Stephen Hawking resuelve el mayor misterio de los agujeros negros


ABC.es

  • Los agujeros negros no podrían hacer desaparecer la información acerca de una partícula por completo por lo que no serían «tan negros» como ahora mismo creemos
ABC El físico Stephen Hawking dice haber resuelto la «paradoja de la pérdida de información»

ABC | El físico Stephen Hawking dice haber resuelto la «paradoja de la pérdida de información»

Fue hace dos días en Estocolmo. Durante una charla en el KHT Institute of Technology el físico británico Stephen Hawking volvió a sorprender al mundo asegurando haber «ampliado» sus ideas sobre la naturaleza de los agujeros negros. Pero la mayor sorpresa se produjo entre los presentes, en su mayor parte físicos especialistas en el estudio de estos oscuros objetos espaciales, cuando Hawking anunció el hallazgo de un nuevo mecanismo capaz de resolver la que se conoce como la «paradoja de la pérdida de información», un auténtico puzzle que trae de cabeza a los científicos desde hace cuatro décadas. Incluso llegó a decir que la información «tragada» por un agujero negro podría ser transportada a otros universos ajenos al nuestro.

Pero vayamos por partes. Hasta hace pocas décadas, la ciencia sostenía que un agujero negro era la «ultima frontera» de la materia, un lugar tan denso y con una fuerza gravitatoria tan enorme que ningún objeto o partícula que tuviera la mala suerte de caer dentro podría volver a salir jamás. Y esto vale incluso para los fotones, las partículas que transportan la luz a la mayor velocidad conocida y posible en nuestro Universo, 300.000 km por segundo. Ni siquiera la luz, pues, es capaz de escapar de las fauces de uno de estos «monstruos» espaciales cuando ha sido atrapada por él.

Pero entonces, en 1975, el propio Hawking logró demostrar que, en realidad, los agujeros negros «no son tan negros» como se creía y son capaces de emitir radiación. Una radiación, por cierto, que desde entonces lleva su nombre y se conoce como «radiación Hawking». El fenómeno, aparentemente imposible, se produce justo en el llamado «horizonte de sucesos», esto es, la línea imaginaria que rodea a un agujero negro y que lo separa del resto del Universo. Cualquier cosa que atraviese esa línea se perderá para siempre en el interior del agujero. Pero justo sobre ella es posible que de un par de partículas entrelazadas una termine «devorada» y la otra, al contrario, quede libre y salga disparada hacia el espacio.

Lo malo es que la radiación Hawking planteaba un serio problema. Si los agujeros negros emiten radiación, eso significa que van perdiendo masa, aunque sea a un ritmo muy pequeño. Y la consecuencia de ir perdiendo masa de forma continua es que el agujero negro se iría haciendo cada vez más pequeño hasta desaparecer por completo del Universo, evaporándose y sin dejar rastro de nada de lo que llegó a tener dentro.

«Paradoja de la pérdida de información»

Se da la circunstancia de que uno de los pilares de la Mecánica Cuántica, sin la cual la teoría no funcionaría en absoluto, se basa en el hecho de que la información cuántica que lleva incorporada la materia jamás se destruye. Cualquier partícula de materia, en efecto, lleva íntimamente asociada la información física sobre las características que le permiten existir tal y como es. Cosas como su masa, su carga, su momento angular… Y si fuera cierto que los agujeros negros pueden evaporarse, toda esa información cuántica sobre el estado de cada partícula se perdería para siempre. Lo cual llevaría a la posibilidad de que varios estados diferentes podrían acabar convirtiéndose en uno solo. Algo que no tiene ningún sentido en el Universo en que vivimos y que cuestionaría seriamente todo lo que sabemos, o creemos saber, sobre la naturaleza de la materia, el espacio y el tiempo.

El problema se conoce como la «paradoja de la pérdida de información», y los mejores físicos del mundo llevan cuarenta años intentando resolverlo.

Por eso la afirmación de Hawking en Estocolmo ha causado tanta sorpresa. Si es cierto que ha descubierto un nuevo mecanismo capaz de preservar la información, tal y como manda la Mecánica Cuántica, estaremos ante una nueva prueba de que la teoría es correcta y capaz de explicar realmente el Universo que nos rodea.

«Propongo –dijo Hawking durante su intervención– que la información no se almacena en el interior del agujero negro como era de esperar, sino en sus límites, en el horizonte de sucesos, de donde la información puede escapar». El mecanismo propuesto por Hawking sugiere que, justo al pasar por el horizonte de sucesos, la frontera externa de un agujero negro, todas las partículas dejan una especie de «copia» de sí mismas que puede escapar de las garras del agujero negro en forma de radiación. Con lo que la información no quedaría destruída ni siquiera cuando el agujero negro desaparezca.

