurio.

Las imágenes que «Messenger» recogió durante sus más de cuatro años en órbita revelaron una amplia gama de grandes escarpes de fallas, o acantilados. Estos escarpes parecen escalones gigantes en el paisaje. Los más grandes tienen 1.000 kilómetros de largo y más de 3.000 metros de altura.

Estos escarpes se forman cuando las rocas se juntan y presionan hacia arriba a lo largo de fallas o fracturas en la corteza del planeta. El modelo más ampliamente aceptado del origen de estos escarpes es que son esencialmente las arrugas que se formaron en la superficie de Mercurioa medida que el núcleo del planeta se enfrió con el tiempo, encogiendo de tamaño. Investigaciones anteriores han sugerido que pudo contraerse entre 4 y 14 kilómetros de diámetro.

Si este fue el motivo, estos escarpes debeerían aparecer uniformemente sobre la superficie del planeta. Sin embargo, los científicos han encontrado ahora un patrón desconcertante de estos escarpes de falla.

«Un verdadero misterio»

«Es un verdadero misterio», dijo a Space.com el autor principal del estudio Thomas Watters, un científico planetario del Museo Nacional del Aire y del Espacio de la Institución Smithsonian.

Los científicos analizaron comunes escarpes de falla en la superficie de Mercurio, de unos 50 kilómetros de largo. Inesperadamente, descubrieron que muchos escarpes están concentrados en dos bandas anchas que van de norte a sur y se encuentran en lados opuestos del planeta.

Una posible explicación de estas bandas podría estar en el flujo de roca caliente en el manto de Mercurio. Watters no se apunta a esta teoría: «Sin embargo, la magnitud de flujo en el manto de Mercurio es demasiado pequeña para explicar estas bandas, porque el manto de Mercurio no es muy grueso».

Mayores concentraciones

Además, en el hemisferio sur del planeta se concentra el doble de grandes escarpes. Sobre un censo de 407 formaciones de más de 50 de largo que los investigadores analizaron, 264 se encuentran en el sur, que suman alrededor de 33.000 kilometros, mientras que 143 se encuentran en el norte, con 14.000 kilómetros acumulados

Watter añadió que «ninguno de los modelos que tenemos en la actualidad, puede dar cuenta de la cantidad desequilibrada de escarpes entre los hemisferios» y concluyó que todavía queda mucho por aprender del planeta.

Los investigadores continuarán analizando imágenes y datos de «Messenger» para arrojar luz sobre este misterio. Además, Watters señaló que la nave BepiColombo, que se lanzará en 2017, «puede ser capaz de darnos una mejor idea de la estructura global de la corteza de Mercurio». La nave espacial BepiColumbo es una misión conjunta de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA).

Mientras que la superficie de la Tierra está formada por múltiples placas tectónicas, Mercurio sólo tiene una: «Mercurio es ideal para investigar cómo evolucionan los planetas de una sola placa», dijo Watters. Los hallazgos se han publicado en la revista Geophysical Research Letters.

NGC 1512, la galaxia caníbal vuelve al ataque


ABC.es

  • Es la primera vez que se observa un asesinato galáctico con tanta nitidez. La culpable aún tenía «cadáveres» de otras galaxias en su interior cuando engullía a otra más pequeña
 NASA/ESA Según los investigadores las galaxias son como personas independientes, cada una posee rasgos únicos

NASA/ESA
Según los investigadores las galaxias son como personas independientes, cada una posee rasgos únicos

Después del «Big-Bang», esa gran explosión que se cree que dio origen al universo, por algún motivo no del todo conocido la materia comenzó a agruparse en ciertas zonas más que en otras, al estilo de unos inmensos grumos en una besamel. La gravedad fue haciendo su papel y en medio de la inmensidad del espacio, aparecieron las primeras islas: los cúmulos y las galaxias. Dentro de estas, la materia tampoco se destribuyó de forma uniforme. El gas primordial que las formó al principio, producido después de la gran explosión y constituido básicamente por helio e hidrógeno, los ladrillos básicos del universo, se acumuló tanto en algunas partes, que la gravedad engendró las primeras estrellas.

