El Funcionamiento de una Central Térmica


Reciben este nombre aquellas centrales que transforman la energía química de ciertos combustibles en energía eléctrica mediante la conversión de agua en vapor en unas calderas.

El esquema de funcionamiento de todas las centrales térmicas es el mismo, aunque la utilización de determinado tipo de combustible modifique ligeramente su diseño. Poseen estas plantas sistemas de almacenamiento del combustible (parque de carbón, depósitos de fuel-oil, etc.). El combustible penetra en los quemadores, situados en la caldera, donde realizan la combustión y generan energía calorífica, que convierte en vapor a alta temperatura el agua que circula por miles de tubos que tapizan la caldera. El vapor deshumidificado, entra a gran presión en la turbina central, haciendo girar los alabes dispuestos sobre su eje. Este eje está conectado a su vez a un alternador, que al girar produce energía eléctrica, que es vertida a la red de transporte de alta tensión a través de un transformador. Como el vapor va perdiendo presión progresivamente, los álabes de la turbina se hacen de menor a mayor tamaño para aprovechar al máximo su fuerza.

El vapor debilitado a la salida de la turbina se enfría en unos condensadores y se convierte en agua, que es bombeada de nuevo hacia la caldera. Los condensadores se refrigeran por un circuito de agua independiente.

Contaminación del Medio Ambiente por Países


Generalmente, se considera contaminación cualquier modificación en la composición del aire puro. Otras veces, la definición se basa en la peligrosidad de las sustancias modificadores de esta composición sobre el hombre, los animales o plantas. Las alteraciones en la composición del aire pueden ser de origen natural (debida a vientos, fuegos, nieblas, polen, erupciones volcánicas, etc.) o de origen artificial (provocada por los procesos de combustión, la industria, el tránsito, etc).

Uno de los focos más importantes en la contaminación atmosférica es la combustión de los distintos materiales con el fin de producir energía ya que lanzan a la atmósfera gran cantidad de partículas.

El 99% del aire atmosférico está formado por una mezcla de oxígeno y nitrógeno. Por ahora, los resultados de todas las investigaciones realizadas demuestran que el contenido del aire en estos dos gases es aproximadamente igual en todos los puntos de la Tierra. Lo mismo sucede con los gases nobles, cuya suma representa en la composición del aire 0,9349% en volumen; en cambio, el contenido en hidrógeno y dióxido de carbono (CO2) oscila dentro de ciertos límites; es mayor en las proximidades de los núcleos urbanos, donde existen industrias que queman carbón, que en las regiones no industriales.

En las zonas industriales se encuentra siempre en el aire indicios de hidrocarburos y, sobre todo, de acetileno. Precisamente, este último gas, cuyo punto de sublimación está próximo a los 189,6 K, se enriquece en los aparatos de liquidación del aire o de separación fraccionada, y origina explosiones demoledoras. Por esta causa, en las modernas instalaciones de licuefacción de aire se han dispuesto filtros de carbón activo, en los que el acetileno y los hidrocarburos son convertidos por oxidación en CO2 y H2O.

Finalmente, el contenido en vapor de agua del aire varía, según las condiciones meteorológicas.

En cuanto a la temperatura del aire líquido, hay que considerar que se trata esencialmente de una mezcla de oxígeno y nitrógeno. Hay que entender por licuefacción del aire la simultánea licuación de ambos componentes y, por lo tanto, debe considerarse como una mezcla binaria. Mientras que un gas puro a presión constante se licua a una temperatura fija, la licuefacción de una mezcla binaria tiene lugar entre una zona de temperaturas comprendida entre las temperaturas de licuación o ebullición, de los dos componentes. Así, cuando se enfría mucho el aire, se separa primero el oxígeno de una manera preponderante, comenzando a 81,2 K, y a medida que la temperatura va bajando más, se separa cada vez mayor cantidad de nitrógeno. El punto de ebullición del líquido separado baja a su vez a 78,7 K. En este intervalo se separan también el argón, criptón y xenón, que se disuelven en el aire líquido mientras el helio, el neón o el hidrógeno quedan como gases incondensables, gracias a sus bajísimas temperaturas de ebullición.

Contaminantes atmosféricos

Gran parte de los contaminantes atmosféricos son debidos a la combustión de productos fósiles y a la fundición de sulfuros metálicos. La clasificación de los contaminantes atmosféricos se puede realizar en atención a varios criterios, dependiendo del estado en que se encuentren:

1.- Gaseosos:

a) Primarios (SO2, NOx, hidrocarburos, amoniaco, CO2, etc.).
b) Secundarios (NO2 de la oxidación de NO, ozono, y otros oxidantes fotoquímicos, ácido nítrico, etc.).

2.- Partículas sólidas:

a) Primarios (cenizas de combustibles, partículas metálicas, etc.).
b) Secundarios (ácido sulfúrico y nítrico formados por la oxidación de SO2 y NOx que a su vez forman productos de reacción con NH3).

Desde el punto de vista tóxico, los contaminantes pueden causar daños por un mecanismo diferente, dependiendo de que estén dispersos en forma homogénea (gases y vapores), o en forma heterogénea (polvos y nieblas).

Otro tipo de clasificación posible es atendiendo a la naturaleza química del compuesto:

1.- orgánicos (hidrocarburos poliaromáticos, aldehidos, fenoles, etc.).
2.- inorgánicos (CO, CO2, SO2 y neblina de H2SO4, H2S, NO2, halógenos, metales y cationes).

Cada tipo de contaminante tiene unas propiedades, una peligrosidad y un análisis distinto. Estos contaminantes se obtienen a partir de reacciones de combustión, o bien pueden intervenir en reacciones que ocurran en la atmósfera para obtener otros contaminantes diferentes.

El SO2 en sí no es perjudicial para la salud en concentraciones de hasta 2 ppm, si bien a las personas asmáticas les afecta gravemente, causándoles trastornos respiratorios desde concentraciones de 0,25 ppm. Lo que verdaderamente es perjudicial es el ácido sulfúrico, formado a raíz del óxido, y que da lugar al fenómeno de lluvia ácida. El anhídrido sulfuroso se oxida por la acción de los oxidantes fotoquímicos, que son generados fotoquímicamente (O3, H2O2, etc.). Éstos se forman como producto de la reacción fotoquímica entre los óxidos de nitrógeno y los hidrocarburos insaturados. El proceso desencadenante es la fotólisis del NO2. En este proceso se forman productos, tales como: ozono, nitrato de peroxiacetilo, ácido nítrico, radicales libres, gotículas de ácido sulfúrico y ácidos orgánicos, partículas ácidas de sulfatos, nitratos y ácidos orgánicos, etc.