Sin embargo, esa información, después de tal proceso, sería totalmente inservible. Si quemamos un diccionario en una hoguera, toda la información que contiene seguirá existiendo en sus cenizas, pero será imposible de recuperar. Algo parecido sucedería con la información cuántica asociada a las partículas de materia tras ser sometidas a la«trituradora» del agujero negro.

Universos alternativos

Claro que, según Hawking, existe otra interesante posibilidad, que es que la información «perdida» en el agujero negro esté, en realidad, almacenándose en otros universos alternativos al nuestro. Lo cual nos lleva a la sugerente idea de que los agujeros negros podrían ser, en realidad, una especie de «puentes» o «pasadizos» hacia universos paralelos.

«El mensaje de esta lectura –afirmó Hawking– es que los agujeros negros no son tan negros como los pintan. Y no son las prisiones eternas que pensábamos hasta ahora. Las cosas, en efecto, pueden escapar de un agujero negro, y también volver a salir en otro universo».

«La existencia de historias alternativas para los agujeros negros –prosigue el científico– sugiere que esto podría ser posible. El agujero tendría que ser grande y estar girando para poder ser un pasaje hacia otro universo. Pero nunca podríamos regresar al nuestro. Así que, aunque me interesan los viajes espaciales, yo no voy a intentar hacer eso».

Tras el inesperado anuncio, la comunidad científica espera ahora con impaciencia la publicación de un artículo en el que se expliquen todos los detalles de esta nueva teoría. Un artículo que, al parecer, podría publicarse dentro de apenas unos meses.

La foto de una nave de Star Wars en Marte que revoluciona la red


ABC.es

  • Una imagen tomada por la Curiosity deja boquiabiertos a los fans de la saga galáctica
foto--644x362
El gran estreno de la séptima entrega de «Star Wars» está previsto para finales de este año. La saga, camino de su cuadragésimo aniversario, continúa siendo un fenómeno de masas que mantiene enganchadas a millones de personas en todo el mundo. Somos muchos los que hemos soñado con empuñar una espada láser o, mejor aún, ponernos a los mandos de una de las impresionantes naves que aparecen en las películas. Por eso el último y extraño avistamiento del rover «Curiosity»en Marte está causando conmoción en Internet.

Encontramos la asombrosa fotografía que puedes ver sobre estas líneas en el blog «UFO Sightings Daily». No se trata de un montaje ni de un engaño: es una imagen extraída de la web oficial de la NASA y captada por su astromóvil de exploración, que lleva tres años examinando la superficie del planeta rojo. Es difícil saber a ciencia cierta qué es el extraño objeto que reposa sobre el suelo… pero sin duda, se parece mucho a un Destructor Estelar, un tipo de nave utilizado en los filmes de Star Wars.

Según lo proyectado en los cines, el vehículo original sería hasta quinientas veces mayor que el fotografiado por «Curiosity». Pero desde la bitácora mencionada recuerdan que la mayor parte de las cosas avistadas en Marte son de pequeño tamaño, por lo que esta nave podría estar capacitada para transportar varios pasajeros. Se calcula que el objeto, sea lo que sea, tendría entre dos y tres metros de largo.

Los internautas no han tardado en abrir un acalorado debate en blogs y redes sociales. Algunos se mantienen escépticos, otros creen que estamos cada vez más cerca de dar con auténticas pruebas de vida extraterrestre. En lo que todos coinciden es en reclamar a la NASA más y mejores fotos de la zona, a fin de determinar qué es exactamente la estructura encontrada por el robot. Desde la agencia espacial estadounidense no se han hecho comentarios sobre el asunto.

No es la primera vez que un hallazgo de «Curiosity» levanta expectación en internet. Recientemente, muchos vieron una «mujer marciana» en otra de las fotos del rover. Un cangrejo, una pirámide y muchas otras cosas extrañas forman parte de la colección de curiosidades registradas hasta la fecha. Los científicos, obviamente más rigurosos, han admitido ciertos indicios de que Marte pudo albergar vida, pero en ningún caso pruebas concluyentes. Por el momento tendremos que seguir yendo al cine para ver Destructores Estelares en acción.

¿Si no hay puerta, de dónde proviene el nombre de Puerta del Sol?