En el interior de estas esferas de energía se alcanzan temperaturas tan grandes que los átomos sufren reacciones de fusión nuclear que permiten la aparición de elementos más pesados (o sea, átomos más complejos), como el carbono o el oxígeno. Y cuando los astrofísicos analizan la radiación procedente de estos astros, pueden deducir la composición y la edad de las estrellas y de las galaxias, puesto que las más jóvenes acumulan más hidrógeno frente a otros átomos más complejos. Gracias a esto, un equipo de astrónomos españoles y australianos ha descubierto que la galaxia NGC 1512 acumula en su «estómago» los restos de otras galaxias que engulló en el pasado. El hallazgo, que se ha publicado hoy en la revista «Monthly Notices of the Royal Astronomical Society», utiliza una nueva metodología que podría servir para entender mejor cómo se forman y cómo evolucionan galaxias parecidas a la Vía Láctea.

Los investigadores explican que esperaban encontrar unos niveles de gases acordes con la actividad de las estrellas que hay en NGC 1512, «pero en lugar de eso, nos encontramos los remanentes de otras galaxias que habían sido engullidas antes», recuerda Ángel López-Sánchez, el director de estudio e integrante del equipo de astrofísicos del Observatorio Astronómico Australiano que lo ha llevado a cabo.

De hecho, la galaxia NGC 1512, de un tamaño comparable al de la Vía Láctea y con el mismo tipo de estructura espiral, no solo ha incorporado restos de otros «cadáveres», sino que en las imágenes captadas «se está tragando» a una galaxia enana.

Para averiguar todo esto, ha habido que investigar a fondo a la galaxia caníbal. Tal como explica a ABC Ángel López-Sánchez: «Cada galaxia es como una persona independiente. Es cierto que todos tenemos rasgos similares que nos definen como “humanos”, pero para entender bien a cada persona hay que saber su “historia peculiar” y la vida y experiencias que ha sufrido. Con las galaxias ocurre lo mismo».

Gases pesados producidos en estrellas

Las «pruebas del delito» se han encontrado en unas zonas periféricas en las que el gas está enriquecido con átomos pesados, cuando lo esperable sería encontrar gas fresco, más rico en hidrógeno. En palabras del astrofísico: «Creemos que el gas no proviene del centro de la galaxia por las propiedades químicas que posee. Si pudiéramos poner todos los “metales” (todos los elementos químicos que no son ni hidrógeno ni helio) en el centro de NGC 1512, necesitaríamos casi 100 veces el número de estrellas que vemos en la galaxia para explicar el enriquecimiento químico que ha experimentado el sistema».

El gas enriquecido se acumula en zonas inusuales (López-Sánchez/Baerbel Koribalski)

El gas enriquecido se acumula en zonas inusuales (López-Sánchez/Baerbel Koribalski)

Sobre el papel la idea es sencilla: si NGC 1512 tiene más átomos pesados de los que ha podido producir con sus estrellas, es porque los ha cogido de otra parte. Pues bien, en opinión de López-Sánchez, «para explicar esto tenemos dos hipótesis: o ese gas estaba en galaxias enanas que han sido “engullidas” recientemente por NGC 1512 (como le está pasando ahora con la galaxia enana cercana NGC 1510) o ese gas se perdió de otra galaxia, y ahora ha caído sobre NGC 1512».

Para averiguar todo esto, los investigadores han usado el telescopio Telescopio Anglo-australiano (AAT), de 3,9 metros, para analizar la composición de los gases. Por otro lado, han usado un radio-interferómetro de seis kilómetros de diámetro, para detectar un disco de hidrógeno fresco en la periferia de NGC 1512.

Ángel López-Sánchez explica que al combinar estas técnicas se podrían «obtener buenas pistas para entender mejor cómo se forman y cómo evolucionan galaxias como la Vía Láctea», y reconoce que el equipo de investigadores ya está analizando otras galaxias. El objetivo sería en última instancia entender el origen de la estructura del Universo, pero para ello, hay que ir paso a paso.


¿Qué edad tienen las galaxias?