Estas reacciones se dan, principalmente, en zonas bajo condiciones climáticas secas, donde se produce una gran cantidad de ozono que tiende a acumularse en las partes más altas. El ozono es otro grave problema, sobrepasa niveles altos durante muchas horas del día, debido al aumento del parque de vehículos y a la disminución de agentes reductores, como el anhídrido sulfuroso.

Otro contaminante importante es el monóxido de carbono (CO), el gas contaminante más abundante de la atmósfera, sobre todo, alrededor de las grandes ciudades. Se produce por la combustión incompleta, tales como en automóviles con motor de explosión. Es un gas que se combina fácilmente con la hemoglobina de la sangre, y disminuye la capacidad de oxigenación del tejido celular. El CO también proviene de procesos de descomposición de materia orgánica en los océanos.

Los hidrocarburos aparecen también en procesos de combustión incompleta y por emisiones de instalaciones petrolíferas. De entre ellos, destacan las olefinas, que participan en reacciones de tipo fotoquímico.

Los óxidos de nitrógeno son también muy importantes ya que en presencia de hidrocarburos y bajo la acción de los rayos ultravioleta solares, contribuyen de forma notable a la formación de oxidantes y de ozono, y dan lugar al fenómeno de contaminación química o smog. Los óxidos de nitrógeno se producen en los procesos de fabricación de ácido sulfúrico y nítrico, en los procesos de nitración y en los gases de escape de los vehículos.

Las fuentes de contaminantes atmosféricos principales son: los automóviles, las calefacciones de carbón o de gasóleo y las industrias.

Los problemas de contaminación de origen industrial se presentan por el volumen de emisiones en zonas densamente industrializadas. Las industrias principales causantes de esta situación son: centrales térmicas, siderúrgicas, metalúrgicas, minería, fabricación de cemento, producción de fertilizantes inorgánicos y orgánicos, refinerías de petróleo, industria química inorgánica, plantas incineradoras de residuos sólidos, etc.

Consecuencias de la contaminación atmosférica

La influencia de los contaminantes atmosféricos es tal que genera una problemática a nivel mundial y supone para la humanidad un auténtico reto si el objetivo es mejorar las condiciones ambientales para un mejor desarrollo de la calidad de vida en un próximo futuro. Las principales consecuencias de la contaminación atmosférica son:

– Posibles cambios de clima en la Tierra, debido al aumento de la concentración de anhídrido carbónico en la atmósfera, que es el causante del efecto invernadero.

– Efectos de las lluvias ácidas sobre la tierra. La disolución de óxido de azufre en la gotas de lluvia produce el fenómeno de la lluvia ácida (también se disuelve en las gotitas de la niebla) afectando considerablemente a la demolición de los bosques y a la acidificación de los lagos y de los suelos, lo que conlleva un cambio en las actividades biológicas del suelo.

– Alteración o ruptura de la capa de ozono, debida a la acción de compuestos organohalogenados, como los clorofluorocarbonos presentes en aerosoles, refrigerantes, disolventes, etc.

– Efectos de la radiactividad, procedente del incremento de residuos radiactivos procedentes de las operaciones correspondientes al ciclo del combustible nuclear (que se emplea en las centrales eléctricas termonucleares) y de las armas nucleares.

Contaminación del agua

No es una casualidad que el hombre en los primeros asentamientos buscara la proximidad de ríos o lagos. Aunque la masa total de agua existente en el planeta es una cantidad constante y sigue el llamado ciclo natural del agua, el desarrollo social y el aumento demográfico ocasionan de una u otra manera el incremento de la demanda de agua, por tanto la disponibilidad del agua es cada vez menor. En consecuencia, el agua, no debe desperdiciarse ni malgastarse, pues la escasez puede llegar a ser preocupante. Puesto que las aguas usadas van a desembocar a distintos lugares como son los cauces superficiales (ríos, y lagos), los acuíferos subterráneos y los mares y océanos; éstos son los que sufren con mayor intensidad los efectos de la contaminación ya que el grado de contaminación supera en muchos casos la capacidad de autodepuración del medio acuático.

La contaminación del agua está constituida por elementos y/o sustancias en tales concentraciones que pueden afectar a la salud o bienestar del hombre, o ser una amenaza para la naturaleza. La contaminación que proviene de la actividad humana, puede tener un origen urbano, doméstico, industrial o agropecuario.

La contaminación de las agua puede tener distintos orígenes: vertidos de aguas usadas de origen animal o humano, vertidos de aguas o líquidos residuales industriales, etc. Los numerosos contaminantes y microcontaminantes, que pueden encontrarse en el agua destinada al consumo humano, se clasifican en tres categorías:

– Contaminantes y microcontaminantes minerales (metales pesados, flúor, arsénico, etc.).
– Contaminantes y microcontaminantes orgánicos (fenoles y sus derivados, hidrocarburos, detergentes, etc.).
– Contaminantes y microcontaminantes biológicos (microorganismos y virus).

No deberá utilizarse el agua con indicios de contaminación, especialmente para consumo humano, aunque no se necesita la misma calidad para todos sus usos.

Contaminación del suelo

El suelo ofrece una plataforma para los animales terrestres y es el medio de vida para otras muchas formas de vida: plantas, bacterias, algas unicelulares, líquenes, hongos, insectos, etc. Tampoco podemos olvidarnos del importante papel que tiene en la descomponiendo todo tipo de residuos vegetales, animales y artificiales, en sustancias más elementales; hecho que juega un papel fundamental en el ciclo del carbono, nitrógeno y fósforo.

El suelo actúa igualmente como filtro de sustancias en disolución o en estado coloidal; pero su capacidad de soporte resulta limitada, de tal forma que un suelo se considera contaminado cuando en su interior se introducen elementos extraños y ajenos, que inicialmente estaban inexistentes en el propio sistema. Se trata de un fenómeno normalmente ligado a la actividad antrópica que, en la mayoría de los casos, suele tender a la sobreexplotación de los recursos edáficos.

Uno de los principales problemas de los suelos contaminados es que la movilidad de los contaminantes en su seno, que es un medio sólido, es muy lento por lo que resulta relativamente fácil rastrear la fuente origen del problema pero no su eliminación. Podemos destacar, entre otros: la polución atmosférica, los residuos sólidos urbanos y las actividades agrarias, ganaderas, industriales y mineras.

Efectos de la polución atmosférica

La lluvia ácida es un fenómeno en el que las moléculas de anhídrido sulfuroso (SO2), óxido de nitrógeno y otros compuestos emitidos a la atmósfera reaccionan químicamente con otras partículas en presencia de la luz solar y acaban transformándose en ácido nítrico y ácido sulfúrico.

Los suelos alteran su equilibrio iónico a consecuencia de la lluvia ácida: los iones de calcio y magnesio disminuyen al mismo tiempo que aumentan otros (como el aluminio y el magnesio), que son potencialmente tóxicos para las raíces de las plantas. A este daño en la capacidad agrícola del suelo se une el perjuicio que origina sobre la propia cubierta vegetal que, al contacto con la lluvia ácida, genera o provoca la caída prematura de sus hojas.

