Hallan el té más antiguo del mundo en una tumba imperial de hace 2.100 años


ABC.es

  • El hallazgo tuvo lugar en las excavaciones del mausoleo del emperador Jing de la dinastía Han, cerca de la ciudad de Xian

 

te-antiguo-mundo--510x286

Investigadores que estudian una tumba imperial de 2.100 años de antigüedad en el norte de China han descubierto en ella las primeras hojas de té utilizadas como bebida de las que se tiene noticia, informa la agencia oficial Xinhua.

El hallazgo tuvo lugar en las excavaciones del mausoleo del emperador Jing de la dinastía Han (siglos II AC-III DC), cerca de la ciudad de Xian, en el centro-norte del país, en las que los arqueólogos trabajan desde 1998.

Expertos de la Academia China de Ciencias analizaron material orgánico carbonizado que se había encontrado en el recinto funerario y confirmaron que pertenece a hojas de té del género «camellia», un hallazgo del que también se hace eco «Nature».

Hasta ahora, el té más antiguo del que se tenían evidencias físicas pertenecía a la dinastía Song (siglos X-XII de nuestra era), por lo que el descubrimiento adelanta en un milenio la historia arqueológica de esta bebida. Ya se habían encontrado menciones al uso de hojas de té como bebida medicinal en textos de hace más de 2.000 años, aunque hasta ahora no se habían hallado restos que lo corroboraran.

El té se propagó desde la civilización China (y en el vecino Tíbet, donde comenzó a consumirse aproximadamente en las mismas fechas) al resto de Asia a través de la Ruta de la Seda, hasta convertirse hoy en una de las bebidas más populares del mundo, consumida por más de dos tercios de la población mundial.

En clave mitológica, los chinos atribuyen la invención del té al emperador legendario Shennong, que hace 5.000 años creó la agricultura y la medicina tradicional.

 

«Los pedritos», las redondeadas papeleras inspiradas en un alcalde de Madrid


ABC.es

  • Instaladas en 1934 y sustituidas progresivamente, las actuales se encuentran completamente desbordadas de basura

 

 Una de las papeleras instaladas en 1934; a la derecha el alcalde Pedro Rico López - SECRETOSDEMADRID.ES

Una de las papeleras instaladas en 1934; a la derecha el alcalde Pedro Rico López – SECRETOSDEMADRID.ES

Las papeleras de Madrid, ahora abarrotadas e insuficientes por la falta de limpieza en las calles, también esconden una historia, curiosa e irónica. Al contrario que en la actualidad, en 1934 fueron protagonistas tanto por su carácter novedoso como por su fisionomía. En la fecha, cuando fueron instaladas por decenas, los madrileños las recibieron con agrado por ambas características, pero tiraron de sarcasmo para bautizarlas con el apelativo de «pedritos», inspirándose en el entonces alcalde de la capital: el republicano Pedro Rico López.

Rico López, miembro de Acción Republicana, fue el regidor de Madrid en dos etapas de la Segunda República, siendo en la primera cuando instaló esta flota de papeleras (según explica el blog Secretos de Madrid). Concretamente, ocupó el Ayuntamiento entre 1931 y 1934 y, posteriormente, durante menos de un año en 1936.

Analizadas las imágenes que acompañan a este texto, la analogía salta a la vista. El diseño redondeado y chaparro de los cubos, con la parte inferior en forma de semiesfera, apoyados en un cilindro alargado, bastó para que los madrileños encontraran un parecido razonable con el cuerpo y el aspecto del alcalde. No fue con mala intención, o al menos no hay documentos que así lo certifiquen, pero lo cierto es que los «pedritos» forman parte de la crónica popular de Madrid. Que fuera él quien los situó, evidentemente, despempeñó un papel fundamental en la inspiración.