ABC.es

  • Las imágenes recogidas durante más de cuatro años por la nave espacial «Messenger» sirven para localizar estos accidentes geográficos, cuyo origen sigue sin aclararse
abc Vista del planeta Mercurio desde la nave espacial «Messenger»

abc | Vista del planeta Mercurio desde la nave espacial «Messenger»

Mercurio vuelve a sorprender: un patrón de acantilados gigantes y crestas en la superficie del planeta, que desafía cualquier explicación científica. Thomas Watters, un científico planetario del Museo Nacional del Aire y del Espacio de la Institución Smithsonian, es el principal autor de este trabajo realizado a apartir de imágenes de la nave espacial «Messenger», que se convirtió en la primera sonda en orbitar Mercurio.

Las imágenes que «Messenger» recogió durante sus más de cuatro años en órbita revelaron una amplia gama de grandes escarpes de fallas, o acantilados. Estos escarpes parecen escalones gigantes en el paisaje. Los más grandes tienen 1.000 kilómetros de largo y más de 3.000 metros de altura.

Estos escarpes se forman cuando las rocas se juntan y presionan hacia arriba a lo largo de fallas o fracturas en la corteza del planeta. El modelo más ampliamente aceptado del origen de estos escarpes es que son esencialmente las arrugas que se formaron en la superficie de Mercurioa medida que el núcleo del planeta se enfrió con el tiempo, encogiendo de tamaño. Investigaciones anteriores han sugerido que pudo contraerse entre 4 y 14 kilómetros de diámetro.

Si este fue el motivo, estos escarpes debeerían aparecer uniformemente sobre la superficie del planeta. Sin embargo, los científicos han encontrado ahora un patrón desconcertante de estos escarpes de falla.

«Un verdadero misterio»

«Es un verdadero misterio», dijo a Space.com el autor principal del estudio Thomas Watters, un científico planetario del Museo Nacional del Aire y del Espacio de la Institución Smithsonian.

Los científicos analizaron comunes escarpes de falla en la superficie de Mercurio, de unos 50 kilómetros de largo. Inesperadamente, descubrieron que muchos escarpes están concentrados en dos bandas anchas que van de norte a sur y se encuentran en lados opuestos del planeta.

Una posible explicación de estas bandas podría estar en el flujo de roca caliente en el manto de Mercurio. Watters no se apunta a esta teoría: «Sin embargo, la magnitud de flujo en el manto de Mercurio es demasiado pequeña para explicar estas bandas, porque el manto de Mercurio no es muy grueso».

Mayores concentraciones

Además, en el hemisferio sur del planeta se concentra el doble de grandes escarpes. Sobre un censo de 407 formaciones de más de 50 de largo que los investigadores analizaron, 264 se encuentran en el sur, que suman alrededor de 33.000 kilometros, mientras que 143 se encuentran en el norte, con 14.000 kilómetros acumulados

Watter añadió que «ninguno de los modelos que tenemos en la actualidad, puede dar cuenta de la cantidad desequilibrada de escarpes entre los hemisferios» y concluyó que todavía queda mucho por aprender del planeta.

Los investigadores continuarán analizando imágenes y datos de «Messenger» para arrojar luz sobre este misterio. Además, Watters señaló que la nave BepiColombo, que se lanzará en 2017, «puede ser capaz de darnos una mejor idea de la estructura global de la corteza de Mercurio». La nave espacial BepiColumbo es una misión conjunta de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón (JAXA).

Mientras que la superficie de la Tierra está formada por múltiples placas tectónicas, Mercurio sólo tiene una: «Mercurio es ideal para investigar cómo evolucionan los planetas de una sola placa», dijo Watters. Los hallazgos se han publicado en la revista Geophysical Research Letters.

El desconocido atentado contra Franco que pudo cambiar el curso de la historia


ABC.es

  • La guerrilla berciana trató de acabar con el Caudillo en Ponferrada en el año 1949
Milwaukee Sentinel A la izquierda, el relato de los hechos en el Milwaukee Sentinel del 6 de agosto de 1949; a la derecha, Francisco Franco durante el acto al que había asistido previamente

Milwaukee Sentinel | A la izquierda, el relato de los hechos en el Milwaukee Sentinel del 6 de agosto de 1949; a la derecha, Francisco Franco durante el acto al que había asistido previamente

Francisco Franco fue jefe de Estado en España desde el final de la Guerra Civil hasta 1975. Durante sus cuatro décadas en el poder no fueron pocas las ocasiones en las que sufrió atentados que intentaron acabar con su vida, todos ellos terminados en fracaso. Sobre la mayor parte tenemos abundante documentación; pero hay uno que ha permanecido casi en secreto hasta hace apenas unos meses, quizá uno de los que más cerca estuvo de alcanzar su objetivo. Sucedió en Ponferrada en 1949.

