ABC.es

  • La institución incorpora 41 nuevas piezas singulares de primeras evidencias de vida en el Planeta

oso-cavernario-mncn--620x349

El Museo Nacional de Ciencias Naturales ha incorporado a su ya extensa colección de fósiles 41 piezas singulares procedentes de los fondos de la Fundación Bancaria «la Caixa» sobre las primeras evidencias de la existencia de vida en la Tierra. Entre ellas, un esqueleto de cría de oso cavernario de la que, según la institución, «pocos museos gozan en el mundo». Completan la muestra un mamut lanudo y un estromatolito de Bolivia que se pueden ver en la exposición «Minerales, fósiles y evolución humana».

La muestra incluye además varias representaciones a tamaño natural de cuatro especies de homínidos –«Australopithecus afarensis», «Homo habilis», «Homo erectus» y «Homo neanderthalensis»– confeccionadas por la especialista francesa Élisabeth Daynès. Sin embargo, la pieza más valiosa «es el completo esqueleto fósil de ave primitiva «Confuciusornis sanctus» que procede del Cretácico inferior de China» y está valorada en unos 30.000 euros, a pesar de que «no llama mucho la atención», según sus responsables.

También son piezas destacadas los esqueletos de osos de las cavernas «Ursus spelaeus», encontrados en Rusia; uno de ellos, de un ejemplar adulto y, el otro, de un recién nacido. Ammonites, trilobites, crinoideos y otros invertebrados, así como un primitivo reptil anápsido, «Captorhinus aguti», original de Estados Unidos, completan esta exposición que ha llegado acompañada de treinta nuevas vitrinas para piezas especiales, así como la instalación de luces led que permitirán reducir el consumo eléctrico.

Al acto de presentación acudió el presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Emilio Lora-Tamayo, el director del Área de Investigación y Conocimiento de la Fundación Bancaria «la Caixa», Jordi Portabella, y el director del MNCN, Santiago Merino, quien ha agradecido a la Fundación esta donación, fruto de la alianza entre las dos instituciones.

«A través de la generación y difusión del saber científico se contribuye a un mundo más equilibrado en conocimiento transversal que repercute en un mayor beneficio de las personas y de la sociedad», ha recordado Portabella.

Anuncios