Así se ve Madrid desde la Estación Espacial Internacional


ABC.es

  • «Hola Madrid!»; así es el saludo que la astronauta Cristoforetti, que lleva en una misión de casi seis meses, ha compartido en Twitter junto a una foto de la capital desde el espacio
 @ASTROSAMANTHA Instantánea de Madrid desde el espacio, compartida desde el perfil de la astronauta

@ASTROSAMANTHA
Instantánea de Madrid desde el espacio, compartida desde el perfil de la astronauta

Samantha Cristoforetti, astronauta de la Agencia Espacial Europea (ESA), ha sacado una fotografía de Madrid desde la Estación Espacial Internacional (ISS). «¡Hola Madrid! Te ves brillante y hermosa por la noche», ha escrito la italiana en su cuenta de Twitter.

La imagen muestra junto a la capital, el área metropolitana, con las principales ciudades del extrarradio. Tampoco ha pasado desapercibida la oscuridad de las dos provincias castellanas, mucho menos pobladas, que rodea a Madrid.

La astronauta, de origen italiano, ha llevado a cabo, durante los últimos seis meses de su misión, experimentos de física, biología y fisiología humana que necesitan las condiciones de microgravedad que se dan en la Estación Espacial.

Cristoforetti también ha estudiado el efecto de la radiación y ha experimentado con nuevas tecnologías útilespara próximas misiones, además de dirigir el desacople de la nave automática de suministros de la ESA Georges Lemaitre (quinta y última de la exitosa serie de naves europeas ATV), entre otros objetivos.

La galaxia del fin del mundo


ABC.es

  • La EGS-zx8-1 ha sido descubierta gracias al poderoso telescopio del Observatorio Keck. Es la galaxia más distante jamás encontrada hasta ahora
NASA, ESA, P. Oesch e I. Momcheva La galaxia EGS-zs8-1, a más de 13.000 millones de años luz de la Tierra

NASA, ESA, P. Oesch e I. Momcheva
La galaxia EGS-zs8-1, a más de 13.000 millones de años luz de la Tierra

Un equipo internacional de astrónomos de las Universidades de Yale y California-Santa Cruz han logrado “empujar” un poco más allá la frontera de la exploración espacial al localizar una galaxia, EGS-zx8-1, que establece una nueva distancia récord de nosotros y que pertenece a un tiempo en el que el Universo apenas si tenía el 5% de su edad actual. Es decir, “solo” 670 millones de años después del Big Bang. El trabajo acaba de publicarse en Astrophysical Journal Letters.

A más de 13.000 millones de años luz de aquí, los astrónomos localizaron esta galaxia excepcionalmente luminosa y lograron establecer su distancia de la Tierra utilizando el poderoso instrumento MOSFIRE del telescopio de diez metros del Observatorio Keck, en Hawai. Se trata, de hecho, de la galaxia más distante jamás encontrada hasta ahora.

Al principio, EGS-zs8-1 fue localizada, gracias a sus colores poco comunes, en imágenes tomadas previamente por los telescopios espaciales Hubble y Spitzer. Se trata, en efecto, de uno de los objetos más brillantes y masivos de cuantos se han localizado en el Universo temprano.

Cuando se habla de objetos lejanos en el espacio, el tiempo y la distancia son dos conceptos que van unidos de forma inseparable. Por ejemplo, cuando miramos hacia el Sol, debemos tener en cuenta que la luz que estamos viendo ha tenido que viajar ocho minutos para llegar hasta nosotros, por lo que estamos viendo el Sol tal y como era hace ocho minutos, y no como es en el momento en que realizamos la observación.

Cuando hablamos de galaxias distantes, la cosa se complica. La luz que llega hasta nuestros telescopios desde una galaxia lejana, en efecto, ha tenido que viajar durante miles de millones de años antes de alcanzarnos, por lo que vemos esa galaxia tal y como era cuando su luz partió en nuestra dirección. Es decir, cuanto más lejos miramos, más antiguos son los objetos que vemos. Mirar muy lejos es, tamabién, mirar al pasado.

La imagen de EGS-zs8-1 corresponde a como era hace más de 13.000 millones de años. Por eso resulta sorprendente que en un momento tan temprano, según explica Pascal Oesch, director de la investigación, esta galaxia tuviera ya “más del 15 % de la masa de nuestra Vía Láctea actual. Y solo tuvo unos 670 millones de años para hacerlo. El Universo era muy joven entonces”.

Los cálculos de los astrónomos llevan a conclusiones sorprendentes. Por ejemplo, han determinado que EGS-zs8-1 está formando estrellas 80 veces más rápido de lo que lo hace nuestra propia galaxia en la actualidad.