ABC.es

  • Descubre cuál es el origen de una de las puntos turísticos más emblemáticos que atesora la capital
Ramón Alba Fotografía de 1918 qie ilustra cómo era la madrileña Puerta del Sol

Ramón Alba
Fotografía de 1918 qie ilustra cómo era la madrileña Puerta del Sol

Una de las muchas teorías del origen del nombre de la Puerta del Sol se remonta a 1520. El hambre, el descontento y la revolución eran la tónica predominante en el Madrid de aquella época. Un malestar que se propragó también a las zonas aledañas y que empujó así a los nobles de Segovia, Ávila y Toledo a sublevarse contra el rey, originario de Flandes, Carlos V.

La escritora Clara Tahoces aporta más detalles en su libro «Guía del Madrid Mágico». En la citada obra explica que el monarca hizo caso omiso a los problemas que atravesaba el pueblo. Así, reclamó a las Cortes 300 millones de maravedíes destinados a embarcarse en un viaje a Flandes de tres años de duración.

Rebelión popular

La decisión del citado rey de designar en la élite de su Gobierno a líderes flamencos, en lugar de a los españoles fue otro hecho que desagradó. Su mandato fue empañado tras recibir duras críticas sobre haber endeudado el país con el único fin de cumplir sus aspiraciones de controlar toda Europa. Este afán le habría llevado a descuidar las necesidades de los locales, quienes le exigían crear un banco en las ciudades más importantes para el suministro y la administración de los propios recursos.

Este trato indiferente empujó a los «rebeldes» o «Comuneros», organizados en milicias, a convertirse en una peligrosa amenaza para el rey «extranjero». Aunque la ciudad, por aquel entonces, no era capital de España fue forticada por una gigantesca muralla, además de un foso, para salvaguardar a la guardia monárquica (se llegó a construir un castillo, según algunos historiadores).

Hipótesis

Algunas fuentes señalan que una persona anónima -posiblemente un artista- realizó una pintura del astro rey en la puerta. Un detalle que bautizaría el lugar con el paso del tiempo.

Otra teoría apunta a que una de sus puertas de acceso se situaba al este de la plaza -concretamente por donde sale el sol-, de ahí surgiría el nombre de Puerta del Sol.

El prognatismo Habsburgo, la deformación de la mandíbula que acomplejaba a Carlos V


ABC.es

  • La vergüenza que le causaba que le vieran masticar con dificultad hacía que prefiriera comer en solitario, sin que nadie pudiera contemplar sus apuros. El asunto es especialmente relevante dado que el Rey, con tendencia a sufrir episodios depresivos, era adicto a la comida y posiblemente bulímico

    Thyssen-Bornemisza Retrato del Emperador Carlos V en 1533

    Thyssen-Bornemisza
    Retrato del Emperador Carlos V en 1533

La endogamia –el matrimonio entre primos hermanos– fue un instrumento político empleado por la familia Habsburgo para mantener unidas las dos ramas de la dinastía, la española y la alemana, y la responsable de que el último de sus reyes en España, Carlos II «El Hechizado», fuera incapaz de dar un sucesor a la Corona. Los elevados coeficientes de consanguinidad de Carlos II, con una cifra de 0,254 (la misma presente en un matrimonio entre padre e hija), le hicieron portador de numerosos genes recesivos y alteraciones genéticas, entre ellas probablemente el síndrome de Klinefelter, que provocaron su incapacidad para tener hijos y para gobernar. Entre esta herencia genética envenenada, Carlos II presentaba el prognatismo que su padre, su abuelo, su bisabuelo, su tatarabuelo… ya exhibieron. Casi un símbolo de poder, la mandíbula prominente fue un distintivo de los Habsburgo, pero también el origen de muchos complejos personales como el sufrido por Carlos V (I de España).

El prognatismo es una deformación de la mandíbula por la cual ésta, bien en la parte superior o bien en la parte inferior, sobresale del plano vertical de la cara. Esta desalineación entre el maxilar y la mandíbula impide el correcto encaje de la boca al cerrarla y causa dificultad para hablar, morder y masticar. Precisamente por ello, el prognatismo –que es habitual en otras especies de homínidos– se soluciona hoy con una cirugía o a través del uso de ortodoncia en los casos más extremos. Diferentes personajes históricos con mandíbulas exageradamente prominentes no pudieron recurrir, como es evidente, a ninguna solución médica más allá del uso de la barba como hizo la mayoría de los miembros de la Casa de Austria, los Habsburgo.

