ABC.es

  • Puede verse mirando hacia el Sur-Sureste, muy cerca del planeta Saturno

Marte_Tierra

Al filo de la media noche de hoy lunes,a las 23,35 hora peninsular (22,35 en Canarias), Marte y la Tierra estarán a la menor distancia entre ambos desde hace diez años. A tan sólo 75 millones de kilómetros, o lo que es lo mismo, a media unidad astronómica. Y es que en la inmensidad del espacio, se toma como referencia, desde 2012, la unidad astronómica, equivalente a unos 150 millones de kilómetros, la distancia que nos separa del Sol.

Debido a su proximidad a la Tierra, el Planeta Rojo es visible durante todo el año, y con especial intensidad en este mes de mayo. El pasado día 22 Marte pasó por su oposición al sol, con la Tierra situada entre ambos. Un planeta entra en oposición cuando pasa por una zona del zodiaco opuesta a la que ocupa el Sol en ese momento, algo que solo sucede con los planetas que tienen órbitas exteriores a la nuestra, como Marte, Júpiter y Saturno. Durante su oposición los planetas muestran un brillo mayor por estar más cerca de la Tierra.

Sin embargo, como las órbitas de marciana y terrestre tienen distinta forma y orientación en el espacio, la oposición de Marte se produce con algunos días de diferencia respecto al momento en que más se acerca a la Tierra. Ese momento de máxima cercanía se produce esta noche, cuando se podrá ver al Planeta Rojo mirando hacia el Este-Sureste. Se puede reconocer fácilmente por su color rojizo, aunque en ocasione se producen grandes tormentas de arena en su atmósfera, lo que le da un tono más amarillento.

Marte pasa cerca de nuestro planeta cada 780 días aproximadamente, y durante ese tiempo recorre la banda del Zodiaco en toda su extensión, con un brillo que cambia en intensidad. En este momento, Marte se observa en Escorpio.

A pesar de que los planetas no tienen luz propia reflejan la del sol, pero su lejanía los reduce a meros puntos de luz en el cielo nocturno, difíciles de distinguir. Sin embargo, la quietud de su brillo los diferencia de las estrellas, en las que se observa un claro titilar. Otra característica que permite distinguir a los planetas, es que van desplazándose en el cielo noche tras noche, a diferencia de las estrellas, que están fijas, marcando las distintas constelaciones.

Muy cerca de Marte, se puede distinguir a Saturno, algo más al Este y más bajo sobre el horizonte. Su brillo aparente es menor cuando vemos sus anillos de canto, como ocurrió en 2009, que están muy inclinados respecto a la Tierra, lo que sucederá en 2017. En este mes brilla con magnitud 0,1, y es durante la primavera y la primera mitad del verano cuando tiene una mayor visibilidad.

Formando un triángulo con ambos planetas, se divisa Antares, la estrella más brillante de Escorpio, donde se encuentra ahora Marte. Y muy cerca del Planeta rojo, aunque distinguible si se observa con atención, se encuentra Dschuba, que forma parte de la pinza del “escorpión”.

Marte tiene ahora un brillo relativo próximo al de Sirio (-1,5), de la constelación del Can Mayor, la estrella más brillante de nuestro cielo nocturno. Pero a diferencia de Sirio, que tiene una luz blanca parpadeante, la de Marte, situado más al sur, es anaranjada y no titila.

Anuncios