Hasta el momento, solo se ha conseguido medir con exactitud la distancia de un puñado de galaxias del Universo temprano. “Cada nueva confirmación -afirma por su parte Pieter van Dokkum, coautor de la investigación- añade una pieza al puzzle de cómo pudieron llegar a formarse las galaxias de primera generación en el Universo primitivo. Solo los telescopios más potentes tienen la capacidad suficiente para cubrir estas enormes distancias”.

El ya citado instrumento MOSFIRE permitió a los astrónomos estudiar varias galaxias al mismo tiempo. Medir galaxias a distancias extremas y caracterizar sus propiedades es uno de los mayores desafíos para la Astronomía de la próxima década. Las nuevas observaciones situaron a EGS-zs8-1 en un tiempo en el que en el Universo se estaaba produciendo un importante cambio: el hidrógeno que había entre las galaxias estaba pasando de un estado neutral a otro ionizado. Parece que las estrellas jóvenes de las primeras galaxias como EGS-zs8-1 eran las principales responsables de esta transición, llamada reionización.

En conjunto, las observaciones del Observatorio Keck, el Hubble y el Spitzer confirman que las galaxias masivas ya existían muy al principio en la historia del Universo, aunque con propiedades físicas muy diferentes de las que tienen las galaxias de nuestro entorno. Ahora, los investigadores tienen pruebas que apuntan que los colores peculiares de estas galaxias primitivas se deben a la rápida formación de jóvenes estrellas muy masivas y a su interacción con el gas primordial que forma estas galaxias.

Así las cosas, los astrónomos esperan ahora poder llegar mucho más lejos con el próximo gran Telescopio Espacial, el James Webb, cuyo lanzamiento está previsto en 2018 y que será capaz de ver galaxias como EGS-zs8-1 con un detalle que ahora resulta imposible.

Un sensacional anillo de Einstein captado por ALMA


El Mundo

  • El astrónomo Rafael Bachiller nos descubre en esta serie los fenómenos más espectaculares del Cosmos. Temas de palpitante investigación, aventuras astronómicas y novedades científicas sobre el Universo analizadas en profundidad.
Esquema de lente gravitacionalNASA/ESA J. Richard (Caltech)

Esquema de lente gravitacional NASA/ESA J. Richard (Caltech)

El radiotelescopio ALMA acaba de captar uno de los casos más perfectos y espectaculares del fenómeno conocido como ‘anillos de Einstein’. La galaxia azulada en el centro de la imagen actúa como una lente gravitacional que amplifica y distorsiona la imagen de otra galaxia rojiza que se encuentra exactamente detrás de la primera, pero muchísimo más lejos. El buen alineamiento entre las dos galaxias hace que la luz de la más distante forme un anillo casi completo en torno a la más próxima.

Un gigantesco telescopio natural

Cuando dos galaxias se encuentran en nuestra misma línea de mirada podemos asistir a uno de los fenómenos más espectaculares de la naturaleza: lo que se denomina una ‘lente gravitacional’.

Esquema de lente gravitacionalNASA/ESA J. Richard (Caltech)

Esquema de lente gravitacionalNASA/ESA J. Richard (Caltech)

Este fenómeno se ilustra en la figura adjunta, en la que la esfera azul representa a la Tierra y la esfera anaranjada a una galaxia cercana que se encuentra bien alineada con la galaxia espiral más lejana. La teoría de la relatividad general de Einstein predice que la galaxia cercana distorsiona las líneas del espacio-tiempo, lo que se representa con la malla amarilla de su entorno. Los rayos de luz emitidos por la galaxia lejana se curvan siguiendo esta malla que los redirige hacia la Tierra.

Los observadores en la Tierra veremos una imagen muy deformada de la galaxia más distante: normalmente unos arcos luminosos en torno a la imagen de la galaxia cercana.

Es un fenómeno similar al que se produce cuando observamos una luz a través del fondo de un vaso con líquido y vemos la imagen deformada de la fuente luminosa. La galaxia más próxima actúa como una lente colosal que redirige los rayos de la luz emitida detrás para crear una imagen distorsionada. Se trata de una especie de gigantesco telescopio proporcionado por la propia naturaleza.

