Abren la Casa de la Moneda de París, la ‘caja fuerte’ más antigua del mundo


El Mundo

La fábrica de monedas más antigua del mundo, y aún en funcionamiento, es la Monnaie de París. Lleva en pie desde el año 864, cuando fue fundada por Carlos II de Francia por el edicto de Pistres. Tuvo su primera sede en la Isla de la Cité, una de las tres islas que se encuentran en el río Sena a su paso por París, donde permaneció durante cuatro siglos. Posteriormente, encontró albergo en la orilla derecha del Sena, junto al Louvre, donde se asentó siete siglos. Hasta que en 1775 recaló finalmente en la rive gauche, en la orilla izquierda del río, concretamente en el número 11 del Quai de Conti, en pleno barrio de Saint-Germain-des-Prés.

El caso es que la Monnaie, por razones evidentes, ha sido durante sus más de 1.153 años de vida una enorme caja fuerte, una fortaleza blindada, un lugar cerrado a cal y canto por motivos de seguridad. Pero ahora ese recinto increíble de 10.000 metros cuadrados situado en pleno corazón de París y que alberga en su interior un tesoro compuesto por unos 170.000 objetos, valorados en miles de millones de euros, abre por fin sus puertas al público como museo.

Las joyas que guarda la Monnaie de París son increíbles. Bajo su custodia no sólo tiene monedas griegas, romanas o medievales. También conserva, por ejemplo, lo que queda del legendario tesoro de Huê, la ciudad que la dinastía imperial vietnamita Nguyen eligió como capital de su reino y donde almacenaba una gigantesca fortuna compuesta por 14.630 kilos de plata y 1.335 kilos de oro. El imperio de los Nguyen se convirtió en protectorado francés en 1884, y ese mismo año París consiguió echarle el guante a ese jugoso botín. La inmensa mayoría del oro y de la plata del tesoro de Huê acabó en la fundición, derretido. Pero alguien tuvo la precaución de guardar un ejemplar de cada una de las exquisitas piezas que lo componían, y que ahora se pueden contemplar en la Monnaie.

También los tesoros del Slot Ter Hooge, un barco de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales que naufragó en 1724 cerca de Portugal cuando regresaba de América a Holanda cargado de oro, están en la Monnaie de París, en una sala a la que se accede por unas puertas que simulan las de una gigantesca caja fuerte. Y esa institución guarda, asimismo, parte del tesoro del número 53 de la rue Mouffetard de París donde, en 1938, al demoler el edificio que allí había, se encontraron detrás de un muro 5.000 monedas de oro junto a un viejo pergamino que decía: “Yo, Louis Nivelle, escudero, consejero y secretario del Rey Luis XIV, dejo mi fortuna a mi hija…”. Parte de ese tesoro fue entregado a los herederos de Louis Nivelle, pero otra parte fue a parar a la ciudad de París como propietaria del inmueble en cuestión.

La Monnaie fue durante siglos una suerte de volcán en pleno centro de París, como lo atestigua la enorme chimenea de 16 metros de altura que había en su interior para fundir los metales y cuyo tiro aún se puede contemplar en lo que hoy es la tienda del museo. En 1973, la inmensa mayoría de monedas pasó a acuñarse en la fábrica de Pessac (en Gironde, cerca de Burdeos), de donde salen unos 1.500 millones de unidades al año, nueve millones al día. Porque la fábrica de la moneda francesa no sólo produce euros. También acuña las divisas de unos 40 países, desde Colombia hasta Tailandia, pasando por Andorra, Ecuador, Luxemburgo, Mauritania, Arabia Saudí…

Pero la Monnaie de París sigue plenamente activa. En ella no sólo se producen piezas de dos euros (algo que el visitante puede contemplar con sus propios ojos), sino que también se realizan medallas honoríficas como las de la Legión de Honor, monedas conmemorativas, estatuas… En total, unos 150 objetos al año confeccionados por diestros artesanos que ahora trabajan de cara al público, encerrados en vitrinas de cristal.

Y no sólo eso. En la casa de la moneda de París hay también laboratorios donde se investiga sobre metales, sobre el modo de hacerlos más resistentes, más brillantes, más maleables. Los descubrimientos que de aquí han salido han sido aplicados a las telecomunicaciones, al campo de la electricidad, de la conductividad o de la medicina. Aquí, por ejemplo, se creó la tecnología que ha permitido que en Bangladesh, un país con una elevada incidencia de infecciones y donde el dinero puede ser un importante foco de contagio de enfermedades, circulen monedas con un tratamiento especial antibacterias.

Todo, absolutamente todo el proceso de fabricación de monedas, y su evolución a lo largo de la historia, se muestra en la Monnaie. Empezando por los metales empleados: cobre, estaño, níquel, plata, hierro, aluminio, cinc, oro o platino, este último muy difícil de trabajar, ya que necesita una temperatura muy alta para fundirse, en torno a 1.700 grados. Y siguiendo con la evolución de las técnicas para grabar monedas: desde los martillos empleados hace siglos hasta máquinas mecánicas, dispositivos de vapor, artilugios eléctricos…

Aquí se narra la historia de las distintas monedas. Como el franco, nacido en 1360 tras la batalla de Poitiers, una de las principales de la guerra de los Cien Años entre Inglaterra y Francia. El rey francés, Juan II, fue capturado por las tropas inglesas, que para liberarlo exigieron a Francia el pago de tres millones de coronas de oro (el doble del Producto Interior Bruto que entonces tenía el país). No había en todo el reino monedas suficientes para pagar aquel rescate bestial, así que lo que se hizo fue acuñar una nueva moneda: el franco.

Y, por si fuera poco, la Monnaie también tiene un programa de exposiciones de arte contemporáneo. La primera lleva por título Women House, ha sido comisariada por Camille Morineau y reúne obras de 40 artistas femeninas de los siglos XX y XXI que analizan en sus trabajos la relación entre género y espacio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s