No fue un medio español, sino uno estadounidense, quien dio cuenta de los hechos. El «Milwaukee Sentinel» del 6 de agosto de 1949, ejemplar disponible en los archivos de Google, publicó los pormenores de un atentado ocurrido en Ponferrada pocos días antes, el 28 de julio. El Caudillo había visitado la capital berciana para inaugurar una central térmica en Compostilla; y según este diario, «uno o más hombres armados dispararon hasta tres veces al automóvil que le transportaba a San Sebastián».

El ABC del 29 de julio informa sobre la visita a Ponferrada de Francisco Franco. Sin embargo, ningún periódico español de la época publicó ni una sola referencia al incidente acontecido cuando el jefe de Estado se disponía a abandonar la ciudad. Es muy probable que este silencio encuentre explicación, precisamente, en la gravedad de los hechos. La gran mayoría de atentados contra Franco fueron abortados antes de llegar a ejecutarse; y tal vez el gobernante temió mostrar debilidad si se daba a conocer uno que sí se había consumado, por más que no hubiese tenido éxito.

Tal como recordó iLeon.com el pasado 5 de marzo, conocemos más detalles sobre este caso gracias a las investigaciones de Santiago Macías. En su obra «El monte o la muerte» incluye la portada de un periódico en español editado en Nueva York, un hallazgo con el que topó por casualidad en el Archivo Militar con sede en Ferrol. Es el «España Libre», vigente en Estados Unidos entre 1939 y 1977 y con una línea editorial claramente contraria al régimen franquista.

En su edición del 12 de agosto de 1949, «España Libre» abre su portada con un enorme titular: «Guerrilleros del Bierzo tirotean a Franco». La noticia asegura que Franco no fue herido por viajar en un Mercedes 770 Pullman Limousine blindado «que Hitler le regaló durante la guerra», pero también apunta que la guerrilla sí consiguió «alguna baja en la comitiva y la escolta de la Guardia Civil de Franco». Ni esto ni la identidad de los tiradores ha podido ser confirmada. Lo único que sabemos es que la historia de España pudo haber cambiado en Ponferrada aquel verano de 1949.

El misterioso pasado de la espía que interrogaba a altos oficiales nazis


ABC.es

  • Las autoridades han descubierto que la fallecida Eileen Burgoyne trabajó para los británicos tras la IIGM, aunque se desconoce su trabajo

    D.M. La mujer falleció a los 99 hace menos de un año

    D.M.
    La mujer falleció a los 99 hace menos de un año

Hasta hace menos de un año, Eileen Burgoyne era una encantadora jubilada de 99 años que vivía en Twickenham (Londres). Sin embargo, tras fallecer, y por mera casualidad, el recuerdo que sus vecinos tenían de ella cambió radicalmente cuando las autoridades locales encontraron en su hogar una ristra de recuerdos relacionados con la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría (entre ellos, un subfusil «Sten»). La investigación posterior ha deparado todavía más sorpresas, pues ha logrado desvelar que esta mujer trabajó como espía durante estos dos conflictos interrogando a prisioneros nazis y, posteriormente, rusos. Con todo, se desconoce su papel concreto en aquellos procesos.

Según afirman varios diarios internacionales como el «Daily Telegraph», los objetos fueron hallados el pasado febrero, pocos meses después de que la anciana dejara este mundo. La forma de encontrarlos fue totalmente inesperada y más propia de una película de Hollywood. Concretamente, los «recuerdos» aparecieron cuando las autoridades se vieron obligadas a desalojar la calle en la que vivía la anciana debido a una amenaza de bomba y tuvieron, posteriormente, que registrar todas las viviendas de la manzana para asegurarse de que no había explosivos en su interior. Fue en ese momento cuando los agentes descubrieron varias cajas que desvelaban la colaboración de Burgoyne con los servicios de inteligencia británicos.

Una espía al servicio de Inglaterra

Tras descubrir estos curiosos recuerdos, la maquinaria estatal se puso a trabajar y las autoridades contactaron con varios de sus familiares. Estos, poco a poco y en base a nóminas, documentos y cartas de la época, fueron juntando el complejo rompecabezas que suponía la vida de la mujer. La fuente de mayor importancia para desvelar su identidad ha sido la prima de Burgoyne, Georgina Wood, quien ha señalado que la anciana trabajó para los servicios de inteligencia británicos en dos períodos, de 1945 a 1947, y de 1950 a 1953. En ambos casos, ayudando a sacar información a prisioneros de alto rango (en primer lugar nazis y, en segundo, soviéticos).

