ABC.es

  • La cochera de la empresa de transporte público inaugura su museo con ejemplares de hace más de 60 años
 Autobuses de época guardados en la cochera del Taller Central de la EMT, junto a la Castellana - MAYA BALANYÁ

Autobuses de época guardados en la cochera del Taller Central de la EMT, junto a la Castellana – MAYA BALANYÁ

Hay lugares de Madrid que trasladan a otra época. Que remontan a la infancia a través de elementos que formaron parte de la vida cotidiana. Uno de esos lugares es la cochera de la Empresa Madrileña de Transportes EMT, en la que descansan 28 ejemplares de autobuses urbanos que circularon por las calles de la capital hace 70 años.

Esta semana se inaugura el Museo EMT, que abre sus puertas todos los sábados por la mañana para que, mediante cita previa, cualquiera pueda visitar estas piezas de coleccionista. Además, hasta el 12 de junio, la empresa ofrece visitas guiadas y como colofón de la jornada de estreno, saca sus autobuses al paseo del Prado para exhibirlos allí junto a documentos que reflejan la historia del transporte público de Madrid.

Este museo, ubicado en la nave del antiguo Taller Central de EMT (calle Mauricio Legendre, 38), constituye todo un recorrido de la historia del transporte público desde la posguerra hasta la edad contemporánea. Entre andenes se puede incluso descubrir matices históricos, como la primera referencia de un servicio regular de transporte, registrada en 1947: «Diligencia de los Caravancheles (sic): salen dos veces al día, ocho de la tarde y una de la tarde, calle Toledo».

Interior de uno de los autobuses de exposición en el Museo de la EMT- MAYA BALANYA

Interior de uno de los autobuses de exposición en el Museo de la EMT- MAYA BALANYA

Guillermo Deike, coordinador de este museo, explica algunas de las joyas de la familia, como el Pegaso 6050, «el primer autobús rojo» que llegaba a la capital, en la década de los 70 y con sillones acolchados. Además, Deike revela que algunos de los modelos que allí se exponen fueron trasladados desde Tarragona, Orense, Valladolid o Cullera, ya que «fueron autobuses cedidos por la empresa a estas ciudades que luego se recuperaron». También es posible encontrar el primer autobús articulado, el primero de motor eléctrico y contaminación cero o los más pioneros; de color blanco y azul y de uno y dos pisos. E, incluso, uno de los empleados por los Servicios de Emergencia SAMUR.

Pero no solo este tipo de automóvil recuerda a otros tiempos; una sala adjunta a la cuna de los autobuses recoge elementos únicos de este entorno, como las hojas de ruta y tarifas de algunas líneas de los años 1923, 1936 o 1940.

Carteles que en su día tuvieron su espacio en las antiguas calles madrileñas, muestras de los asientos que han ido sustituyéndose con el paso del tiempo o la recreación de la Secretaría General de la EMT de época, con teléfono de rueda y máquina de escribir, son algunos de los encantos de este espacio lleno de nostalgia y recuerdos sobre ruedas.

Más información sobre la reserva de entradas al Museo y los recorridos por Madrid en la página web de la EMT.

Autobús de dos plantas, modelo «Guy», de 1948 con publicidad de la época- MAYA BALANYA

Autobús de dos plantas, modelo «Guy», de 1948 con publicidad de la época- MAYA BALANYA

 

Anuncios