Otra acertada predicción de Einstein

El fenómeno de lente gravitacional fue predicho por el propio Albert Einstein poco después del enunciado de la relatividad general, teoría de la que celebramos en este año su centenario. Por eso las figuras circulares resultantes reciben el nombre de ‘anillos de Einstein’. El gran físico estimaba que se trataba de un fenómeno muy sutil y dudaba de que pudiese llegar un día en que se observarse por lo que, más que una herramienta de trabajo, lo consideró una mera curiosidad.

Sin embargo, gracias al progreso de la observación astronómica se conocen hoy centenares de lentes gravitacionales. Muchas de tales lentes tienen la forma bien circular, aunque casi siempre incompleta, de los anillos de Einstein. Los anillos bien circulares y completos son raros, pues solo se forman cuando las dos galaxias se encuentran exactamente sobre la misma línea de mirada desde la Tierra.

Cuando hay varios objetos en la misma línea de mirada se producen arcos múltiples, más o menos centrados sobre la lente dependiendo del alineamiento relativo. Muchos de estos anillos de Einstein se detectan bien mediante observaciones en radioastronomía.

Una mirada al joven Universo

Entre septiembre y diciembre del año pasado, ALMA estuvo realizando las primeras observaciones con las antenas del interferómetro separadas por distancias de hasta 15 kilómetros. ElMundo.es informó puntualmente sobre estas observaciones pues suponen un alarde tecnológico en el rango de longitudes de onda milimétricas y submilimétricas. Para comparación, hay que tener en cuenta que los demás observatorios de este tipo de ondas tienen sus antenas separadas por distancias menores de 2 kilómetros. Estas grandes líneas de base proporcionan la altísima nitidez que es precisa para obtener la imagen tan detallada de la galaxia SDP.81 que encabeza este artículo y que es la de mayor resolución angular lograda por ALMA hasta la fecha: 23 milésimas de segundo de arco.

Situada a unos 12 mil millones de años luz de distancia, la joven galaxia SDP.81 contiene grandes cantidades de polvo, gas molecular e intensa formación estelar. Su intensa emisión en ondas submilimétricas propició que fuese descubierta por el Observatorio Espacial de Infrarrojos Herschel de la ESA y hace ahora que pueda ser detectada fácilmente por ALMA. En contraste, la galaxia más próxima, que amplifica y distorsiona la luz de la primera, se encuentra a ‘tan solo’ 4 mil millones de años luz y es bien observable en el óptico por el telescopio espacial Hubble.

Realmente ALMA ha producido varias imágenes de SDP.81. La de mayor nitidez se obtuvo observando la emisión de las pequeñas partículas sólidas repartidas por la galaxia. Este polvo se encuentra contenido en grandes nubes de gas molecular constituidas principalmente por hidrógeno, que no es emisor intenso. Otras moléculas de estas nubes, como el dióxido de carbono y el agua, sí que emiten lo suficiente como para poder estudiar su distribución en la galaxia lejana. Debido al tiempo que tarda la luz en llegar desde la remota SDP.81 hasta la Tierra, y gracias al efecto de lente gravitacional, ALMA nos permite observar una galaxia tal y como era cuando el Universo era muy joven, pues apenas tenía el 15% de su edad actual. Resulta muy significativo constatar que el Universo aún tan joven ya poseía grandes cantidades de carbono y agua.

También interesante

  • Los resultados obtenidos por ALMA sobre SDP.81 ya han dado lugar a dos publicaciones científicas que pueden ser consultadas aquí y aquí.
  • La primera lente gravitacional se observó en 1979 cuando los astrónomos Kyongae Chang y Sjur Refsdal midieron variaciones en el brillo de un cuásar lejano producidas por el efecto de las estrellas individuales de una galaxia cercana.
  • El poder de resolución obtenido por ALMA en la observación del anillo polvoriento de SDP.81 (23 milisegundos de arco) es el mismo que sería necesario para, por ejemplo, poder ver el aro de una canasta de baloncesto puesta sobre la torre Eiffel desde lo alto del Empire State Building en Nueva York.

Rafael Bachiller es director del Observatorio Astronómico Nacional (Instituto Geográfico Nacional).

