Observado el nacimiento de un exoplaneta por primera vez


El Pais

  • En la constelación de Tauro, a 450 años luz, hay una estrella joven en torno a la que se está formando un nuevo planeta, el primero visto desde la Tierra

1447866716_598854_93199000_fotograma_2

Hace 25 años los humanos no conocíamos ni un solo planeta fuera del Sistema Solar. Actualmente se han detectado ya 1.900, algunos tan similares a la Tierra que podrían albergar agua y, por tanto, vida. Pero todos esos exoplanetas hallados en menos de un cuarto de siglo son adultos. Hoy, un estudio describe las primeras observaciones directas de un planeta que está en su infancia.

El hallazgo se ha hecho en torno a un astro de la constelación de Tauro que está a unos 450 años luz. Es muy parecido al Sol y se llama LkCa 15. Se piensa que la Tierra se formó hace 4.500 millones de años a partir de un disco de polvo y gas creado por el Sol joven. Pero la formación de planetas es un proceso muy desconocido, en parte porque para los telescopios actuales es muy complejo captar la débil luz que emite un planeta naciente comparado con el gran brillo de su astro. Todo esto hace complicado entender cómo la acumulación de simples partículas de polvo y gas pueden acabar formando planetas como el nuestro, sin mencionar gigantes gaseosos como Júpiter, con un diámetro 11 veces mayor.

La formación de planetas es un proceso muy desconocido

En comparación con nuestro Sol, la LkCa 15 es una recién nacida de dos millones de años. En un estudio publicado hoy en Nature astrónomos de EE UU y Australia describen que en el disco planetario que rodea a la estrella hay un espacio vacío y, dentro de él, lo que parecen ser tres planetas. En torno al planeta b, el que más cerca está del astro, los astrónomos han observado hidrógeno a unos 9.700 grados. Los autores del hallazgo creen que tanto el vacío en el disco planetario como las altas temperaturas del gas solo pueden explicarse por el nacimiento de un planeta que está tragando material en su proceso de formación, el primero, resaltan sus autores, que se puede estudiar en directo desde la Tierra.

Los astrónomos han observado la estrella entre 2009 y 2015. Usaron telescopios con óptica adaptativa, dotados de espejos que se deforman para corregir la turbulencia de la atmósfera y captar así detalles de objetos más lejanos. Esta técnica servirá “para descubrir muchos más planetas en formación en el futuro”, opina Zhaohuan Zhu, astrónomo de la Universidad de Princeton (EE UU). A su vez, eso permitirá conocer la distribución de planetas nacientes en el universo observable y explicar mejor cómo un amasijo de partículas y gas puede convertirse, miles de millones de años después, en sistemas planetarios maduros como el nuestro.

La NASA publica la imagen más completa de la Tierra


El Mundo

  • El satélite fue lanzado el pasado mes de febrero y hace unos días alcanzó su órbita

  • Para lograr esta imagen, se tuvieron que integrar tres fotografías distintas

 Imagen de la Tierra tomada desde el satélite DSCOVR. NASA

Imagen de la Tierra tomada desde el satélite DSCOVR. NASA

Una cámara del satélite Observatorio Climático del Espacio Profundo (DSCOVR) ha captado por primera vez la imagen de un lado completamente iluminado de nuestro planeta, tomada a 1.5 millones de kilómetros de distancia.

Dicha fotografía ha sido capturada por la herramienta EPIC (Cámara de Imagen Policromática de la Tierra) que permite la captación de imágenes en diez bandas distintas para estudiar los fenómenos terrestres. Para lograr esta imagen, se tuvieron que integrar tres fotografías distintas.

Los beneficios que se pueden obtener de esta primera imagen de nuestro planeta demuestra lo importante que es la observación desde el espacio”, afirmó uno de los responsables de la administración espacial, Charlie Bolden. Asimismo, el ex astronauta señala que “quiere que todo el mundo tenga la posibilidad, como él, de apreciar y disfrutar la Tierra como un sistema interactivo e integrado”.