A su vez, los documentos encontrados han desvelado que la anciana fue contratada por el Centro de Servicios Combinados para Interrogatorios de su país para sacar información a los enemigos de Gran Bretaña en cualquier parte del mundo. Este dato ha sido corroborado gracias a una serie de fotografías que muestran a la mujer en lugares tan pintorescos como la bombardeada Hamburgo en plena Segunda Guerra Mundial, o correspondencia oficial enviada desde Europa.

Los documentos encontrados en su vivienda han demostrado también que Burgoyne fue reclutada –entre otras cosas- por su talento para los idiomas. Y es que, conocía a la perfección el francés y el español gracias a su paso por la Universidad de Manchester. Con todo, su pasado sigue inmerso en un cierto halo de misterio pues, aunque se sabe que trabajó en centros acusados de realizar duros y violentos interrogatorios, no se puede corroborar que fuera «obteniendo información» ella misma.

En este sentido, Ian Cobain, un periodista que investiga las torturas cometidas en los interrogatorios aliados, cree que pudo ser una mera traductora y mecanógrafa: «Los interrogatorios eran vistos como un trabajo de hombres. Había una gran cantidad de trabajo administrativo que se debía hacer, por lo que pudo haber sido perfectamente una traductora». La Policía Metropolitana no ha ofrecido datos concluyentes sobre su implicación en la guerra.

Su vida tras la guerra

Tras la Guerra Fría, Burgoyne se retiró del servicio activo y se trasladó a Londres. Allí permaneció hasta que falleció hace pocos meses. Curiosamente, no parece que tuviera reparos en hablar de su pasado, pues en alguna ocasión habló con algún vecino del tema, señalando que había trabajado para el MI5 (uno de los servicios de inteligencia del país). Así lo atestiguaban los recuerdos hallados en su vivienda, entre los que se destacaban varios documentos de la época y un subfusil «Sten» británico totalmente operativo. En palabras de los investigadores, podría haberse quedado con el arma como un recuerdo o como una forma de protección ante el regreso de sus enemigos.

Reina Loba, por su nombre y sus actos


ABC.es

  • Esta mítica figura se mezcla con la llegada del cuerpo del apóstol Santiago a Galicia, la rebelión de los habitantes de Pixeirós y las «mouras»
Museo del prado Fragmento de la tabla «Traslado del cuerpo de Santiago el Mayor ante el palacio de la reina Lupa», de Martín Bernat (1480 - 1490)

Museo del prado | Fragmento de la tabla «Traslado del cuerpo de Santiago el Mayor ante el palacio de la reina Lupa», de Martín Bernat (1480 – 1490)

«En Galicia se le llama loba (lupa) a la mujer muy brava, muy feroz, que se impone a los hombres», explica Mar Llinares García, profesora de Historia de la Universidad de Santiago de Compostela. Así debía de ser la poderosa mujer que, según la leyenda jacobea, recibió a los discípulos que llevaron el cuerpo del apóstol Santiago desde Jerusalén hasta Iria. «Trasladan el sagrado féretro a un pequeño campo de cierta señora llamada Lupa», recoge el Liber Sancti Jacobi del Códice Calixtino, en los primeros decenios del s. XII.

Antiguas menciones a la reina Lupa, como el anónimo del monasterio de Fleury en Francia o el Rationale Diviniorum Officiorum de Juan Beleth (finales s.XII), ya señalaban que este nombre «convenía a su vida y costumbres». Esta mujer «poderosísima, Lupa por su nombre y sus actos», según el códice del monasterio Marchianense en Arrás, era quien mandaba en aquellos tiempos en la región y a ella acudieron los discípulos.

Lupa los envió al rey de Dugio, que intentó matarlos antes de perecer con sus soldados al hundirse el puente que cruzaba tras los discípulos. La hipócrita Reina mandó entonces a los portadores del cuerpo del apóstol al Pico Sacro, a coger unos bueyes con los que acarrear los materiales para construir el sepulcro, sabiendo que un dragón guardaba los lindes del monte y los bueyes eran en realidad toros salvajes. La leyenda cuenta que, sin embargo, el dragón reventó ante la señal de la cruz y los toros se amansaron, convirtiéndose en dos mansos bueyes que acabaron tirando de un carro con el sarcófago del Apóstol a su libre albedrío hasta que pararon en Libredón, el lugar elegido para su enterramiento. La Reina Lupa se convirtió y ayudó a la construcción del sepulcro, según esta leyenda que tiene como fuente principal el Códice Calixtino.