Contaminación agrícola

Los compuestos químicos de uso agrícola (abonos, fertilizantes, pesticidas, etc.) constituyen la causa más generalizada del deterioro de la calidad y de la propia potencialidad agrícola del suelo. Algunas características son las elevadas concentraciones de nitratos, la presencia de productos fitosanitarios y la elevada mineralización en el agua y en el suelo por reutilización del agua de riego en áreas de explotación intensiva.

Los pesticidas empleados para combatir las plagas se constituyen hoy en día como productos indispensables para la práctica agrícola. Su uso no está exento de problemas ya que su acción se transmite a otros seres vivos o recursos, cuyos daños en ciertas ocasiones llegan a ser irreparables a pesar del transcurso del tiempo.

Contaminación debida a la actividad ganadera

La actividad ganadera plantea problemas ambientales de muy variadas características entre los que destacan los derivados de la evolución de las explotaciones, desde el pastoreo hasta las instalaciones industriales o semi-industriales.

Las granjas instaladas en núcleos urbanos o en sus proximidades, originan una triple contaminación: atmosférica (debida a los malos olores), edáfica y acuífera (debida a los vertidos que originan sus residuos orgánicos). El problema tiene especial relevancia en lo que se refiere al ganado porcino, ya que siendo el de mayor importancia por la cantidad consumida, es el más contaminante.

Contaminación de origen industrial

Es tan variada como el tipo de industria de que se trate. Las industrias localizadas sobre medios rural, generalmente industrias de transformación de productos ganaderos y agrarios, plantea problemas de contaminación ambiental derivados de los efluentes líquidos que se vierten en enormes cantidades. Los problemas más importantes son los planteados por los vertidos de las aguas residuales de industrias cárnicas y lácteas, por los vertidos de las almazaras, de las industrias azucareras y cerveceras de las industrias viníco-alcoholeras entre otras.

La contaminación debida a la concentración de metales pesados es el mayor problema de contaminación de los suelos. Tiende a producirse en el entorno de industrias, como son los altos hornos; así como en las proximidades de vías de gran tránsito a causa de la liberación de los aditivos en las gasolinas.

Impactos de las explotaciones mineras

Una de las características comunes a todas las explotaciones mineras, previa incluso a la explotación del mineral, es la total deforestación de la zona, para mejorar las posibilidades de circulación de la maquinaria. Se realiza no sólo en la zona de explotación, sino también en amplias zonas circundantes donde se puedan prever construcciones, hangares, hornos, etc. Gracias a esta forma de actuar lo primero que encontramos es un suelo totalmente desprovisto de vegetación, preparado para ser arrastrado por las aguas corrientes procedentes de la lluvia; o bien suelos compactados y arrancados por maquinaria pesada, y todo ello a veces sin tener garantizada la rentabilidad de la explotación, sin conocer los métodos de explotación a seguir o sin haber previsto ningún tipo de recuperación.

El impacto ambiental producido en las zonas de extracción del mineral es altísimo y varía según el tipo; son menos agresivas en explotaciones mineras subterráneas y más destructivas en explotaciones a cielo abierto.

Durante la separación de la mena de la ganga, se originan grandes cantidades de materiales no útiles para la minería, que se acumulan en escombreras (materiales gruesos) y balsas de estériles (materiales finos). Estos depósitos sepultan el suelo primitivo y originario, modifican la topografía y el relieve, y ocasionan graves deterioros económicos y estéticos en el medio natural. Influyen igualmente sobre las zonas circundantes, al crean nuevos microclimas, destruir los anteriores, y alteran enormemente de la vegetación natural y el medio agrícola. Además, en la mayoría de los casos, durante el tratamiento de preparación y lavado del material se añaden compuestos químicos altamente tóxicos, y a pesar de que en la mayoría de las explotaciones debe existir un proceso de reciclaje posterior, muy a menudo quedan incorporados a los materiales de las escombreras y balsas de estériles, lugares desde donde son arrastrados por las aguas meteóricas hasta los acuíferos o, por el contrario, incorporados al complejo cambio del suelo.

En cuanto las zonas de manufactura y consumo, los problemas que se plantean son debidos al tratamiento del mineral con productos químicos. Es en estas zonas donde los peligros son más graves ya que se suelen detectar cuando los daños son irreversibles e incluso en lugares alejados de la propia zona minera, donde muchas veces no se ven compensadas por las ventajas económicas y sociales que la explotación minera pueda tener.

El problema de la eliminación de residuos sólidos

Los miembros de las comunidades urbanas y tecnológicas generan enormes volúmenes de residuos sólidos. El problema más acuciante es que es prácticamente imposible cuantificar el aporte de metales pesados en los vertederos y basureros existentes ya que no existen controles eficaces sobre lo que allí se deposita. Pero el gran problema de los residuos es que la mayoría de éstos ni se recogen para su eliminación ni para su almacenamiento definitivo.

Contaminación acústica

El concepto de ruido, desde el punto de vista medioambiental, se considera como una combinación heterogénea de sonidos que pueden producir molestias con efectos fisiológicos y psicológicos en los individuos. Por lo general, está vinculado al medio urbano e industrial.

Las autoridades administrativas tratan de combatir los ruidos y para ello establecen normas encaminadas a que todo proceso o producto tecnológico conlleve una evaluación del impacto ambiental y por tanto, un estudio del ruido.

Fuente: Espasa, Wiki

Torre de Newport de Terranova


Esta torre de Newport anteriormente se creía que era el parque Turo, en Rhode Island, existe una construcción que era un enigma para los americanos, divididos en dos grupos : para unos fuel el primer molino de viento de los colonos que desembarcaron en aquella región en el siglo XV (11); para otros fue una iglesia vikinga de los siglos XII o XIII y de allí una abundante literatura sobre aquella “torre” de Newport y variadas controversias que duran hace más de un siglo. Creemos haber aportado la solución a este enigma y así es como en la revista Plañote, no 8 (1963), luego en el Meilleur de Plañote (1966) una página doble coloca frente a la “Torre” de Newport y la foto de una iglesia bretona de construcción similar. Se hizo una investigación de este suceso para demostrar la afirmación, frente a una prueba arqueológica de la presencia bretona en los Estados Unidos, en la región de la “Albania”, de la “Vinlandia” de los vikingos, antes del período “colonial”, antes de la llegada masiva de los europeos en los siglos XVI y XVIII.