Estas vistas de la Tierra así como sus medidas y alertas de los fenómenos meteorológicos causados por el sol, ayudarán a toda persona a controlar los continuos cambios que se producen en la Tierra y entender cómo nuestro planeta encaja en el sistema solar.

Estas primeras imágenes muestran los efectos de la luz solar dispersadas por las moléculas de aire, dando a la imagen un tinte azulado característico.

Creado a propuesta del vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, se le conoce informalmente como el ‘GoreSat’ y anteriormente como ‘Triana’, en homenaje a Rodrigo de Triana, primer avistador de América en la tripulación de Cristóbal Colón. El Observatorio Climático del Espacio Profundo fue lanzado el pasado mes de febrero y hasta hace solo unos días no había alcanzado su órbita de trabajo.

Cuando Madrid coreó «La Marsellesa» porque era el himno nacional español


ABC.es I. S. CALLEJA@iserranoc

  • La Constitución de 1931 establecía el escudo y la bandera de la Segunda República, pero no una sinfonía propia

 

 La Puerta del Sol, durante un acto conmemorativo de la Segunda República - ALBERO Y SEGOVIA

La Puerta del Sol, durante un acto conmemorativo de la Segunda República – ALBERO Y SEGOVIA

El horror vivido en París, hace ahora menos de una semana, resucitó el significado primigenio de «La Marsellesa». Un canto que ensalza la resistencia al miedo y al enemigo invasor; el sentimiento de pertenencia y unidad; el ánimo indestructible de un país que, en las malas, las peores en esta «guerra», se reconoce sin fisuras. La interpretación, evidentemente, no nació en el túnel del Stade de France. Tampoco en la sala Bataclan. Lo hizo en la concepción misma de este himno revolucionario con tintes bélicos. Tanto es así que en España, 84 años atrás, la falta de una identidad en ese sentido hizo que la Segunda República se apoderara de estos acordes durantes unas horas. Madrid, como capital, coreó «La Marsellesa» al unísono de todas las grandes ciudades españolas.

En la proclamación de la Segunda República, el 14 de abril de 1931, cientos de personas tomaron las calles a lo largo y ancho de la geografía nacional. Sirva como ejemplo para tal caso la apariencia de la Puerta del Sol o el Palacio de Cibeles (ver foto anexa), abarrotadas y retratadas en un clima de júbilo y exaltación. Apuntan las diferentes crónicas que aquellos republicanos que vitorearon el cambio político e izaron las banderas tricolor, espontáneamente, también entonaron los acordes del himno francés, acaso por el supuesto paralelismo con la historia original de «La Marsellesa». Así, a duras penas en muchos casos por el desconocimiento de la letra y el idioma, el himno se escuchó en las plazas españolas, como en la popular Puerta del Sol y sus alrededores.

Lo que entonces surgió como algo natural, improvisado, alcanzó incluso a los altos organismos de la República, hasta el punto de calar como un precepto oficial. Al menos en un intento. La Constitución de 1931 contemplaba el escudo y la bandera de la España republicana, pero no su sintonía, aunque se haya aceptado en este caso el denominado como Himno de Riego. Por ello, el 29 de abril de ese mismo año, el Ministerio de Guerra proclamó a «La Marsellesa» como el himno oficial del Estado de forma provisional. «Se ha dispuesto que en el ínterin se resuelva por el Gobierno Provisional de la República cuál ha de ser el Himno Nacional, se entenderá que es La Marsellesa para las Músicas y el toque de llamada para las Bandas de Cornetas y Tambores», recoge el profesor Antonino M. Pérez Rodríguez en su trabajo al respecto, según dos noticias publicadas por el Diario de Barcelona y su homólogo de Tarragona.

No obstante, la medida no gustó en el gobierno galo, y su embajador en España ordenó que tal usurpación fuera derogada inmediatamente. Apenas unas horas después, al día siguiente, una orden ministerial rectificaba lo establecido.