Un símbolo de poder de los Habsburgo

La muerte de Isabel «la Católica» en 1504 y la antipatía de una parte de la nobleza castellana hacia Fernando «el Católico» alzó en el trono de Castilla al hijo de Maximiliano I de Habsburgo, Felipe «el Hermoso», casado con Juana «La Loca», que en el momento del casamiento era la tercera en la línea de sucesión al trono pero que ascendió posiciones con la muerte de sus hermanos mayores. El hijo mayor del matrimonio, Carlos I, heredó las coronas de Castilla y de Aragón a consecuencia de la prematura muerte de su padre, el fallecimiento sin herederos varones de Fernando «El Católico» y la incapacidad para reinar de su madre. Si bien su padre Felipe I y su abuelo Maximiliano I de Alemania ya portaban un llamativo mentón, es Carlos V de Alemania y I de España quien hizo más por la notoriedad del prognatismo. De hecho, esta condición es conocida en los países anglosajones como «the Habsburgo Jaw» como resultado precisamente del peso histórico e icónico de Carlos V en las islas británicas a raíz de su intermitente amistad, luego enemistad abierta, con Enrique VIII.

Kunsthistorisches Museum Retrato del entonces Príncipe Carlos, el futuro emperador, con su familia paterna

Kunsthistorisches Museum
Retrato del entonces Príncipe Carlos, el futuro emperador, con su familia paterna

«Tiene los ojos ávidos, el aspecto grave, pero no cruel ni severo; ni en él otra parte del cuerpo se puede inculpar, excepto el mentón y también toda su faz interior, la cual es tan ancha y tan larga, que no parece natural de aquel cuerpo; pero parece postiza, donde ocurre que no puede, cerrando la boca, unir los dientes inferiores con los superiores; pero los separa un espacio del grosor de un diente, donde en el hablar, máxime en el acabar de la cláusula, balbucea alguna palabra, la cual por eso no se entiende muy bien», describe el embajador veneciano Gaspar Contarini sobre el Emperador Carlos V a los veinticinco años de edad. El mentor «que parece postizo» era, en opinión de la mayoría de los cronistas, el rasgo más llamativo del Emperador y también el que afeaba más su aspecto, lo cual no evitó que para los estándares de la época fuera considerado un hombre atractivo y apuesto. La fama de hombre mujeriego acompañó toda la vida al Monarca más poderoso de su tiempo, hasta el punto de que se le cuentan al menos cinco hijos fuera del matrimonio.

Que no perjudicara su imagen de hombre proporcionado no significa que el prognatismo estuviera exento de una infinidad de inconvenientes. Según observa el médico psiquiatra Francisco Alonso-Fernández en su libro «Historia personal de los Austrias españoles», su mandíbula le obligaba a aparecer siempre con la boca medio abierta, articular la palabra de una forma defectuosa (signo patológico designado como disartria) y a tener que luchar en la masticación y la deglución de los alimentos. La vergüenza que le causaba que le vieran masticar con dificultad hacía que prefiriera comer en solitario, sin que nadie pudiera contemplar sus apuros. El asunto es especialmente relevante dado que el Rey –con tendencia a sufrir episodios depresivos y a mostrar comportamientos obsesivos– era adicto a la comida y a abusar de todo tipo de alimentos. El médico de la Corte, Villalobos, llamó la atención en sus estudios sobre estos malos hábitos del Rey: reclamaba con reiteración mayor abundancia en la comida y exigía la introducción de nuevos platos casi a diario. Y puesto que nunca modificó su peso corporal pese al apetito exagerado, el psiquiatra Francisco Alonso-Fernández y otros autores argumentan como lo más probable que el Rey fuera bulímico.

La característica mandíbula de Carlos V de Alemania y I de España era muy conocida a nivel popular y sirvió a quienes querían ofenderle con improperios. Como Pierre de Bourdeille cuenta en su famosa obra «Bravuconadas de los españoles», un soldado que servía en Hungría al Emperador y a su hermano, Fernando Rey de los romanos, se quejó amargamente de las condiciones del servicio y afirmó de forma deslenguada «váyase al diablo, bocina fea, que tan tarde es venido, que todo el día somos muertos de hambre y frío». La referencia a la deformidad de su boca no ofendió a Carlos V, que se lo tomó con humor y no dio orden de castigar al soldado, al menos según Bourdeille, pero da una idea aproximada del tono de los insultos empleados contra su figura.

Felipe II, Felipe IV y, en un grado menor, Felipe III, también mostraron la característica mandíbula prominente, pero ninguno alcanzó una desproporción igual a la de Carlos V, ni a la de Carlos II «El Hechizado». En el conjunto familiar de las dos ramas, la española y la alemana, los más afectados fueron Leopoldo I de Austria y Carlos II de España, dos casos donde el grado de consanguinidad era especialmente alto. Los padres de Carlos II eran tío y sobrina y los dos tenían prognatismo por lo que es posible que pasaran una carga genética a su desventurado hijo que generase una mandíbula especialmente deforme que le impedía hablar o comer con normalidad.