También se creía que la torre era un molino de viento, la “Torre” no han sido confundidos durante algunos años fue porque una cuestión de comodidad económica. Compartimos aquí la opinión de Pohl quien ha constatado que esa “Torre” no es exactamente redonda. Es claramente ovalada con una diferencia aproximada de medio metro entre los dos ejes, por un diámetro medio de 5,1 en el medio del espesor de las paredes. Pero cuando se trata de construir con forma redonda, los albañiles saben perfectamente cómo hacer una base de banda de rodamiento con, a lo sumo, algunos centímetros de diferencia con respecto al círculo perfecto.

Fue necesario instalar una banda de rodamiento circular para que la parte superior del molino pudiera orientarse en función del viento; banda de madera, colocada sobre una mampostería que de ningún modo estaba hecha como para recibirla, lo cual explica que esta construcción totalmente de madera, difícil de ajustar con precisión, no haya podido resistir a una fuente tempestad. El molino no ha sido más que una superestructura muy provisoria.

Además, quien ha visto alguna vez un molino construido sobre ocho columnas?, y no podemos hacer otra cosa más que interrogarnos sobre las rozones que han podido llevar a pensar que aquella construcción había sido hecha como molino. Sólo fue y estamos convencidos de ello, una solución provisoria, rápida ejecutada en ese lugar por tratarse del sitio más favorable: la “torre” se encuentra sólo a dos metros del punto más elevado de la meseta que domina la bahía. Los escritos del siglo XVII sólo indican que esta “torre” existía desde antes del siglo XVIII sólo indican que esta “torre” existía desde antes y que se ha querido utilizar.

Estudios realizados constatan que la “torre” data de la época en que los vikingos se asentaron temporalmente en el continente Americano. Esta “torre” según fue edificada entre los años 1000 y 1500. Ponen de relieve las semejanzas existentes entre dicha torre y ciertas construcciones medievales suecas y europeas.

Con todo esto parece que Colon no fué el primero en llegar a America, todo esto coincide en que los relatos de los indígenas describen a los primero colonizadores como hombres altos y rubios algo que no corresponde con el perfil español de la época.

En este enlace podemos ver mas información: Link

El Calentamiento Global y sus Efectos sobre los Inviernos en Europa


El durísimo invierno que asola Europa Central es el resultado de las alteraciones de los procesos meteorológicos sobre el Atlántico, provocadas por la reducción de la superficie del hielo ártico, según reveló una investigación publicada por la revista Tellus A.

El Apocalipsis Valenciennes – El Origen de la Imaginería Apocalíptica Europea


Desde los comienzos de la era cristiana y durante la Edad Media, el texto del Apocalipsis inspiró y potenció la imaginación de los artistas, debido a la riqueza de sus visiones proféticas y al poder de sus símbolos.

San Juan

El Apocalipsis de Valenciennes incluye los primeros restos de ciclos completos de ilustraciones bíblicas.

El Tetramorfo

Las páginas de este Apocalipsis están enriquecidas con 39 miniaturas de colores acentuados, siempre colocadas junto al texto. Cada miniatura está enmarcada o entrelazada con elementos geométricos así como con breves fragmentos de texto que permiten al lector sumergirse en el drama de la narración y meditar sobre ella. El manuscrito se abre con un retrato de Juan en el que el evangelista exige imperiosamente la atención del  lector con la mirada y con la mano derecha sobre el corazón, mientras que en su boca parece que resuenan las primeras palabras del texto.

Jinetes del Apocalipsis.

Las ilustraciones del Apocalipsis de Valenciennes  derivan de un ciclo de imágenes que fueron llevadas desde Roma al monasterio de Wearmouth-Jarrow por el abad Benito Bischoff en  un viaje que realizó en el año 676.

Los Jinetes del Apocalipsis.

Si bien “Otoltus” es el nombre del escriba del Apocalipsis de Valenciennes, no se conoce con exactitud  su lugar de origen. Sus ilustraciones se pueden comparar estilísticamente con las miniaturas de un códice contemporáneo de los Evangelios, procedente de Renania Central, y también con las ilustraciones de un manuscrito del “Carmen Paschale” de Sedulius, originario de Flandes.  Esto hace que el lugar de origen del Apocalipsis de Valenciennes sea motivo de controversia entre los especialistas.

Los ancianos.

Esta controversia adquiere en España un significado especial, ya que el Apocalipsis de Valenciennes es, sin  ningún género de dudas, la cuna de las miniaturas de los Beatos de Liébana. Los especialistas en la materia coinciden al afirmar que esta obra es el origen de la imagen apocalíptica europea, y más concretamente de la Península Ibérica.

La mujer vestida de sol y el dragón de las siete cabezas

Con posterioridad a la elaboración en el siglo IX de las miniaturas de este códice se incorporó en los folios 1-3 la historia del arca de Oviedo y de las reliquias que contenía, enumerando los lugares por las que pasó el arca: Jerusalén, Africa, Cartagena, Toledo y Asturias. Este texto data del siglo XI, y la relación de las reliquias que enumera es la versión oficial que la catedral de Oviedo da a los peregrinos.

Babilonia sentada sobre el dragón.

La importancia del Apocalipsis de Valenciennes radica en que demuestra que tanto la historia como la tradición de las reliquias son anteriores a Pelayo, si bien el relato posterior que realiza Pelayo queda avalado por el texto de este códice.

El ángel del señor ata al diablo y a la serpiente

Fuente:  http://www.orbismedievalis.com

1565 – Batalla de Talikota


Batalla de Talikota (Kannada: ತಾಳಿಕೋಟೆ o Tellikota) (26 de enero de 1565) es la denominación historiográfica de la batalla decisiva entre el imperio Vijayanagara y los sultanatos del Decán, con la victoria completa de éstos.

Talikota está situada al norte del actual estado indio de Karnataka, a unos 80 km al sudeste de la ciudad de Bijapur.

El Malik-i-Maidan (“señor del campo de batalla”), uno de los cañones de bronce más grandes del mundo, que actualmente se conserva en Bijapur.1 Fue fabricado en 1549 para el sultán Nizam Shahis (la dinastía de sultanes de Ahmednagar) por un artillero otomano. De su intervención en Talikota se recoge que causó un extraordinario efecto, y que disparaba metralla hecha con monedas de cobre.

Preludio

El trono de Vijayanagara, a la muerte de Achyuta Deva Raya, había pasado a manos de Aliya Rama Raya o Ramarâya, quien interfirió en los asuntos internos de los sultanatos musulmanes vecinos. Aunque esta táctica parecía estar logrando sus propósitos inicialmente, demostró ser contraproducente, al provocar la unión de las fuerzas de los sultanatos para la destrucción del reino hindú. Algunas familias gobernantes de los sultanatos concertaron alianzas matrimoniales, resolvendo sus conflictos internos, ante la convicción de que el imperio Vijayanagara se había convertido en el enemigo común a combatir. Además, también se les sumaron algunos pequeños reinos hindúes que guardaban rencor al imperio por confrontaciones anteriores.