Un gran asteroide se acercará peligrosamente a la tierra en 2017


La Vanguardia

  • Los astrónomos estiman que su tamaño puede variar de 12 a 40 metros
Recreación de un asteroide dirigiéndose hacia la Tierra GYI

Recreación de un asteroide dirigiéndose hacia la Tierra GYI

Madrid. (EUROPA PRESS).- El 12 de octubre de 2017 está previsto que el asteroide 2012 TC4 pase peligrosamente cerca de la Tierra. La distancia exacta de su aproximación más cercana es incierta, así como su tamaño.

Basándose en las observaciones, en octubre de 2012, cuando la roca espacial se aproximó a nuestro planeta, los astrónomos estimaron que su tamaño puede variar de 12 a 40 metros. El meteoro que explotó sobre la ciudad rusa de Chelyabinsk, en febrero de 2013, hiriendo a 1.500 personas y daños en más de 7.000 edificios, tenía unos 20 metros de ancho. Por lo tanto, el impacto de 2012 TC4 podría ser aún más devastador. “Es algo en lo que hay que mantener los ojos”, dijo a astrowatch.net Judit Györgyey-Ries, astrónoma del Observatorio McDonald de la Universidad de Texas. “Podríamos ver una explosión en el aire que tal vez rompa las ventanas, dependiendo de dónde ocurra.”

El asteroide del tamaño de una casa fue descubierto el 4 de octubre de 2012 por el Observatorio Pan-STARRS en Hawai. Una semana más tarde pasó a una distancia de 0.247 LD (distancia lunar), o 94.800 kilometros. 2012 TC4 es un objeto alargado y que gira rápidamente y se ha sabido que ha hecho muchos acercamientos a la Tierra en el pasado. Ahora, los científicos tratan de determinar la ruta exacta de 2017 y la probabilidad de un posible impacto. “Tiene un 0,00055% de probabilidad acumulada de que va a golpear”, dijo Györgyey-Ries. “El hecho de que la MOID (distancia mínima intersección órbita) está a sólo 0.079 LD le convierte en un posible impactador. Sin embargo, es sólo la menor distancia posible entre las órbitas.”

“Hay una entre un millón de posibilidades de que pueda llegar a nosotros”, dijo Detlef Koschny, jefe del Segmento de Objetos Cercanos a la Tierra (NEO) de la ESA. También trató de estimar el tamaño exacto del cuerpo celeste. El tamaño se estima a partir de la luminosidad, pero no sabemos la reflectividad, por lo que podría ser menor o mayor, aunque se asuma de 10 a 40 metros.

Un objeto de 40 metros compuesto de hierro podría pasar por la atmósfera y hacer un cráter. Un objeto rocoso de 10 metros apenas se notaría. Makoto Yoshikawa de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA), miembro de la División de NEOs en la Unión Astronómica Internacional (IAU), está convencido de que el asteroide no representa ningún peligro para la Tierra. “La distancia es muy pequeña. Pero esta distancia no significa una colisión”, dijo.

Vigilancia de Asteroides de la NASA ha asegurado que no hay posibilidad de que este asteroide golpee nuestro planeta, pero Györgyey-Ries admite que se necesitan más observaciones para mitigar las incertidumbres. “A pesar de que tiene una gran incertidumbre a lo largo de la órbita, es mucho menor que la incertidumbre radial, por lo que sólo cambia la hora del sobrevuelo más cercano. Yo diría que en base a esto, no hay posibilidad de impacto en 2017, pero más observaciones podrían ayudar a reducir las incertidumbres “, dijo.

Hasta el 12 de abril, hay registrados 1.572 asteroides potencialmente peligrosos (PHA). Ninguno de los PHAs conocidos está en curso de colisión con nuestro planeta, aunque los astrónomos están descubriendo nuevas rocas continuamente.

Misión a Júpiter con tecnología ‘made in Spain’


El Mundo

  • Una empresa española diseña microchips para una nave que estudiará las lunas del planeta
14270425698317

Recreación artística de la misión JUICE ESA

Cuando en 2022 el satélite europeo JUICE explore las lunas heladas de Júpiter, llevará a bordo componentes electrónicos diseñados por una joven pyme nacida en Leganés (Madrid) y que, a base de vender materia gris, se ha hecho un hueco en el sector aeroespacial europeo. Al director ejecutivo de Arquimea Deutschland, Ferran Tejada, no le preocupa en exceso la crisis ni la necesidad de trabajar en otros países, pero sí lamenta que la inversión española en I+D carezca de “un plan de consistencia a largo plazo”.