A pesar de todo, los Habsburgo hicieron del prognatismo casi un símbolo de poder. Muchas de las monedas y medallas de estos soberanos, donde podrían haber disimulado sus mandíbulas inferiores, parecen aún más prognatas que en los propios retratos. Como ocurre con la leyenda de la sangre azul, la prominencia de sus mandíbulas les conectaba con sus gloriosos antepasados, que en el caso de la rama española habría estado presente tanto por parte de los Trastámara como los Borgoñeses, y les diferenciaba así del resto de los mortales.

 

Un español descifra un mensaje secreto de la Segunda Guerra Mundial


ABC.es

  • Asegura haber desvelado sus misterios y haber creado un código inviolable con él. El mensaje apareció en 2012 en la pata de una paloma mensajera muerta en fechas próximas al Día-D
Bletchley Park Se encontró junto al cadáver de una paloma olvidada al fondo de una chimenea en la casa de un particular

Bletchley Park
Se encontró junto al cadáver de una paloma olvidada al fondo de una chimenea en la casa de un particular

OAKN HVPKD FNFJW… Así empieza el mensaje cifrado que estuvo oculto durante años en la chimenea de la casa David Martin, en Bletchingley, Reino Unido. Él solo quería restaurar su casa, pero en 2012 encontró algo que provocó que acabara posando para los medios con orgullo y sorpresa. En las fotografías que se le tomaron entonces, mostraba una cajita roja con los restos mortales de una paloma mensajera caída en acto de servicio en plena Segunda Guerra Mundial. Los historiadores y el Cuartel General de Comunicaciones del gobierno británico (GCHQ), uno de los tres servicios de espionaje británicos, explicaron que aquella mensajera seguramente había viajado desde la Francia ocupada, en las proximidades del Día-D, y que había quedado exhausta en la chimenea de aquella casa.

Ya entonces, un historiador del organismo británico explicó que sería imposible descifrar aquel mensajesin conocer el libro de códigos o sin tener más pistas acerca de los destinatarios y los emisores. Pero este jueves, una empresa española asegura haber descifrado el código y haber creado un sistema de encriptación con él que se comercializará a finales de 2016 y que servirá para sistemas como WhatsApp, SMS, Skype, llamadas telefónicas, etc.

Fragmento del mensaje en clave encontrado junto al cadáver de la paloma mensajera (Bletchey Park)

Fragmento del mensaje en clave encontrado junto al cadáver de la paloma mensajera (Bletchey Park)

«Hasta ahora los servicios de inteligencia no habían podido descifrar el código de este mensaje (…) Pero, tras conseguir descifrar el método utilizado, he desarrollado un software que creo es de los más seguros del mundo, puesto que he adaptado el código británico a la seguridad de datos que precisan hoy las nuevas tecnologías», explica Dídac Sánchez, el creador de este sistema, a través de un comunicado de la empresa.

La propia compañía, ha explicado que el programa, 4YEO (de «For your eyes only») estará a disposición de las empresas y que es inviolable. Tan seguros están, que dicen ofrecer 25.000 euros al que consiga descifrarlo, y para ello han convocado un concurso ante notario que empezará el 1 de septiembre y que acabará el 31 de diciembre.

Nombre en clave: 40TW194

En cuanto a la pobre paloma caída en acto de servicio, algunos historiadores la relacionaron, en el periódico «The Telegraph», con las operaciones de comunicaciones que se realizaron en fechas próximas al desembarco de Normandía, el 6 de junio de 1944. De hecho, tal como explican, en jornadas previas se redujo el tráfico de comunicaciones por radio para evitar que el enemigo las interceptase y, por ello, las palomas mensajeras adquirieron mucha importancia en el ejército.

Según explicaron las mismas fuentes, la paloma en cuestión estaba catalogada con el nombre en clave 40TW194 y al parecer iba en camino del centro de inteligencia de Bletchey Park, donde por entonces trabajaba el importante equipo de criptógrafos de Alan Turing, artífice de la máquina «Enigma», así como otras unidades de los servicios de inteligencia del MI6. Estas instalaciones, estaban a solo cinco millas de la vivienda de David Martin.

Al parecer, el mensaje de la paloma iba dirigido a XO2, que era una clave para designar al «Bomber Command», y estaba formado por 27 bloques de cinco letras y/o números. El críptico mensaje, estaba firmado por un supuesto sargento W. Stot.