La batalla

El 26 de enero de 1565 los ejércitos de los sultanatos del Decán (Ahmednagar, Berar, Bidar, Bijapur y Golconda), que habían formado una gran alianza, se encontaron con el ejército de Vijayanagara en Talikota, entre dos poblaciones llamadas Rakkasa y Tangadi, a las orillas del río Krishna. En total las fuerzas de los sultanatos sumaban un total de 80.000 soldados de infantería y 30.000 de caballeria. Las fuerzas del ejército de Vijayanagara sumaban 140.000 solados de infantería y 10.000 de caballería, más un gran número de elefantes de guerra. El factor desequilibrante fue la utilización de la artillería por parte de los sultanatos. No era la primera vez que se utilizaba artillería en la India, pues ya se había utilizado en la Batalla de Panipat (1526).

La batalla, que se sabía decisiva, fue combatida ferozmente. En un primer momento los invasores cañonearon la primera línea de Vijayanagara, infligiendo grandes daños. Acto seguido se lanzó un masivo ataque frontal. En poco tiempo se concluyó con una victoria completa para los sultanatos. El Rajah de Vijayanagara fue capturado y decapitado, exhibiéndose su cabeza como trofeo. Vijayanagara, la capital, fue tomada y saqueada inmediatamente.

Causas

Los historiadores han debatido con vehemencia las causas de la derrota de Vijayanagara. Entre las fuentes disponibles para la reconstrucción de los hechos, además del análisis epigráfico, se cuenta con testimonios de viajeros occidentales presentes en la región. Se ha sugerido que una de las causas fue su menor fuerza de caballería y que ésta dependía de los comandantes montados en los elefantes, haciéndolos más lentos en el campo de batalla, mientras que la del sultanato, además de ser más numerosa, era mucho más rápida, y en sus sectores clave, compuesta de caballos persas. En cuanto a las armas de la infantería, también había ventajas para los sultanatos, que contaban con ballestas de metal frente a los arcos de bambú de sus oponentes, menos eficaces en precisión y distancia, y con lanzas largas de 15 pies (4,6 m) frente a las lanzas y dardos de 7 pies (2,1 m) de los Vijayanagra.

Más allá de los aspectos técnicos, la principal causa de la derrota fue quizá la traición de los dos principales comandantes musulmanes de Vijayanagara, los hermanos Gilani, que tenían bajo su mando a miles de soldados y que en el momento clave de la batalla se retiraron del campo. Los Gilani habían desertado del ejército del sultanato de Bijapur antes de ser contratados por Aliya Rama Raya.

Consecuencias

La batalla puso fin de hecho al gran reino hindú, con el declive inexorable del último gran imperio de la India meridional. El ejército victorioso saqueó las grandes ciudades, indendiándolas y matando a sus habitantes. La ciudad de Vijayanagara fue arrasada hasta los cimientos y no se reconstruyó (actualmente en el lugar se encuentra la pequeña localidad de Hampi -de unos dos mil habitantes-, y el conjunto monumental que conserva ha sido declarado patrimonio de la humanidad). El hermano de Rama Raya, Tirumala Deva Raya, que había sido el segundo al mando durante la batalla, logró huir con la familia real y el tesoro, reestableciendo un territorio bajo control Vijayanagra en Penukonda (actual estado de Andhra Pradesh).

1641 – Batalla de Montjuic


La batalla de Montjuic tuvo lugar el 26 de enero de 1641, seis meses más tarde del alzamiento campesino conocido como Corpus de Sangre el (7 de junio de 1640), contra los soldados de los Habsburgo alojados en Cataluña . La batalla inició la Guerra de los Segadores, que duró diecinueve años.

Tras la proclamación de la República catalana por Pau Claris el 17 de enero de 1641, y a causa del acercamiento de las tropas de Felipe IV a Cataluña, para retomar el poder, Pau Claris decide nombrar el 23 de enero de 1641 al rey de Francia, Luis XIII de Borbón, nuevo Conde de Barcelona (Luis I, 1641-1643), con lo que Cataluña pasa a estar bajo la completa autoridad del monarca francés, que ve en ello una opción única para prosperar en su lucha contra los Habsburgo (Felipe IV).

Las tropas imperiales atacaron Barcelona con una primera embestida contra la montaña de Montjuic, pero la milicia gremial de la ciudad junto con los contingentes franceses, formados éstos por los regimientos Enghien, Espenan y Serignan más otros 1.000 jinetes que regresaban de Tarragona, consiguieron repeler el ataque. Los franco-catalanes pasaron a la ofensiva y los tercios comenzaron la retirada. Con ello, este territorio entra también en la Guerra de los Treinta Años. Cataluña seguirá hasta 1652, fecha de la finalización de la contienda en este territorio, bajo la Corona Francesa de Luis XIV, Conde de Barcelona con el nombre de Luis II (1643-1652), aunque bajo la Regencia del Cardenal Mazarino, pues el monarca contaba con 5 años de edad.

La Batalla de Montjuic de 1641, por Pandolfo Reschi.

 

Antecedentes

Durante la primavera de 1640, Francesc de Tamarit fue encarcelado, acusado de no facilitar las levas y los alojamientos. Los campesinos rebelados entraron en Barcelona el 22 de mayo y le pusieron en libertad. El 7 de junio del mismo año, durante la sublevación de Cataluña, grupos de segadores entraron de nuevo en la ciudad y el virrey de Cataluña, Dalmau III de Queralt, fue asesinado.

En septiembre, el ejército de Felipe IV, formado por 22.000 infantes y 3.500 caballos y comandado por el Marqués de los Vélez, ocupó Tortosa. En diciembre, después de la batalla de Cambrils, Fajardo avanzó hacia Barcelona. Luego de que Roger de Bossost, el barón de Espenan, rindiese la ciudad de Tarragona y pactase la retirada de las tropas francesas (1.200 infantes y 800 caballos), los catalanes fueron derrotados por las tropas reales en Martorell, encontrándose éstas a las puertas de Barcelona.

Orden de batalla

El ejército enviado por Felipe IV había salido a campaña con 23.000 hombres, 3.100 caballos y 24 piezas con 250 artilleros (Melo IV, 20):

Vanguardia al mando de Torrecusa con: un batallón de caballería (Duque de San Jorge) con 500 caballos, 3 regimientos de infantería (Guardias Reales o Conde-Duque de Olivares) (Coronel Fernando de Ribera), De los Vélez (Coronel Gonzalo Fajardo), el del Maestre de Campo Martín de los Arcos (español), Conde de Oropesa, 2 Tercios españoles (Castilla, Provincia de Guipúzcoa) y el Tercio Irlandés de Tyrconnel (nombrado Tyron o Tirol en las crónicas españolas o catalanas).

