El Mundo

  • El Catastro de Maderuelo pretendía repartir de los impuestos recaudados en la Corona de Castilla y terminar con la evasión fiscal
  • Maderuelo fue uno de los 357 pueblos que fueron catastrados por el Marqués de la Ensenada
  • ARCHIVOS/ EXPOSICIÓN  Primera declaración de Hacienda de España
Muestra de los documentos que forman parte del Catastro de Maderuelo, expuesto en el Archivo Histórico Provincial de Segovia.

Muestra de los documentos que forman parte del Catastro de Maderuelo, expuesto en el Archivo Histórico Provincial de Segovia.

Impuestos. Evasión. Hacienda. Estas palabras que aparecen día tras día en periódicos, radios y televisiones, por los casos de corrupción y las malas gestiones económicas, también sonaban en el siglo XVIII con frecuencia. De hecho, luchar contra la evasión fiscal era uno de los retos que se establecieron en Castilla y León, sobre todo en Maderuelo, el pueblo de esta provincia en la que se registró la primera declaración de Hacienda de España. El Catastro de Maderuelo, como se conoce este documento, se expone hasta el 12 de febrero en el Archivo Histórico Provincial de Segovia.

Datado a mediados del siglo XVIII y custodiado por la Junta de Castilla y León, la declaración pretendía hacer un reparto más acorde a la realidad de los impuestos recaudados en la Corona de Castilla para así terminar con el numeroso elenco defiguras impositivas y el fraude fiscal existente.

Su estructura se divide en varios libros. El primero llamado las ‘Respuestas Generales’, es uno de los más extensos del documento. En él se encuentran lasencuestas sobre la situación de cada pueblo en la que las autoridades locales explican en 40 preguntas concretas cómo es ese lugar concreto. En el segundo, las ‘Respuestas Particulares’, se incluyen las declaraciones de todos los bienes, vecino a vecino, y el Censo de Ensenada, en el que se establece la relación de todos los cabeza de familia de cada lugar. El Catastro se completa con los memoriales, rectificaciones y correcciones de los datos que pudieran ser erróneos.

Reformar para no olvidar

Maderuelo fue uno de los 357 pueblos catastrados a mediados del siglo XVIII por el Marqués de la Ensenada. Oficiales de Hacienda visitaron cada ciudad y pueblo del país para que todos hicieran su declaración, incluidos los estamentos tradicionalmente exentos de pagar impuestos.

Tras la muerte de Fernando VI, Ensenada fue destituido y su catastro quedó en el olvido, así como su reforma de la Hacienda. Sin embargo, la labor realizada ha convertido al Catastro de Ensenada en una fuente básica para el estudio de la historia de cada rincón de la Corona castellana, según informan fuentes de la Delegación Territorial de la Junta.

Actualmente, todos los libros de Maderuelo se conservan y proceden de la Delegación de Hacienda de Segovia.

Anuncios