La misión espacial JUICE, que pretende examinar durante tres años los satélites Calisto, Europa y Gamínedes, es uno de los proyectos estrella de Cosmic Vision, el programa europeo de exploración planetaria para el que la pyme española Arquimea Ingeniería está diseñando dos complejos microchips, base sobre la que se elaborarán los futuros componentes electrónicos finales. La empresa, creada en 2005, tiene dos áreas principales de actividad: mecanismos actuadores basados en materiales inteligentes y circuitos integrados, microchips.

Su principal cliente es la Agencia Espacial Europea y trabajan con tecnologías que desarrollan desde un nivel de madurez bajo y que sirven de base para componentes que la ESA utiliza para sus misiones. Su éxito es la prueba de laboratorio que demuestra la validez de la siguiente fórmula: un eficiente uso de la inversión pública en I+D sumado a una estrategia empresarial muy enfocada a necesidades puntuales de la industria y productos de alto valor añadido dan como resultado un posicionamiento sólido en el sector en menos de diez años.

“Lo que hace Arquimea es enfocarse a un nicho muy concreto en el sector espacial, los materiales con memoria de forma, aleaciones inteligentes que cambian o recuperan su forma cuando cambia la temperatura, una capacidad que en Europa no tiene casi nadie. Somos además, en el campo de la microelectrónica, uno de los pocos en Europa especializados en diseños de señal mixta tolerantes a radiaciones. La radiación cósmica altera el funcionamiento de muchos circuitos y hay que diseñarlos con técnicas especiales que los hagan resistentes y tolerantes a esa radiación”, señala Tejada como líneas generales del enfoque de su actividad.

“Hemos participado en proyectos de I+D financiados por CDTI Centro de Desarrollo para Tecnología Industrial en España, por el Ministerio de Economía o el de Ciencia e Innovación en su momento”, relata, “y además lideramos varios proyectos europeos. Como partimos de tecnología base, es fácilmente vendible o financiable”, añade. En 2012, sin embargo, la empresa tuvo que dar el salto a Alemania, cuando los presupuestos públicos para Espacio sufren una grave caída en España debido la crisis. “Aquí la competencia es mucho mayor, pero la inversión es también 10 veces mayor. Nuestros principales clientes y socios estaban aquí, y trabajando en Alemania tenemos la posibilidad de transferir tecnologías a otros sectores, como automoción o industria. Este año estamos consolidando la empresa en el sector espacial y en dos o tres años pasaremos a los sectores médicos e industrial”, expone Tejada, uno de los 5 instalados en Fránkfurt Oder y que se suman a los alrededor de 30 empleados de la empresa en España. En este ejercicio fiscal facturarán más de 5 millones de euros, el 90% fruto de la exportación.

A pesar de los esfuerzos inversores españoles en I+D, muchas empresas se quedan en el camino. “Personalmente echo de menos un plan, una mayor consistencia de la estrategia. Me da la sensación de que cuando hay dinero se financia todo y cuando deja de haberlo se cortan cosas a medias, por lo que se pierde lo que se ha financiado antes. Sería interesante establecer una estrategia clara y comunicarla bien sobre a dónde quiere ir el I+D en España en cada uno de los sectores, así como conceder un mayor peso de las pymes a la hora de definir esos intereses respecto a las grandes empresas”, propone.

Pero para anclarse en un sector no basta con un nivel de inversión favorable, sino que además es necesaria la interacción muy intensa con otras empresas. “Los proyectos europeos propician la formación de consorcios con empresas o instituciones de investigación de al menos tres países, y después está lo que llamamos la puerta fría, que consiste en diseñar algo que crees que puede interesar a una empresa y tratar de contactar con ella en ferias, por ejemplo. Hace un par de años contactamos así con Daimler y redactamos dos patentes con ellos basadas en nuestros materiales de memoria de forma” se enorgullece, explicando la clave que permite posicionarse en un sector de inversión masiva, como es el aeroespacial, contando solo con ordenadores y dos laboratorios: “Poner un satélite en el espacio cuesta del orden de 400 millones de euros, pero hay componentes que cuesta fabricar desde cientos de miles de euros hasta varios millones. Cada antena, cada panel solar, cada CPU están compuestos a su vez por partes más pequeñas que cuestan menos y nosotros nos situamos en esa parte de la cadena”.