Batalla al mando del marqués de los Vélez: 100 caballeros al mando del capitán de lanzas españolas Alonso Gaytan como escolta del Marqués, Un Trozo de caballería al mando de D. Álvaro de Quiñones con caballería de las Órdenes (600 hombres) y otro al mando del comisario general de caballería ligera Filangieri, 1 Tercio Viejo (Pedro de La Saca), los regimientos de infantería del Duque de Medinaceli (Teniente Coronel Martín de Azlor), Duque de Infantado (Tte. Coronel Iñigo de Mendoza), Gran Prior de Castilla (Tte. Coronel Diego Guardiola), Marqués de Morata (Tte. Coronel Luis Gerónimo de Contreras), Duque de Pastrana (Tte. Coronel Pedro de Cañaveral) y de Sesa), y dos Tercios españoles comandados por D. Alonso de Calatayud y D. Diego de Toledo.

Retaguardia con las 24 piezas de artillería, el hospital y el bagaje: Un tercio de los Presidios de Portugal (Maestre de Campo Tomas Mesia de Acevedo), un Tercio Viejo de Fernando de Tejada, un Tercio Valón (Maestre de Campo De Isinguien), un Tercio portugués (Maestre de Campo Simón Mascarenhas) y algunas compañías sueltas italianas. 500 caballos de las Órdenes al mando de Rodrigo de Herrera, Comisario General, y algunas compañías sueltas a los lados del bagaje.

Guarnecían Montjuic 9 compañías de milicianos, parte del Tercio de Santa Eulalia, el capitán Cabañas con 200 miqueletes y 300 soldados viejos franceses (Melo V, 79 o 14 compañías según Parets) con 8 pedreros de bronce para tirar balas de mosquetería (Parets, MHE nº22, Cap. 90 p.53).

Durante la batalla acudieron a Montjuic toda la caballería de Barcelona (600 o 900 caballos, entre ellos la compañía de Borell) y 2000 peones. (Diario de las Guerras de Cataluña en MHE nº22 p. 352)

La caballería francesa, dirigida por Henri Robert de Serignan, se desplegó en la llanura para atacar las posiciones españolas. Aubigny se situó en la montaña de Montjuic con franceses y catalanes, mientras Miquel Torrelles dirigiría la Coronelía de Barcelona y el resto de las fuerzas catalanas para defender la ciudad. En la ermita de Santa Madrona se encontraron las tropas de Gallert y Valencia.

Pedro Fajardo optó por atacar Barcelona rápidamente para evitar los posibles refuerzos que pudieran llegar desde el interior, atacando por Montjuïc, donde el ejército se habría de apostar y abastecerse por mar. Con esto evitaba los peligros que le podían aguardar en la sierra de Collserola, donde podría ser el blanco de los guerrilleros, y por tanto constituir un segundo frente, y eludir un ataque directo dirigido por el duque de San Giorgio contra el portal de Sant Antoni con el grueso de la caballería y la artillería y una parte de la infantería.

La batalla

El asalto a Montjuic partió de tres puntos: los tercios de Mascarenhas y el irlandés de Tyconnel (Bartolomé Berto, conde de Tyconnel) desde el Llobregat; los tercios de Diego de Cárdenas Lusón desde Sants y, finalmente, desde la Cruz Cubierta, los dos tercios mandados por el marqués de Mortara. Este último se dirigió a la ermita de Santa Madrona para cortar el camino entre la ciudad y Montjuic, donde se retiraron los catalanes para instalarse en el camino atrincherado de Montjuic para proteger las municiones y los refuerzos.

El resto del ejército con la caballería de las Órdenes se quedó al pie de la montaña (Marimón).

Cuando las primeras tropas reales llegaron a la cima de la montaña, muchos catalanes huyeron excepto una compañía que hizo frente al ataque, diezmando a los atacantes y eliminando a los oficiales.

Defendían Montjuic tan sólo unos 600 infantes además de la caballería según la Crónica, bastantes más según Melo.

Henri Robert de Serignan enfrentó con la caballería (algo menos de 500 soldados que formaban parte de las compañías de José d’Ardena i Sabastida, José Galceran de Pinós y de Perapertusa, el capitán Borell; catalanas, de Emmanuel d’Aux mixta y las francesas de los Messieurs de Fonteralles, Bridoire, Guidane, Chevallier de Sage, de Halle) a los atacantes en la muralla para flanquearlos por la Cruz Cubierta. Este ataque fue respondido por una carga de la caballería realista, que provocó la retirada catalana al interior de la fortificación, pero con el coste de quedarse sin munición, de manera que quedaron al alcance del fuego proveniente de las murallas y, a continuación, fueron cargados por los coraceros franceses.

A las tres de la tarde, los españoles intentaron un nuevo ataque en masa, pero la falta de escalas para subir a las murallas y el fuego catalán provocaron su retirada hasta Sants.

Las bajas españolas no se conocen con exactitud, puesto que varían según la fuente: más de 300 muertos y otros tantos heridos (Marimón) o más de 1.500 infantes muertos y de caballería incontables según la Crònica Exemplaria. Los franco-catalanes capturaron 11 (Melo V, 153) o 13 banderas (Crònica) de las 19 que perdió el ejército. En cuanto a las bajas catalanas fueron 32 muertos; 10 o 12 de ellos de la compañía de la Coronela de los «Esteves» (Compañía de los basters, llauners, armers y courers) y otros tantos infantes heridos y 10 muertos y 12 heridos en la caballería (Crònica).

Consecuencias

A la mañana siguiente, el ejército real abandonó Sants y huyó hacia Martorell, abandonando las piezas de artillería, para luego marchar hasta Tarragona. Al cabo de 7 días el ejército llegó a Tarragona con 16.000 hombres y 2.500 caballos, después la mitad de la gente desertó .

Pau Claris murió un mes después de la batalla, y las nuevas autoridades no pudieron parar los excesos de los lugartenientes franceses. La inevitable intervención francesa convirtió a Cataluña en un frente más de la guerra de los Treinta Años, que enfrentó a la monarquía española de los Habsburgo y a la monarquía francesa por la lucha de la hegemonía en Europa.

