ABC.es

  • Según un estudio la mayor parte de este elemento se ha creado en el Universo en novas, explosiones de enanas blancas dentro de estrellas dobles

     Concepción artística de un sistema binario similar al que ha producido la nova Sagittarii 2015 N.2 y que ha permitido realizar este estudio - David A. Hardy y PPARC

    Concepción artística de un sistema binario similar al que ha producido la nova Sagittarii 2015 N.2 y que ha permitido realizar este estudio – David A. Hardy y PPARC

Casi todos los elementos químicos que nos rodean se han generado en el espacio. Instantes después del Big Bang la energía liberada se transformó en los elementos químicos más ligeros y abundantes: el hidrógeno y el helio, y pequeñas cantidades de litio y berilio. Las estrellas, y las explosiones de novas y supernovas que se produjeron miles de millones de años después, generaron los elementos químicos más pesados, como el oro, el plomo o el cobre. Con el paso del tiempo, los elementos se fueron reciclando y viajando entre planetas y estrellas, pero aún no se puede reconstruir cómo se originaron todos los elementos químicos.

Por ejemplo, hasta ahora se consideraba que el 25 por ciento del litio de Universo se había generado tras el Big Bang (en la llamada nucleosíntesis primordial) pero se desconocía el origen del litio restante. Pero un grupo de investigadores del Instituto Astrofísico de Andalucía (IAA-CSIC) afirma haber logrado acabar con este misterio. Tal como han concluido en un artículo publicado este jueves en «Monthly Notices of the Royal Astronomical Society», han encontrado evidencias que sugieren que este elemento se formó en novas, explosiones que se producen en enanas blancas.

Llegaron a esta conclusión después de estudiar la nova Sagitario 2015 N.2., un estallido localizado en la constelación del mismo nombre y descubierto por el astrónomo John Seach en marzo de 2015. Allí, los científicos del IAA, dirigidos por el investigador Luca Izzo, detectaron enormes cantidades de berilio-7, un isótopo (átomo de un mismo elemento químico pero con distinto número de neutrones) que decae y se transforma en litio pasados un poco más de 50 días.

Según esta investigación, esto es una prueba de que el litio del Universo podría haberse generado en las novas. Estas ocurren en estrellas binarias (que son muy abundantes en el Universo), o sea, en estrellas formadas por una pareja. Cuando una de ellas es una enana blanca (un estado que se forma cuando una estrella ha consumido la mayor parte de su combustible), puede ocurrir que esta sea capaz de desgarrar la capa de gas de su vecina. A veces, esto hace que la ladrona estalle en una llamara termonuclear que incrementa su brillo hasta en 100.000 veces. Un fenómeno que vuelve a ocurrir pasados unas semanas.

Gracias a un instrumento del «Very Large Telescope» (VLT), del Observatorio Europeo Austral (ESO), los investigadores han podido analizar la luz procedente de la nova para averiguar su composición. durante un total de 24 días.

Así, los científicos pudieron medir por primera vez la evolución del berilio-7 dentro de la nova: «El berilio 7 es un elemento inestable que se degrada en litio en 53.2 días», ha dicho Christina Thöne, investigadora del IAA y participante en el estudio. Lo interesante es que su presencia era muy abundante.

Ya se sabía que este elemento aparecía en las novas, pero esta ha sido la primera vez en que los científicos han visto que este elemento se produce en tan enormes cantidades: «Estamos hablando de una cantidad de litio que es 10 veces mayor a la que hay en el Sol», ha dicho Luca Izzo. «Con estas cantidades, dos novas similares al año serían suficientes para producir todo el litio de la Vía Láctea. Por eso, las novas parecen ser la fuente predominante de litio en el Universo», ha concluido el investigador.