En un campo de competencia feroz, el plus que la ESA ha valorado en la licitación es su optimización del diseño, puesto que son circuitos integrados reconfigurables que muy posiblemente servirán para “procesar señales eléctricas de los instrumentos” del satélite JUICE o alguna de las demás misiones del ambicioso programa espacial europeo.

La ESA comienza el plan de reactivación de Philae


El Confidencial

  • El módulo Philae lleva en silencio desde el pasado mes de noviembre, cuando aterrizó sobre el cometa 67P. Los científicos esperan que el Sol cargue sus baterías y lo despierte, pero siguen a la espera

3e3dfd3a0d05e0968b4e597351044051

La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea sigue sin contacto con Philae horas después de encender este jueves el receptor con el que espera contactar con el módulo, que hizo historia hace cuatro meses al aterrizar sobre un cometa.

Según informaron a Efe fuentes del centro de control de operaciones de la ESA en Darmstadt (Alemania), el receptor fue encendido a la 01.00 GMT y todavía no se ha recibido ninguna señal del módulo Philae, que entró en hibernación por falta de energía 57 horas después de posarse sobre el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko.

La línea de comunicación quedará abierta hasta el próximo 20 de marzo, aunque las esperanzas de entablar comunicación con el módulo no son grandes. “Es todavía demasiado pronto. La posibilidades de recibir una señal de Philae en junio o julio son mucho mayores y entonces se volverá a intentar”, explicó a Efe Gerhard Schwehm, exdirector de la misión Rosetta.

Philae se posó sobre el cometa el pasado 12 de noviembre tras tres aterrizajes y dos rebotes, lo que hizo que no cayera en el punto programado y que quedara en una zona oscura y rocosa, sin la luz necesaria para cargar las baterías y trabajar de forma autónoma.

Más de 45 grados bajo cero y 5,5 vatios

Según la información facilitada por el Centro Aeroespacial Alemán (DLR), a cargo de Philae, en estos momentos el módulo recibe el doble de energía solar que el pasado noviembre. El cometa se encuentra ahora a “solo 300 millones de kilómetros del sol” y, aunque puede ser que Philae no tenga todavía la suficiente energía, merece la pena intentar el contacto.

Philae sobre el cometa 67P (Foto: Agencia Espacial Europea)

Para que comience a funcionar sobre el cometa, el interior del módulo debe superar los 45 grados celsius bajo cero y debe ser capaz de generar al menos 5,5 vatios a partir de sus paneles solares. En cuanto Philae constate que está recibiendo más de esos 5,5 vatios y que su temperatura supera el límite se encenderá para intentar recargar sus baterías. Cuando lo logre, encenderá sus receptores cada 30 minutos a la espera de una señal de Rosetta.

En estos momentos los responsables del programa todavía no saben si Philae sigue dormido, ha despertado o incluso si ha conseguido encender sus receptores, pero Rosetta ha comenzado a enviarle señales con la esperanza de obtener una respuesta.

“La probabilidad es muy pequeña”

“Las probabilidad es muy pequeña”, insistió Schwehm, quien apostó por la paciencia a pesar de comprender la expectación del mundo científico. Él tiene puestas sus esperanzas en los meses de junio y julio, cuando el cometa se encontrará más cerca del sol y cuando se prevé que el módulo, cuya localización exacta no se conoce, reciba de forma más directa los rayos solares.

Los primeros datos que se esperan de Philae estarán relacionados con su “estado de salud”, cómo se encuentran sus baterías recargables, cuál es su temperatura o cuánta energía está recibiendo, explica el Centro Aeroespacial Alemán. De esos datos dependerá los trabajos científicos y los experimentos con los diez instrumentos que lleva a bordo el módulo; si las baterías no pueden acumular la suficiente energía, la luz solar que reciba durante el día determinará si es necesario limitar las mediciones previstas en el cometa.

Un día en el cometa 67/P Churyumov-Gerasimenko dura 12,4 horas y los científicos creen que en estos momentos Philae se encuentra expuesto a la luz solar durante 1,3 horas.