Batalla de Montjuic
Guerra de los Segadores
Fecha 26 de enero de 1641
Lugar Barcelona
Coordenadas 41°22′02″N 2°09′32″E (mapa)
Resultado Victoria catalano-francesa
Beligerantes
Bandera de Francia Reino de Francia
Flag of Catalonia.svg Principado de Cataluña
Banner of Arms of Spanish Habsburgs.png Imperio español
Comandantes
Francesc de Tamarit
Philippe de La Motte Houdancourt
Jean Armand de Maillé-Brézé
Pedro Fajardo y Pimentel
Fuerzas en combate
6.000 23.000
Bajas
32 1.500

Construcción de las Líneas Nazca – Los Petroglifos de Perú


Nazca es sinónimo de monumentales conjuntos de líneas y figuras zoomorfas y geométricas que se encuentran en las pampas de Ingenio, en Perú, ligadas al desarrollo de la Cultura Nazca. El extraordinario conjunto cubre una superficie de 520 km2 compuesto de centenares de líneas rectas, enormes diseños geométricos y gigantescos animales: una araña de 45 metros de longitud, varias aves que oscilan entre los 25 y los 275 metros, un mono, una ballena, una serpiente, una llama y un lagarto de 180 metros. Son tan enormes que sólo la fotografía aérea puede captarlas en toda su magnitud, lo que explica que hayan pasado prácticamente desapercibidas durante siglos.

El desierto de Nazca es uno de los lugares más secos del mundo, la tierra es tan seca que una huella permanece en ella durante años, lo que puede explicar la permanencia de estos símbolos grabados de forma superficial sobre la tierra.

Al parecer los dibujos se realizaron en dos etapas diferentes, la primera se corresponde con el trazado de los animales y plantas, y la segunda, con el trazado de las líneas y dibujos geométricos. Se han datado en un período de mil años comprendido entre el 500 a.C. y el 500 de nuestra era, obra de los indios nazca, antecesores de los incas y que se dedicaban fundamentalmente a la agricultura.

Los investigadores no logran ponerse de acuerdo acerca de la función que debieron de tener estos diseños: ¿calendario agrícola o astronómico?, ¿posibles ceques o caminos ceremoniales?. María Reiche piensa que el conjunto es un calendario astronómico, coincidiendo así con la opinión de Paul Kosok, quien observó que una de las líneas rectas terminaba justo donde se oculta el sol, y sostuvo la relación de las líneas con los solsticios y con las diversas posiciones del sol y la luna. Estas teorías no coinciden con lo expuesto por Gerald Hawkins, que realizó una serie de minuciosos estudios en 1968. Mejía Xesspe, por su parte, plantea que podrían tratarse de caminos ceremoniales, con figuras hechas con fines rituales, relacionados fundamentalmente con la fertilidad y el agua. Helaine Silverman opina que podrían ser ceques rituales que delimitan espacios sagrados, campos barridos con fines totalmente ceremoniales. Finalmente, Hans Horkheimer ha propuesto que cada línea era propiedad de un grupo de individuos con lazo de parentesco que se encargaban de su mantenimiento, en estos lugares, las mencionadas familias rendirían culto a sus antepasados. Las figuras geométricas corresponderían a comunidades enteras, cuyos elementos totémicos serían los animales representados.

La técnica de construcción de estos impresionantes dibujos es también un misterio, ya que la rectitud de las líneas es tan exacta que difícilmente se pudo hacer con métodos convencionales, algunas hipótesis hablan de que los nazca eran capaces de elevarse en algún tipo de globo, y que de esta forma supervisaron el trazado de los dibujos; esta hipótesis estaría en relación con el gran tamaño de las figuras, que hacen pensar que serían vistas desde el aire en algunas ocasiones. La teoría del vuelo de los nazca está apoyada además en las interpretaciones sobre algunos de los dibujos de esta sorprendente cultura, en ellos aparecen imágenes semejantes a globos y cometas. El hecho de que en las tumbas nazca se hayan encontrado telas de una textura más fina que la de los actuales paracaídas y que son más impermeables que éstos, da más motivos a los defensores de esta teoría. En 1975 un grupo de científicos construyó un globo con materiales que presumiblemente podían estar al alcance de este pueblo y, ciñéndose a técnicas primitivas, este globo logró mantenerse en el aire a 350 metros de altura y voló a lo largo de 5 km.

Evidentemente, no todas las figuras fueron hechas al mismo tiempo, ya que hay superposición de algunas de ellas. Las técnicas constructivas de las líneas y figuras, en una zona donde jamás llueve, son bien simples. La superficie de la pampa está cubierta por una capa delgada de 15 a 20 cm de material de tipo aluvial, fácilmente oxidable, que debajo tiene un estrato de entre 40 y 50 cm. Para realizar los diseños, se retiraba por surcos la primera superficie, dejando en exposición la capa blanca inferior. También existe una técnica consistente en formar toda la figura con la superficie blanca.

Fuente: National Geographic

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

El Gran Agujero Azul, Belize


El Gran Agujero Azul es un gran sumidero o “agujero azul” de la costa de Belice. Se encuentra cerca del centro del arrecife Lighthouse, un pequeño atolón ubicado a 100 kilómetros de la costa continental y la Ciudad de Belice. El agujero es de forma circular, y cuenta con más de 300 metros de ancho y 123 metros de profundidad. Se formó como un sistema de cuevas de piedra caliza durante el último período glacial, cuando los niveles del mar eran mucho más bajos. Como el mar comenzó a subir de nuevo, las cuevas se inundaron, y el techo se derrumbó. Se cree que es el fenómeno más grande del mundo en su género. El Gran Agujero Azul es parte del Sistema de Reservas de la Barrera del Arrecife de Belice, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Este sitio fue hecho famoso por Jacques-Yves Cousteau, quien declaró este lugar como uno de los diez mejores sitios de buceo en el mundo. En 1971, Jacques trajo su barco, el Calypso, al agujero para trazar sus profundidades. Las investigaciones de esta expedición confirmaron el origen del agujero como típicas formaciones de piedra caliza cárstica, constituidas antes de la elevación del nivel del mar en al menos cuatro etapas, dejando salientes con profundidades de 21, 49 y 91 metros. Las estalactitas fueron recuperadas de cuevas sumergidas, confirmando su formación previa sobre el nivel del mar. Algunas de estas estalactitas se encuentran fuera de la vertical de 10 ° -13 °, en una orientación coherente, lo que indica que también ha habido algún movimiento geológico y una inclinación de la plataforma subyacente, seguido por un largo período en el plano actual.

Este es un lugar popular entre los buzos recreativos, que son atraídos por la oportunidad de bucear en aguas cristalinas y encontrarse con varias especies de peces, que incluyen los meros gigantes, podemos encontrar varias especies de tiburones como los nodriza, el tiburón de arrecife del Caribe y el tiburón de punta negra. Otras especies de tiburones, como el tiburón toro y tiburón cabeza de martillo, se han reportado allí, pero los avistamientos no son frecuentes. Por lo general, los viajes de buceo al gran agujero azul son excursiones de un día completo, que incluye sumergirse en el agujero azul y otras dos zambullidas en los arrecifes cercanos. Cuevas de formación similar, como la del gran agujero azul, son bien conocidas en las costas de Belice, y en la península de Yucatán, donde se conocen como “cenotes”.