«Tanto Lupa como Luparia (como aparece en el original en latín) parece ser un antropónimo habitual, tanto en épocas anteriores como en el momento de la confección del Calixtino», según Llinares, autora del libro «Mouros, ánimas y demonios», que recuerda cómo la Compostelana cita a una Lupa, hija de Pedro Froilaz y a otra, esposa del conde Munio Pérez.

La historia de la Reina Lupa del Calixtino guarda muchas similitudes con la de los Varones de la Bética, atestiguada en Floro de Lyon en el año 860. Coinciden los nombres de los Siete Apostólicos (Torcuato, Tesifonte, Segundo, Cecilio, Indalecio, Esicio y Eufrasio) con los porteadores del cuerpo de Santiago. También se hunde el puente bajo los perseguidores de los santos y alude a una Luparia, en este caso una nombre matrona. «Parece evidente que se trasplantó a Galicia en el momento de la invención del sepulcro», considera Llinares.

«Aprovecha hitos y sitios marcados en el folklore popular, que la gente reconoce», como el Pico Sacro, típicamente de «mouros». Además, «la Reina toma unas características que la relacionan con las “mouras” que aparecen en castros, fuentes, cuevas», apunta la historiadora gallega. El castro Lupario o de Francos, donde se sitúa la morada de la Reina Loba, también es hogar de mouros. «Se mezclan episodios y figuras del folfkore y se sitúa a la reina Lupa en lugares importantes en la cultura popular gallega», añade.

La rebelión de Pixeirós

La leyenda jacobea redime a la reina Lupa, no así los relatos que la sitúan en Orense. Allí la monarca opresora cobraba tributos y atemorizaba a sus súbditos hasta que los habitantes de Pixeirós se rebelaron contra sus abusos y le dieron muerte, arrojándola desde lo alto de la muralla de su castillo.

Una cantiga gallega relata la historia: «Matastes a Reina Loba, Carqueixos e Pixeirós, matastes a Reina Loba, fidalgos quedastes vos» (Florencio López Cubillas, “Un nuevo castillo de la Reina Loba” (1953-54)).

«Manuel Mandianes Castro habla de los Penedos da Raíña Loba, en los que vivía ésta y explicitamente señala que era una “moura”, que a veces se convertía en serpientey a la que ahogaron los habitantes de Pixeirós», recuerda Llinares, subrayando cómo en este relato más popular de la leyenda «ya queda explícita su relación con las “mouras“».

La figura de la Reina Lupa, sostiene la historiadora, es «un ejemplo privilegiado de las relaciones existentes entre una forma mítica utilizada por la cultura oficial para la difusión del culto al Apóstol Santiago por una parte, y al mismo tiempo asimilada por la cultura popular y en todo semejante a muchas otras mujeres míticas que aparecen en el folklore gallego».

Los increíbles descubrimientos que reveló la autopsia de Marilyn Monroe


Noticia en web

  • Los encargados de analizar su cuerpo descubrieron que sus pechos eran falsos, que usaba dentadura postiza y que estaba «sumamente desmejorada» para su edad

¿Aprobarías el examen de historia de selectividad?


En el examen de Historia de España de la Comunidad de Madrid los alumnos debían relacionar una caricatura de 1897 del semanario Pequeñeces con el reinado de Alfonso XII. La imagen representa el Pacto de El Pardo, acuerdo entre Cánovas del Castillo y Sagasta para apoyar la regencia de la viuda del monarca-.

restauracion-9-638

Examen de Historia de España de Madrid.

Los alumnos también debían explicar la organización económica y social de Al-Ándalus, las instituciones de gobierno de los Reyes Católicos o la monarquía de Felipe II. Los jóvenes madrileños escogieron este martes, en su primer día de selectividad, entre Rousseau y Aristóteles, en el examen de Filosofía. Y también entre los problemas sociales y políticos de la época moderna o, de la contemporánea.

En Lengua castellana y Literatura, el último examen de la fase general han analizado un artículo de Almudena Grandes en EL PAÍS Semanal, sobre la protagonista de una novela de Ana María Matute. La poesía de 1939 a finales del siglo XX, fue también otra de las cuestiones.

Entra en el enlace para ver si aprobarías: examen historia

Suerte.