 

722 – Batalla de Covadonga


La batalla de Covadonga tuvo lugar en 722 en Covadonga ( España ), un paraje próximo a Cangas de Onís ( Asturias ), entre el ejército de Don Pelayo y tropas musulmanas, que resultaron derrotadas. Esta acción bélica se considera como el arranque de la Reconquista .

Gobernaba el norte peninsular desde Gijón un bereber llamado Munuza , cuya autoridad fue desafiada por los dirigentes astures que, reunidos en Cangas de Onís en 718 bajo el liderazgo de Pelayo, tomaron la decisión de rebelarse negándose a pagar impuestos exigidos, el jaray y el yizia . Tras algunas acciones de castigo a cargo de tropas árabes locales, Munuza solicitó la intervención de refuerzos desde Córdoba . Aunque se restó importancia a lo que estaba sucediendo en el extremo ibérico, el valí Ambasa envió al mando de Al Qama un cuerpo expedicionario sarraceno que probablemente en ningún caso alcanzaría la cifra de 180.000 hombres dada por las crónicas cristianas.

En cuanto a las fuerzas de Pelayo, la historiografía reciente las cuantifica en poco más de 300 combatientes. Con ellas esperó a los musulmanes en un lugar estratégico, como el angosto valle de Cangas de los Picos de Europa cuyo fondo cierra el monte Auseva , donde un atacante ordenado no dispone de espacio para maniobrar y pierde la eficacia que el número y la organización podrían otorgarle. Allí, en 722, se produjo el enfrentamiento, cuya dimensión se desconoce y que pudo tratarse de una batalla o una simple escaramuza. La cuestión es que las tropas sarracenas fueron diezmadas, obligando a Munuza a escapar de Gijón, donde se hallaba en ese momento. No logró huir el gobernador musulmán dado que él y sus tropas encontraron la muerte. Un centenar de hombres comandados por Pelayo habían ocupado la célebre cueva de Covadonga, atacando desde allí a las desconcertadas tropas moras. Al Qama halló la muerte en este lance, mientras que sus fuerzas sufrieron grandes pérdidas en su desordenada huida, al caer sobre ellos una ladera debido a un desprendimiento de tierras, probablemente provocado, cerca de Cosgaya en Cantabria .

Esta victoria permitió que el reino no volviese a ser atacado por fuerzas musulmanas. La batalla de Covadonga supuso la primera victoria de un contingente rebelde contra la dominación musulmana en la Península Ibérica . Tuvo una amplia difusión en la historiografía posterior como detonante del establecimiento de una insurrección organizada que desembocaría en la fundación, en primera instancia, del reino independiente de Asturias , y de otros reinos cristianos que en última instancia culminaría con la formación del Reino de España .

Visión musulmana de la batalla

Según las crónicas árabes de la época:

Dice Isa Ibn Ahmand al-Raqi que en tiempos de Anbasa Ibn Suhaim al-Qalbi, se levantó en tierras de Galicia un asno salvaje llamado Belay [Pelayo]. Desde entonces empezaron los cristianos en al-Ándalus a defender contra los musulmanes las tierras que aún quedaban en su poder, lo que no habían esperado lograr. Los islamistas, luchando contra los politeístas y forzándoles a emigrar, se habían apoderado de su país hasta que llegara Ariyula, de la tierra de los francos, y habían conquistado Pamplona en Galicia y no había quedado sino la roca donde se refugia el rey llamado Pelayo con trescientos hombres. Los soldados no cesaron de atacarle hasta que sus soldados murieron de hambre y no quedaron en su compañía sino treinta hombres y diez mujeres. Y no tenían que comer sino la miel que tomaban de la dejada por las abejas en las hendiduras de la roca. La situación de los musulmanes llegó a ser penosa, y al cabo los despreciaron diciendo «Treinta asnos salvajes, ¿qué daño pueden hacernos?». En el año 133 murió Pelayo y reinó su hijo Fáfila. El reino de Belay duró diecinueve años, y el de su hijo, dos.
Crónica de Al-Maqqari

Visión cristiana de la batalla

Según las crónicas de Alfonso III . Crónica de Albelda datada en el 881:

Alqama entró en Asturias con 187.000 hombres. Pelayo estaba con sus compañeros en el monte Auseva y que el ejército de Alkama llegó hasta él y alzó innumerables tiendas frente a la entrada de una cueva. El obispo Oppas subió a un montículo situado frente a la cueva y habló así a Rodrigo: «Pelayo, Pelayo, ¿dónde estás?». El interpelado se asomó a una ventana y respondió: «Aquí estoy». El obispo dijo entonces: «Juzgo, hermano e hijo, que no se te oculta cómo hace poco se hallaba toda España unida bajo el gobierno de los godos y brillaba más que los otros países por su doctrina y ciencia, y que, sin embargo, reunido todo el ejército de los godos, no pudo sostener el ímpetu de los ismaelitas, ¿podrás tú defenderte en la cima de este monte? Me parece difícil. Escucha mi consejo: vuelve a tu acuerdo, gozarás de muchos bienes y disfrutarás de la amistad de los caldeos». Pelayo respondió entonces: «¿No leíste en las Sagradas Escrituras que la iglesia del Señor llegará a ser como el grano de la mostaza y de nuevo crecerá por la misericordia de Dios?». El obispo contestó: «Verdaderamente, así está escrito». […] Tenemos por abogado cerca del Padre a Nuestro Señor Jesucristo, que puede librarnos de estos paganos […]. Alqama mandó entonces comenzar el combate, y los soldados tomaron las armas. Se levantaron los fundíbulos, se prepararon las hondas, brillaron las espadas, se encresparon las lanzas e incesantemente se lanzaron saetas. Pero al punto se mostraron las magnificencias del Señor: las piedras que salían de los fundíbulos y llegaban a la casa de la Virgen Santa María, que estaba dentro de la cueva, se volvían contra los que las disparaban y mataban a los caldeos. Y como a Dios no le hacen falta lanzas, sino que da la palma de la victoria a quien quiere, los caldeos emprendieron la fuga…
Crónica de Abelda

Batalla de Covadonga

Parte de Invasión musulmana de la Península Ibérica

Fecha

primavera-verano 722

Lugar

Covadonga , Cangas de Onís , Asturias , España

Resultado

Decisiva victoria asturiana

Beligerantes

Don Pelayo y tropas astures

Tropas de Munuza , gobernador de la región bajo el Imperio Omeya

Comandantes

Don Pelayo

Al Qama

Fuerzas en combate

300 soldados

Desconocidas (se calcula que entre 800 y 1.400 hombres.

Según la Crónica de Albelda 187.000 hombres)

Bajas

Desconocidas (según los escritos sólo sobrevivieron 10 hombres y Don Pelayo)

Desconocidas (se estiman unas 600, incluido el propio Alqama)